Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2007.

Nuevo Blog de Psicologia del Deporte del Lic. Luis Rojas

El Lic. Luis Gonzalo Rojas Flores inicio un nuevo blog dedicado a la Psicología del Deporte.

http://luisrojaspsicologiadeldeporte.blogia.com

Felicitaciones Luis

 

Etiquetas: , ,

04/06/2007 03:52 ucha #. sin tema Hay 1 comentario.

Dos de mis amigos excelentes y profesionales destacados de la Psicología del Deporte

20070606041037-dr-1-.-rivas.jpg

 

En la foto el Dr. Otavio Rivas, figura destacada de la Psicología del Deporte en México, realizador de varias obras y la Dra. Mercy Garcia de Quito Ecuador, quién se encuentar estudiando varios post grados en alta Casa de Estudio de la UNAM.

Merecedores ambos de mis afectos y atención por su consagración y amistad.

Saludos

Dr. Francisco Garcia Ucha

Etiquetas: , , , , , , ,

06/06/2007 04:10 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Puerto Morelos Quintana Roo

20070606041517-slide0001-image002.pngDomingo 3 de junio del 2007. Día de descanso.Corrida del Pez Espada, en la Rivera Maya.El contramaestre conmigo.Faltaron 3 kilogramos para el primer lugar y sabemos perder. Aunque no perder siempre.Saludos.García Ucha.
06/06/2007 04:15 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Empleo de pruebas proyectivas en Psicología del Deporte.

20070606042241-slide0001-image002.png

El empleo de test, pruebas, y otros métodos de evaluación dentro del campo de la Psicología del Deporte no esta ajeno las deficiencias que en otras ramas de la Psicología se presentan, en ocasiones, cuando se realizan mediciones de variables psicológicas, de personalidad o de otras categorías de la psicología.

Es común seleccionar una prueba y a veces n tomar en consideración que la misma tiene una teoría de base que resulta de importancia para su interpretación, por ejemplo el Inventario de ansiedad estado rasgos de C. D. Spielberger se basa en una teoría desarrollada por su autor acerca de la ansiedad como rasgo y estado.

Resulta una de las pruebas que ha permitido conocer en una banda estrecha las causas y manifestaciones de la ansiedad que antiguamente se evaluaba por medio del T.A.T. de Murray o por el Inventario Multifacético de Personalidad de Minnesota de Starke R. Hathaway y John Charnley McKinley y el test de Rorschach.

Pudiéramos señalar muchos aspectos relacionados con el psicodiagnóstico en el deporte donde se viene escribiendo desde muy temprano entre otros por el amigo, R. Singer en la Interncional Journal of Sport Association.

Los planteamientos que aparecen en el próximo post constituyen un material de apoyo que preparé para la realización de una conferencia al equipo de psicólogos de nuestra institución.

La intención mas que polemizar o hacer un análisis critico total consistía en crear un estimulo para la reflexión, evaluación y toma de decisión sobre el empleo o no de pruebas proyectivas en determinadas circunstancias en que se haga necesario para la valoración de la personalidad del deportista.

Por determinadas razones, durante un periodo de tiempo se abandono el empleo de estas pruebas, sobre todo por el carácter poco preciso de las mismas  y la posibilidad del efecto de la propia subjetividad de quienes la emplean a la hora de su análisis.

Es un área aun sometida a una fuerte polémica entre los  psicólogos partidarios de las pruebas psicométricas y aquellos que utilizan test proyectivos.

El debate entre corrientes y diferentes paradigmas van a permitir encontrar los recursos más efectivos para las prácticas profesionales.

Continuamos...

García Ucha

Etiquetas: , , , , ,

06/06/2007 04:22 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Empleo de pruebas proyectivas en Psicología del Deporte. 2da. parte

20070606164012-slide0001-image001.png

 

 

Mis experiencias con pruebas proyectivas, se remontan a casi 30 años atrás, aplicando el Test de la Figura Humana de, Karen Machover. En una evaluación inicial a un grupo de corredoras de velocidad del equipo nacional atletismo. Resultó evidente que una prueba de este tipo demandaba un buen rapport y confianza mutua, además de una dosis de comprensión y respeto para con el psicólogo. Algunos deportistas pueden tomar la evaluación como un trabajo sin sentido y fútil.

Otra de las pruebas, que se emplea es el test de completar frases de, Rotter y sus diferentes variantes hasta el día de hoy.

El concepto de test proyectivo fue en ocasiones, modificado por el de pruebas abiertas y, así se le denominó al test de completar frases e incluso al muy empleado por mi, Método de los 10 Deseos del Prof. Dr. Diego González Serra.

Hoy, también se polemiza sobre el Método de D. González Serra. Si es deseo, si es emoción, si es un sentimiento, si es motivación. Aunque, a mi juicio, sigue siendo una de las pruebas más utiles en comenzar a conocer la esfera de motivacián del deportista.

De igual modo, apliqué el T.A.T. de, Murray.

Todas estas pruebas, de una manera u otra, aportaron una parte del conocimiento que debía tener acerca de los propósitos que perseguía con las mismas.

Hay algo importante que resaltar. Ningún test, ninguna prueba, por si sola puede llevarnos a una conclusión acerca de lo que estamos evaluando.

Se requiere un conjunto de instrumentos, observaciones, análisis de la actividad del individuo y de la entrevista como herramienta que inicia y cierra toda la investigación.

Cada resultado obtenido de una prueba, me permite trazarme hipótesis que posteriormente deben de ser verificadas mediante otros instrumentos, especialmente la entrevista.

Nunca llegue a aplicar el test de manchas de Rorschach. Solo, creo en una ocasión, para verificar mediante señales patognomónicas, rasgos de psicopatía en una deportista.

Mucho tiempo, después pude conocer el test de la persona bajo la lluvia que me facilitaron los amigos de la Asociación Argentina de Psicólogos del Deporte entre ellos Nelly Giscafré y Marcelo Roffe.

Después, de todas estas aclaraciones comenzaran un conjunto de notas que a veces reflejan contenidos de conferencias o materiales de otros autores.

Finalmente, se requiere para este trabajo lo mismo que para toda la profesión: Salud mental, empatía, capacidad de persuasión y supervisión de otros expertos.

Una evaluación equivocada, errónea  o con fallos equivale al mal manejo del zapador tratando de desconectar una bomba.

Etiquetas: , , , , , , , ,

06/06/2007 16:36 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Empleo de pruebas proyectivas en Psicología del Deporte. 3ra. parte

20070606185412-slide0001-image001.png

 

 

Las pruebas proyectivas presentan al evaluado, un material ambiguo o in estructurado en base al cual debe dar respuesta. Una de las ventajas de su aplicación es que se puede profundizar en aspectos internos de la personalidad, reduciendo la posibilidad del sujeto de manejar sus respuestas y falsear información. Evidentemente muchas personas tiene defensas muy elevadas y tienden consciente o inconscientemente a falsear su evaluación. Recordemos que todas las pruebas psicométricas son ante todo pruebas de autovaloración. Y la autovaloración como formación de la personalidad puede ser adecuada o no. En experiencias con el MMPI, presenta una escala como otros test para conocer si la persona esta falseando sus respuestas. En algunos casos, encontramos personas que no lo hacen intencionalmente sino que responden a rasgos de rigidez y hasta trastornos de la personalidad. De estudiante de psicología hice una investigación bajo la dirección del Prof. Dr. Eduardo Cairo Valcarcel y corroboramos lo planteado en lose estudios de este Inventario acerca de la posibilidad de que defensas muy altas puedan ser fruto no del deseo d e mentir sino de rasgos de personalidad.

Por ello, partir de un test proyectivo podía dar la ventaja de una expresión menos auto modificado por el sujeto de la evaluación. Hoy el enfoque cualitativo busca mediante el análisis de las reflexiones del individuo y con técnicas propias llegar hasta las configuraciones de la personalidad que le dan sentido a las distintas zonas de interrelación de la personalidad con el medio y su propia subjetividad.

Esto no quiere decir que las técnicas empleadas en el enfoque cualitativo sean todas de carácter proyectivo.

Sin embargo, el análisis de los test proyectivos requieren mucho de indicadores bien definidos y operacionalizados para poder llegar a conclusiones evitando, así la propia acción de la subjetividad del evaluador los lleve a conclusiones no correctas.

El supuesto teórico más importante de las prueba esta en que:

Las pruebas proyectivas son pruebas semiestructuradas o inestructuradas que, para ser respondidas, requieren que las personas recurran a su propio mundo interno. No existen claves sociales ni conocimientos previos adquiridos que permitan resolverlas. Quienes se someten a ellas tienen que apelar a su propia experiencia y no son conscientes de lo que están revelando. Aun así, hay sujetos que pueden plantear resistencias y malograr sus respuestas.  

De igual modo, las respuestas que dan los sujetos están estandarizadas, pero la calificación y clasificación de ellas debe realizarla alguien con experiencia y formación especializada en dichos instrumentos, para reducir la subjetividad de los resultados.

Una entrevista previa facilita que el psicólogo regule activamente diversas estrategias para obtener la información que busca, y observe cómo se desenvuelve el evaluado durante la prueba.

Es necesario destacar especialmente que, ningún indicador, por sí solo, predice con certeza el desempeño futuro de un deportista. De tal manera que, el psicólogo que efectúa el análisis de los resultados del proceso de evaluación tendrá que considerar otros aspectos.

Como se señala por los expertos en estas pruebas, han sido desarrolladas, en su mayoría, desde paradigma psicodinámico: se basan en que con un mínimo de estructura e instrucción, provoca la proyección del mundo interno del sujeto.

Hay que aseverar que no son estrictamente pruebas de proyección, sino pruebas de mecanismos mentales, de dinamismos de personalidad y que incluyen, entre otros, la proyección

Continuara.

 

 

 

 

 

06/06/2007 18:54 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Empleo de pruebas proyectivas en Psicología del Deporte. 4ta. parte

20070607043618-slide0001-image002.png

 

Efectivamente, además de la posible influencia de los mecanismos de proyección otros intervienen en la respuesta del sujeto que siempre es fruto de su personalidad de manera global y estable, aun cuando hay test que muestran mas aspectos circunstanciales que manifestaciones estables, por ejemplo el test de completar frases y el T.A.T, mientras que el Rorschach, se considera como capaz de detectar aspectos estables de la personalidad.

Paola Soldano (2007) señala que entre las limitaciones de este tipo de pruebas se encuentra que debido a los problemas de clasificación, la mayoría de estas técnicas no logran cumplir  los estándares convencionales de confiabilidad y validez

Sin embargo, el uso en grupos de pacientes se ha logrado establecer la  coincidencia de determinadas respuestas que le son típicas a las características psicopatológicas a las cuales se les ha denominado como decía con anterioridad signos patognomónicos de una entidad. Permitiendo establecer hipótesis para su comprobación posterior por diversos medios de psicodiagnóstico.

Es evidente que los deportistas son personas que como tendencia poseen una extraordinaria salud mental y que en este caso se trata mas de diagnóstico de patologías de la caracterización de la personalidad del deportista.

Desde una perspectiva que considera el Principio de la Personalidad en estas pruebas se podrían en evidencia aspectos de las configuraciones de la personalidad.

Sucede que el sujeto "se proyecta a sí mismo", es decir, se refleja directamente. Esto podía acontecer, según las características de cada técnica, en distintos aspectos, pero el fenómeno continúa siendo el mismo. Así, en las pruebas de relatos de historias, lo que dice el sujeto del protagonista de la historia se puede aplicar a él mismo; se identifica al sujeto y al héroe de la historia, como una de las hipótesis posibles que debemos de comprobar, por ejemplo En los dibujos, especialmente en el de la figura humana de, K. Machover, se supuso que el autor que realiza el dibujo venía a trazar su propio retrato.

Paola Soldano (2007) enfatiza que toda respuesta ante el material proyectivo es significativa y será entendida como un signo de la personalidad del sujeto.

Siguiendo las experiencias con el test de la figura humana de K. Machover, Supone la existencia de una proyección:

a). Especular: el sujeto encuentra en la imagen de otros, como en un espejo, las características que pretende que son suyas; puede, a su vez verificarse de modo indicativo (por ejemplo, un niño enfermo dibujo un cuerpo atrofiado) o de modo optativo (por ejemplo, relatando una historia de afecto cuando padece de carencia afectiva).

b). Proyección catártica, atribuyendo a la imagen de otro las características que él mismo tiene y rechaza de sí.

c). Proyección complementaria por la que se atribuye a los demás sentimientos o actitudes que justifican los propios.

d). Proyección directa. El sujeto se refleja tal como él cree que es. Quizá tal como es. Pero estas dos versiones no son equivalentes; es más presentan justamente el problema del diagnóstico.

e). Proyección optativa: los que el sujeto desea ser, y justamente no lo es.

f). Proyección defensiva.

Dejo a la consideración de Uds. profundizar en estas técnicas. Sus fundamentos, historia que se remonta a tiempos anteriores al psicoanálisis de Freud.

Saludos cordiales,

García Ucha

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,

07/06/2007 04:36 ucha #. sin tema Hay 1 comentario.

Nuevos Enlaces en la Bitácora

20070609062649-slide0001-image001.png

Sociedad Cubana de Psicología

http://cubapsi.blogia.com

Instituto Nacional de Deporte Educación Física y Recreación de Cuba

http://www.inder.co.cu

Red de Salud de Cuba.

http://www.infomed.sld.cu

Centro Libredón Unidad de Psicología del Deporte

http://www.libredon.org

Sociedad Italiana de Psicología del Deporte

http://www.psicologiadellosport.it

Web de Marcelo Roffe.

http://www.marceloroffe.com

09/06/2007 06:18 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Recuperación: Suscitando la adaptación al entrenamiento y la competencia.

20070610045105-slide0001-image001.png

 

 

El principio de la recuperación forma parte de los principios que se toman en cuenta dentro de la metodología del entrenamiento, por ejemplo el principio del aumento gradual de las cargas, la individualidad, la multilateralidad  y otros,

Frecuentemente la recuperación esta referida como restauración  o regeneración.

Los programas de recuperación ayudan a los deportistas a alcanzar su potencial en relación con sus cargas de entrenamiento.

Cuando es baja probablemente llegue al sobreentrenamiento o burnout, aun sin corresponderse con esos síndromes, se plantea en la actualidad la necesidad de identificar el conjunto de síntomas que aparecen como consecuencia de "baja recuperación", como una categoría más dentro de la Ciencias del Deporte.

El principio de la recuperación se refiere a que parte del entrenamiento donde el beneficio del trabajo lleva al maximizar a lo largo de las practicas que se reduzca la fatiga residual y permitir que el deportista solucione con la cargas una mayor efectividad. Esto aumenta las capacidades del deportista a acometer mas trabajo, tan bien como trabajar más eficientemente y estimular la mejor adaptación al entrenamiento.

Este es un proceso en el que el deportista va retornar va un estado de buena disposición.

Implica la restauración física y psíquica del deportista.

Por tanto es un elemento determinante que debe ser integrado a la planificación del entrenamiento deportivo. Se constituye en un mecanismo básico para el rendimiento deportivo, ya que es un factor determinante de los procesos de hiper compensación del organismo antes las cargas de entrenamiento.

En términos generales, el rendimiento deportivo depende de un sistema que esta constituido por cuatro subsistemas: Carga, recuperación, nutrición y subjetividad del deportista. Cualquier desequilibrio de uno de esto subsistema no llevará a una compensación por parte de uno de los subsistema sino al contrario, a la adquisición de cualidades sistémicas que afectaran al sistema total. Al colocarse cada subsistema en las condiciones del afectado.

De manera, que si la recuperación se afecta, minimiza o deprime llevará a las capacidades de rendimiento del deportista en el transcurso de las cargas a un grado de rendimiento menor, a estados psicológicos negativos y a una pobre asimilación de los nutrientes, ocasionando daños sobre el organismo tanto en los sistemas de la vida representados por el sistema inmunológico, endocrino y nervioso del deportista.

Tenemos que enfocar esta cuestión desde el punto de vista en sistema y tener un conocimiento de las tendencias que rigen los sistemas, para percatarnos de, la ínter vinculación entre las cargas, la resuperación, la nutrición y la subjetividad del deportista. La no correcta atención de estos componentes y de los principios que los rigen ocasionará desequilibrios en sus diferentes mecanismos y procesos impactando el grado de rendimiento del deportista y hasta su propia salud y bienestar subjetivo.

La literatura en Psicología del Deporte es en ocasiones, no esta lo suficientemente desarrollada. Hace unos años que Kellmann y Kallus vienes dedicándose a este tema, el cual considero a mi modo de ver merece una mayor atención. 

En el plano de la metodología del entrenamiento he visto muchos gráficos que contemplan el llamado micro ciclo de recuperación dentro de un programa de planificación general del entrenamiento llegándose a definir este como "Siguen habitualmente a las competencias altamente tensas, o se colocan al final de la serie de microciclos donde las exigencias de las cargas fueron altas (con frecuencia después de los microciclos de choque).

Se caracterizan principalmente por la disminución de las cargas  de entrenamiento por el aumento de las fases o sesiones dirigidas al descanso activo".

A mi modo de pensar, la recuperación es un proceso que debe tenerse bajo control al igual que se realiza con la unidad de entrenamiento, en que se valoran las cargas o en los meso ciclos de entrenamiento, debido a que comúnmente no se evalúa cual es la recuperación del deportista cuando efectúa la misma durante el periodo de descanso. Se evalúa la recuperación mediata o inmediata de la carga tras el entrenamiento pero no la respuesta global del organismo al día siguiente tras un periodo de descanso, o sea de real recuperación.  Esto nos lleva a dos puntos de vista de ver la recuperación. ¿Cómo retorna la frecuencia cardiaca o se mueve el lactato o el grado de cansancio del deportista al culminar la carga y tendríamos que ver como están actuando los procesos de su organismo durante las horas de resuperación y como retorna a la unidad de entrenamiento. Por tendencia hay entrenadores que lo hacen y hay psicólogos y otros especialistas que lo llevan a cabo y la pregunta consiste hasta que punto se debe de generalizar esta actividad evaluativo y llegar a intervenir en su  optimización, pienso que es un camino aun por andar. Y mucho más si se realiza de manera interdisciplinaria con otros especialistas.

¿Cuáles son las herramientas que en el plano psicologico pudieran ser validas para evaluar la recuperación, su calidad, manifestaciones y consecuencias?

En ello tendrían que intervenir todos los métodos de investigación de la Psicología del Deporte, el análisis de los frutos de la actividad del deportista, las pruebas psicológicas, las observaciones y entrevistas e incluso el aprovechamiento más a fondo de los test empleados, entre ellos el POMS de MacNair y colaboradores. Hoy hay una nueva prueba que es el REST-Q de Kellmann y Kallus.

¿Cuáles son los medios en términos de entrenamiento y competencia que permiten la recuperación?.

Se encuentran entre otros factores en el descanso. La calidad del dormir del deportista desempeña un papel fundamental.

La recuperación se profundiza cuando el deportista logra pasar a estados de relajación profunda por medio de técnicas de relajación como lo es el entrenamiento de relajación de Benson, la relajación activa de Frester y otras numerosas técnicas dirigidas a estos fines.

El empleo de la música en el deporte ha reportado beneficios en el sentido de lograr tranquilidad, disminución de la tensión muscular y de grados de activación muy altos. Con ello los procesos de recuperación se han intensificado.

Las técnicas de visualización se emplean profusamente dentro de esta área incluso mediante protocolos que permiten al deportista visualizar los procesos metabólicos que regeneran su organismo acelerando los procesos de recuperación.

Es recomendable mantener un estrecho control sobre los procesos de recuperacion a corto y largo plazo.

Etiquetas: , , , ,

10/06/2007 04:51 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Visita a Medicina del Deporte de la Fac. de Medicina de la UADY

20070612190412-slide0001-image001.png

 

En la foto: Visita realizada a los estudiantes de la Maestria de Medicina del Deporte de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Nuestro Instituto de Medicina del Deporte de Cuba, también imparte una, en nuestro caso,  Maestría en Control Médico del Entrenamiento Deportivo.

En el encuentro se sostuvieron las vivencias de los participantes acerca del desarrrollo de las especilidades relacionadas con las Ciencias del Deporte, entre ellas la Medicina del Deporte, la Psicología del Deporte y otras ramas.

En la foto la Dra. Danielyna Herrera, una de las profesoras de la Maestría de Medicina del Deporte la UADY

Saludos

Dr. Francisco García Ucha

12/06/2007 19:04 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La Cohesión en los Grupos de Deportistas

20070618040705-slide0001-image002.png 

La Cohesión en los Grupos de Deportistas.

L. E. F. Arcy Gisela Montero Segovia

Trabajo de evaluación del modulo: Psicología Social en el Deporte

Modulo impartido en la Escuela de Psicología del la UADY.

Profesor: Dr. Francisco García Ucha

COHESIÓN

"Cohesión es el grado con que los miembros de un grupo se sienten atraídos mutuamente.", además se relaciona con la atracción hacia el grupo y resistencia a abandonarlo, la moral o nivel de motivación que muestran sus miembros y la coordinación de esfuerzo para obtener objetivos comunes, Shaw (1983).

"La resultante de la composición de las fuerzas que actúan sobre los individuos y que los mantiene unidos formando un grupo". Festinguer (1950).

Cohesión es la atracción de los miembros al grupo. A través de ella llegan a identificarse con el grupo en su conjunto y consideran su afiliación a la sociedad como parte distintiva de la identidad personal (patriotismo). Distingue interno y externo y se defiende ante amenazas reales o imaginarias. Al reconocer o crear una amenaza el grupo se une, cierra filas y promueve una percepción uniforme, una interpretación común acontecimientos, que fomenta cohesión. Dr. Pedro Marina, (2004).

  • Cantidad de presión ejercida sobre los miembros del mismo para que estos permanezcan en él.
  • A mayor cohesión, mayor será la necesidad que sientan los miembros del grupo de permanecer en el mismo grupo.
  • Está en función de la satisfacción por los resultados obtenidos en él.
  • Se manifiesta en la atmósfera de grupo, cooperación y forma de interactuar de los miembros.
  • Identificación de los miembros con el líder, favorece la cohesión

EL GRUPO

Un grupo se define como dos o más individuos que interactúan y son interdependientes y que se unen para lograr determinados propósitos.

CLASIFICACIÓN DE LOS GRUPOS

Formales

Definidos por la estructura organizacional

Grupos Formales: Definidos por la estructura organizacional

Grupos de mando: Se determina por el organigrama de la organización

Grupos de tarea: Están determinados por la organización

Grupos Informales: Aparece en respuesta a la necesidad de contacto social

Grupo de interés: Para lograr un objetivo específico con el cual esté interesado

Grupo de amistad: Comparten una o más características comunes

Cohesión de grupo

"Un proceso dinámico que se refleja en la tendencia de un grupo a permanecer unido en la consecución de sus objetivos y metas". Carron 1982

Integración de las percepciones que los miembros del equipo tienen acerca de los diversos aspectos sociales de ámbito deportivo que resultan significativos para la actividad del equipo.

Cohesión

Depende de dos factores:

1. Integración al Grupo

Puede ser por predominancia social o por la tarea.

2. Atracción Individual

De igual forma puede ser predominancia social o por la tarea.

Partington y Shangi. 1992. Hallaron seis factores significativos:

  • Características del jugador.
  • Liderazgo del entrenador.
  • Cohesión social.
  • Cohesión por la tarea.
  • Identidad del equipo.
  • Estilo de juego del equipo.

EL MODELO DE TUCKMAN (1965), resaltó las fases del ciclo vital de un grupo:

  • Formación- se desarrolla el grupo, mucha incertidumbre.
  • Tormenta- conflicto dentro de éste.
  • Normatividad- relación estrecha y la cohesión
  • Desempeño- el grupo es totalmente funcional.
  • Disolución- interés por concluir las actividades, más que de desempeñar la tarea.

Por otra parte Carron señala como marcos de referencia en el estudio de los grupos los aspectos siguientes:

- Ambiente del grupo.

- Actitud de los miembros.

- Estructura del grupo.

- Cohesión del grupo.

- Procesos de grupo.

Además, Procesos intra-grupo. Formación, desarrollo, composición, tamaño, estructura, cohesión, cooperación, liderazgo.

De igual modo: Procesos intergrupales. Ciclo vital, relaciones entre grupos, organización instituciones.

Requerimientos para que un equipo sea efectivo:

Necesidades comunes.

Claridad de las acciones y propósitos.

Concordancia con los medios.

Acciones exitosas.

Un pequeño numero de inestables.

Una mayoría de personalidades estables.

Métodos de adaptación al estrés que mantengan la comunicación.

Problemas más habituales que afectan el equipo:

  • Un equipo fragmentado.
  • Un equipo que rinde poco.
  • Baja motivación del equipo.
  • Hiper dependencia del líder del equipo.
  • Falta de interés.
  • Dominancia de un jugador frente a los otros.
  • Acomodación del equipo.
  • Elevada conflictividad.

Intervenciones que pueden contribuir a la cohesión del equipo:

  • Identificar las necesidades psicológicas básicas (en función de la cooperación, por ejemplo) comunes a todos los miembros del equipo.
  • Establecer limites y fronteras ( a la manera "contractual") para hacer frente a los futuros problemas.
  • Minimizar las diferencias y maximizar los intereses y necesidades compartidas para aumentar la cohesión entre los jugadores.

Métodos para el estudio de la Cohesión de Grupos de Deportistas:

  • SCQ, Cuestionario de cohesión deportiva, Martens y Petersen, 1971, el cual mide y define la cohesión en términos de mutua aceptación.
  • TCQ, Cuestionario sobre el ambiente de equipo, Carron y Grand, 1984, roles.
  • TPQ, Cuestionario de psicología del equipo, Partington y Shangi, 1992, permite a los jugadores describir de manera realista su experiencia en el equipo.
  • El Escalamiento Multidimensional (MDS), representa la mayor o menor "distancia" entre los puntos que representan a los sujetos.
  • Socio grama: determina el grado de aceptación en un grupo, para descubrir las relaciones que existen.

 

Etiquetas: , ,

18/06/2007 04:07 ucha #. sin tema Hay 10 comentarios.

Comportamiento Agresivo en la Práctica Deportiva (Primera Parte)

20070618163002-slide0001-image001.png 

Comportamiento Agresivo en la Práctica Deportiva

Comportamiento agresivo en la práctica deportiva: una contrastación de las diferentes teorías de la agresión

William René Martín Rosado

Universidad Autónoma de Yucatán

1. Introducción

La actividad deportiva ha adquirido suma importancia en los últimos años debido a la gran cantidad de personas que realizan un deporte de manera organizada o incluso de manera recreativa. Así, los motivos para realizar una disciplina deportiva pueden ser muy variados y se pueden obtener gran diversidad de respuestas a la pregunta ¿por qué realizar un deporte?, respuestas que pueden ir desde el gusto por la realización de la actividad deportiva, hasta la obtención de remuneraciones económicas por hacer deporte.

La actividad deportiva no es solamente lúdica. El deporte es una actividad partícipe en el proceso educativo del niño(a), joven o adulto que lo practica, fomenta valores y principios, puede beneficiar las habilidades sociales (comunicación, trabajo en equipo, tolerancia, entre otras). Es por ello que se debe procurar un ambiente que permita al deporte actuar como un agente benéfico para las personas  y así las manifestaciones agresivas ocurran con menor frecuencia.

Quien observa una competencia deportiva puede darse cuenta de que muchas emociones pueden estar implicadas en la misma, emociones que van desde la felicidad y el orgullo deportivo hasta el enojo, el llanto y otras expresiones de frustración. Dichas emociones se pueden observar tanto en participantes como en el público asistente que apoya a "sus deportistas", ya que ambos roles tienen expectativas que en ocasiones se pueden alcanzar y en otras tantas no.

El deporte es considerado por muchos como una herramienta útil para la adquisición de valores éticos y sociales. Sin embargo, la conducta agresiva ha aparecido de manera importante en las diferentes disciplinas deportivas, resultando notoria la manera en que muchos atletas han dejado de lado las reglas de sus deportes para agredir al contrario con el fin de obtener un resultado o simplemente para ocasionar daños a los adversarios. Mientras unos esperan encontrar integridad en el deporte, existen quienes afirman que el deporte se ha visto degenerado por valores materialistas en el que la lucha tiene él único fin de conseguir una recompensa. Dado que el deporte puede servir como una útil herramienta para promover el desarrollo de niños y jóvenes, resulta necesario comprender de qué manera surgen conductas agresivas en el mismo, con el fin de idear acciones que permitan la disminución de la agresión en la práctica deportiva y se fomente la sana competencia, la convivencia entre las personas y la práctica deportiva por el gusto mismo de hacer deporte.

En los últimos años se han realizado campañas para promover el juego limpio y la deportividad, es decir, el hecho de tener un comportamiento apegado a las reglas del juego. Dichas campañas han surgido debido a las diversas manifestaciones de violencia y agresión que se han presentado en los campos deportivos de diferentes partes del mundo y que, a través de las tecnologías actuales, se pueden observar al momento (o casi al momento) en que están ocurriendo. Pero la conducta agresiva no es exclusiva de la actividad deportiva profesional o de alto rendimiento, también se puede observar en los campos deportivos amateurs en donde no están en juego grandes cantidades de dinero, tal como ocurre en el deporte profesional.

Dada la importancia que tiene el deporte en el mundo actual, los medios de comunicación se han dado a la tarea de difundir el acontecer deportivo, y con ello muchas imágenes de deportistas de elite pueden ser observadas por millones de personas. Las imágenes que se observan son de personas alcanzando metas que parecen imposibles de lograr, personas que se esfuerzan a diario por superarse a sí mismos, hombres y mujeres que vencen las dificultades para conseguir sus sueños. Pero también se pueden observar a deportistas dañando a sus competidores, tirando golpes en deportes que no lo requieren, escupiendo a sus compañeros de profesión, lesionando al rival, usando fuerza excesiva, y más.

Pero la agresión va más allá de los competidores de alto rendimiento. En etapas formativas los niños también pueden presentar conductas agresivas hacia otros niños deportistas. El aumento de conductas agresivas parece ir a la alza en muchos ámbitos; el deporte no es la excepción. Muchos niños y jóvenes practican diferentes disciplinas deportivas y pueden verse influenciados por prácticas violentas que podrían trasladar a los diferentes contextos en los que se encuentren, tales como la familia y la escuela.

Ante tales sucesos, que pudieran considerarse alarmantes, resulta conveniente analizar las posibles causas de la conducta agresiva en el deporte, específicamente de los deportistas que participan en competencias, sean profesionales o amateurs. Para ello, resulta útil realizar una revisión de las diferentes teorías que explican el comportamiento agresivo, tales como: la teoría de la frustración-agresión, los instintivistas y la teoría del aprendizaje social.

2. Antecedentes

Se pueden encontrar diversas formas de agresión y violencia en los diferentes ámbitos de la actividad humana, ya sea en las relaciones personales, laborales, familiares, profesionales, políticas, comerciales, y su aparición también en uno de los fenómenos más característicos e importantes de la sociedad contemporánea: el deporte.

Ruiz (2001) señala que la agresión y la violencia en el deporte y en torno al deporte son aspectos que últimamente vienen ofreciendo gran interés, principalmente por la, cada vez mayor, abundancia de manifestaciones irregulares en la práctica deportiva. De ahí que diversos profesionales, entre los que se encuentran los psicólogos, se encuentran preocupados por analizar sus causas y sus formas de reducirlo.

2.1. Deporte

Para referirse a un tema resulta conveniente hacer una definición o conceptualización que permita contextualizar al lector con respecto al mismo; en lo referente a la actividad deportiva resulta conveniente definir de manera clara el significado de la palabra deporte, ya que en ocasiones existe confusión entre lo que es deporte y lo que es solamente actividad física.

Se puede definir deporte como el conjunto de actividades físicas que el ser humano realiza con intención lúdica o competitiva, siendo que los deportes de competición, que se realizan bajo el respeto de códigos y reglamentos establecidos, implican la superación de un elemento, ya sea humano (el deportista o equipo rival) o físico (la distancia, el tiempo, obstáculos naturales) (Encarta, 2001).

Parlebas (en Cohen, 2004), al referirse al deporte, la considera ante todo una situación motriz sujeta a reglas que definen una competición, lo que descarta las actividades libres e improvisadas. Así aparecen diferentes categorías de actividades también llamadas deporte que Cohen (2004) distingue de la siguiente manera:

Deporte recreativo: tiene una finalidad de diversión y pasatiempo para sus practicantes.

Deporte Educativo: se lleva a cabo dentro del horario y en instalaciones escolares, formando parte de los contenidos de la Educación Física, dirigido por profesionales de la misma.

Deporte competición: donde aparece el componente agonístico, practicado de manera sistemática y organizada, a través de federaciones y clubes, buscando resultados o triunfos como objetivo final.

Deporte competición-espectáculo: donde el componente agonístico va unido a un sinnúmero de factores, ya sean económicos, políticos, sociales, que lo convierten en el centro de atención, desplazando a los anteriormente citados en cuanto a su trascendencia social, e influenciándolos en lo referido a la creación de estereotipos y transmitiendo valores discutidos en cuanto a sus ventajas e inconvenientes.

Así, en el presente trabajo se hará referencia al deporte competición y al deporte competición-espectáculo ya que pueden considerarse como los tipos de deporte en donde las conductas agresivas se hacen presentes de manera constante, o en los que resulta más visible para la sociedad dada la difusión que tienen en los diferentes medios, como la prensa, la televisión y medios electrónicos.

2.2. Agresión

La agresión es definida por Cagigal (1990) como un acto en el cual el objeto de la reacción es lesionar a otro organismo, como una reacción que descarga estímulos nocivos sobre otro organismo. En esta definición se establece a la agresión como una acción, es decir una conducta con la cual se el sujeto busca causar un daño intencional a otro como respuesta de una reacción a una acción previa, y hace referencia a la realización de una lesión sin especificar si la misma puede ser solamente física o también emocional. Por su lado, Berkowitz (1996) indica que la agresión es cualquier forma de conducta que pretende herir física o psicológicamente. Al igual que en la definición de Cagigal se hace referencia a que la conducta agresiva es intencional, es decir, no se hace de manera accidental. Lo relevante en la definición de Berkowitz, es que hace referencia al daño psicológico y no meramente al físico.

Erich Fromm (1991) señala que la agresión son todos aquellos actos que causan, y tienen la intención de causar, daño a otra persona, otro animal u objeto inanimado, y hace una distinción entre lo el que denomina agresión benigna y agresión maligna, indicando que la primera se produce como una respuesta a las amenazas, a los intereses vitales, es común en los animales y en el ser humano, no es espontánea ni es autogeneradora, sino reactiva y defensiva, y tiene como objetivo destruir o eliminar la fuente de la misma. En cambio, la agresión maligna se refiere a la destructividad y crueldad, surge como una respuesta contra una amenaza, es característica solamente del ser humano, resulta dañina por ser socialmente perturbadora, y sus principales manifestaciones (que son el dar muerte y la crueldad) resultan placenteras para quien la lleva a cabo, sin más necesidad.

Para Hernández Mendo (2004) resulta importante diferenciar el concepto de violencia del concepto de agresión. Según el autor mencionado, la violencia aparece como el componente físico de la agresión, y señala que la agresión es definida por LeUnes y Nation como la imposición a un estímulo aversivo, físico, verbal o gestual de una persona a otra y no es una actitud sino un comportamiento que refleja un compromiso con el intento de causar daños.

Lo anterior indicaría que para que un comportamiento pueda ser considerado como agresivo debe estar dirigido contra un ser viviente, debe haber un intento de dañar al mismo. Dada la definición anterior, las conductas destructivas dirigidas hacia objetos, como un implemento deportivo, o cualquier daño no intencionado a otra persona no pueden ser considerados como conducta agresiva. Por ejemplo, en el deporte, el hecho de aporrear un instrumento deportivo no puede ser considerado como una agresión, pero si como un comportamiento violento.

En cuanto a la violencia, como se había mencionado anteriormente, se refiere específicamente al componente físico de la agresión. Para Tenenbaum (en Hernández Mendo, 2004) se puede definirla como un comportamiento para producir daño teniendo en cuenta que no existe una relación directa con la meta, y relacionada, con incidentes de agresión descontrolada. Esto quiere decir que el hecho de insultar una persona a otra o el hecho de maltratarla psicológicamente quedaría dentro de la definición de agresión (en este caso verbal y psicológica), y no dentro de la violencia, que según este autor solamente es el componente físico. Lo anterior significa que la agresión resulta ser un concepto más amplio que la violencia, y que un comportamiento agresivo podría ser definido también como violento, pero un comportamiento violento no necesariamente podría ser definido como agresivo.

En lo referente a la agresión en el deporte, Weinberg y Gould (1996) hacen la diferencia entre agresión "buena" (por ejemplo, en voleibol ir tras una pelota perdida, o en básquetbol cubrir el balón con el hombro en una entrada a canasta) y agresión "mala" (cometer una falta descarada, o en béisbol que el pitcher golpeé de manera intencional al bateador en turno). Estos tipos de agresión pueden ser equiparables a la agresión benigna y maligna de Fromm, siendo la primera aceptada y adaptativa, mientras que la segunda es destructiva y desadaptativa.

Como se ha podido observar, Fromm es el único de los autores citados que, en su definición de agresión, incluye el hecho de dañar objetos inanimados como conductas agresivas. Si se toma en cuenta que la agresión puede ser psicológica, el hecho de dañar un objeto perteneciente a otra persona puede considerarse como agresivo, ya que se está dañando una de sus pertenencias y, aunque no es una agresión dirigida directamente a un ser viviente, dicho ataque a un objeto puede tener repercusiones emocionales (sentirse vulnerable, temor, etc.). Sin embargo, si una persona daña un objeto perteneciente a otra, y lo hace sin la intención de lesionarla, no podría considerarse como una agresión, sino como un comportamiento violento. Es decir, la intención debe estar presente en un comportamiento agresivo para que pueda definirse como tal, de lo contrario se tendría que definir como comportamiento violento.

2.3. Teorías de la Agresión

Para poder explicar el comportamiento agresivo en la actividad deportiva resulta conveniente conocer como se ha estudiado la agresión en ámbitos más generales al deporte. Megargee (1976) señala que la agresión ha sido estudiada desde múltiples perspectivas, y existen tantas teorías de la agresión como individuos han investigado acerca de ella. Lo anterior se debe a que distintos especialistas han estudiado el problema desde el punto de vista de diferentes disciplinas, y los métodos de investigación varían enormemente.

Sin embargo, en base al modelo interpretativo de las determinantes y el control de la conducta agresiva propuesto por Ferry y Jackson, señalado por Ruiz (2001), que en el deporte contempla tres perspectivas fundamentales de la agresión (como instinto, la hipótesis de la frustración-agresión, y la agresión como conducta socialmente aprendida), se hará hincapié en dichas teorías para explicar la conducta agresiva en el ambiente deportivo.

2.3.1. La agresión como instinto

El estudio de la violencia desde una perspectiva innatista y biológica es una labor que se realiza desde varios siglos atrás. Para los seguidores de esta corriente, la violencia y la agresión proceden de las cualidades innatas en los individuos. En este sentido, Hernández Mendo (2004) señala que el criminalista italiano Cesare Lombroso que trabajó en la década de 1870, creía que se podían identificar tipos criminales a partir de ciertos rasgos anatómicos. Investigó características físicas como la forma del cráneo y de la frente, el tamaño de las mandíbulas y la longitud de los brazos, y llegó a la conclusión de que presentaban rasgos que se habían mantenido desde estadios evolutivos anteriores. Lombroso pensaba que estos individuos al no haberse desarrollado del todo como seres humanos tendían a actuar de forma discordante con la sociedad.

Etiquetas: , , ,

18/06/2007 05:04 ucha #. sin tema Hay 3 comentarios.

Comportamiento Agresivo en la Práctica Deportiva (Segunda Parte)

20070618163555-slide0001-image001.png 

Comportamiento Agresivo en la Práctica Deportiva

Comportamiento agresivo en la práctica deportiva: una contrastación de las diferentes teorías de la agresión

William René Martín Rosado

Universidad Autónoma de Yucatán

Freud y Lorenz afirmaban que la conducta agresiva es innata (en Roffé, 1999); para ellos la agresividad humana es un instinto alimentado por una fuente de energía inagotable y no necesariamente es resultado de una reacción a estímulos externos. Sostiene Lorenz que la energía específica para un acto instintivo se acumula constantemente en los centros nerviosos relacionados con esta pauta del comportamiento y si se acumula energía suficiente es probable que se produzca una "explosión", aun sin la presencia de un estímulo (Fromm, 1991).

Freud, en su teoría psicoanalítica, sugiere que hay dos grupos básicos de impulsos, el Eros y el Tanatos (en Engler, 1996). El Eros se refiere a los impulsos vitales, aquellas fuerzas que mantienen los procesos vitales y aseguran la reproducción de la especie. El Tanatos, que implica los impulsos de muerte y que según Badcock es una realidad biológica y la fuente de la agresividad, y refleja la resolución última de toda la tensión de la vida en la muerte (en Engler, 1996).

Los teóricos psicoanalíticos contemporáneos, apoyándose en la obra de Freud, han tenido la noción de que la agresión es un instinto impulsivo. Es habitual, en el pensamiento psicoanalítico actual que la agresión debe ser descargada periódicamente para evitar que se acumule hasta el punto en que su expresión se vuelve espontánea e incontrolable (Goldstein, 1978).

Roffé (1999) señala que, con base en la teoría instintivista, la agresión debe canalizarse de manera aceptable, y para eso el deporte puede jugar un papel muy importante. También menciona que aunque el deporte puede ser una actividad para canalizar la agresión, también puede ser una actividad generadora de conducta agresivas, sobre todo en el deporte profesional en donde existen intereses económicos de por medio.

Según la afirmación anterior, se puede decir que el deporte es una manera socialmente aceptada para canalizar posibles energías que puedan llevar a las personas a ser agresivos, sin embargo el hecho de que conductas agresivas surjan en el ámbito deportivo podría deberse más a valores socialmente establecidos (económicos, estatus) que a un posible instinto que posean los seres humanos a ser agresivos.

Retomando el término agresión benigna, al que Fromm hace referencia, se puede decir que ese es el tipo de agresión al que los instintivistas se pudieran referir cuando hablan de una agresión por instinto, una agresión adaptativa que ha permitido que la especie humana sobreviva a lo largo del tiempo.

2.3.2. La teoría de la frustración-agresión

Algunos autores plantean que la conducta agresiva tiene como un antecedente necesario una frustración. La frustración ha sido entendida como contrapuesta a la gratificación, como interferencia a la ocurrencia de la satisfacción de la necesidad, tanto psicológica, biológica y social. La frustración implica situaciones bloqueadoras, amenazantes y de deprivación, que surgen como respuesta tanto a estímulos internos como externos (Ardouin et. al., 2003).

La teoría de la frustración-agresión surge en 1939 cuando Dollard (en Berkowitz, 1996) y sus colaboradores creían que cualquier acción agresiva podía ser atribuida en última instancia a una frustración previa, es decir, dicha teoría mantenía que las personas son impulsadas a atacar a otros cuando están frustradas: cuando son incapaces de alcanzar sus metas o no obtienen las recompensas que esperaban.

En cuanto al término frustración existe dificultad para ponerse de acuerdo respecto al significado de la misma. Sin embargo, existen principalmente dos maneras de definirla. Los que hacen referencia a una barrera externa que impide a alguien alcanzar sus metas, y los que afirman que la frustración es una reacción emocional interna que surge ante una contrariedad (Berkowitz, 1996). Dollard y sus colaboradores hacían referencia a la primera acepción. Así se puede afirmar que la frustración no es lo mismo que la ausencia de recompensa, ya que debe existir un resultado deseable que debe haber asido esperado.

Así mismo Berkowitz, (1996) señala que para Dollard y sus colaboradores, la fuerza de instigación a la agresión generada por una frustración está en proporción directa con la cantidad de satisfacción que el individuo había anticipado y no ha obtenido. Esto significa que cuando las personas se ven inesperadamente impedidas para alcanzar sus metas pueden ser más hirientes con otras personas en la medida que más satisfacción habían esperado y en la medida en que no se puedan presentar nuevas oportunidades para alcanzar dichas metas.

De María (2004) señala que la violencia y la agresión no son resultado de una progresión innata hacia la agresión, sino una respuesta a la tensión en las sociedades, por lo que la agresión es el resultado del temor, la frustración y las privaciones, lo que quiere decir que la conducta agresiva es una respuesta que surge en el hombre, debido a las distintas presiones y tensiones que es sometido hoy en la sociedad. De esta frustración, de cualquier tipo que sea, resulta una situación angustiosa en el individuo. La reacción puede hallar cauces diversos de realización, la agresión directa con el objeto origen de la angustia; la agresión canalizada; la huida (consciente o neurótica) o el control reaccional si se dispone de un tiempo suficiente.

Una teoría revisada de la frustración-agresión combina los elementos de la hipótesis original con la teoría del aprendizaje social. Weinberg y Gould (1996) sostienen que esta perspectiva es ampliamente aceptada y mantiene que aunque la frustración no siempre provoca agresión, aumenta la probabilidad de ésta al elevar el arousal y el enfado. Sin embargo, el incremento del arousal y enfado sólo se traduce en agresión cuando indicaciones socialmente aprendidas señalan la conveniencia de la agresión en una situación concreta.

Weinberg y Gould (1996) señalan que los puntos fuertes de la teoría revisada de la frustración-agresión son que combina los mejores elementos de la teoría original de Dollard y sus colaboradores y la del aprendizaje social, y utiliza un modelo interaccional (el nivel individual de arousal-enfado en el contexto de las indicaciones ambientales socialmente aprendidas) para explicar la conducta.

2.3.3. Teoría del aprendizaje social

En contraste con las teorías de la agresión que se basan en el instinto y la frustración, asumiendo que los impulsos hostiles o de daño surgen de las emociones internas, las cuales llevan a una persona a ser agresivas, los psicólogos sociales sostienen que el aprendizaje también lleva a las personas a la agresión (Myers, 1995), por lo que también puede ser atribuida a eventos que ocurren fuera de la persona misma.

El modelo del aprendizaje social de Bandura (en Ardouin et. al., 2003) plantea que la agresividad es producto de dos procesos, constituyentes de todo aprendizaje vicario: la adquisición de conductas nuevas se realiza a partir de la observación de modelos significativos, a través de un proceso de modelado y el mantenimiento de las conductas agresivas se base en procesos de condicionamiento operante.

La teoría de Bandura sobre el aprendizaje social se basa en gran medida en el análisis experimental de la influencia del modelamiento de la conducta. Engler (1996) señala que el estudio más relevante de Bandura incluía la utilización de un muñeco grande de plástico, al que niños en edad preescolar observaron que fuera golpeado en forma agresiva por un adulto. Se menciona que el adulto atacaba el muñeco, dándole golpes y pateándolo mientras otro gritaba. A otro grupo de niños no se les presentó el modelo, resultado que el la conducta del primer grupo fue el doble de agresiva que la del grupo control.

Myers (1995) sostiene que por experiencia y la observación de otros se aprende que la agresión reditúa. Indica que las personas pueden aprender que la agresión tiene sus recompensas y ejemplifica con los niños agresivos cuyos actos intimidan a otros niños, reforzando así su conducta.

Así mismo Myers (1995) indica que, según McCarthy y Kelly, los jugadores de hockey más agresivos -los que son enviados con más frecuencia a la caja de castigo por juego rudo- anotan más goles que los jugadores no agresivos y lo jugadores adolescentes cuyos padres aplauden el juego físicamente agresivo muestran las actitudes y estilo de juego más agresivos. En los casos anteriores su puede afirmar que la agresión es instrumental para lograr ciertas recompensas.

Bandura sostiene que se aprende la agresión no sólo por experimentar sus "beneficios" sino también por la observación de los demás. Engler (1996) señala que Bandura, con sus experimentos pudo demostrar que tres factores influyen en el modelamiento para el aprendizaje de conductas: las características del modelo (es más probable que alguien sea influido por alguien semejante a sí mismo), los atributos del observador (las personas con menos autoestima pueden ser más propensas a imitar a un modelo) y las recompensas asociadas con una conducta (si se esperan resultados positivos a corto plazo), siendo el tercer factor el que puede ser más influyente.

Es importante señalar que la teoría del aprendizaje social goza de un respaldo científico considerable, y subraya el importante papel que personas significativas tienen en el desarrollo o el control de la agresión (Weinberg y Gould, 1996).

3. Comportamiento agresivo en la práctica deportiva

En los últimos veinte años, la sociedad se ha vuelto en general más violenta, y el deporte no es más que un reflejo de ello. Sin embargo, la práctica deportiva también puede ser un vehículo para controlar o refrenar la agresión y la violencia. Los partidos de baloncesto nocturnos se han hecho muy populares porque se cree que alejan a las bandas de las calles, y muchos consideran que el boxeo, la lucha y, en menor medida, el fútbol americano canalizan la agresión de una manera socialmente aceptable (Weinberg y Gould,1996, p. 543).

Aunque el comportamiento agresivo ha sido explicado desde múltiples perspectivas a lo largo del tiempo, la conducta agresiva en el ámbito deportivo pude considerarse como un tema novedoso ya que ha sido poco explorado por la psicología y por otras ciencias. A pesar de la existencia de diferentes teorías que intentan explicar la conducta agresiva en el ser humano, son muy pocos los que las han aplicado a los deportistas, que en la actualidad son importantes modelos a seguir para muchos(as) niños(as), ya que en parte actúan como guías de su comportamiento.

Es indudable que sociólogos y psicólogos se han enfocado a estudiar y explicar la conducta de las masas, y que en ocasiones dichas aglomeraciones de personas se dan en los escenarios deportivos, pero por lo general, en los estudios e investigaciones que se han realizado, no se hace referencia a los participantes directos de la actividad deportiva, que son los atletas mismos, sino que se enfocan a los aficionados que acuden a apoyar a sus ídolos. Además basan sus afirmaciones, principalmente en la teoría del aprendizaje social, dejando de lado otras posibles explicaciones para tales conductas. Por ello, el objetivo de este trabajo es analizar cuáles son las afirmaciones de las diferentes teorías de la agresión que pueden ser aplicadas al ámbito deportivo.

La actividad deportiva está regida por reglas que se deben seguir. Aun en los deportes de combate, en los cuales el contacto físico es permitido, para los fines del presente trabajo al referirse al comportamiento agresivo se hará referencia a las conductas que se salen de los lineamientos deportivos, es decir, de los reglamentos vigentes para cada deporte, y que por lo tanto son consideradas como conductas no éticas en la práctica deportiva.

La teoría de la agresión como producto del instinto señala que la conducta agresiva se debe a una acumulación de energías por parte del individuo y que la agresión surge cuando dichas energías no se descargan de manera adecuada. Aplicando al deporte esta teoría, la actividad deportiva es una fuente de descarga de energías, por lo que la probabilidad de que una persona incurra a la agresión debería disminuir al practicar el deporte, ya que de esta manera las energías se estarían canalizando de manera óptima; lo anterior indicaría que en el deporte las conductas agresivas no aparecen como algo instintivo.

La misma teoría hace referencia a que, en ocasiones, la agresión es adaptativa y permite la supervivencia del individuo, sobre todo en situaciones en que las propias necesidades se ven amenazadas. El deporte en sí mismo no puede considerarse como una situación en la que la supervivencia esté en riesgo, sin embargo, algunas personas pueden obtener por medio del deporte beneficios que afectan directamente la satisfacción de sus necesidades. Así, quienes ven en el deporte una fuente importante para satisfacer sus necesidades como la alimentación, el vestido, la economía, no sólo de sí mismo sino de personas cercanas, según la teoría del instinto, podrían ser más propensos a ser agresivos en la actividad deportiva ya que no ven al deporte como una fuente de descarga de energías sino como una fuente de satisfacción de necesidades y, por lo tanto, de la supervivencia misma.

En cuanto a la teoría de la frustración-agresión, que indica que la agresión es producto de una frustración anterior a la misma, lo que significaría que la agresión surge como resultado de no obtener beneficios esperados, resulta conveniente señalar que a diferencia de Dollard y sus colaboradores, se considera más adecuado definir la frustración como una reacción emocional, en vez de una barrera que impide conseguir metas u objetivos que se pretenden alcanzar.

Es indudable que, en algunas ocasiones, la frustración puede ocasionar comportamientos agresivos en los deportistas, como en el caso de algún futbolista cuyo equipo está perdiendo y en los últimos minutos le pega una patada descarada a un rival. Sin embargo, en la actividad deportiva son numerosas las ocasiones en las que un atleta no puede conseguir los resultados esperados, y aun así permanece sereno y sin actuar agresivamente en contra de los contrarios.

Lo anterior quiere decir que, aunque la frustración puede llevar a la agresión, no siempre es así. Quizá algunos podrían objetar esta afirmación, al decir que no todos los deportistas que obtienen resultados negativos en algún evento deportivo esperaban obtener resultados positivos, y por ello no se sentirían frustrados, ya que sabían de antemano que el resultado sería negativo. Por lo anterior, se puede decir que la frustración puede ser un detonante para que surja la agresión en algunas personas, pero no en todas las personas.

En cuanto a la teoría del aprendizaje social, que hace referencia a la adquisición de conductas agresivas por medio de la observación y del reforzamiento, se pude decir que hace su principal aportación la realiza al indicar que la conducta agresiva es aprendida y ese aprendizaje incluye factores externos al individuo (y no sólo factores internos, como en el caso de un instinto o la frustración). Es decir, un individuo tendrá tendencia agresiva si en su medio existe un ambiente de ese tipo.

En el deporte, muchas veces la agresión sirve a los atletas como táctica de juego, es decir la utilizan con un carácter instrumental. Esto se puede observar fácilmente cuando, por ejemplo, un jugador de fútbol comete una falta intencional (conducta agresiva) en contra de un rival con el fin de que el ritmo de juego disminuya, o para que el deportista agredido baje su nivel, al sentirse intimidado. En estos casos, la conducta del deportista agresor se ve reforzada al obtener un beneficio de dicha conducta. Así la teoría del aprendizaje social se puede aplicar al ámbito deportivo.

La teoría de aprendizaje social también señala que la observación, y no sólo el reforzamiento, contribuyen a que las personas (y por lo tanto los deportistas) realicen conductas agresivas. Muchas personalidades del deporte, de diferentes disciplinas deportivas, han agredido a sus contrarios. Dichas conductas son observadas por infinidad de personas que practican deportes a diferentes niveles. Como dichas personalidades son modelos a seguir es probable que la imitación de esas conductas se dé de manera abundante. Para ejemplificar, se denominará al sujeto J, como un beisbolista de 15 años, cuyo padre es coach de un equipo profesional de béisbol y que por lo tanto tiene contacto directo con deportistas profesionales. Éstos en múltiples ocasiones juegan de manera agresiva (fuera de las reglas) y obtienen su objetivo en base a dichas conductas, aunque en ocasiones también son sancionados. J, al jugar béisbol ha tenido un incremento significativo de conductas y expresiones agresivas en contra de otros jugadores de su edad desde que su padre es coach, es decir, desde que tiene contacto con deportistas agresivos, por lo tanto el aprendizaje social ha sido determinante en el comportamiento agresivo de J. Sin embargo, no sería prudente afirmar que todas las personas reaccionarían igual que J, ya que es posible que otros beisbolistas hubieran reaccionado diferentes al deportista del ejemplo mencionado.

También existe la teoría revisada de la frustración-agresión, que incluye elementos de la teoría del aprendizaje social y que puede considerarse como una valiosa aportación a la explicación del comportamiento agresivo, incluso en el ámbito deportivo, ya que sugiere la interacción de diversos factores sociales, como el aprendizaje y el reforzamiento, con la teoría de Dollard y sus colaboradores, lo que la hacen más completa. El hecho de que esta teoría tome en cuenta los factores internos del individuo como detonantes de conductas agresivas en combinación con factores externos, resulta importante en la explicación de la conducta agresiva, ya que hace suponer que la misma se debe a una diversidad de factores y no exclusivamente a uno sólo.

De acuerdo con todo lo anterior, se puede concluir que las diferentes teorías de la agresión pueden ser aplicadas al deporte de diferentes maneras. Así, la teoría del instinto puede ser aplicada, en mayor medida, a deportistas para los cuales la actividad deportiva implique la satisfacción de necesidades básicas; la teoría de la frustración-agresión puede aplicarse a deportistas que no obtienen los resultados que esperaban lograr y en los cuales aparece la agresión como reacción a dicha frustración; y la teoría del aprendizaje social puede aplicarse a deportistas que obtienen beneficios de la agresión en su práctica deportiva, por lo que tiene un carácter instrumental, y a los que observan a modelos significativos que sean agresivos.

4. Discusión

Como se ha mencionado con anterioridad, en la actualidad, el deporte es una actividad de suma importancia debido a que fomenta diferentes tipos de habilidades, que pueden permitir, a quien lo practica, desenvolverse de una manera adecuada dentro del entorno social en el que se desarrolla. Es por eso, que resulta importante avocarse al estudio de la agresión en este ámbito, ya que puede servir como una útil herramienta formativa, sobre todo en los niños.

En lo referente a la explicación del comportamiento agresivo en el ser humano, la teoría basada en el instinto, los teóricos de la frustración - agresión y la teoría del aprendizaje social pudieran ser, para algunos, teorías excluyentes entre sí. Sin embargo, al hacer la revisión de las mismas resulta notorio que afirmaciones de las tres teorías pudieran complementarse para así dar una explicación más completa al comportamiento agresivo en el deporte. Las teorías de la agresión hacen una explicación de la conducta agresiva como si ésta debiera a un único factor. En la realidad, puede afirmarse que la conducta agresiva es multifactorial, y en ella pueden estar involucrados factores de personalidad (es decir, factores internos o referentes a la persona misma) y factores del entorno del individuo (factores externos al individuo o factores sociales).

La conducta agresiva puede surgir de manera instintiva cuando alguien ve amenazadas sus necesidades o su integridad, pero ese comportamiento puede estar influido también por el aprendizaje. Un ejemplo son las personas que viven en los barrios donde hay un alto índice delictivo; los muchachos en muchas ocasiones tienen que mostrarse agresivos para no verse amenazados (para sobrevivir en su medio) pero han aprendido diferentes maneras de hacerlo de acuerdo a su experiencia y a las enseñanzas de otras personas. Así, en este caso, si se unen la teoría del instinto y la del aprendizaje social se puede obtener una mejor explicación de la conducta. Lo mismo ocurre en el deporte, hay personas que debido a diferentes factores actúan de manera agresiva en su disciplina deportiva, pudiendo ser ese comportamiento adaptativo en algunas ocasiones y dañino en otras, y pudiendo ser también debido a múltiples factores.

El deporte, además de ser considerado como una actividad promotora de la salud física y mental, puede considerase como una actividad promotora de la tolerancia, el respeto, el trabajo en equipo, comunicación, aceptación de reglas, virtudes que son muy importantes para vivir en armonía social. Por lo tanto, más que una actividad física o lúdica, la actividad deportiva es también promotora de la armonía social. Es cierto, que en los últimos años se han venido dando conductas agresivas en el deporte y que la violencia en torno al mismo ha aumentado, sobre todo en el deporte profesional, pero también el deporte ha unido países que siempre habían estado en guerra, o que han tenido problemas políticos a lo largo de la historia. El deporte, de manera conjunta con la educación, pueden ser dos armas pacíficas para promover la armonía social, para ayudar a la subsistencia de la humanidad en un clima de tolerancia y respeto, y para vivir en un mundo en donde la violencia y la agresión sean sólo casos aislados, sin tener un impacto real en la saludable convivencia social de la que, aunque utópica para muchos, se puede estar muy cerca.

Referencias

Ardouin et. al. (2003). Agresividad: Modelos explicativos, relación con los trastornos mentales y   su medición. [En red]. Disponible en:  http://www2.udec.cl/~ivalfaro/apsique/anor/agresividad.html. Recuperado el 2 de junio de 2006.

Berkowitz, L. (1996) Agresión. Causas, consecuencias y control. España: Desclée de Brower.

Cagigal, J. (1990). Deporte y agresión. Madrid: Alianza deporte.

Cohen, R. (2004). Agresión y violencia en el deporte. [En red] Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd8/rcgrinv8.htm#vuelta1. Recuperado el 29 de mayo de 2006.

De María, M. (2004). Una propuesta para la prevención de la agresión desde el área de educación física [En red]. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd76/agresion Recuperado el: 30 de mayo de 2006.

Enciclopedia Encarta (2001). Microsoft. CD Rom.

Engler, B. (1996). Introducción a las teorías de la personalidad. (4ª ed.). México: McGraw Hill.

Fromm, E. (1991). Anatomía de la destructividad humana. (14ª ed.). México: Siglo XXI.

Goldstein, J. (1978). Agresión y delitos violentos. México: Manual moderno.

Hernández Mendo, A.(2004). Debate conceptual abierto: violencia y deporte. [En red]. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd70/violen.htm. Recuperado el 7 de junio de 2006.

Megargee, E. (1976). Dinámica de la agresión. México: Trillas.

Myers, D. (1995) Psicología social. México: McGraw Hill

Roffé, M. (1999). Psicología del jugador de fútbol. Argentina: Luger editorial.

Ruiz, L. (2001). Desarrollo, comportamiento motor y deporte. Madrid: Síntesis.

Weinberg, R. y Gould, D. (1996). Fundamentos de psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona: Ariel

Etiquetas: , , ,

18/06/2007 05:10 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La importancia de ser entrenador

Nuevo comentario acerca de La importancia de ser entrenador.

http://www.cubavision.cubaweb.cu/comentarios_detalles.asp?ID=156

22/06/2007 23:36 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Gestalt en el Deporte

20070622234143-v3-slide0002-image001.jpg 

Gestalt en el Deporte

Lic. Psic. Maria del Mar Buenfil Sosa

Trabajo de evaluación del modulo: Psicología Social en el Deporte

Modulo impartido en la Escuela de Psicología del la UADY.

Profesor: Dr. Francisco García Ucha

¿Qué es la Gestalt?

  • La palabra alemana gestalt significa configuración, forma, figura, todo o estructura.
  • Escuela psicológica que considera los fenómenos no como suma de elementos aislados, sino como un todo o conjunto de formas constitutivas de unidades autónomas, internamente solidarias y dotadas de leyes propias.
  • La Gestalt es una corriente de pensamiento psicológico nacida y desarrollada en Europa, específicamente en Alemania.

Fundadores

  • Max Wertheimer (1880-1943)
  • Kurt Koffka. (1886-1941)
  • Wolfgang Köhler. (1887-1967)

Postulados

Postulado Fundamental:

1) El todo domina las partes y constituye la realidad primaria.

2) El todo no es la suma, ni el producto, ni una simple función de sus partes, sino un carácter que depende principalmente de sí mismo.

Postulados secundarios:

  • Contemporaneidad
  • Poco interés por la experiencia pasada.
  • La percepción esta determinada por el carácter del campo como un todo.
  • La solución de un problema es una reestructuración del campo perceptual.

Leyes de organización

Proximidad: Percibimos juntos los elementos próximos en el espacio o en el tiempo.

Similitud: Los elementos parecidos tienden a verse como partes de la misma estructura.

Continuidad: Se nos muestran figuras  de manera incompleta, inconclusas, como abreviatura o esquemas de fácil interpretación.

Pregnancia: Vemos las figuras de la mejor forma posible bajo las condiciones estimulantes dadas.

Cierre: Frecuentemente tendemos a cerrar las brechas debido a que la resultante es la  "pregnanz".

Simetría: Tendemos a buscar el equilibrio.

22/06/2007 23:41 ucha #. sin tema Hay 5 comentarios.

Gestalt en el Deporte II

20070622234422-v3-slide0001-image001.gif 

Gestalt en el Deporte

Lic. Psic. Maria del Mar Buenfil Sosa

Trabajo de evaluación del modulo: Psicología Social en el Deporte

Modulo impartido en la Escuela de Psicología del la UADY.

Profesor: Dr. Francisco García Ucha

Leyes de organización

Figura y fondo: Abarca todas las demás, ya que en todas late este principio organizativo de la percepción, observándose que muchas formas sólo se constituyen como figuras definidas cuando quedan como superpuestas o recortadas sobre un fondo más neutro.

Terapia Gestalt

Está dirigida a:

  • Ampliar la toma de conciencia
  • La integración de las oposiciones
  • Reforzamiento de la atención a los sentimientos
  • El trabajo con los sueños
  • Aceptación de una responsabilidad por si mismos
  • La superación de la resistencia

Procedimientos principales

  • El enfoque gestalt por sí mismo es una gestalt: cada experimento tiene el objetivo de estimular los procesos organizativos e incrementar el potencial de la madurez.
  • El grupo funciona como: fuente de obtención de apoyo: como la posibilidad de tomar conciencia de la experiencia de los miembros en los marcos del principio de "aquí y ahora"; como base de obtención de vivencias en el momento presente; como factor dramatizador en el trabajo con el individuo, y como, un proceso dinámico, que siempre tiene lugar.

Ampliación de la toma de conciencia

  • Durante la promoción de los grupos gestalt se utilizan ampliamente los ejercicios, que están dirigidos a la ampliación de la toma de conciencia de aquello que pertenece a las zonas internas y externas. Ellas orientan a los participantes sobre el presente y formulan en ellos la conducta por el principio de "aquí y ahora".
  • Los ejercicios prácticos para la toma de conciencia ayudan a los miembros del grupo a diferenciar con precisión aquello que realmente tiene lugar y aquellos que ellos se representan.

Reforzamiento de la atención hacia los sentimientos

Uno de los objetivos de los ejercicios para la toma de conciencia es la ayuda de los miembros del grupo en el análisis de sus sentimientos.

Casi todas las personas interrumpen la continuación de la toma de conciencia en cuanto aparecen vivencias desagradables, conduciéndose hacia vías de una acción inconclusa

Reforzamiento de la atención hacia los sentimientos

En una medida extrema esto es importante por dos causas:

En primer término, la energía, que se gesta en la ocultación del sentimiento traumatizante, puede dirigirse a objetivos productivos.

En segundo término, esto puede explicar las oposiciones, que se incorporan al conflicto e integraras en una unidad.

Cuando nosotros sufrimos plenamente los sentimientos, entonces en realidad tomamos conciencia sobre lo que deseamos y aspiramos

Aceptación de la responsabilidad por sí mismos

La causa de cualquier mecanismo neurótico es la incapacidad del individuo de aceptar la responsabilidad de su "YO".

El enfoque gestalt en la terapia ayuda a superar los mecanismos neuróticos mediante el cambio de los medios de comunicación y la estructura del lenguaje.

En el grupo gestalt se estimula el tratamiento directo a otra persona en primera persona y no la conversación sobre ella en tercera persona.

Superación de la Resistencia

En la teoría Gestalt la resistencia significa, que el miembro del grupo no ejecuta los ejercicios, que fueron recomendados por su jefe.

Los terapeutas gestalt no examinan la resistencia en calidad de barrera, que es necesaria "derribar" y " destruir".

La resistencia se manifiesta en sí, cuando los miembros del grupo se interceptan a sí mismos, esquivan la toma de conciencia al desempeñar los papeles.

La resistencia se utiliza para reducir el riesgo de las vivencias a sentimientos negativos y en resumidas cuentas para limitar el funcionamiento libre.

El objetivo de la terapia gestalt es la transformación de la resistencia en la toma de conciencia de sí mismo

22/06/2007 23:44 ucha #. sin tema Hay 1 comentario.

Persistencia en la práctica deportiva

20070622235214-slide0001-image002.png 

Persistencia en la práctica deportiva

Psic. Luís Alfonso Ortega Salazar

Trabajo de evaluación del modulo: Psicología Social en el Deporte

Modulo impartido en la Escuela de Psicología del la UADY.

Profesor: Dr. Francisco García Ucha

La práctica deportiva requiere años de esfuerzo y tenacidad.

            Sólo alrededor del 40 por ciento de los que comienza un programa de ejercicio físico persisten en él al cabo de un año.

            ¿Por  qué existen tantos abandonos en la práctica deportiva?

Factores que contribuyen a la práctica deportiva.

  • Accesibilidad a las instalaciones deportivas
  • Actitudes favorables de las personas significativas
  • Orientación en la consecución de objetivos: a la tarea, al éxito o a la aprobación social.
  • Expectativas: De control interno o externo

Evaluación de Factores que Afectan la Persistencia En la Práctica Deportiva

Objetivo: Mostrar si uno de los factores de la persistencia en la práctica de un deporte reside en las expectativas de control interno del sujeto, o por el contrario su abandono en más frecuente en aquellos con expectativas de control externo.

Sujetos: Una muestra de personas que se haya ejercitado en un deporte o asistido a un gimnasio

Instrumentos: Test de lugar de control, adaptación al deporte de B. Moreno.

Procedimiento: Todos los sujetos deberán haber practicado una misma modalidad deportiva o haber asistido sistemáticamente a un gimnasio al menos durante 6 meses. 1 grupo constará de sujeto que hayan abandonado el deporte, y el otro de sujetos que permanecieron en él. Los 2 grupos serán equiparados en edad, sexo y deporte y se aplicará el test de Lugar de Control

Motivos para comenzar la práctica y mantenerse en actividades físicas/deportivas

La actividad tendrá algún atractivo o satisfacer alguna necesidad.

Enfoque psicológico y sociológico

El deporte dirigido hacia la competición está inmerso en un círculo de reforzadores vinculados con la motivación extrínseca. Coexistencia con motivos internos.

Variables Motivacionales y Emocionales en la Permanencia Deportiva

  • Aprobación Social
  • Competición
  • Autodominio
  • Estilo de Vida
  • Miedo al Fracaso
  • Forma Física y Salud
  • Amistad y asociaciones personales
  • Éxito y logro
  • Resultados Tangibles
  • Reconocimiento
  • Intimidad/control
  • Condiciones de la competición-espectadores
  • Independencia
  • Entorno familiar
  • Descarga emocional

Motivos por los que no se práctica o se abandona la práctica deportiva

  • Falta de Tiempo
  • No le gusta
  • Por la edad
  • Pereza
  • Sale cansado del trabajo o estudio
  • Por salud

Cevello (2002) define el abandono deportivo como "aquella situación en la cual los sujetos han finalizado su compromiso explícito con una especialidad deportiva específica"

Diferenciarlo de abandono general del campo el cual es el retiro definitivo de cualquier actividad deportiva

Motivos de Abandono del Deporte

Guardan una relación directa con los motivos de participación en el deporte.

Falta de interés o diversión

Conflicto de intereses/otros compromisos

Presión en el entrenamiento/falta de habilidad

Falta de tiempo

Lesiones

Intervención en el Déficit de Motivación

En los entrenamientos.

Planificar sesiones de entrenamiento variadas y entretenidas.

Recompensar el esfuerzo y desarrollo en la ejecución deportiva más que el resultado.

Recompensar cada logro que se vaya alcanzando sin sobrevalorarlo o subvalorarlo.

Retroalimentación de los progresos

Potenciar el refuerzo no sólo entrenador deportista sino entre deportistas.

Favorecer la motivación interna en los deportistas.

En las competencias

En los momentos que preceden la competencia el entrenador resaltará lo que se espera del deportista minimizando el resultado y reforzando el esfuerzo.

Durante la competencia influye la comunicación verbal y no verbal por lo que el entrenador usará instrucciones adecuadas en momentos puntuales.

Al finalizar la competencia el entrenador estará al lado del deportista y si lo considera apropiado dirigirle unas palabras.

22/06/2007 23:49 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Maestría de Psicología del Deporte UADY Primera generación

20070628040828-slide0001-image002.png 

Participantes de la Maestría de Psicología del Deporte la UADY

En la foto tomada en el verano del 2006 aparecen los aspirantes al grado científico de Master en Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma de Yucatán en su Primera Versión. De izquierda a derecha Rossana de Fátima Cuevas Ferrera, Leidy Karina Pérez Martin, el Dr. Elías Góngora coordinador del Master, Rita Helenea Psos Arzapalo, Adriana Solís Menéndez, Nury Maria Suemy Moguel Núñez, el Dr. Francisco García Ucha profesor invitado a uno de los Módulos de la Maestría, Israel Fernandez Medina

No se encuentran en la foto y formaron parte de esta versión de la Maestría el Dr. Fernando de Jesús Bautista Buenfil, Luis Gonzalo Rojas Flores, Lic. Omar Benjamin Solís Briceño, Miguel Angel Duran Fritz y Marisol Rosel Ramirez.

Etiquetas: , , , ,

28/06/2007 04:08 ucha #. sin tema Hay 5 comentarios.

Maestría de Psicología del Deporte UADY Segunda Generación

20070628041236-slide0001-image002.png

 

 

 

En la foto, tomada 22 de junio del 2007, la segunda versión de la Maestría de Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma de Yucatán. En la primera fila de izquierda a derecha Javier Méndez Tamayo, Manuel López Martínez. De pie y de izquierda a derecha, William Rene Martín Rosado, Javier Sánchez López, Elías Góngora Coronado (Coordinador de la Maestría), Francisco García Ucha (Profesor invitado), Laura Beatriz Escalante García, Maria del Mar Buenfil Sosa y Arcy Gisela Montero Segovia.

Etiquetas: , , , , ,

28/06/2007 04:12 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.



La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris