Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2007.

Preparación Psicológica. A. Z. Puni

20070202012712-slide0001-image001.png

Scott Adams plantea en su libro "El principio de Dilbert"

"Trabajé en un cubículo durante diecisiete años. La mayoría de los libros de negocios los escriben asesores y profesores que no han pasado mucho tiempo en un cubículo. Esto es como escribir de primera mano sobre los entresijos de la ingeniería aeronáutico basándose en el hecho de que una vez construyó una maqueta de avión. Yo he volado varias veces en primera".

Esto ocurre, también, a mi juicio con algunos autores de los libros de Psicología del deporte de Alto Rendimiento que han estado muy poco tiempo o ninguno con un deportista elite.

Hoy, nos vamos a referir a un libro convertido en Suplemento No. 11., del Boletín Científico Técnico del INDER. La preparación psicológica para las competiciones deportivas.de A. Z. Puni. La Habana, 1974.

Puni, uno de los padres de la Psicología del Deporte Soviética. Pedagogo y Doctor en Ciencias Psicológicas que estuvo al frente de muchos deportes en la antigua Unión Soviética.

Desde 1974 a la fecha tuve la oportunidad de estudiar la obra de A. Z. Puni.

En 1978 efectúe una visita a Moscú, donde trabaje intensamente con un grupo de los mejores psicólogos soviéticos, seguidores de A. Z. Puni, entre los que se destacan N. Judadov, A. B. Rodionov, Nekrasov, Romanin y O. Chernikova.

Aunque debo destacar que mi orientación metodológica, en esos años no sólo tomo en consideración los resultados de la Psicología de los Países Socialistas, ya que consulte la obra de B. Cratty, B. Ogilvie y T. Tutko, y en la década de los años 80 interactué con M. Gibson. Conocí los trabajos de T. Orlick y L. Rushall y fui invitado a Barcelona en 1988, donde encontré psicólogos del deporte excelentes, entre los que destaco a  J. Riera Riera, J. Cruz Feliu., G. Pérez Recio y J. Palmi y a la vez durante años posteriores llegue a contactar y aprender de otros destacados psicólogos.

Respecto a Puni, existe un reconocimiento bastante generalizado entre los psicólogos del deporte de diferentes países acerca de la  relevancia teórico metodológica de la obra de, A. Z. Puni sobre la Preparación Psicológica de los deportistas para las competencias. Así lo destaca J. Cruz Feliu y en sus participaciones haciendo énfasis en el aporte metodológico.

Avsenti Tsezarovich Puni, Nació el 13 de diciembre de 1898 en la ciudad de Viatka en la actualidad Kirov. Practicó desde muy temprana edad el fútbol siendo portero. Ingresó al Ejército Rojo en 1918. Al consolidarse la Revolución de Octubre en 1923 trabajó en la Comisión de Deporte de su ciudad natal. La práctica de esta actividad lo inclina a la Psicología y el Deporte.

Desde 1927 comenzó su trabajo científico, siendo los frutos de sus esfuerzos y dedicación una de las fuentes principales de la Psicología del Deporte Soviética.

Estudió en el Instituto de Cultura Física "Peter Lesgaft" de Leningrado, hoy nuevamente San Peterburgo, donde egresó en 1932.

Inició su labor en el propio Instituto en la Cátedra de Psicología, dirigida en esa época por A. Boltunov.

En 1938 obtuvo el Doctorado en Ciencias Psicológicas y posteriormente recibe el título de Docente de la Cátedra en 1939.

Luchó en el Ejercito Rojo durante la II Guerra Mundial. Al finalizar la contienda regresa al Instituto de Cultura Física y Deporte "Peter Lesgaft" y obtiene por oposición en 1947 la Jefatura de la Cátedra de Psicología. Con su obra "Psicología del Deporte" obtiene el grado de Doctor en Ciencias en 1952.

Gracias a sus investigaciones se hallaron las tendencias psicológicas fundamentales del desarrollo del hábito motor, resaltando el papel que desempeña la representación mental del movimiento en la regulación de las acciones motrices, la memoria motora y el pensamiento. A. Z. Puni fundamentó sus investigaciones sobre las bases de la obra de I. M. Sechenov, en la que se postula el desarrollo de los  movimientos por medio de la acción consciente de las acciones aprendidas.

También, estuvo influido por los trabajos de I. P. Pavlov sobre la actividad reflejo condicionada.

No obstante, A. Puni, (1977) modificó sus posiciones teóricas a lo largo de su obra científica y la actualizó con los nuevos aciertos y descubrimientos de la Psicología General Soviética, entre los que destacan las investigaciones de, A. N. Leontiev (1980) que dieron origen a la Teoría de la Actividad.

Publicó más de 200 artículos y otros trabajos. Su obra principal es "Ensayos de Psicología del Deporte" editada por primera vez en 1959. Siendo este libro un clásico de la especialidad, donde el autor sintetiza todos los aspectos teóricos y metodológicos de sus resultados científicos, allí se exponen las particularidades psicológicas de las actividades deportivas, de las bases psicológicas de los diferentes períodos del proceso de preparación deportiva y del entrenamiento haciendo énfasis en el impacto de la actividad deportiva sobre la psiquis del participante.

Desarrollo la categoría Predisposición Psicológica para las competencias.

La predisposición psicológica del deportista para la competencia como un estado psicológico ideal fue categorizada, además por otros autores que le dieron diferentes denominaciones como "Flow" por M. Csikszentmihalyi (1990)  o "Win State" por L. E. Unestahl. (1993)

Los primeros trabajos de A. Puni (1929) están dirigidos a la "Influencia psicofisiológica del tenis de mesa". Y el estudio de la "Influencia de las competencias sobre la psiquis de los esquiadores".

En su labor A. Puni no fue sólo un científico colocado frente a los datos de sus investigaciones sino un activo creador y organizador de la Psicología del Deporte, su labor docente fue ingente y llegó a iniciar a numerosos profesores, también organizó el primer Congreso de Psicología del Deporte en las Unión Soviética en 1956.

La obra que se presenta a continuación es un clásico, de indispensable conocimiento por un psicólogo del deporte.

LA PREPARACION PSICOLOGICA PARA LAS COMPETICIONES DEPORTIVAS.

DR. A. Z. PUNI.

DEL AUTOR.

Es extraordinariamente polifacético el problema de la preparación  del hombre para la acción  en las  diversas condiciones  de la vida y de la  actividad. En un sentido amplio se puede hablar de la preparación, por ejemplo, para el estudio en la escuela, el trabajo, etc.  Pero también se puede tener en cuenta la preparación para una actividad en forma más concreta, y en particular para la acción como se ha dado ahora en llamar, en condiciones extremas. Tales con por ejemplo: las acciones en las condiciones del combate, que impulsan a menudo a la realización de hazañas uno u otro hecho heroico concreto y el conjunto de circunstancias en que se manifiesta- escribió Kalinin- son muchas veces fortuitos. Pero el agente que realizó esas hazañas pudo aprovechar tales conjuntos de circunstancias porque estaba preparada física, psicológica, moral y políticamente.

La manifestación de heroísmo requiere, además el dominio de una técnica y táctica especiales de las acciones combativas. De este modo son muy diversos los elementos estructurales de la predisposición para realizar hechos heroicos.

Y no son menos polifacéticos los elementos estructurales de la preparación para las competiciones, para la realización de hazañas específicas del deporte (la conquista del Campeonato o la implantación de un record) al generalizar, se puede afirmar que la preparación para las competiciones, para el logro de altos resultados deportivos, comprende distintos tipos de preparación del deportista o del equipo: La preparación política y moral, la funcional, la especial (física, técnica, táctica, volitiva y teórica) y la psicológica, tomadas en conjunto.

En este libro se trata de la preparación psicológica para las competiciones, lo que constituye un problema muy importante. En primer lugar, por que dado el nivel actual de los logros deportivos de los atletas que luchan por la victoria, se observa en ellos una proporción más o menos igual en cada tipo de preparación. En estas condiciones suele triunfar el que mejor  este preparado psicológicamente  para actuar en cada competición  concreta.

En  segundo lugar en la  actualidad se ha creado una situación paradójica, todos reconocen la necesidad de la preparación  psicológica para las competiciones, y acerca de ella se habla y se escribe mucho, pero...no siempre y saben en que consisten  y como se consigue.

Constituye un ejemplo un ejemplo evidente de esto de los resultados de la actuación de los gimnastas soviéticos en el campeonato del mundo, celebrado en 1966 en Dortmund. en el periódico ´´ El deporte soviético ¨ , V Murattov , entrenador de la selección de la URSS ,el profesor M. Ukran, ,presidente del consejo científico  metodológico de la Federación de Gimnasia de la URSS , Y F. Fradkov, Vicepresidente  de la federación , escribieron lo siguiente ¨ Hay que reconocer que no todo marcha satisfactoriamente en lo que se refiere  a la preparación psicológica de los gimnastas para las competiciones. .

Esto se refiere  en primer  término a gimnastas tan calificados como Titov  y Diomidov.

Y en ese mismo número del  periódico y en esa misma página, el Maestro del deporte N. Miligulo, como si no completara lo dicho por los anteriores escribía ¨ No se habrán olvidado los dirigentes y los entrenadores de un aspecto de la preparación, tan trascendental,  nada menos que el campeonato del mundo, como la preparación psicológica ¨ Creo que no. ellos lo tenían en cuenta y sabían lo necesaria que era...pero no supieron como abordar la preparación  psicológicas del equipo en conjunto

En la actualidad ha cambiado la situación en algunas selecciones del país, ya que ha su preparación ha sido aplicada la psicología del deporte. No obstante, no se han producido cambios radicales. Hasta el momento no se publican manuales con tiradas suficientemente grandes ni instrucciones ni cartas metodológicas relativas a la preparación psicológica para las competiciones. Ese material podría ser utilizado por amplios círculos de entrenadores, deportistas, psicólogos y médicos.

El autor ofrece a los lectores un libro que tiene como finalidad llenar en cierto grado el vacío existente en este problema, sin pretender analizar exhaustivamente todos los aspectos del mismo.

Este libro está escrito a base de los resultados de las investigaciones realizadas por los científicos y posgraduados de la cátedra de psicología del Instituto de Educación Física "Lesgaft", dos veces condecorado con órdenes.

Además, se ha recurrido a publicaciones científicas y especializadas tanto soviéticas como extranjeras.

Confía el autor en que este libro ayudará a la realización práctica de la preparación psicológica de los deportistas con vistas a las competiciones y que jugará un cierto papel en la elaboración ulterior de este difícil e importante problema.

CONSIDERACIONES PREVIAS

En el periódico suizo "Neues Züricher Zeitung" se hizo la siguiente afirmación: " en la actualidad la victoria es determinada en el 70 % por las cualidades físicas del deportista y en el 30 % por sus cualidades psíquicas". Es difícil, por supuesto, establecer con tan alta precisión, y para todos los casos, la parte que corresponde a las cualidades físicas y a las psíquicas en el logro de éxitos deportivo.; En la solución de este problema no siempre puede ayudar ni incluso el análisis factorial. Sin embargo, es completamente indiscutible el hecho de que entre los elementos de la victoria, así como entre las causas de la derrota, en las competiciones deportivas corresponde una cierta parte a los factores psíquicos:

La realidad del deporte hace ya mucho que ha obligado a ocuparse de esto, por ejemplo, hace ya más de 35 años que uno de los deportistas y teóricos más destacados del tenis, B. Uliánov, al analizar las causas de los fallos de los maestros de la raqueta señaló que más del 80% de ellos se debían a la falta de capacidad del deportista para observar la pelota, es decir, a la incapacidad para concentrar la atención en la pelota hasta el ultimo momento. El entrenador de atletismo ligero V. Gankévich, al contestar a la pregunta de por qué nuestros atletas no podían superar en el salto alto los dos metros, escribió que tenían miedo de la altura: "... el temor dificulta tanto los movimientos de los saltadores que no pueden tomar el impulso correctamente y fallan al impulsarse".

En los casos expuestos nos referimos a. diversos factores psíquicos, como la atención y el temor, Pero en algunos deportes los especialistas colocan en primer plano el aspecto psicológico de la lucha deportiva, concediéndole una importancia decisiva en el logro de la victoria, por ejemplo, A. Mordovin, uno de los mejores esgrimistas de su tiempo, escribió: "La esgrima es la lucha de dos mentes, de dos voluntades, de dos perfecciones técnicas, que se libra con diversas armas blancas por medio de una complicada técnica en intervalos de tiempo brevísimos. Han estudiado también los diversos aspectos de la actividad psicológica y escrito sobre su importancia para alcanzar el éxito en las competiciones deportivas, los siguientes especialistas de la psicología del deporte: sobre la importancia de la velocidad de reacción en los velocistas y boxeadores, P. Rudik y T. Nikitin; sobre el "sentido del agua" en los nadadores, S. Zhekun; sobre las sensaciones músculo-motoras en los esgrimistas y sobre el "sentido del tiempo" (ritmo) en los corredores, A. Puni, y otros.

Sin embargo, en el pasado no fue planteado en su conjunto el problema de la preparación psicológica para las competiciones. Y esto es comprensible. El nivel de los logros deportivos era relativamente bajo y los atletas, incluso los de clase internacional, tenían una preparación técnica, física y táctica tan distinta que un desarrollo más moderno, incluso de uno de estos elementos del entrena­miento del deportista, podía proporcionar a veces la victo­ria. En la actualidad la situación ha cambiado radicalmente. En el período comprendido entre los XV y los XVIII Juegos Olímpicos se ha producido un enorme salto en los logros deportivos. Esto es consecuencia, ante todo, de la gran elevación de la preparación deportiva de los participantes en competiciones internacionales. Estos atletas se caracterizan por el alto nivel de asimilación de la técnica y la táctica deportivas de nuestros días y también por el excelente desarrollo de sus cualidades físicas y volitivas.

En tales condiciones, relativamente iguales, la preparación psíquica de los deportistas para la dura lucha por la victoria, por alcanzar elevados resultados, y a menudo para implantar record, adquiere la importancia de uno de los factores fundamentales, y a veces decisivos, del éxito en las competiciones. Después de los XVIII Juegos Olímpicos esto se ha convertido en una realidad reconocida por todos, debido a lo cual se ha suscitado el interés por el problema de la preparación psicológica para las competiciones.

LA PREPARACION PSICOLOGICA PARA LAS COMPETICIONES ES UN PROBLEMA PSICOLÓGICO Y PEDAGÓGICO A LA VEZ

Los problemas de la Preparación Psicológica son tratados en una u otra forma en la prensa deportiva: en los resúmenes de casi todos los grandes eventos, en los artículos de metodología y divulgación científica, etc. Se han ocupado directa o indirectamente de estos problemas en el I Congreso Internacional de Psicología del Deporte, en el que hicieron informes P. Rudik y A. Puni (URSS), E. Gueron (Bulgaria), Epuran (Rumania), Matsak y Vanek (Checoslovaquia), Meikl (E.U.), Ezgurra (España), Schilge, Gerscheler y Reindler (RFA), Maderna, Florone y Romano, Antonelli y Ankan (Italia).

La preparación psicológica para las competiciones es hoy uno de los problemas de mayor actualidad en el entrenamiento de nuestros deportistas y equipos. La solución de este problema tiene hoy una importancia práctica, de aplicación, relacionada con el logro de una preparación múltiple de los deportistas para la lucha de acuerdo con el nivel de los campeonatos y record mundiales, por la victoria en los Juegos Olímpicos, pero si se enfoca la cuestión con una estrecha visión de carácter practico, en esto como en todas las cosas, equivaldría a emprender un camino sin perspectivas.

Por ellos, al estudiar este hay que empezar ante por los planteamientos teóricos, a cuya elaboración por desgracia no se le presta la atención debida la atención debida.

La preparación  psicológica  para las competiciones es un problema psicológico y pedagógico a la vez. Es psicológico porque se trata de la creación en el proceso deportivo, conjuntamente con la preparación técnica, física, táctica y volitiva, y a base de ella, de la predisposición psíquica del deportista para actuar en cada competición. Esta predisposición figura en la categoría de los estados psíquicos, cuyo estudio corresponde a la psicología. El aspecto pedagógico del problema consiste en la búsqueda de vías y soluciones que aseguren la predisposición psíquica para las competiciones en el proceso de aprendizaje y preparación del deportista. El estudio de estas cuestiones cae ya en el terreno de la teoría y la metodología del entrenamiento deportivo.

Así pues, la solución del problema requiere los esfuerzos conjuntos de psicólogos y pedagogos entrenadores, tendientes a analizar los aspectos teóricos y trazar vías concretas para lograr la predisposición psíquica del deportista para las competiciones.

En los últimos tiempos se han expuesto opiniones sobre la necesidad de atraer a los psiquiatras a la elaboración científica de este problema y a la solución práctica de las cuestiones de la predisposición psicológica del deportista para las competiciones. Aquí, por supuesto no se tiene en cuenta el aspecto terapéutico de su actividad sino ante todo el aspecto psicohigiénico.

La participación de los psiquiatras en la elaboración científica múltiple y científico práctica del problema conjuntamente con los entrenadores y psicólogos, debe ser considerada como un hecho positivo ya que existen también aspectos médico biológicos de la formación del estado de predisposición psíquica para las competiciones y de la regulación de los mismos que rebasan los límites de la competencia de los pedagogos y psicólogos.  

02/02/2007 01:01 ucha #. sin tema Hay 2 comentarios.

Hecatombe y renacer de la Bitácora

20070222162825-renacer.png

Según recuerdo de mis lecturas de madrugada, aunque quizás este equivocado y ahora no voy a ir a mis notas. Hecatombe se llevaba acabo cuando la legión romana no cumplía las órdenes y entonces se contaba hasta la décima fila y así sucesivamente cada décima fila, nuevamente. Cada una de las filas elegidas eran muertos sus soldados. Algo nos pareció ahora con el servidor, sin infringir ningún código. Nos tocaron unos días de oscuridad

Estamos regresando, ya que no estamos completos. Se perdió en la "estratosfera" de Internet todo lo que estaba más o menos del día 9 de febrero en adelante.

Trataremos con capacidad de reparación devolver a la plantilla el contenido de los post que no fueron devueltos por el naufragio.

Íbamos a un buen paso y ahora se hace necesario recuperarlo.

La confianza no permitió profetizar los días de eclipse que había de envolver la Bitácora.

Seguir en el tema seria auto compasión.

Volveré con paciencia a reconstruirlos.

Volverán a Uds.

Quizás perfeccionado con aquel brillo que brinda a un trabajo repetirlo.

Medidas he tomado, además, como todo organismo que se fortalece de los embates de la casualidad. Hay otra Bitácora, pronto a ser conocida para que sirva como reserva a lo inusitado.

Felicito a los amigos de Blogia por su capacidad reconstructiva.

García Ucha

Etiquetas: ,

17/02/2007 10:48 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio el Deporte.

Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio el Deporte. Vol. 1, Nº 1 (2006)

ISSN: 1886-8576

SUMARIO

EDITORIAL..9

ARTÍCULOS ...11

EFECTOS DE LA AUTOSUGESTIÓN POSITIVA EN EL INCREMENTO DE LA EFECTIVIDAD DEL SERVICIO EN TENISTAS DE CAMPO

Fabio Andrés Anchique Ramos

Universidad Nacional de Colombia (Colombia) .. 13

CARACTERÍSTICAS DESEABLES PARA EL ARBITRAJE Y EL JUICIO DEPORTIVO EN JUDO

Sergio Escorial Martín

División de Psicología C. E. S. Colegio Cardenal Cisneros (España) . .27

LA AUTOESTIMA Y EL APRENDIZAJE DE DESTREZAS MOTORAS DEPORTIVAS EN NIÑOS DE 6 A 8 AÑOS

Luís García y Clersida García

Northern Illinois University (EE. UU.) . .41

NIVELES DE ANSIEDAD EN JUGADORES INTERNACIONALES DE BALONCESTO EN SILLA DE RUEDA

Félix Guillén García*, Alicia Santana Rodríguez* y Mauricio Bara Filho**

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria* (España) y Universidade Juiz de Fora (Brasil)**.. 69

ANÁLISIS DE LAS RELACIONES ENTRE LAS VARIABLES MOTIVACIONALES Y LOS ESTILOS DE VIDA RELACIONADOS CON LA SALUD EN ESTUDIANTES DE EDUCACIÓN FÍSICA

Ruth Jiménez Castuera*, Eduardo Cervelló Gimeno** Francisco Javier Santos-Rosa Ruano***, Tomás García Calvo* y Damián Iglesias Gallego ****

Universidad de Extremadura**, Universidad Miguel Hernández..**

Universidad de Sevilla***y Universidad de Extremadura**** (España) .. 83

TENTATIVA DE CONCEPTUALIZACIÓN TRIDIMENSIONAL DE LA COHESIÓN: APLICACIÓN AL BALONCESTO

David Maltéte* y Catherine Garncarzyk**

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria* (España) y

Universidad de Caen** (Francia)           ... 95

PERCEPCÁO DA DOR ESTADOS DE HUMOR EN ATLETAS LESIONADOS Alexandro Andrade*; Sabrina de Oliveira Sanches*;

Viviane P Gongalves*; Evanea J. Scopel**, Daniela S. Szenészi** Universidad Estadual de Santa Catarina*y Universidad Federal de Santa Catanna de Brasil** (Brasil) .113

PROPUESTA DE EVALUACIÓN E INTERVENCIÓN EN JÓVENES DEPORTISTAS INDIVIDUALES

José Carlos faenes Sánchez* y José Carlos Caracuel Tubío**

Universidad Pablo de Olavide*y Universidad de Sevilla** (España) .. 127

RECENSIONES ...135

INDICE DE AUTORES..143

NORMAS DE PRESENTACIÓN .... 147

BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN. 155

17/02/2007 11:03 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Cuadernos de Psicología del Deporte

20070224093547-cuadernos.png

Cuadernos de Psicología del Deporte

Dirección General de Deportes CARM

2006, Vol. 6, núm. 1

Universidad de Murcia Facultad de Psicología

ISSN: 1578-8423

EDITORIAL

ARTÍCULOS

F. Arbinaga Ibarzábal y J.C. Caracuel Tubío   7

Perfil socio-deportivo de físico culturistas competidores versus no competidores

V. Tutte, T. Blasco y J. Cruz Febu 21

Evolución de los índices de bumout en un equipo femenino de baloncesto

J. L. González Oya..37

Aproximación a la formación del árbitro de fútbol: un ejemplo de modelo educativo

A. Pavón Lores y J. A. Moreno Murcia .53

Diferencias por edad en el análisis de la práctica físico-deportiva de los universitarios

A. Nuviala Nuviala, F. Ruiz Juan, Mª E. García Montes y A. Díaz Suárez .69

Motivos de práctica y tasa de participación en actividades físico-deportivas organizadas entre adolescentes que viven en dos entornos rurales

R. González-Boto, 0. Molinero, R. Martínez-García, A. de Andrade y S. Márquez .81

La adaptación en el deporte y su relación con el sobreentrenamiento

NORMAS DE PUBLICACIÓN

Etiquetas: , , , , , ,

17/02/2007 11:11 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Acerca de la Táctica y Kart von Clausewitz

20070220001829-caballeroprusiawaterloolibre.jpg 

En estos días cuando colocamos en el blog una serie de artículos relacionados con mis notas sobre la táctica en el deporte por medio de las enseñanzas del Prof. Konzag;  sentimos como en otras ocasiones, la necesidad de mencionar el libro: "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu, libro de cabecera de generales, ministros, y otras personalidades de la vida política, económica o gerencial. A nuestro juicio, esta obra es una gran herramienta para oxigenar las capacidades tácticas de entrenadores y deportistas.  

Libro que he perdido, más de siete veces a fuerza de prestárselo a los amigos, que nunca lo devuelven.

Algo más de 100 páginas de sabiduría, nos brinda todos los bálsamos de la inteligencia para prever y manipular las situaciones más difíciles que conllevan las contiendas.

Siguiendo ese rumbo de buscar las fuentes de conocimiento para la solución de los problemas en el deporte y en la vida llegamos a 36 Estrategias Chinas, al parecer escrito por Sun Zi. Otro libro de singular importancia para los que se sienten inclinados al conocimiento de soluciones heurísticas ante coyunturas y dilemas. También, desaparecido, por segunda ocasión, de mi biblioteca.

Después, de tanta lucidez de los pensadores chinos antiguos y lleno del aliento mental de su lectura y práctica, me decidí a explorar el mismo campo en otras fuentes. Caminar por otras alamedas.

Me saludo la suerte y di con las fuentes del pensamiento de Kart von Clausewitz, en su obra: "De la guerra". Un trabajo que prácticamente agota el mundo de la guerra.

Kart von Clausewitz, general prusiano, historiador, seguidor de la obra filosófica de Kant. Nació en 1780 en Burg, cerca de Magdeburgo (Alemania).falleció 51 años más tarde dejando una corriente de pensamiento sobre la guerra que tiene por sello su nombre

De esta concepción de la guerra el autor resalta como las capacidades superiores que se deben poseer, para conducir un conflicto... La Voluntad. El valor puesto de manifiesto en cada... acción.

Para Clausewitz lo más importante es..."enseñar a llegar al objetivo, a llegar pese al miedo, a la pérdida de la propia vida, a llegar pese a todo..."

"Al referirnos a la destrucción de las fuerzas enemigas tenemos que dejar expresamente indicado que no se está obligado a ceñir esta idea a la simple fuerza física. Por el contrario, la fuerza moral resulta del mismo modo necesariamente implícita, debido a que, en efecto, ambas están entrelazadas hasta en los menores detalles y, por tanto, no pueden ser realmente separadas".

De las cualidades morales volitivas destaca dos:

La audacia

La perseverancia

Ya nos había dicho Konzag:

Este complejo de regulación determinada  el objetivo, el contenido, la intensidad, la duración y el resultado de la actividad deportiva del juego. En este caso, son de gran significación la vivencia de la valencia, las particularidades de las necesidades e intereses, así como las actitudes y motivos.

Un aporte de su obra es la relación entre la defensa y el ataque, desarrollada con un rigor que raya en la excelencia.

Recomendamos la lectura de este autor y la posible generalización de sus concepciones al área de las competencias deportivas.

Etiquetas: , , , ,

18/02/2007 13:00 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

CARRERA DE RESISTENCIA-JRL

20070220000755-lopezcorredores.pngMi amigo José R. López tiene un blog dedicado a las carreras. Pienso que no hay otra persona que sepa más de los trasfondos de las carreras, de manera integral. Recomiendo a todos los corredores leer sus trabajos.Estos son algunos de los artículos que aparecen allí.Forme parte por un corto periodo del grupo de corredores y además, tuve el honor de  colaborar con mi amigo en su trayectoria por  la escala de exertion de Gunnar Borg, la Psicofísica y Stevens. Tenemos una investigación donde él como autor aplicó por primera vez la escala de exertion de BorgEvaluación de la Aptitud Física Mediante Carrera de Longitud Auto ajustable.http://carreraderesistencia-jrl.blogspot.com/search/label/Jos%C3%A9%20R.%20L%C3%B3pezMida su estado físico corriendo.http://midaestfiscorr.blogspot.com  

Etiquetas: , , , , ,

18/02/2007 13:44 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Establecimiento de metas...

20070220001051-motivacionlibre5.jpg

Capitulo 4 Establecimiento de metas: un procedimiento para incrementar los rendimientos deportivos.

Psicología del Deporte: Enfoque Cubano.

Dr. Francisco García Ucha.

Publicado por la Editorial Lyoc S. R. L. Impreso en Argentina en 1997

Se imprimieron 4000 ejemplares, que se encuentran en librerias en Buebos Aires y otros lugares de Argentina.

Reditado el capitulo fue en mi "Fundamentos de la Psicología del Deporte. Aspectos Historicos, Teoricos, Metodlogicos y Aplicativos" Editado por la Universidad de San Matin de Porres. Lima 2000.

Plagiado alevosamente, parte del material de manera textual en un sitio de la Web donde aun permanece.

Hoy, lo estampo, en mi Bitacora, de manera definitiva, mientras elaboro otro capítulo sobre el tema que será editado.

Heme aqui.

  En este capitulo se describen los fundamentos teóricos y los resultados prácticos del procedimiento de establecimiento de metas al ser aplicado para incrementar los rendimientos deportivos.

  Generalmente todos los especialistas que trabajan en el deporte coinciden en que los factores de mayor importancia para el resultado en competencias y entrenamientos lo constituyen las habilidades, capacidades físicas y motivación del deportista. Este enfoque lleva a los entrenadores a buscar y perfeccionar sus programas para el desarrollo de la capacidad de trabajo del deportista y su destreza y a encontrar procedimientos que permiten enriquecer la motivación a rendir y obtener éxito. Para ello se utilizan los conocimientos de otras áreas de la psicología. Un modelo es el establecimiento de metas. Desarrollado inicialmente en la industria hace más de dos décadas por E. A. Locke. (1); comenzó a introducirse en el Deporte a mediados de los años 70. El establecimiento de metas es identificado como un procedimiento que lleva al sujeto a alcanzar o conseguir determinados objetivos brindando una dirección a sus acciones.

  En realidad dentro del Deporte la actividad del deportista puede ser definida como obtención de metas. Por ejemplo, alcanzar una puntuación o romper un récord.

  Las investigaciones realizadas por J. D. Clements y C. D. Botterill. (2), así como R. N. Singer. (3), H. K. Hall y A. T. J. Byrne. (4), y E. A. Locke. (5), plantean  que el establecimiento de metas ayuda a los deportistas a tomar concien­cia de cuales son las metas tanto desde el punto de vista parcial como el objetivo final  de sus acciones, focaliza la atención y regula sus esfuerzos. El establecimiento de metas  beneficia los rendimientos mediante cuatro atributos  del proceso de la motivación:

  1. Un programa de metas atrae la atención del sujeto. Le permite dirigir y regular su personalidad en el curso de la actividad.

  2. Cumple un papel activador, moviliza recursos para que el sujeto realice los esfuerzos  necesarios.

  3. Incrementa la  persistencia. El sujeto se siente comprometido a trabajar, esforzarse durante el tiempo necesario para alcanzar la meta, resistir el gasto o costo afectivo y cualquier cosa que tenga que padecer en el transcurso de sus acciones por lograr los objetivos.

  4. Estimula la creatividad compulsando a seleccionar las soluciones a los problemas que conlleva obtener la meta.

  A nuestro modo de ver, a estos cuatro mecanismos debemos agregar otro, contribuye a la formación, desarrollo o transformación de las cualidades de la personalidad del participan­te.

  Dentro de la literatura psicológica frecuentemente se brinda un enfoque algo restringido del papel de la motivación, hablando exclusivamente de ella como un proceso que dirige o estimula la conducta, pero es necesario reconocer que los motivos que forman desde el punto de vista educacional. Tratando de obtener nuestros objetivos en la actividad es que realmente expresamos y formamos la persona que somos. De manera que al trazarse metas, luchar por alcanzarlas y obtener el éxito o fracaso se van interiorizando las cualidades psicológicas necesarias para la participación en el Deporte.

  Muchas cualidades de la voluntad tal como la perseverancia, determinación y valor pueden verse beneficiadas mediante el establecimiento de metas. El deportista puede adquirir un mayor grado de responsabilidad, madurez y estabilidad en la lucha por conseguir sus logros.

  En resumen, el procedimiento de establecimiento de metas da lugar a un programa racional, dirigido a alcanzar los más elevados rendimientos y esclarecer cual es la línea de acción del deportista.

  En este sentido puede definirse como un regulador de la esfera de motivación.

  Sin este programa puede que la actuación del deportista no tenga la dirección correcta o que la regulación de su conducta no sea completamente eficaz.

  Puntualizando sobre esta cuestión. El deportista es posible que piense que va a lograr el éxito reforzando sus condiciones físicas, cuando en realidad lo que necesita es un desarrollo táctico  superior y el establecimiento de metas como programa que sea capaz de llamar la atención de los verdaderos problemas del atleta, sus defectos y potencial para enfrentar las tareas.

  El procedimiento permite rectificar los juicios y opiniones, contribuyendo al esclarecimiento del programa de entrenamiento.

El establecimiento de metas parte de dos premisas básicas:

  1. Desarrollar un programa de metas de forma planificada.

  2. Evaluar el desempeño del deportista en conseguir esas metas.

  Acerca de las metas se hacen los planteamientos siguientes:

  Las metas son definidas como determinados objetivos; ellas están representadas por la necesidad de alcanzar un nivel de rendimiento, ocupar una posición, romper un récord o llegar a una marca. Se relacionan además, con obtener un grado de destreza, perfeccionar ciertas ejecuciones, alcanzar un grado superior en cualquiera de las cualidades físicas, técnicas o tácticas.

  Hay que destacar algunas características que deben tener las metas para ser consideradas dentro de este procedimiento.

  1. Las metas deben ser difíciles pero realistas y constituir un reto. En todos los casos las metas deben estar basadas en la capacidad y aspiraciones del deportista tanto a largo plazo como para períodos más cortos.

  Sobre el carácter difícil o no de las metas existen muchas evidencias que señalan que las metas fáciles o moderadas no llegan a mejorar el rendimiento mientras que las metas superiores por su dificultad o complejidad compulsan al sujeto a obtener rendimientos más elevados. Ellas se constituyen en un reto. Si las metas no están relacionadas con el nivel de aspiración del deportista, este puede dejar de sentirse interesado para actuar.

  2. En el desarrollo de establecer metas en el deporte es necesario exponer las metas de manera especifica. Las metas vagas o generales tal como " has lo mejor que pueda", no esclarecen cuanto debe hacer el sujeto para alcanzar los resultados requeridos. El carácter especifico de una meta esta dado en que se puede cuantificar.

  El ponderar la meta permite su evaluación más clara durante su ejecución y también facilita que el sujeto anticipe cuál es el costo de alcanzar sus objetivos en función de sus capacidades. De manera que hay una regulación propicia del esfuerzo a realizar.

  Las metas generales además, presentan otra deficiencia y es que ellas no aportan el aspecto significativo del resultado.

  Un deportista puede obtener éxito al alcanzar un lugar en la competencia, pero desde el punto de vista cuantitativo quizás no tiene significado dentro del programa de preparación. Un modelo es, un corredor obtiene el primer lugar pero su marca de 10.4 debió ser de 10.2.

   Las investigaciones en el deporte muestran que la actuación del deportista puede ser mejorada estableciendo metas que sean medibles objetivamente. Al respecto es recomendable leer los trabajos de H. K. Hull y R. S. Weinberg. (6), así como, D. Gould. (7).

   3. Es importante considerar las metas dentro de la dimensión tiempo. Las metas pueden clasificarse a corto, medio y largo plazo. El carácter temporal de las metas esta determinado por las proposiciones que haga cada especialista, su concepción y la perspectiva temporal que escoja. Una meta a corto plazo puede estar relacionada con la sesión de entrenamiento pero también con algo que alcanzará el deportista en una semana o en un tiempo mayor. No obstante los criterios no deben ser muy diferentes a los señalados.

  Hay que distinguir que las metas a largo plazo no logran centrar la atención del deportista de forma adecuada. Ellas no están totalmente presente y las acciones pueden ser diferidas en el tiempo. Las metas a corto plazo contribuyen de forma significativa a alcanzar las metas a largo plazo. Por ejemplo, un corredor de fondo debe mejorar paulatinamente a razón de varios segundos diarios, al llevar dos meses siguiendo ese sistema se aproxima a la meta a largo plazo. Se comprueba que fijar metas intermedias no impide que el sujeto tenga presente la meta final con una mayor seriedad. El deportista analiza como se va acercando a ella. En resumen las metas  a corto plazo conjuntamente con las de plazo largo permiten lograr rendimientos mucho mejor que estas últimas exclusivamente. A. M. Gordon. (8).

  4. El establecimiento de metas como señalamos solo alcanza sus objetivos si las metas son evaluadas y existe retroalimentación o información al deportista acerca de su progreso. Una forma de brindar la información consiste en emplear gráficos que representen los avances. El gráfico debe revelar tres cosas:

  a) Lo que el deportista esta alcanzando en ese momento.

  b) Cuán lejos está de la meta.

  c) La dirección de sus resultados.

  Si el gráfico es expuesto a los compañeros de equipo se convierte en un elemento importante para estimular al deportista a cumplir.

  5. Las metas deben estar vinculadas a algún tipo de recompensa.

Una forma de recompensa es el reconocimiento. Esta puede ser formal o informal. El reconocimiento formal incluye premios, sobre todo de carácter simbólico por estar representado en un emblema o distinción. Es necesario que al igual que las metas el reconocimiento se otorgue a algo específico.

  6. Las metas en el deporte se relacionan con el estilo de vida del deportista. Por norma, el tipo de dieta que debe mantener, el régimen de descanso, hábitos de trabajo en el deporte, la escuela o trabajo, recreación, etc. Están vinculadas a la actividad práctica como la obtención de la destreza en el proceso de entrenamiento, incluyendo el tiempo que debe emplear para adquirir los hábitos y el grado de concentración mientras práctica, número de repeticiones para lograr la ejecución. Hay metas que integran los objetivos relativos al desarrollo de las cualidades deportivas llevando el tiempo y la intensidad por cada componente del programa de entrenamiento, así tenemos la fuerza, flexibilidad, resistencia, calentamiento, etc. Se incluyen las cualidades tácticas.

  Las metas de rendimiento constituyen otro aspecto. En ellas aparecen los resultados concretos y permiten seguir el sistema de dirección por objetivos.

  Se plantean metas para desarrollar o perfeccionar algunas cualidades de la personalidad. Una muestra: la autoconfianza.

  Un caso especial de las metas son las relacionadas con las competencias. Las metas en la competencia no deben ser numerosas, un número restringido quizás de dos o tres metas relativas a aspectos de importancia. Por ejemplo, en el velocista que mejore la arrancada y la parte final de la carrera.

  Las metas en las competencias deben tener un carácter dinámico ya que deben de variar de acuerdo con  el standard de rendimiento del contrario y lo logrado por el deportista. Es posible que estas metas cambien dentro de la propia competencia.

  Después de expresar los atributos más importantes de las metas en el deporte debemos señalar algunos factores que es imprescindible considerar en el momento de establecer las metas, tal y como lo señalan  Mc. Clements y C. B. Botterill.(9), y R. S. Weinberg. (10).

  a) Los rendimientos que esperamos que el deportista alcance deben estar estructurados como una meta a largo plazo y número de sesiones de entrenamiento o programas de actividades que deben dar origen a este resultado. Para ello hay que hacer un uso razonable de estas sesiones las cuales deben ser avaladas con metas a corto o medio plazo.

  b) El compromiso del deportista en relación con las metas. Este es un factor fundamental en el establecimiento de metas esto ocurre tanto de manera individual como con el equipo. En el se debe expresar el tiempo y grado de esfuerzo que se debe realizar para lograr sus metas.

  c) Es importante considerar las oportunidades reales o efectivas que tiene el deportista para alcanzar la meta. En este aspecto serán considerados: 1. El tiempo de práctica y las facilidades disponibles para ello.  2. Los límites del entrenamiento.  3. Las competencias disponibles. 4. La alimentación y 5. Las condiciones climatológicas. En estas líneas se pueden adicionar otros aspectos que no se hayan considerado inicialmente y tienen un peso decisivo en la actuación.

  d) El potencial del deportista. De todos los factores éste es el más difícil de evaluar y depende de la pericia o  maestría del entrenador. Su concepción acerca del deporte y el deportista. Su sistema de preparación, etc.

  Los entrenadores pasan largo tiempo pensando que conocen el potencial de sus deportista. Sin embargo, esta es una evaluación subjetiva y se puede llegar a pensar que el deportista es mejor de lo que realmente es. Por tanto, este aspecto requiere de toda la especialización y experiencia del entrenador.

  Una señal importante a considerar acerca del potencial del deportista es el análisis de como incrementa sus resultados, las oportunidades anteriores que tuvo y su aprovechamiento, el esfuerzo que es capaz de realizar.

  Al tratar el problema de los pasos para establecer las metas debemos detenernos en el referido a los compromisos que deben expresar los participantes en relación con la obtención de la meta. Este es uno de los aspectos más difíciles del procedimiento. Las metas que no son aceptadas o cuya interiorización por el deportista no es efectiva no van a producir que el rendimiento se incremente.

  Hay entrenadores que prefieren asignar las metas y estas no surgen de un entendimiento o compresión mutua con el deportis­ta y el entrenador. Hace algunos años se le propuso a un gimnasta obtener la medalla de bronce para los juegos regionales. La preparación fue exitosa y los resultados también. Entonces cuando el gimnasta pudo observar sus resultados manifestó que realmente nunca pensó alcanzar ese lugar. Se había subvalorado por debajo de sus posibilidades.

  Nosotros debemos preguntarnos si la preparación pudo ser superior si el gimnasta hubiera comprendido desde el principio que podía llegar a alcanzar esos resultados. Probablemente hubiera empleado de forma adecuada todos sus esfuerzos.

  Aunque el proceso de los compromisos debe determinarse en el seno de la relación entrenador‑deportista, otras personas pueden participar en el desarrollo de los mismos emitiendo sus opiniones y juicios, colaborando a la comprensión de los problemas a tratar. En este papel el psicólogo resulta muy útil. El entrenador al proponer sus metas debe tener una imagen exacta del deportista. ¿Quiere realmente obtener el resultado que se le está proponiendo?. ¿Posee un nivel de aspiración elevado?. Estas y otras características son cuestiones sobre las que debe meditar el entrenador.

  El psicólogo debe poner a disposición del entrenador una semblanza del deportista referida a estos aspectos.

  En otro sentido también es importante conocer la apreciación del participante en el establecimiento de metas acerca de su entrenador. Este aspecto es tratado por D. Harris y B. L. Harris. (11).

  En nuestra experiencia encontramos útil conocer el estado de la relación entrenador‑deportista mediante la entrevista al último de esta pareja. Incluimos las preguntas siguientes:

  1. ¿Cuáles  son las críticas más frecuentes que le realiza el entrenador durante las competencias y entrenamientos?. ¿Cuál es su reacción a estas críticas, las considera justas, exageradas o no se las realizo nunca?

  2. ¿Cómo considera  que el entrenador contribuye a sus rendimientos?. ¿Comparte las ideas relativas a la formulación del plan de entrenamiento?

  3. ¿Lo apoya el entrenador en las dificultades de su estilo de vida?

  4. Cuando las cosas no marchan en el entrenamiento o en la competencia. ¿Cómo reacciona el entrenador a sus resultados?

  5. ¿Cuáles son sus logros más importantes en el Deporte? ¿Con qué entrenador?

  6. ¿Qué opinión tiene de sus entrenadores?

  7. ¿Qué tipo de entrenamiento considera necesita más?

  8. ¿Cuánta confianza le brinda el entrenador en las competencias y en circunstancias difíciles de la participación deportivas?

  9. ¿Cuáles son sus virtudes y defectos?

  10. ¿Qué opina debe cambiar para obtener mejores rendimientos?

  11. ¿Está su entrenador generalmente calmado o excitado en las competencias?

  12. ¿Atiende el entrenador a todos los deportistas de la misma forma?

  13. ¿Elogia el entrenador sus buenas actuaciones?

  14. ¿Qué considera de la habilidad del entrenador para organizar y planear?

  Un grupo de preguntas similares se le deben realizar al entrenador para contrastar las opiniones que aparecen en la entrevista anterior. Este sistema permite clarificar algunas de las dificultades que pueden presentarse en la práctica deportiva.

  Al desarrollar los compromisos el entrenador debe explicar al deportista las razones de cada meta. Por ejemplo. Tal grado de resistencia especial te es indispensable para ganar. Se debe hacer énfasis en el significado de cada meta y la importancia y utilidad que revista para el futuro del deportista.

  El compromiso de las metas debe seguir algunos pasos que se plantean por los autores antes señalados.

  Se debe hacer por escrito como si se estuviera ejecutando un contrato con el deportista.

  a) Debe ser claro y explícito su contenido de manera que no permita confusiones.

  b) En él debe expresarse que las metas son aceptadas por el deportista.

  c) Las metas deben tener los atributos  antes señalados.

  d) Debe ser público, de conocimiento de las organizaciones y compañeros de equipo.

  e) Debe estar firmado por deportista y  entrenador.

  Una cuestión a considerar por el entrenador en el proceso de aplicación del establecimiento de metas es la relación entre el éxito y esfuerzo.

  En el deporte hay dos grandes categorías de éxitos. En primer lugar está el rendimiento y en segundo el esfuerzo que se realiza para obtener el rendimiento.

  Nosotros podemos encontrar en las competencias combinaciones de estas categorías. Hay quienes obtienen éxito sin realizar apenas esfuerzo. El éxito puede estar determinado por circunstancias casuales y hay quién puede no obtener el rendimiento esperado pero realizó su máximo esfuerzo en la competencia.

  Por tanto, debemos de considerar que el reforzamiento al éxito es sólo significativo cuando el deportista tuvo que realizar esfuerzos meritorios. Pero además, siempre que el deportista ejecuta las tareas con el esfuerzo requerido debemos de reforzar su actuación, aun cuando no hubiera tenido éxito en los rendimientos. Ello debe estimular a continuar realizando esfuerzos.

  Cuando se realizó un esfuerzo considerable y no hubo éxito se deben identificar las causas que dieron lugar a esta situa­ción. Depende ésto de las metas propuestas, el compromiso del atleta, las oportunidades y el potencial del deportista valorado por el entrenador.

  El grado de realización del deportista se puede ponderar sólo cuando se encuentran las causas dentro del programa de establecimiento de metas.

  Es muy importante que el deportista tenga una orientación en la competencia dirigida a la realización de su máximo esfuerzo y no a una victoria vinculada a la casualidad.

  El compromiso es un punto de partida adecuado para iniciar la preparación.

  Por último, todo el procedimiento de establecimiento de metas está íntimamente relacionado con los reforzamientos que reciba el deportista acerca de lo bien o mal que está ejecutando las tareas para alcanzar la meta.

  El reforzamiento en términos del condicionamiento operativo puede ser positivo o negativo. El reforzamiento positivo es relativo a las recompensas.

  Las recompensas según J. D. Oxendine. (12), ocupan tres tipos:

  1. Simbólicas, que incluyen premios como medallas o distintivos.

  2. Materiales, abarcan objetos de valor, dinero, etc.

  3. Psicológicas, que se  relacionan con los sentimientos de realización, éxito y del conocimiento de haber alcanzado los objetivos.

  Esta clasificación desde luego presenta su deficiencias, cualquier tipo de recompensa lleva implícito el reconocimiento social y psicológico. No obstante la clasificación permite conocer el carácter preponderante del reforzamiento.

  A nuestro modo de ver las recompensas relacionadas con los aspectos sociales y morales constituyen un  pilar fundamental para la adecuada dirección del comportamiento del deportista. Ellas se convierten en motivos que contribuyen a una mayor estabilidad y seguridad para alcanzar los rendimientos.

  Aun cuando toda conducta es multimotivada y el sujeto actúa en función de toda la esfera de su motivación, los motivos de carácter social van a tener un orden jerárquico superior. Si el deportista actúa de forma fundamental por conseguir bienes materiales puede llegar en el proceso de la ejecución a valorar el costo de la tarea y sus beneficios y puede establecer una componenda consigo mismo, cuya conclusión sea abandonar el esfuerzo a realizar y no acometer la tarea. Mientras que si su compromiso es social se sentirá compulsado a persistir en sus esfuerzos. Unicamente ésto le va a permitir a los demás comprender y valorar su actuación.

  En ocasiones al aplicar el establecimiento de metas encontramos algunos deportistas que no llegan a obtener los resultados esperados en la práctica. Resulta evidente  que con frecuencia se debe a un débil desarrollo de sus cualidades volitivas o consecuencia de un pobre grado de motivación. Al respecto, J. Kuhl. (14), nos sugiere la necesidad de una orientación a la acción para poder alcanzar las metas propuestas en la actividad. Se trata del paso de la intención a la acción. La orientación a la acción resulta una variable mediadora para cualquier estrategia autorregulativa.

  J. Kuhl. (15) encontró en sus investigaciones que los sujetos orientados a la acción se mostrarón más hábiles y efectivos. Atendieron selectivamente la información que apoya a la acción e inhibieron la información que tendía a desviarlos de otras tareas.

  A. Chamarro y D. L. Palenzuela. (16), destacan un conjunto de estrategias volitivas implicadas en el aseguramiento de la ejecución de las orientaciones a la acción que señalamos a continuación:

  1. Concentrar la atención y los pensamientos en lo que se desea realizar.

  2. Imaginar lo bien que llegara a sentirse cuando alcance la meta.

  3. Imaginar la satisfacción de los demás al lograr la meta.

  4. Darse autoinstrucciones o automandatos dirigidos al cumplimiento de la meta.

  5. Utilizar el apoyo de otros: entrenadores, compañeros de equipo, amigos, etc.

  6. Contar con el reforzamiento directo del psicólogo y el entrenador.

  Básicamente en el programa de establecimiento de metas se deben de tener estas consideraciones.  Ver E. Locke y G. P. Latham. (13). En él mismo, el psicólogo puede resultar un ayudante efectivo del entrenador brindando su apoyo y la información suficiente para comprender las condiciones psicológicas del deportista, lo que permite trazar una estrategia más efectiva en su ejecución.

 

                    Referencias bibliograficas

  1. Locke, E. A. Toward a theory of task motivation and incentives. Organizational behavior and human performance.   New York, 3, 1968,  p. 157‑189.

  2. Clements, J. D. & C. D. Botterill. Goal‑setting in sha­ping of Future Performance of Athletes. In: Coach,   athlete ando sport psychologist. Firts Edition. Toronto. Canada Human Kinetics Publishers. 1979,  199 p. 

  3. Singer, R. Sustaining Motivation in sport?. First Edition Tallahassee. Florida, Sport Consultants International INC. 1984, 102p.

  4. Hall, H. K. & A. T. Byrne. Goal setting in sport. Clarifying recent anomalies?. Journal of Sport & Exercise Psychology. Iowa City. 10, 1988, p. 184‑198.

  5. Locke, E. A. Problems with goal‑setting research in sports and their solution. Journal of Sport & Exercise Psycho­logy. Iowa City, 13, 1991. p. 311‑316.

  6. Hall, H. K.; R. S. Weinberg & A. Jackson.  Effects of goal specificity, goal difficulty and   information feedback on endurance performance?. Journal of Sport Psychology. Iowa   City, 9, 1987, p. 43‑54.

  7. Gould, D. Goal setting for peak performance. In. J. M. Williams. Applied sport psychology personal growth to peak performance. 2nd. ed. Palo Alto. California. Mayfield. 1993. p. 48‑169.   8. Gordon, A. M. Self‑regulation and goal setting. In J. Bloomfield. Textbook of science and medicine in sport. Melbourne. Blackwell. 1992. p. 136‑146.

  9. Clements, Mc. & C. D. Botterill. Goal‑setting in... p.196.

  10. Weinberg, R. S. Goal setting in sport and exercise: re­sults, methodological issues and future detections for research. Rev. de Psi. del Deporte. Palma de Mallorca. España. No. 7‑8. dic 1995. p. 113‑122.

  11. Harris, D. & B. L. Harris. Sport Psychology: Mental skill for physical people?. First Edition. New York. Leisure Press, 1984, 133 p.

  12. Oxendine, J. D. Emotional arousal and motor performance?. Quest. USA. 8, 1970, p. 18‑22.

  13. Kuhl, J. Motivational and functional helplessness: The moderating effect of state versus action orientation. Journal of Personality and Social Psychology. 1985.  40, p. 155‑170.

  14. Kulh, J. Motivation and Intention processing: A new look at decision making, dynamic change and action control. In: R. M. Sorrentino y E. T. Higgins. (Eds). The Handbook of motivation and cognition. (vol. 2). New York. Grulford Press. 1989.

  15. Locke, E. A. & G. P. Latham. The application of goal setting to sports?. Journal of Sport Psychology. Iowa City. 7, 1985, 205‑222p.

  16. Chanarro. D. y D. L. Palenzuela. Características de personalidad de jugadores de balonmano y su relación con el rendimiento deportivo. Rev. de Investigaciones y Documentación sobre las Ciencias de la Educación Física. Madrid. No. 18, 1991, p. 54‑60.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

18/02/2007 13:50 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Yes, You Can de Lars Eric Unestahl

El archivo que se inicia a continuación constituye la traducción de un pequeño libro Yes, You Can (Si, tú puedes). Escrito por mi maestro sueco Dr. Lars Eric Unestähl, Presidente de la Universidad Internacional de Scandinavian y por B. A.  Trevor Dodd, con un amplio background en educación y psicología en Sur de Australia.

Unestähl, es uno de esos psicólogos del deporte extraordinarios con una gran experiencia teórica y práctica. Poseedor de un sólido enfoque de preparación psicológica de los deportistas para las competencias.

Autor de más de 14 libros y 50 programas de entrenamiento mental traducidos en varios idiomas, es un autor leído en más de nueve países. 

Su bibliografía incluye:

Scandinavian practice of sport psychology

Railo, W. S; Unestähl, L. E

In Klavora, P. and Daniel, J.V., Coach, athlete and the sport psychologist, Champaign, Ill., Human Kinetics, 1979, p. 248-271

More new paths to sport learning and excellence

Unestähl, L. E.

In, Salmela, J. H. Partington, J.T. and Orlick, T. (eds.), New paths of sport learning and excellence, Ottawa, Sport in Perspectives Inc., 1982, p. 89-97

The mental aspects of gymnastics

Unestähl, L. E.

Veje Forlag 1983.

Miembro de diversas organizaciones internacionales de psicología y medicina psicosomática, con una actividad superior a 25 años como consultante y psicólogo de los equipos nacionales de Suecia, estuvo, además brindando su labor profesional como psicólogo la ejerce en diferentes países tales como Austria, Brasil, Inglaterra, Italia, Noruega, Estados Unidos de Norteamérica y Rusia.

Hemos interactuado personalmente en varias ocasiones.

Desdichadamente, en mi visita a Suecia en el año 2005 no logramos vernos. Contrariamente a lo que dice uno,

Mi visita  ese país fue de vacaciones y no de trabajo. Demore en la hermosa Ciudad de Malmö.

Unestähl se dedica mucho al tema de la excelencia y en esta dirección forma un equipo de trabajo con otro de mis grandes referentes: Dr. Terry Orlick

Su visión como psicólogo lo lleva al establecimiento de estados de conciencia alterados, mediante procedimientos como la auto hipnosis, En estos estados de conciencia alterados el deportista  de manera conciente actualizar sus recursos físicos y psicológicos.

No cae en el error, como ocurre en algunos psicólogos del deporte, con sus esquemas de preparación mental, de centrarse exclusivamente en la subjetividad, sin atender el grado de entrenamiento del deportista,

Cuestión criticada y señalada por H. Valdés, sobre aquellos que llamo "clonadores".

Unestähl contempla el lugar que ocupa la preparación psicológica del deportista dentro de su preparación deportiva.

Estableció y demostró con su obra la categoría  Winning-feeling. Unestähl (1983), (1986). Es un estado de conciencia alterado que se caracteriza por:

1. Amnesia.

2. Concentración.

3. Aumento de la tolerancia al dolor.

4. Cambios en la percepción.

Podemos identificarlo en cierto sentido con la categoría de Flow-feeling, establecida por  Csikszentmihalyi (1975) y que se tipifica por la presencia de:

1. Armonía entre acción y conciencia.

2. Concentración de la atención sobre estímulos específicos.

3. No consciente de sí mismo.

4. Control sobre sus acciones y la situación.

5. Retroinformación inmediata sobre sus acciones.

6. Motivación intrínseca.

Los procedimientos empleados por Unestähl en la preparación psicológica del deportista, el cual denomina Programa de Entrenamiento Mental (IMT) abarcan intervenciones como:

1. Adquisición de la destreza

- Entrenamiento psicotónico: relajación muscular

-Auto hipnosis: relajación mental

- Activación

-Concentración: meditación, descarga atencional, disociación

2. Entrenamiento motivacional

- Establecimiento de metas

- Programación de metas

3. Entrenamiento mental aplicado

-Solución de problemas: re acondicionamiento, des-sensibilización sistemática, interrupción del pensamiento.

-Entrenamiento actitudinal: reestructuración cognitiva y autonómica, entrenamiento de dominio

y auto confianza.

Con el propósito de establecer el estado de "Sentimiento de Victoria" acomete el programa siguiente:

Programa Mental Interno.

Entrenamiento Mental Básico.

Entrenamiento Mental

Preparación Mental de Competencia.

Pasos

Entrenamiento Mental Básico

Fases                              semanas.

Relajación Muscular       1-2

Relajación Mental           3-4

E. Disociación                 5

E. Separación                  6

Entrenamiento Mental.

Fases                         semanas

E. Programación de

Metas.                             7

E. Ideo motor.                    8

Solución de

Problemas                      9-10

E. de Asertividad.             11

E. Concentración             12

Preparación Mental de

Competencia.

Fases                         semanas

E. Activación                   13

Representación Mental     14

Programa de

Calentamiento                  15

Sugestión                        16

 

Tengan aquí "Yes, You can"

Es un libro para todos, para deportistas, entrenadores, directivos.

Introducción.

¿Desea Ud. desarrollarse como persona?

"¡Claramente!" Expresan todas las personas a las que les pregunto.

Esta respuesta es muy común porque es la naturaleza humana la que desea desarrollarse. Aún más, la mayoría de los adultos experimentan su propio desarrollo habiendo llegado a detenerse. No como mucho está ocurriendo cuando ellos pueden desear en qué momento este puede llegar a sus relaciones, a su trabajo o a la vida diaria.

Creo, que la explicación para esto es que nosotros no nos damos cuenta que tenemos que trabajar conscientemente en nuestro propio desarrollo. Nosotros creemos que este llega a nosotros automáticamente.

Una actitud como esta contiene muchos riesgos.

Primeramente, nosotros corremos el riesgo de no desarrollarnos en todo, por lo tanto corremos el riesgo de sentirnos insatisfechos y disgustados.

En segundo, nosotros nos convertimos todos muy fácilmente en victimas de las circunstancias, permitiéndonos nosotros mismos ser afectados pasivamente y formados por todo lo que nos viene.

¡Nosotros tenemos que tomar la iniciativa!

Nosotros podemos hacer esto por medio del entrenamiento de nuestra psiquis conscientemente.

Nuestras habilidades mentales necesitan justamente mucha atención como nuestro cuerpo. A pesar de esto, varios de nosotros comprende como obtener contacto con nuestras habilidades psíquicas básicas.

Nadie nace completamente desarrollado; pero mientras nosotros activamente participamos en nuestro desarrollo físico, a menudo le permitimos a nuestras habilidades mentales desarrollarse.

Por medio de la investigación con deportistas elites se llega a la conclusión que esta actitud puede ser fatal. Desde luego, muchas personas pueden desarrollar su psiquis por la obtención de reacciones positivas en lo que ellos hacen, por lo tanto ellos desarrollan sucesivamente su fuerza mental. La mayoría de las personas sin embargo terminan por casualidad destruyendo sus posibilidades de obtener una vida rica e interesante porque no saben que ellos pueden tomar la iniciativa y desarrollarse en cualquier forma que deseen.

Ud. puede aumentar su fuerza mental con un entrenamiento orientado hacia una meta de la misma forma precisamente en que Ud. incrementa su fuerza física.

Cuando yo  comencé trabajando en el campo de los deportes, allá en el año 1973, había sido comprendido que existían diferentes aspectos involucrados en como ser un deportista exitoso.

Naturalmente suficiente el foco o centro fue dirigido hacia como desarrollar talento y habilidades físicas por medio del entrenamiento adecuado.

Las piezas del rompe cabeza aun faltaban y muchas personas comenzaron a investigar la respuesta a lo que hace que algunas personas sean ganadoras y otras perdedoras. Esto es cuando el concepto de fuerza mental tomó la fase central.

El momento en que la carrera esté en marcha uno tiene que tener una gran capacidad mental para ser capaz de ejecutarla mejor. Este factor separa la elite de la gran colección de excelentes deportistas y mujeres quienes raras veces o nunca logran éxito en una serie de competencias.

Desde que muchos deportistas ya tienen una actitud positiva hacia el trabajo en términos de desarrollo y entrenamiento regular, se me dio la oportunidad de elaborar  un método para el entrenamiento mental a largo plazo.

La ventaja de trabajar con deportistas es que los métodos pueden ser probados y ajustados o adaptados acorde con la evidencia de sus resultados.

En el mundo deportivo Ud. puede obtener reacciones directas de los métodos que están siendo usados ya que los resultados pueden ser presentados en términos mesurables. De una naturaleza factual.

Hoy, puedo dar siempre definición al termino "fuerza mental". Este contiene lo siguientes factores estrechamente relacionados.

  • - Una buena imagen de sí mismo aumenta la confianza en nuestras propias habilidades.
  • - Una buena habilidad entrenada para concentrarse.
  • - Estabilidad emocional.
  • - Una actitud positiva en general.

Todos estos factores pueden ser aprendidos por medio del entrenamiento, todo el mundo puede beneficiarse con el entrenamiento, no precisamente como algo que se obtiene en un periodo de tiempo, sino como algo que realmente dure para toda la vida.

Los buenos deportistas nunca interrumpirían su entrenamiento, precisamente porque ellos habrían alcanzado la forma que ellos deseaban tener. Ud. puede ver el entrenamiento mental de la misma manera. Esto es algo que Ud. siempre necesitará y el cual siempre hará que Ud. se sienta bien.

Entrenar su fuerza mental no es una técnica la cual se reserva únicamente para las personas con pobre seguridad en sí mismas. No importa cuan lejos Ud. ha llegado, aún existe lugar para llegar más lejos.

De hecho, las necesidades se incrementan de acuerdo al alcance para el cual Ud. se desarrolla. Esto fue mostrado en un estudio entre otros hecho en 1980 con deportistas quienes habían completado su entrenamiento, Aquellos quienes lo habían llevado a cabo por un periodo mas largo y que se adelantaron aún más en su desarrollo mental, eran los que más impacientemente deseaban continuar.

En aquel tiempo aproximadamente 5000 deportistas habían aprovechado el entrenamiento. En el mismo año yo encuesté a aquellos quienes fueron seleccionados para el equipo olímpico sueco. El 29% de los participantes en ese equipo solían usar mi método de entrenamiento, es decir algo menos que 1/3 de los participantes.

Cuando los juegos olímpicos concluyeron pude demostrar que aquellos quienes llegaron a  finales, un 50% había  usado el entrenamiento mental.

Entre aquellos que obtuvieron medalla el por ciento fue aún más alto, menos el 67% que había usado el entrenamiento mental.

Sin embargo, el entrenamiento mental no es justamente un asunto de ejecutar mejor. En cambio, mi mayor meta es simplemente enseñar un método por lo cual las personas pueden sentirse mejor y ejecutar mejor es otro asunto.

Dentro de un periodo de tiempo bastante corto mi trabajo con deportistas demostró que el entrenamiento mental sólo no tuvo un aspecto positivo en su ejecución deportiva.

Este aún los ayudó a ellos, por ejemplo a lograr éxitos en sus estudios. Esto además afectó su salud general de forma tal que ellos simplemente sintieron mejor todo lo que estaba a su alrededor.

He pasado numerosos cursos en desarrollo personal y por medio de ellos aprendí que ellos son los interrogantes con los cuales la mayoría de las personas tienen que ver.

  • - ¿Cómo puede vivir una vida que tenga significado?
  • - ¿Cómo puede desarrollar el amor y relaciones duraderas?
  • - ¿Qué necesito para ser tanto saludable como activo?

Para trabajar concretamente con estas preguntas uno puede ponerlas a prueba formulándolas simplemente:

  • - ¿Cuáles son las metas de mi vida?
  • - ¿Qué yo hago para alcanzarlas?-

La fuerza que conduce al desarrollo existe dentro de los propios pensamientos. Dentro del reino del pensamiento sólo Ud. encontrará muchos desafíos  emocionantes y descubrimientos interesantes. A propósito, cuánto de lo que Ud. ha pensado en su vida se ha convertido real en su vida?

Cada persona desea desarrollarse, pero unos cuantos lo hacen. La mayoría se mantiene en la zona segura, la cual es fatal.

Uno lo desea, pero no se atreve a hacerlo. Ud. está simplemente tranquilo, totalmente teme del fracaso.

En cambio, Ud. mismo se priva de la libertad y se mantiene dentro del reino de la repetición constante. Su medio es monótono y todas las posibilidades fantásticas, las cuales existen dentro de cada ser humano, son gastadas en trivialidades.

La palabra clave para cambiar es la motivación. Nosotros tenemos que sentirnos suficientemente motivados para despejarnos nosotros mismos y trabajar hacia nuevas metas. Nosotros tenemos que convertirnos en inspirados y hacer un plan concreto sobre como alcanzar estas metas. Nosotros debemos ir profundamente a nuestro subconsciente para averiguar que realmente deseamos hacer con nuestras vidas. Y además nosotros tenemos que pulir las imágenes para aquellas metas en el subconsciente si estamos para lograrlo.

Este libro da instrucciones claras sobre como funciona el subconsciente y que Ud. debe hacer para ser capaz de comunicarse con él en su propio lenguaje. Este libro, además, es una introducción hacia como Ud. puede trabajar con los casetes que yo grabé en la serie entrenamiento íntimo. Las grabaciones le ayudan a obtener ventaja y a trabajar activamente con las metas trazadas y el incremento de tus posibilidades de la actualización de ellos.

Ud. justamente no puede sentarse y esperar a sentirse bien, o buscar una buena hada que le acompañe y le traiga la llave para la felicidad en la vida. Nosotros somos aquellos quienes decidimos tanto como nos sentimos y hasta que medida nosotros seremos felices.

Ah, pero no es realmente egotista y ego chocante precisamente introducirse en su propio desarrollo cuando el mundo mira la forma que lo hace, es un comentario común.

Es precisamente lo que no veo del todo, que el mundo busque cualquier forma particular. No existe tal cosa como una realidad constante.

Mientras que nosotros podamos sólo interpretar la realidad por medio de nuestras sensaciones y nuestras sensaciones sean objetivas, no podremos nunca arribar a la pura verdad.

De lo contrario, grandes poderes han manejado imprimirnos una imagen de cómo la realidad debe ser interpretada de acuerdo a la forma de estos poderes de verla. Es psicológicamente imposible una visión negativa y sólo parcial sobre lo que está ocurriendo en el mundo. Es pues un tipo de lavado de cerebro especialmente peligroso ya que la forma predominante de mirar hacia las cosas lleva a sentimientos masivos de desesperanza.

Muchos completamente creen que no pueden hacer nada y nada se obtiene.

Quiero presentar una imagen que cuenta este mensaje, comenzando con Ud. el lector de este libro. En mis investigaciones he encontrado pruebas irrefutables de que muchas personas poseen muchos mas recursos de los que ellos usan. Además estoy convencido que uno debe comenzar con una cosa pequeña antes de ser capaz de trabajar constructivamente con una cosa grande.

Si Ud. logra en convertirse inspirado de sacar hacia afuera y usar sus recursos escondidos para su propio amor, entonces Ud. ciertamente descubrirá energía suficiente e inspiración para adelantar y trabajar y hacer del mundo el mejor para vivir.

Mire a las personas quienes hacen esto y úselas como modelos para su propio desarrollo.

Si ellos pueden entones Ud. puede.

Lars Eric Unestahl

Doctor en Psicología.

Etiquetas: , , , , , ,

19/02/2007 11:54 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La atención

20070224090025-atencionm.png

El texto que aparece a continuación es una colaboracion del Lic. Andres González Portal.

Papel de la atención para incrementar los rendimientos del deportistaImportancia de la atención en el deporteTodos reconocen las demandas a la esfera de la atención que conlleva el deporte y importancia que tiene para los atletas la habilidad de dirigir los procesos de la atención en la optimización de la actuación deportiva.El atleta requiere estar concentrado en el presente como una de las condiciones para una mejor ejecución señala Charles Garfield en su libro Rendimiento Máximo.El deportista necesita estar mentalmente alerta y concentrado, capaz de atender lo importante y desechar lo que no lo es, este o no bajo presión. Tener control de la atención es una de las habilidades mentales que se aprenden y caracterizan a los competidores con fortaleza mental plantea James Loher en su texto Fortaleza Mental en el Deporte.Cuanto más concentrada es la atención más alta resulta la efectividad de la actividad en un momento dado y más apartado esta el atleta de las interrupciones externas.El control de la atención es una de las claves más importantes del rendimiento deportivo. La capacidad para focalizar la atención en los estímulos apropiados del entorno es un factor decisivo en la competencia, por ejemplo: en el tiro la atención concentrada es la base del éxito; en el baloncesto seguir simultáneamente el balón, los compañeros de equipo, al contrincante, pasar el balón al jugador mejor situado; en el tenis seguir la trayectoria de la pelota.Estos ejemplos y otros pueden dar una medida del papel de la atención y sus características en el deporte.Uno de los mayores problemas en el deporte lo constituye la falta de concentración. Concentrarse en la tarea presente es importante para una óptima actuación. Una mente que divaga y se distrae da lugar a errores que se traducen en fallos en el rendimiento deportivo.Sin una buena atención es difícil percibir y procesar adecuadamente la información, pensar de forma productiva, reaccionar a tiempo a los cambios de las situaciones y controlar continuamente la actividad.La habilidad para estar concentrado se puede adquirir con la experiencia, pero algunos deportistas parecen tener una aptitud especial para ello. Mantienen su atención sobre aquellos aspectos de su entorno y de sí mismos verdaderamente importantes.Algunas definiciones de la atenciónJ. L. Rubinstein: Orientación seleccionadora de la conciencia hacia determinada cosa que deviene con especial claridad y precisión. P.A. Rudik: Es la dirección y concentración de la actividad psíquica sobre un objeto cualquiera.Cox: Capacidad de observación. Concentración de la percepción que conduce hacia el conocimiento ampliado de los estímulos específicos.Chaplin: Proceso de respuesta preferencial a un estímulo o grupo de estímulosA. Smirnov, A. N. Leontiev y S. L. Rubinstein exponen que la atención implica vigilancia, disposición a actuar. La atención produce una sensibilización de los umbrales de excitación de los organos sensoriales y también aumenta la receptividad de las impresiones, pensamientos, etc.R. Nideffer: Concentrarse se basa en la dirección y amplitud correcta del foco de atención en cada instante.Hasta aqui hemos visto algunas definiciones de la atención, ahora pasemos a la relación de la atención con el deporte.A.. Rodionov apunta algunas características de la atención y su relación con el deporte.‑ Concentración: intenso enfoque de la conciencia sobre un objeto. Se caracteriza por la intensidad y limitación de la atención. Es importante entre otros deportes, en el tiro, salto, lanzamiento, levantamiento de pesas.‑ Volumen: es el número de objetos que son captados  por la atención cuando se perciben simultáneamente. La atención puede ser amplia o limitada según su volumen. En mayor o menor grado esta característica es necesaria en todos los deportes.‑ Distribución: es distribuir la atención sobre una cantidad de objetos diversos, que simultáneamente son retenidos en dos o varios centros a diferencia del volumen. Ej: juegos deportivos donde la atención se reparte entre la pelota, jugadores y la situación que los rodea.‑ Estabilidad: tiempo durante el cual se puede mantener la atención, señala su extensión temporal. Fijación prolongada sobre algo. Ej: boxeo, lucha tenis, esgrima, aqui el atleta no puede trasladar ni un instante la atención hacia otros objetos, debe atender al contrario, sus acciones.‑ Aptitud para el cambio: cambiar rapidamente de una postura a otra que corresponde al cambio de condiciones. Señala la agilidad de la atención. Ej: deportista que tiene que volver  rápido en sí despues de un ataque en falso que lo cogió de sorpresa.Podemos evaluar estas características de la atención con pruebas de tachar o subrayar letras, figuras o cifras, como el Tolouse‑Pieron, Anillos de Landolt, prueba de rejilla, tabla roji‑negra y otras.Nos referiremos ahora al modelo teórico de Nideffer, a partir del cual se han desarrollado la mayor parte de las investigaciones de los procesos atencionales relacionados con la ejecución deportiva.Para Nideffer la concentración del deportista antes y durante el transcurso de la ejecución consiste fundamentalmente en prestar atención a aquellos estímulos que son decisivos para ejecutar la tarea y filtrar la información no relevante.De acuerdo con este autor se dan 2 dimensiones de la atención que son críticas para los rendimientos. 1‑ Amplitud del foco atencionalAqui el atleta necesita ser capaz de controlar la amplitud de la atención y la cantidad de información dentro de su conciencia, esta dimensión oscila entre 2 polos: amplio ‑ estrecho.‑ Amplio: se necesita ampliar la atención y considerar gran cantidad de información.‑ Estrecho: es preciso que la atención sea limitada, tomando algunas acciones específicas y evitar distraerse por información irrelevante.La habilidad de los atletas de cambiar rapidamente de un foco amplio de la atención a uno estrecho es crítica al rendimiento.2‑ Dirección del foco atencionalTambién oscila entre 2 polos: interno‑ externo.‑ Interno: cuando planeamos o repensamos un juego, igualmente al ser el atleta sensitivo a su propio cuerpo para conocer cuando hacer un movimiento.‑ Externo: en una situación deportiva reaccionar a los movimientos de un oponente.Del cruce de estos parámetros surgen 4 estilos atencionales básicos. El estilo atencional es la amplitud y dirección del foco de atención que es usado preferentemente por el atleta. Estos estilos son:‑ Externo‑amplio: usado en las formas defensivas en un juego de football. Permite reaccionar a situaciones complejas, cambiando rapidamente, ajustar el plan de juego en el lugar.‑ Externo‑estrecho: disparo a la meta en el hockey. Reaccionar a señales externas.‑ Interno‑amplio: plan estratégico previo al juego. Analizar eventos pasados para ajustarse a nuevas situaciones.‑ Interno‑estrecho: tolerancia al dolor pasando de pensamientos negativos a positivos. Hacerse consciente de sí mismo y su propio nivel de tensión, darse instrucciones para relajar o excitar.De acuerdo con este enfoque Nideffer plantea que:‑ cada individuo puede desarrollar cualquiera de los 4 estilos atencionales básicos.‑ todo individuo tiene un estilo atencional preferente de funcionamiento.‑ las situaciones de ejecución en tanto que percibidas como de demanda para el individuo exigen poner en funcionamiento procesos como la atención.‑ el estilo atencional preferente de cada individuo es aquel al que recurrirá más facilmente.‑ un estilo atencional preferente que no sea adecuado para la ejecución de una tarea concreta puede dar lugar a una ejecución poco efectiva (rendimiento).‑ el estilo atencional es estable en el individuo y tiene características de rasgo de personalidad.Si el individuo conoce las características de la situación y cómo debe dirigir su atención de forma más efectiva, el estilo preferente no tiene que ser el más recurrido.Ser capaz de cambiar la dirección y la amplitud del foco de atención de forma controlada (flexibilidad atencional) de acuerdo a la situación es un recurso atencional de enfrentamiento. El modelo de Nideffer propone que estos recursos son entrenables.Relaciones entre atención, motivación y estado emocionalLa atención puede verse afectada por características de los atletas como la motivación y los estados emocionales.Con respecto a la relación atención‑motivación tenemos que la relativa significación de los posibles objetos de la atención depende esencialmente de los motivos. Para la calidad de la atención tiene gran importancia la significación de la tarea, el lugar que esta ocupa en la vida y en la actividad del sujeto, el que éste comprenda el significado de la ejecución y el deseo de llevarla a cabo. La orientación esta relacionada con las aspiraciones y deseos de la personalidad, con su orientación general, también con los objetivos que esta se propone. En la medida que el atleta mantenga la motivación ejecutará todas las repeticiones del ejercicio casi con la misma atención.La larga y tediosa rutina de los entrenamientos hace que sea difícil mantener la motivación, el interés y la concentración en los entrenamientos. Es más fácil concentrarse cuando la tarea nos gusta o divierte pero si la actividad es aburrida propiciará frecuentes distracciones.Soñar con alcanzar un alto resultado puede ayudar a motivarse para seguir entrenando y prepararse para la competencia. Motivarse antes de la prueba suele ayudar a cargarse de energía para competir, pero preocuparse por las consecuencias de éxito o fracaso es descentrarse del propio plan de competencia y distraerse de hacerlo tan bien como se pueda.En cuanto a la relación de la atención con los estados emocionales, las investigaciones indican que la ansiedad y el nivel de activación elevados interfieren en la habilidad para cambiar la atención de un tipo de foco a otro. Según la presión aumenta la habilidad para cambiar decrese, la tendencia bajo presión es a reaccionar sin un adecuado pensamiento o preparación.Nideffer expone que aquellos atletas con un foco de atención muy estrecho se ponen más encerrados en sí mismos bajo presión. Con el incremento del nivel de excitación la atención empieza a estrecharse involuntariamente. Esto ocurre porque al incrementarse la excitación y la preocupación se producen cambios mentales y físicos que demandan atención. El deportista se vuelve distraido por sensaciones de su propio cuerpo (latidos del corazón, tensión muscular, etc) y por sus pensamientos (¿qué pasa conmigo?, ¿qué pensarán de mi?, preocuparse por la forma en que se están desenvolviendo otros competidores, etc).Ocupar la atención en las molestias, dificultades externas, excelencia de los oponentes y preocuparse por lo que esta fuera del control del atleta lo pone en desventaja para competir.Según la atención es dirigida internamente la habilidad de concentrarse en el juego se deteriora.Evaluación de la atenciónPara evaluar la atención hay que tener en cuenta el nivel atencional del deportista y el tipo de atención requerida para cada deporte.Existen distintas técnicas en la evaluación de la atención, como la observación en situaciones de entrenamiento o competencia, test de atención, pruebas de terreno, también son importantes las características individuales, entre ellas los estados emocionales.La evaluación de la atención, se puede hacer a través de la observación, valorando las conductas del atleta en la situación previa a la ejecución que faciliten una atención apropiada (amplitud y dirección del foco).También es útil conocer los rasgos de ansiedad competitiva y los resultados de diferentes test de atención.Entre los diferentes test de atención se encuentran: el test Tolouse‑Pieron, test d, Anillos de Landolt, Prueba tipo rejilla, Tabla Roja‑Negra de Shulte Platonov, Test de sub‑rayado de Bourdon y otros.Otro aspecto a evaluar es la situación de ejecución, ver los requerimientos atencionales de la situación de la actuación competitiva, para esto conocer cuáles son los estímulos verdaderamente relevantes de la situación de ejecución a los que debe atender en cada momento. Esto lleva a decidir cuál es el foco de atención apropiado en cada momento.La atención en algunos deportesLas cualidades del proceso de la atención descriptas por Nideffer, de los 4 tipos de atención, son requeridas en  la mayoría de las situaciones deportivas, y son utilizadas por distintos autores para analizar como se dan en cada deporte en particular.En saltadores por lo común en situaciones de plena ejecución el foco atencional apropiado debe dirigirse de forma estrecha hacia el exterior del atleta. No obstante en los momentos previos al inicio del movimiento, la atención se dirige de forma interna y estrecha sobre el nivel de activación de su cuerpo o sobre alguna representación mental de lo que va ejecutar. Posteriormente conmuta su atención hacia el exterior e inicia la acción.La atención externa dirigida hacia algún lugar del cual no es consciente ayuda a actuar sin pensar, sin reflexiones de forma que todo transcurre con la fluidez que se requiere para la ejecución.En el volleyball algunas situaciones que se presentan requieren un tipo de atención:repaso mental: foco estrecho‑internoplanificación de estrategia pre‑juego: foco amplio‑interno análisis de la situación propia: foco amplio‑internoanálisis del equipo contrario: foco amplio‑externoobedecer instrucciones: foco estrecho‑externoEn baseball, los bateadores, catchers y jugadores de campo usan el foco externo‑amplio para ver las condiciones del juego antes de cada lanzamiento (cuál es el score, cuantos outs hay, quien esta al bate, cuál es el conteo); despues analizan (foco interno‑amplio) la situación recuerdan información que apredieron sobre oponentes fuertes y débiles, piensan sobre la historia pasada en estas condiciones.Los clavadistas deben tener una atención estrecha‑interna para controlar el nivel de tensión y concentración. Una vez preparados deben dirigir su atención hacia una señal simple que sea la más relevante para la ejecución del salto que van a realizar, por ejemplo su paso para saltar.En el boxeo y la mayoría de los deportes de combate cuando los atletas están a distancia probandose uno al otro se da el foco externo‑estrecho, cuando el movimiento tentativo es ejecutado usan el foco externo‑amplio para ver como el oponente reacciona, despues analizan (foco interno‑amplio) usando la información ganada en combinación con la experiencia pasada para ejecutar el futuro curso de acción. Durante el intercambio de golpes hay muy poco tiempo para el análisis o cualquier ensayo sistemático de los movimientos. Así la atención cambia rapidamente de un foco ancho a estrecho, pero con la dirección siempre siendo externa.Para los gimnastas todas las rutinas son iniciadas por el atleta. Esto quiere decir que la oportunidad para el ensayo mental y centrarse inmediatamente antes de empezar la ejecución es siempre posible. Los atletas deben tener un chequeo mental regular a través del cual se preparan. Una vez completada la preparación el gimnasta  estrecha la atención en el punto de partida y ejecuta. Así solo requiere cambiar de un foco interno‑estrecho a uno externo‑estrecho. Entrenamiento de la atenciónLa habilidad de concentrarse es una destreza que puede desarrollarse y perfeccionarse con la práctica. El entrenamiento de la concentración consiste fundamentalmente en aprender a focalizar la atención en los estímulos relevantes y apartarla de los irrelevantes.Debe eliminarse el esfuerzo constante por concentrarse, no preocuparse por si nos distraemos momentáneamente ello sucederá de todas formas. Cuando nos demos cuenta que el pensamiento se aparta del objeto de atención, suavemente y sin esforzarnos, volvamos nuestra tarea. La preocupación por no distraerse, es una distracción, asi como el esfuerzo por mantenerse atento.

Para un deportista aprender a concentrarse en sus actuaciones es un requisito esencial para llegar a obtener mejores resultados.

Etiquetas: , , ,

19/02/2007 12:05 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La atención (Final) de Andres González Portal

20070224090318-slide0001-image001.png

Los ejercicios específicos para el entrenamiento de la atención requieren:

1.‑ Evaluación del control atencional que posee el deportista, para identificar sus puntos fuertes y débiles.

2.‑ Tipo de concentración requerida para cada deporte y las destrezas concretas que exija su práctica.

3.‑ Saber en qué debe focalizar la atención y el control atencional.

A continuación mencionaremos algunas técnicas que se utilizan en el entrenamiento de la atención en la actuación deportiva:

‑ Concentración en la respiración.Comenzar por atender a la respiración es una buena práctica y a la vez se logra la relajación. Mantener la respiración relajada con su ritmo normal. Concentrarse en inhalar y expeler el aire, tratar de mantener pasivamente la atención, sin forzarla, dejando que ocurra, solo observarla.Cuando otros pensamientos se introduzcan dejar que pasen y volver a concentrarse en la inspiración y la expulsión del aire. Al repetir el ejercicio notará que las distracciones disminuirán.

‑ Focalización en figuras geométricas.Sentado frente a una pared blanca a 1 m. de distancia, a la altura de los ojos, se coloca una figura cuadrada en negro (30 por 30 cms. de lado) con un cuadrado blanco en el centro (5 cms.)

La figura puede ser de papel u otro material. Relajese haciendo varias respiraciones profundas.

A continuación cierre los ojos durante un par de minutos mientras imagina una pantalla de terciopelo negro de textura suave. Cuando logre imaginar sin esfuerzo el terciopelo negro abra los ojos fijelos pasivamente en el cuadrado blanco incluido en la figura negra.

Se formará un reborde alrededor del cuadrado blanco. Desvie ahora la mirada hacia la pared blanca en la que aparecerá una post‑imagaen donde los colores de la figura se ven invertidos.

Retenga la post‑imagen hasta que se desvanezca. Despues repita de nuevo el ejercicio. Practicándolo 2 veces al día durante una semana ayuda a mejorar la concentración y es un ejercicio de traslado de imágenes mentales de un contexto a otro.‑ Prueba tipo rejilla para evaluar y entrenar la capacidad de la atención.

Es una figura cuadriculada con 100 casillas, en cada una hay 2 cifras, al azar, que van desde 00 hasta 99.Se entrega al deportista un ejemplar de la rejilla, boca abajo y se le explica que tendrá que tachar por orden los números, lo más rapidamente que le sea posible, durante 1 minuto.

A una señal se pone en marcha el cronómetro. Se contabilizan los aciertos y se restan los fallos.Se ha utilizado en deportes de un grado importante de concentración como tiro, gimnasia, patinaje artístico.

Hay que repetir la prueba varias veces para eliminar efectos de distracciones, ansiedad, preocupación, etc.

En cada repetición puede variar el orden de los números en las cuadriculas.

Los deportistas con un nivel importante de concentración puntuarán entre 20 y 30 aciertos. Menor que esto indica capacidad pobre de concentrarse. Se puede realizar introduciendo ruido, música u otra actividad para romper concentración. Al progresar la concentración estos estímulos influirán menos. Se puede comparar la concentración en situaciones tranquilas y bajo presión.

‑ Ensayo de experiencias de competición imaginada.Realizar ejercicios de respiración profunda para lograr cierto grado de relajación.Sugerir al sujeto que se concentre con los ojos cerrados, imaginando con toda viveza, que va a efectuar su actuación, en una competencia importante. El deportista tratará de no perder la concentración en esta situación simulada de competencia. Este ejercicio practicado sistematicamente servirá para no perder la concentración en situaciones reales de competencia. Pretende familiarizar al deportista con estímulos distractores del entorno competitivo, para que no resulten distractores para él.

‑ Ensayo mentalLos deportistas actuan por parejas. Mientras uno cierra los ojos, se relaja y ensaya mentalmente un ejercicio, de su especialidad deportiva, el otro intenta distraerle de su ensayo mental. Despues se invierten los papeles.Esta estrategia se utilizo en gimnasia rítmica (Schmid y Peper, 1982, USA) practicaron el ejercicio una vez diariamente durante 5 dias evaluando su concentración en una escala de 0 a 6. Comparando las evaluaciones del 1ro. al 5to. día encontraron mejoras significativas en la concentración y que resistían mejor las distracciones por estímulos externos.

‑ Las técnicas de relajación  disminuyen la tensión, alivian la fatiga y aumentan la concentración.Las técnicas más sencillas como la respiración dan buenos resultados para disminuir el estrés y mejorar la concentración, unidas al aprendizaje sobre qué se debe atender en situaciones de competencia.Se pueden utilizar estas técnicas adaptandolas a cada atleta. El control de la atención es un proceso individual donde influye la experiencia, características individuales y la tarea a realizar, siendo uno de los principales factores para mejorar el rendimiento deportivo. 

Bibliografía

 ·      Castillo Obeso, M. Métodos para la concentración en el deporte.  Rev. Entrenamiento Deportivo, España. Vol. IV No. 2 ‑ 1990.

·        Donohue, J. El reenfoque en el evento. Fotocopia, 1989.

·        Font Cercós, J.: El entrenamiento de la atención en saltadores. Revista Apunts: Educ. Fis. y Dep. No.28‑ junio 1992, p. 49‑52.

·        Font Cercós, J. Evluación de la concentración en deportistas de alto rendimiento: implicaciones de la ansiedad de competición. Rev. Investig. y Docum. Ciencias Educ. Fis. y Dep. No.19, 1991, p.49‑62, Madrid. Grafield, Ch. Rendimiento Máximo. México 1989.

·        James: Fortaleza Mental en el Deporte. México 1984, 4, p.121‑174.

·       Nideffer, R. M.: Athletes Guide to Mental Training. Human Kinetics Publishers, Inc. Champain, Illinois, 1985, p. 210‑225.

·        Nideffer, R. M.: El papel de la atención en los rendimientos óptimos. Coach, athletesand Sport Psychologist. Univ. Toronto School of Physical and Health Education. Canada 1979, p.110‑142.

·        Orlick, T. En busca de la excelencia,1980, 2.

·       Salwan, Y. La atención en el Volleyball. Volleyball  Technical Journal Canada 1983, 3, p. 59‑61.Smirnov, A. A. y Leontiev, A. N.: Psicología.  Inst. del Libro 1974, 8, p.131‑150.

Etiquetas: , , , ,

19/02/2007 12:10 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Golf El reto de lo psicológico

20070222161846-golf1.png

Golf. El reto de lo psicológico.

Dr. Francisco García Ucha

Para quienes no conocen del golf es usual que planteen que se trata de un juego simple, sin grandes complejidades y sin embargo, los que podemos entrar en ese mundo maravilloso, de la precisión, la toma de decisión ante múltiples alternativas y el control de los nervios, todo es diferente. Se trata de uno de los juegos con pelota de mayor complejidad, técnica, táctica y psicológica.

Ante nosotros esta la topografía del terreno, los obstáculos, el green, los palos unos son hierros y otros de maderas, el viento, el frió, la lluvia, 18 hoyos, las reglas del juego, los contrarios, los espectadores y, además, los pensamientos, y las emociones que conmocionan cada fibra del cuerpo.

Caminando del lugar donde se golpeo la pelota a donde llego, así de un hoyo a otro pasan por la mente del golfista muchos pensamientos. Quizás la mejor representación de lo que ocurre con el pensamiento encontrarse en nosotros mismos o en términos de arte en el "Ulises", de James Joyce, podemos hallar el capitulo del Monologo donde este autor nos recrea con el devenir del pensamiento de uno de sus personajes, con toda su intrincable contenido, idas y venidas de las ideas, imágenes y sentimientos. 

En nuestra mente, algunos de nuestros pensamientos son irrelevantes, no tienen una especial significación, otros pueden ser autodirigidos y también hay en el proceso de ideación, pensamientos irracionales. Estos últimos, no tienen un carácter tan independiente como valora quien los padece, sobre todo cuando se cuestiona, ¿por qué me viene la idea de que todo saldrá mal?

Ellos son frutos de una disminución de la autoestima, de la falta de confianza en culminar de manera adecuada la satisfacción de determinados motivos. Son experimentados como resultado de una pobre resistencia para sostenerse en una tarea o erradicar deficiencias y enderezar el curso de los errores y fallos.

Los pensamientos negativos pueden llevarnos a la preocupación y estado psicológicos perjudiciales para obtener la excelencia debido a que desencadenan emociones que se expresan como ansiedad y angustia.

Al aparecer en la idea de un posible fracaso se anticipa que no se va a lograr la meta anhelada, bien sea que no se alcanzara la perfección o que otras personas van a formarse un juicio desastroso acerca de nosotros.

Los pensamientos negativos en el golfista pueden surgir de esta manera de situaciones especiales y de estados psicológicos también específicos.

A continuación se describen alguna de estas condiciones:

  1. La falta de habilidad crea ansiedad cuando el golfista valora que no puede ejecutar las acciones con la precisión requerida. Por ejemplo, el viento en una posición no acostumbrada, sea a favor o en contra o cruzado. Esta es una de las condiciones climáticas que afecta al jugador. Puede ser también la lluvia o el frió. Si el golfista no acostumbra a ejercitarse en estas condiciones puede no adquirir los hábitos motores para actuar en ellas ni la confianza para evaluar que saldrá de la dificultad presente. En su pensamiento surgen ideas que reflejan la presencia de una amenaza en lograr sus motivos y las emociones germinaran con una carga especial capaz de desorganizar aun más las habilidades y hasta los programas mentales de las acciones a ejecutar. Por tanto, todas las circunstancias que puedan tener un carácter novedoso e incluso imprevisto y que se apartan de lo acostumbrado deben ser modeladas y ensayadas. Esto se extiende no sólo a las condiciones climáticas sino que además se relacionan con las dificultades de las tareas debidas a la topografía del terreno y a los obstáculos que pueden aparecer en las calles o el green.
  2. Las acciones incorrectas o los fallos al inicio de la competencia puede ser otra de las causas que desencadene pensamientos negativos. Si no se logra hacer el primero o el segundo hoyo y en un estado psicológico que no alcance al desarrollo de la disposición para rendir el deportista puede no contar con la auto confianza para resistir el fallo como frustración parcial, abandonándose a una ideación negativa que va a influir de forma negativa en todo su accionar en la competencia.
  3. Los resultados favorables del contrario, incluso agravado cuando estos resultados resultan inesperados.
  4. La presencia de un estado psicológico desfavorable en el golfista como consecuencia de estar fatigado, lesionado o estresado por circunstancias externas al juego.  El estado psicológico puede alterar la disposición para la ejecución de las traes y puede llevarnos a un estilo de pensamiento donde los contenidos de la ideación tengan un carácter derrotista y pesimista ante las diferentes dificultades o barreras que presente la actividad.
  5. Ciertas características de personalidad predisponen a los sujetos a pensar de forma negativa, por ejemplo, los golfistas que son hiper-ansiosos siempre van a sobre-valorar sus errores.

Etiquetas: , , , , , , ,

22/02/2007 15:28 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

2º CONGRESO DE LA SOCIEDAD IBEROAMERICANA DE PSICOLOGÍA DEL DEPORTE

20070225125330-imagem-045.jpg 

SIPD 2008

2º CONGRESO DE LA SOCIEDAD IBEROAMERICANA DE PSICOLOGÍA DEL DEPORTE

"Consolidando la psicología del deporte iberoamericana"

6, 7 y 8 de NOVIEMBRE DE 2008

Torrelavega-Cantabria

España

Escuela Universitaria de Minas

Universidad de Cantabria (UC)

Campus de Torrelavega

http://www.sipd.org/

email: sipd2008@hotmail.com

Etiquetas: , , , ,

25/02/2007 12:17 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Energía (1)

20070225181324-slide0001-image001.png

El material que aparece a continuación constituye una recopilación de texto que se elaboraron como ayuda a la tarea de los psicólogos del deporte con motivo de una competencia en el ámbito internacional y forman parte de traducciones de artículos y otras fuentes

Esta es una traducción hecha por Francisco García Ucha de un material probablemente de, Shane Murphy Hoy día material de este tipo es muy abundante en la literatura en Psicología del Deporte y no deja de ser importante para el desarrollo de la enseñanza de intervenciones en esta área.

La Obtención de Energía.

Material del Manual de Trabajo de Psicología del Deporte.

Recopilación de Textos.

La necesidad de una elevada energía positiva.

Los deportistas de triatlón necesitan poseer grandes reservas de energías para vencer la fatiga que produce este deporte.

La mayoría de los deportistas reconocen la necesidad de administrar y controlar la energía física, sin embargo, ha pensado Ud. ¿qué también es importante controlar la energía psíquica o mental? Ambas energías, la física y la mental, interactúan influyéndose mutuamente. Cuando la mente se activa el cuerpo tiende a activarse también. Para alcanzar el rendimiento máximo los deportistas luchan por lograr una unión de la energía física con la mental, es decir un estado psicofísico óptimo.

Asimismo como los deportistas entrenan sus cuerpos para aumentar la energía física, también pueden condicionar sus mentes para elevar la energía mental. Un deportista no sólo debe mantener alta su energía mental sino también dirigirla. Es menester dirigir dicha energía ya que puede resultar constructiva o destructiva en dependencia de que sea positiva o negativa. La energía mental positiva facilita el rendimiento mientras la energía negativa lo inhibe. El pensamiento negativo, las distracciones, tensiones, creencias irracionales, preocupaciones, etc, constituyen consumidores potenciales de energía.

Lo que nos decimos a nosotros mismos y lo que creemos ejerce una fuerte influencia en nuestro nivel de energía y rendimiento. La energía mental positiva elevada deriva de patrones de pensamientos constructivos, realistas y positivos. Desafortunadamente, a menudo los deportistas producen altas energías negativas recordándose a sí mismo lo nervioso y fatigado que están o lo importante que es la carrera. Los deportistas también crean energía negativa cuando se concentran en pensamientos de insuficiencia y autocrítica y cuando reflexionan acerca de las posibles consecuencias de una actuación incorrecta. La energía mental negativa elevada así como la baja energía mental, conduce a un rendimiento por debajo del promedio y a una energía física inferior.

La importancia del pensamiento constructivo

Probablemente Ud. esté de acuerdo en que pensamos mucho y lo que pensamos influye en nuestro rendimiento y nivel de energía. Los patrones de pensamiento de algunos deportistas resultan similares independientemente de la situación (es decir: generalizada) mientras que la conversación para sí de otros puede cambiar drásticamente en dependencia de la situación (es decir: específico a la situación). Por ejemplo, un deportista con temas generalizado de fracaso verá la mayoría de las situaciones como una amenaza porque teme al fracaso. Dichos temores precipitarán una corriente de conversación para sí negativa, irracional o improductiva relacionada al rendimiento, la cual trae como resultado una disminución del rendimiento, de la confianza en sí mismo, la concentración y la energía mental positiva. Mientras tanto, un deportista con temor de fracaso específico a la situación se preocupará sólo del fracaso en una situación competitiva donde el éxito es importante.

De esta forma, aún cuando los patrones de conversación para sí del deportista sean generalmente positivos, en una competencia importante su conversación para sí quizás sea igualmente negativa, improductiva o irracional como la de una deportista con temor crónico al fracaso. En general, la conversación para sí negativa proviene de la exageración y alteración catastrófica de los aspectos negativos de la situación creándose así una elevada energía negativa.

Afortunadamente, los deportistas pueden aumentar su alta energía mental positiva a través de diferentes técnicas de energización. La energización constituye una habilidad importante que pueden ayudar a minimizar y prevenir los sentimientos de baja energía mental, alta energía mental negativa y fatiga.

Conversación para sí energizante

Los deportistas de triatlón necesitan mantener la concentración, enfocar la tarea, controlar la energía física, ajustar el peso, esforzarse durante la fatiga, mantener la voluntad de vencer, subyugar los pensamientos derrotistas y enfrentar las distracciones. Debido al período de tiempo que toma el triatlón y la res­pectiva fatiga pueden desarrollarse pensamientos negativos que conduzcan a una energía psíquica negativa.

Por fortuna, la conversación para sí positiva y negativa parece tener una relación recíproca. Es decir, cada vez que la frecuencia de la conversación positiva es alta, la incidencia de auto conversación negativa es baja. El objetivo de cualquier programa de conversación para sí consiste en aminorar la auto conversación y la energía negativa y aumentar la auto conversación y energía positiva mediante la sustitución de pensamientos irracionales negativos contraproducentes por pensamientos constructivos positivos realistas.

Programa de conversación para sí

El primer paso en cualquier programa de auto conversación es el de reconocer sus propios estilos de pensamiento. Resulta imposible hacer sus pensamientos más constructivos hasta que reconozcan sus pensamientos negativos. A menudo estos últimos resultan difícil de detectar debido a la elevada automatización que tienen y lo rápidamente que aparecen en nuestras cabezas.

En la medida que Ud. controle sus estados físicos y reconozca sus estilos de pensamiento, podrá hacerse un examen mental periódico o en los momentos críticos para regular sus patrones de pensamiento. Un segundo método para detectar los pensamientos negativos consiste en vigilar los pensamientos que anteceden al estado de tensión. Una vez consciente de sus patrones de pensamiento y los pensamientos negativos podrá comenzar a hacer más constructivo sus estilos de pensar.

¿Qué tipo de pensamientos negativos Ud. estima tener con mayor frecuencia? __________________________________________________________________________________________________________________

Identifique las personas, lugares o situaciones que Ud. considere, aumentan su patrón de pensamientos negativos. ________________________________________________________________________________

Detención del pensamiento

Una técnica para alterar los patrones de pensamiento es la detención del mismo. Una vez detectado un pensamiento negativo grito para sí PARA o alguna otra imagen/señal y entonces sustituya el pensamiento destructivo por uno constructivo.

Las técnicas de detención de pensamiento funcionan mediante la interpretación del flujo de pensamientos negativos, lo cual permite cambiar la atención para pensamientos más racionales y productivos. Esta técnica no funcionará excepto que Ud, haya desarrollado pensamientos positivos para reemplazar los negativos.  A este respecto sería beneficioso enumerar algunos pensamientos comunes y cambiarlos en positivos.

LA TÉCNICA DE DETENCIÓN DE PENSAMIENTOS

Orientaciones: Seleccione una situación en la cual Ud. se halle con frecuencia pensando negativamente. Llene la siguiente hoja en base a dicha situación.

1. Describa la situación lo más detalladamente posible:

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

2. Identifique las auto expresiones negativas específicas que Ud. hace en esta situación particular:

a. ______________________________________________________________

b. ______________________________________________________________ c. ______________________________________________________________

d. ______________________________________________________________

3. Especifique el término o señal que Ud. empleará como signo para detener sus pensamientos negativos.

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

4. Enumere tres auto expresiones realistas, positivas y constructivas que Ud. puede emplear para reemplazar los pensamientos negativos.

a. ______________________________________________________________

b. ______________________________________________________________

c. ______________________________________________________________

5. Ahora, imagine la situación, recuerde los pensamientos negativos, utilice su señal para detener dichos pensamientos y sustitúyalos por las auto expresiones positivas. ¿Se sintió menos tenso después de reemplazar los pensamientos negativos? Comente sobre el ejercicio en las líneas de abajo:

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

 Pensamiento irracional

Una segunda estrategia de conversación para sí comprende el pensamiento racional. Esta técnica es muy recomendable si es Ud. incapaz de desprenderse de los pensamientos negativos y creencias irracionales. Las creencias irracionales incluyen pensamientos tales como:

1. Ganar es el objetivo final.

2. Simplemente perdí.

3. Soy un fracaso.

4. Los buenos deportistas de triatlón nunca ceden a la fatiga pero yo me entrego a la fatiga, no soy un buen deportista de triatlón.

5. Debo tener la aprobación de casi todos.

6. No debe cometer errores o actuar insuficientemente.

7. Anteriormente siempre actúo mal en los días de ventisca, hoy me pasará lo mismo.

8. MI carrera ha salido demasiado bien, todavía algo malo está por ocurrir.

Los pensamientos irracionales están acompañados por frases como "debo","No sería feo, terrible, horrible si las cosas no salieran de acuerdo al plan", "no puedo aguantar, tolerar, o soportar cosas que no ocurren como deben". En la raíz de estas creencias está el intento de controlar las cosas que están más allá del dominio de uno. Para combatir dichas ideas debo primeramente descubrirlas, refutarlas y sustituirlas por pensamientos más racionales. Por ejemplo, es preferible hacer bien las cosas pero es de humano errar, por tanto, en el pasado pudo haber actuado deficientemente en los días de ventisca pero los acontecimientos pueden cambiar si no me esfuerzo y además no hay razón por la cual tenga que actúa mal en la ventisca.

Identifique algunas creencias irracionales o pensamientos contraproducentes: _____________________________________________________________________________________________________________________

A continuación desarrolle algunos contra argumentos productivos para sustituir sus creencias irracionales y pensamientos contraproducentes. _____________________________________________________________________________________________________________________

Afirmaciones positivas

El tercer programa de conversación para sí trata de las afirmaciones positivas. Las afirmaciones son auto expresiones destinadas a cualquier propósito, positivas, orientadas a un objetivo, formadoras de la confianza. Con el uso reiterado dichas afirmaciones se convertirán en automáticas como mismo lo son muchos de sus pensamientos negativos. Las mismas funcionan mediante la sustitución de charlas mentales negativas inductoras de ansiedad por expresiones positivas y constructivas evocadas automáticamente durante situaciones de tensión. Una buena afirmación positiva no sólo debe crear una actitud mental positiva sino también contrarrestar los pensamientos negativos más predominantes.

Cuatro órdenes u oraciones afirmativas

1. Mantenga sus pensamientos enfocados en el presente.

2. Mantenga sus pensamientos enfocados en cosas que Ud. puede controlar.

3. Separe su rendimiento de su autoestima.

4. Recuerde, los errores son naturales ‑ aprenda de ellos.

Construya varias afirmaciones y de ellas seleccione las 3 ó 6 que Ud. considere más efectivas en ayudarlo a lograr un marco mental positivo y combatir los pensamientos negativos e irracionales. Escríbalos en fichas y colóquelas donde pueda ver a menudo. Memorícelas o porte una ficha con Ud. y revísela varias veces al día. Lo principal es repetirlas para sí hasta que se automaticen. También es bueno repetirlas cuando se detectan pensamientos negativos o una actitud mental débil. Quizás Ud. desee grabar las afirmaciones en un casete para mayor comodidad.

1. ______________________________________________________________

2. ______________________________________________________________

3. ______________________________________________________________

4. ______________________________________________________________

5. ______________________________________________________________

6. ______________________________________________________________

Muestras de afirmaciones positivas

1. Haré lo que pueda para convertirme en el mejor que soy capaz de lograr.

2. Soy un ser humano valioso y capaz independientemente de como actúa.

No soy mi actuación porque tengo muchas cosas en la vida que me hacen sentir competente y realizado.

3. No tomes las cosas personalmente.

4. Soy una persona inteligente, vigorosa y capaz.

5. No soy responsable de los pensamientos y acciones ajenas. Sólo soy responsable de mí y mis acciones.

6. SIENTES FELIZ ‑ RIE: Tengo el control de mi propia felicidad.

7. No debo estresarme por ninguna razón. Yo hago las situaciones estresantes y puede manejarlas para que no se conviertan en estresantes.

8. Haré lo que estime correcta y no me preocupa lo que otros piensan y digas.

9. Cuenta con cada éxito. Puede ser un pequeño éxito pero he dado un paso positivo para alcanzar mi potencial. ¡Buena suerte!

10. Confié en le poder de mi cuerpo y mi mente.

11. Cuente con sabiduría, energía y tiempo suficiente para lograr mis deseos.

12. Estoy feliz de haber nacido. Tengo el derecho de estar aquí.

13. Respiro a plenitud y sin esfuerzo y me lleno todo de energía vital.

14. Mi cuerpo físico es un vínculo placentero y maravilloso para la auto expresión plena y libre.

15. Estoy dispuesto a desprenderme de todos los pensamientos negativos, limitantes e improductivos con los cuales me programaron al nacer y después.

16. Me perdono todos los errores y ofensas. Después de todo soy humano y todos cometemos errores.

17. Soy un canal abierto para la expresión de la excelencia y la creatividad en gran abundancia.

18. Todos mis pensamientos palabras y acciones luchan por la expresión creativa y poderosa.

19. Soy libre de pensar, decir y hacer lo que desee.

20. Acepto lo que no puedo cambiar, reconozco que la preocupación por la resistencia sólo crean más confusión.

21. Haré cada vez mayor uso de mí hasta que finalmente alcance un grado mucho mas pleno de mi propio potencial.

22. No tiene sentido compararme con otros porque no hay dos personas con el mismo nivel de habilidad, antecedentes y experiencia. No hay nadie un poquito más importante o valioso que yo.

23. Me intereso y tengo creatividad con cualquier tipo de desafío.

24. Me dirijo hacia forma extraordinaria de vida que es mi propio ser superior.

25. Me concentrarse en sobresalir ahora porque no puedo cambiar lo que sucedió en el pasado o pueda ocurrir en el futuro.

Todo lo que puedo hacer es aportar lo mejor de mis esfuerzos para luchar por la excelencia en este momento.

26. La verdadera satisfacción proviene de ver en cada situación una oportunidad para dar un paso positivo hacia el logro de mi potencial y después esforzarme por sacar el mayor provecho de cada oportunidad.

27. El aprendizaje ocurre sólo a través del proceso normal de ensayo y error. Como estoy constantemente luchando por la excelencia reconozco que los errores son inevitables y sin embargo los evalúo como una oportunidad para aprender y desarrollarme.

‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑

                       AFIRMACIONES

 

Las afirmaciones son auto expresiones positivas que repite el deportista para sí. Estas afirmaciones tienen múltiples usos, por ejemplo como parte de un programa de entrenamiento mental, una rutina precompetitiva o hasta señales verbales dentro de la competencia. Las afirmaciones pueden considerarse como un asalto directo a la auto locución negativa que acompaña a la ansiedad cognoscitiva o como el fundamento de un ejercicio de visualización positiva. Las afirmaciones pueden ser específicas al deporte o expresiones generales de autovaloración.  Los siguientes ejemplos son afirmaciones típicas empleadas por los deportistas en algunos deportes:

Generales:

Estoy relajado y confiado.

Soy un campeón.

Tengo gran cantidad de energía.

Tengo el control de mi mente y mi cuerpo.

Soy fuerte y resistente.

Entrene muy duro.

Amo los retos.

Amo la competencia.

Disfruto cuando compito.

Específicas:

Me entrené bien para este encuentro.

Me encuentro relajado, rápido y fluido.

Estoy bien preparado y puedo usar toda mi energía en este encuen­tro.

Estoy tan fuerte como siempre.

Atacaré como un gato ‑ rápido, fuerte y peligroso.

Nadie podrá cambiar mi actitud positiva hoy. Daré el 100 5.

Atacaré las pendientes con confianza, fuerza y facilidad.

Otras técnicas de energización

1. Disociarse de la fatiga. Visualiza una separación de las sensaciones de fatiga y reenfocar la atención en la carrera. ¿En qué pudiera Ud. enfocar la atención para disociarse de la fatiga?

2. Revise sus objetivos: enfoque la atención en lo que desea lograr y lo que hará para alcanzar sus objetivos.

3. Enfoque su atención en imágenes energizantes. Visualícese a Ud. mismo como un galgo, una máquina eficaz con increíble potencia, un tren que no se detiene, un pez que se desliza rápidamente y sin esfuerzos en el agua, una máquina de energía, etc.

Mencione algunas imágenes que le energizan a Ud. _______________________________________________________________

4. Enfoque la atención en palabras o frases señales como Energía, Control, Explosión, Energías de Sobra, Ahí Voy, Nada podrá detenerme, etc.

5. Enfoque la atención en actividades o rituales de energización. Visualícese "poniéndose sus zapatos de energía" o "volviéndose a cargar" o "llenándose" son su bomba personal de energía de líquidos de alto octanaje. Imágenes como estas pueden influir en sus sensaciones si Ud. se abstrae en ellas.

Imagine su cuerpo rodeado por una esfera energética que irradie energía a través de él.

Desarrolle algunos rituales energizantes propios.

6. Imagínese absorbiendo energía de algún indicio en el ambiente. Algunos deportistas visualizan absorber energía de los espectadores, otros corredores, el sol, etc.

Enumere algunas visualizaciones efectivas para Ud. ________________________________________________________

Existen numerosas imágenes, señales y frases potencialmente energizantes. Le retamos a que descubra algunas funciones en su caso. Las mismas deben ser significativas para Ud. Deben significar algo desde un plano intelectual y emocional. La señal debe reforzar la creencia de que Ud. puede rendir al nivel que desee.

7. Utilice auto expresiones de seguridad en sí mismo basadas en la realidad, es decir, en rendimientos y entrenamientos anteriores. Por ejemplo: la vez anterior tuve una buena carrera en esa ruta, hoy también puede. O me entrené bien. Confío en que mi mente y mi cuerpo rindan bien.

Desarrolle expresiones de seguridad en sí mismo que les sean adecuadas. ______________________________________________________

8. Las autosugestiones energizantes y el empleo de afirmaciones positivas resultan también efectivas para mantenerse energizado. Soy fuerte, tengo grandes cantidades de energías. Estoy bien preparado. Soy físicamente fuerte. Estoy mentalmente listo. Recuerda los objetivos, tengo la habilidad y determinación de alcanzarlos. Nada podrá detenerme, etc.

Desarrolle varias autosugestiones que lo energicen.

 

RESUMEN

 

1. Valore y regule su nivel de energía y los patrones de pensamiento.

2. Plantéese objetivos para reducir los pensamientos negativos y energizantes más eficientemente.

3. Visualice patrones efectivos de pensamiento y técnicas energizantes.

4. Practique estilos efectivos de pensamientos y técnicas energizantes durante el entrenamiento y las situaciones cotidianas.

5. Incorpore el pensamiento efectivo y la energización en las situaciones competitivas.

6. Regule y evalúe periódicamente la efectividad de sus técnicas energizantes.

Etiquetas: , , ,

25/02/2007 18:13 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

“Relajación”, de Carlos Ramírez García

La habilidad de estar físicamente relajado ha sido señalada como una de las características más importantes para el rendimiento óptimo en el deporte. (Garfield & Bennett, 1984, Orlick, 1988, Jackson, 1995,Cohn, 1991) Por medio del entrenamiento en relajación, el atleta aprende cómo controlar las respuestas de su propio cuerpo. El modelo cognitivo-conductual asume que el control de las respuestas corporales es una habilidad y, como tal, puede ser entrenada y aprendida. Varias investigaciones han mostrado que los atletas de éxito tienen muy desarrollada esta habilidad (Mahoney, 1977, Eklun, 1994, 1996, Meyers & Bourgeois, 1998). A pesar de que algunos informes propios de atletas muestran que éstos desarrollan, por sí solos, ciertas rutinas o sistemas para controlar su activación física, (Sherman & Poczwardowski, 2000, Boutcher, 1990) el entrenamiento sistemático en esta técnica, llevará al atleta a conseguir de un modo fiable, pragmático, portátil y rápido un método para hacer frente a la activación física. Un gran número de investigaciones realizadas en las décadas de los 70 y los 80 demostraron la importancia de la activación fisiológica en las competiciones deportivas. (Simon &Martens, 1977, Kroll, 1979, Gould, 1983, Gould & Weinberg, 1985). Existen evidencias suficientes para afirmar que el entrenamiento de la relajación puede aumentar el rendimiento o que forma parte de una rutina efectiva en un gran rango de deportes. (Bakker & Kayser, 1994, Zhang, Ma & Orlick, 1992, Mace, 1987, Meyers, Scheleser & Okwumabua, 1982, Hamilton & Fremow, 1985)

La habilidad ha sido denominada de las formas más diversas: control de la ansiedad, manejo del estrés, control mental, control de los nervios, concentración etc… Sin embargo, de acuerdo con la teoría de Hanin de las “zonas individuales de rendimiento óptimo” (IZOF) puede extraerse una denominación apropiada basada en las investigaciones en el área de la psicología deportiva, como es la “regulación de la activación”. (Gould & Udry, 1994, Hanin, 2000)
La teoría de las “zonas individuales de rendimiento óptimo” explica como cada atleta, para cada tarea, tiene un nivel de activación óptimo. El enfoque unidimensional de Hannin ha sido duramente criticado por no atender a los aspectos cognitivos. (Hardy & Jones, 1996, Hardy, 1990, Martens & Vealy, 1990) No pueden olvidarse las variables cognitivas dentro del estudio de la activación, tal vez puedan introducirse otras técnicas de entrenamiento psicológico, como por ejemplo, las técnicas de auto-habla, visualización, establecimiento de objetivos etc... en las distintas fases del programa de entrenamiento para afrontar las variables cognitivas involucradas.
Las técnicas de relajación pueden dividirse en categorías de forma simplista de la siguiente manera; del músculo a la mente o de la mente al músculo. Las técnicas del músculo a la mente orientan la atención a los músculos para ser sensitivos a los distintos niveles de tensión y a la vez a ser capaces de disminuir la tensión.
Por lo tanto este tipo de técnicas de relajación atiende a lo que se conoce como ansiedad somática. La ansiedad corporal se define por la activación secuencial de especificas respuestas corporales (por ejemplo, tensión en ciertas zonas del cuerpo, hombros, glúteos etc.) o por la activación paralela de respuestas corporales de un carácter más global (Ej., mariposas en el estómago, manos sudorosas, dolores de cabeza etc.…)
Por otra parte, las técnicas de mente a músculo, atienden a la inhibición de los componentes cognitivos de la ansiedad. (Ej., pensamientos automáticos auto-destructivos, análisis excesivo, auto-habla negativa etc…)
El objetivo del uso de la relajación es el de entrenar al atleta en el control de sus emociones, tanto en el ámbito fisiológico como psicológico.
La regulación de la activación esta fuertemente relacionada con los rendimientos óptimos. Todos los puntos de vista teóricos coinciden en señalar la correlación entre el nivel de activación y el rendimiento. (Hanin, 2000, Bar-Elli, 1989) Un punto importante a tener en cuenta es que esta correlación no es causal.

La activación física esta principalmente mediada por dos sistemas de control y regulación en el cuerpo: el Sistema Endocrino y el Sistema Nervioso. En el Sistema Endocrino, la clave es la secreción de corticoesteroides, en concreto cortisol. La segregación de este compuesto está regulada por el hipotálamo y la glándula pituitaria mediante la secreción de la hormona adrenocorticotropina (ACTH). La secreción continua y recurrente de corticoesteroides puede dañar el sistema Inmunológico y otras funciones vitales del cuerpo. (Davis, Eshelman & Mckay, 1995) Esta secreción prolongada o de aparición demasiado frecuente de corticoesteroides puede llevar a lo que conocemos como sobre-entrenamiento.
El segundo sistema involucrado es el Sistema Nervioso, más concretamente el sistema simpático. Este sistema puede promover la producción de catecolamina por parte de la médula adrenal. La secreción de estas catecolamina, epinefrina y norepinefrina, produce importantes cambios fisiológicos en el cuerpo. Los cambios causados por estos dos sistemas pueden ser investigados mediante un número bien conocido de indicadores fisiológicos y bioquímicos. (Duffy, 1962) (Table1)

Cambios Fisiológicos

Central-
Cambios en los patrones de ondas cerebrales, controlados por medio de electroencefalografías. (EEG).

Automático-
Cambios en la respuesta electrogalvánica de la piel, controlados por las propiedades eléctricas de la piel.
Cambios en la respuesta del ritmo cardiaco, patrones de latidos y su variabilidad.
Cambios en la presión sanguínea.
Cambios en la actividad muscular, detectados por medio de electro miografía. (EMG)


Cambios Bioquímicos

Cambios en la secreción de epinefrina
Cambios en la secreción de norepinefrina
Cambios en las secreciones hormonales, como por ejemplo el cortisol.


En 1977, Elmer Green y Alice Green realizaron un estudio sobre las influencias del entrenamiento en relajación sobre algunas funciones corporales. El estudio presentó como los participantes fueron capaces de modificar voluntariamente unas ciertas respuestas del sistema nervioso autonómico. (Green, 1977) Los límites del entrenamiento en relajación son desconocidos.
El entrenamiento en relajación permitirá al atleta el aprender a diferenciar los distintos estados de activación fisiológica en distintas situaciones. El entrenamiento de la relajación también parece facilitar la técnica de la visualización, (Sherman & Poczwardowski, 2000) y, lo que es aún más relevante, facilita además el control que el individuo tiene sobre la visualización. (Suinn, 1985, Vealy, 1986). El control sobre la situación visualizada parece ser un factor determinante en la relación entre la habilidad de visualizar y el rendimiento. (Mahoney, 1979, Chevalier, 1988, Jones, 1997, Vealy, 2001) Wolpe (1958) comenzó a utilizar la relajación como preparación a la visualización en la desensibilización sistemática y desde entonces la mayoría de las intervenciones en el área de la visualización son precedidas por algún tipo de relajación. (Leahy, 2001)

La ansiedad ha de ser entendida como un constructo multidimensional, fuertemente influenciado por factores cognitivos. La relajación normalmente ofrecida es la Progresiva Muscular (Jacobson, 1964), la cual está especialmente indicada a enseñar al sujeto la regulación de la activación física, mediante la diferenciación entre tensión y relajación. Esta relajación a escala física, puede sin duda traer una reducción en la activación cognitiva, pero existen otras técnicas cognitivas para trabajar los otros aspectos de la ansiedad.

Bibliografía:
Bar-Eli, M., & Tennenbaum, G. (1989) A theory of individual psychological crisis in competitive sport. Applied psychology: An international review, 38, 107-120
Bakker, F.C., & Kayser, C.S. (1994) Effect of a self-help mental training program. International journal of sport psychology, 25, 158-175
Boucher, S. H.(1990) The role of performance routines in sport. In J. Graham Jones and L. Hardy (Eds) Stress and performance in sport. John Wiley & Sons ltd, Chichester.
Chevalier, N. (1988) Understanding the imagery and mental rehearsal processes in athletics. Sports, Science periodical on research and technology in sport, 8 (10), 21 –26.
Cohn, P. J. (1991) An exploratory study on peak performance in Golf. The sport psychologist, 5, 1-14
Davis, M., Eshelman, E. R., & MacKay, M. (1995) The relaxation and stress reduction workbook (4th edition) Oakland, CA: New Harbinger.
Duffy, E. (1962) Activation and behavior. New York: Wiley.
Eklun, R. C. (1994) A season long investigation of competitive cognition in collegiate wrestlers. Research quarterly for exercise and sport, 65, 169-183
Eklun, R.C. (1996) Preparing to compete: A season-long investigation with collegiate wrestlers. The sport psychologist, 10, 111-131
Garfield, C. A., & Bennett, H. Z. (1984) Peak performance: mental training techniques of the world’s greatest athletes Los Ángeles: Tarcher
Gould, D., Horn, T., Spreemann, J. (1983) Sources of stress in junior elite wrestlers, Journal of sport psychology, 5, 159-171
Gould, D., & Weinberg, R.(1985) Sources of worry in successful and less successful and less successful Big Ten wrestlers. Journal of sport behavior, 8, 115-117
Green, E., Green, A. (1977) Beyond biofeedback. New York: Dell.
Hamilton, S., & Fremouw, W. (1985) Cognitive-behavioral training for college free-throw performance. Cognitive therapy and research, 9, 479, 483.
Hanin, Y. L.(2000) Successful and poor performance and emotions, In Y. L. Hanin (Ed.), Emotions in sport. (157-187). Champaign, IL: Human kinetics.
Hardy, L. (1990) A catastrophe model of anxiety and performance. In J. G. Jones and L. Hardy (Eds.), Stress and performance in sport, Wiley, Chichester, pp. 81- 106.
Hardy, L., Jones, G., Gould, D. (1996) Understanding psychological preparation for sport: theory and practice of elite performers. Chapter 6 , 139-172.Wiley & Sons: Chichester.
Jacobson, E. (1930) Progressive relaxation. Chicago: University of Chicago Press.
Jackson, S. A. (1995) Factors influencing the occurrence of slow states in elite athletes. Journal of applied sport psychology, 7, 138-166.
Jones, L., Stuth, G., (1997) The uses of imagery in athletics: an overview. Applied & preventive Psychology, 6, 110 –115.
Kroll, W. P. (1979) The stress of high performance athletics. In N P. Klavora & J. V. Daniel (Eds.) Coach, athlete and sport psychologist, Human Kinetics, Champaign, IL, pp 211- 219.
Leahy, R. L., Holland, S. J. (2001) Treatment plans and interventions fro depression and anxiety disorders. The Guilford Press, NY.
Mace, , R., Eastman, C., & Carroll, D. (1987) The effects of stress-inoculation training on gymnastics performance on the pummeled horse: A case study. Behavioral psychotherapy, 15, 272-279.
Martens, R., Vealy, R. S., & Burton, D.(1990) Competitive anxiety in sport. Human kinetics, Champaign, Il.
Mahoney, J. M. (1979) Cognitive skills and athletic performance. In P, W, Kendall & S. D. Hollon (Eds) Cognitive behavioral interventions theory, research and procedures. Academic press, New York.
Meyers, A., Schleser, R., & Okwumabua, T. (1982) A cognitive behavioral intervention for improving basketball performance. Research quarterly for exercise and sport, 53, 344-347.
Orlick, T., & Partington, J. (1988) Mental skills to excellence, The sport psychologist, 2, 195-130
Sherman, C. P., Poczwardowski, A., (2000) Relax!… it isn’t easy (or is it?). In M. B. Anderson (Eds) Doing sport psychology, Human Kinetics Champaign, IL, (chap 4, 47-60)
Simon, J. A., & Martiens, R. (1977) S.C.A.T. as a predictor of A-states in varying competitive situations. IN D, M, Lnaders & R. W. Christina (Eds.)Psychology of motor behavior and sport, 1976 (vol. 2) Human Kinetics, Champaign, Il. 54-72.
Suinn, R. M. (1985) Imagery rehearsal applications to performance enhancement, Behavior therapist , 8, 155- 159.
Vealy, R. (1986) Imagery training for performance enhancement, In Applied sport psychology: Personal growth to peak performance (209-243) Mountain View, CA: Mayfield.
Vealy, R. S. & Greenleaf, C. A., (2001) Seeing is believing: Understanding and using imagery in sport. In J. M. Williams (Eds) Applied sport psychology: Personal growth to peak performance, London, Mayfield.
Wolpe, J. (1958) Psychotherapy by reciprocal inhibition, Stanford, CA: Stanford University Press.
Zhang, L., Ma, Q., Orlick, T., & Zitzelsberger, L. (1992) The effects of mental-imagery training on performance enhancement with 7-10 year old children. The sport psychologist, 6, 230- 241.

Etiquetas: , , , ,

27/02/2007 00:50 ucha #. sin tema Hay 1 comentario.

Motivación y auto confianza

La esfera de motivación de los deportistas y el carácter mediador de la auto confianza.

Las formaciones psicológicas que se encuentran presente en la esfera de motivación del deportista juegan un papel innegable en el desarrollo de los estados psicológicos que propician el empleo de los recursos psicológicos y físicos del deportista, ocupando de esta forma un lugar significativo en el trabajo de entrenadores y psicólogos.

Los entrenadores requieren de una preparación y superación especial para alcanzar una comprensión rigurosa del desempeño de estas formaciones en el comportamiento del deportista.

Razón por la cual, muchos psicólogos del deporte dedican gran parte de su labor de investigación y de adiestramiento académico a los entrenadores sobre estos temas como a la vez acometen trabajos prácticos en las condiciones de la propia actividad deportiva.

La literatura científica dedicada a la esfera de motivación de los deportistas cada vez se hace más extensa y lamentablemente a veces contradictoria y polémica lo que no evita una acumulación de conocimientos y tecnología "acabada" que brinda frutos favorables a la preparación deportiva.

En este sector, se elaboran cada día nuevas categorías psicológicas que permitan una explicación plausible de los fenómenos psicológicos observados. Se elaboran nuevas hipótesis y supuestos tanto surgidos en el campo de la Psicología General, de la Personalidad o la propia Psicología del Deporte.

Los psicólogos se interesan en la motivación para conocer por qué existen comportamientos dirigidos a la búsqueda de ciertos objetivos y cuál es la intensidad en que este comportamiento se caracteriza.

Para los entrenadores las alternativas básicas sobre motivación no se alejan de las del psicólogo.

Hay que conocer por qué un deportista manifiesta interés por una actividad y por otra no. Y hasta donde llega su grado de aspiración en alcanzar los objetivos o metas que se ha propuesto.

Es obvio, por las investigaciones planteadas, que motivos aislados no son los determinantes de tales comportamientos y que es necesario caracterizar e identificar las configuraciones de motivación que tiene contenidos diferentes que emanan de las diversas formaciones de la motivación y de las peculiaridades de regulación de la personalidad.

Así, los principales sistemas de motivación no actúan de manera aislada sino en interacción dinámica.

Entonces, el problema radica en determinar cuales son las acciones mediáticas que el entrenador y el psicólogo realicen para que resulten suficientes para llevar a los deportistas a la práctica del deporte. A pesar de las posibles faltas de habilidad, destreza, resultados deficientes, fallos y errores. 

Para quienes ya manifiestan un interés sobre una actividad deportiva se podrá accionar con el propósito de mantener y estimular sus motivos, proponiéndoles que acometan las actividades en las cuales hallarán los medios apropiados para su realización personal y social.

Las preocupaciones de los entrenadores se concentran en los problemas relacionados con la estabilidad del comportamiento fruto de la esfera de la motivación. Por ejemplo: ¿Por qué algunos invierten toda su energía en lograr las metas?. ¿Por qué otros se abandonan ante los primeros obstáculos?.

De esta forma, es una interrogante saber definir estrategias que permitan mantener y elevar el grado de implicación de los deportistas en las tareas deportivas.

Algunas de las variables mediadoras que participan en la cuestión anterior y que deben de ser tomadas en cuenta para el desarrollo de dichas estrategias se encuentran:

  • - El mantenimiento de la motivación intrínseca.
  • - El control de la acción.
  • - La autoconfianza.
  • - La formación de objetivos.

Debido al limitado espacio de exposición en los limites digitales del boletín, dedicaremos nuestra atención la auto confianza.

Para desarrollar la motivación y la responsabilidad, se sugiere trabajar sobre la auto confianza.

Las posibilidades para la acción y las potencialidades funcionales de una persona se definen en muchos casos por la auto confianza. Ella se sustenta en las vivencias del individuo acerca de la autovaloración de sus habilidades, capacidades, posibilidades cognitivas y volitivas como de la experiencia anterior en circunstancias extremas.

Las bases de la auto confianza pueden incluir, a menudo, la propia valoración de los compañeros de equipo y el entrenador, como de otras personas significativas al deportista.

Estas opiniones pueden reforzar las apreciaciones del deportista como una referencia necesaria para darle estabilidad a su auto confianza.

A ello, se suman muchos aspectos de las formaciones de motivación, como lo pueden constituir los ideales y valores morales del deportista y la cultura en general.

En investigaciones interculturales se constata que deportistas de determinadas regiones geográficas tiene una pobre auto confianza frente a deportistas de otros países, como consecuencia de una historia de derrotas y fracasos sostenidos en competencias; lo cual repercute de manera determinante en la auto confianza y a la vez en el grado de aspiración en las metas a obtener en competencias.

De tal forma, se puede reconocer que los determinantes culturales facilitan la estructuración subjetiva de la auto confianza, sirviendo tanto de un elemento de potenciación como debilitador de auto seguridad.

La auto confianza se convierte en un elemento activo alcanzando no sólo un papel mediador si no además como una categoría de motivación lo que permite su evaluación y regulación con el propósito de predecir la calidad y merito de las ejecuciones en condiciones de entrenamiento y competencia.

Un análisis detallado de estas influencias nos remiten a  que:

  1. Al apreciar los resultados de sus acciones cercanas y pasadas el deportista encuentra un marco de referencia estable e independiente de las diferentes circunstancias del entrenamiento y la competencia.
  2. El deportista seleccionará el grado de esfuerzo, el grado de maestría a mostrar y el sentimiento de competencia como consecuencia de su autoconfianza.
  3. Orienta la motivación en razón de la valoración de la certeza de las acciones seleccionadas con anterioridad y que dieron lugar a la obtención de las metas o el éxito frente a los demás.

De aquí, se deriva como una de las estrategias más importantes que el entrenador y el psicólogo mantengan de manera constante un sentido de reafirmación de la percepción de competencia del deportista, lo que va a contribuir a la autovaloración adecuada y positiva del deportista.

Otra estrategia esta encaminada a la toma de conciencia por parte del deportista de las causas que dieron lugar al éxito. Para ello, el entrenador debe dedicar un tiempo para el análisis de los datos registros de la actividad y retomar la visión de lo ocurrido en la competencia y entrenamiento, lo que hace posible captar por parte del deportista los procedimientos eficaces en la solución de las tareas deportivas y las formas de su ejecución.

Muchos entrenadores desestiman el valor de razonar con el deportista lo ocurrido en la competencia y el entrenamiento. Mucho mas cuando los resultados son adversos.

Otros, han llevado hasta el refinamiento esta estrategia incluyendo que el deportista redacte un informe de las circunstancias en las que transito durante la competencia, el grado de dificultad ante ciertas tareas y los esfuerzos realizados, así como los factores que afectaron sus rendimientos.

El entrenador más que realizar un análisis sobre los errores, fallos e insuficiencias debe permitir una atmósfera donde la constatación de las fallas y errores sean formulada por el deportista.

La búsqueda explicita de las causas y las posibilidades por diferente medio de corregir lo negativo.

El propósito es que el deportista al analizar el informe propio de la competencia o entrenamiento tenga la seguridad de que él puede lograr modificar sus deficiencias porque él sabe cómo tiene que hacerlo.

Un clima de aprendizaje a partir de los fracasos y errores puede dar origen a la creación de sentimientos que le den solidez a la auto confianza más que a la creación de sentimientos de culpa.

La identificación de las dificultades da la posibilidad de poder enfrentarla y el desarrollo de los sistemas de afrontamiento a las condiciones extremas.

El análisis del éxito permite también tomar conciencia y fortalecer la auto confianza de que es capaz de alcanzar resultados cada vez superiores.

El entrenador que es una de las personas que más puede influir sobre el grado de auto confianza del deportista debe de comenzar siempre estos análisis partiendo de los aspectos positivos para posteriormente adentrarse en las dificultades y deficiencias.

No debe olvidar, que su labor consiste no sólo en el desarrollo de las cualidades deportivas si no en el progreso del sentimiento de valor personal del deportista para que este sea capaz de emplear sus potencialidades.

Los entrenadores de mayor maestría terminan sus reuniones de análisis destacando la contribución personal de cada uno de los miembros del equipo.

El refuerzo positivo y el reconocimiento de la necesidad de la energía del deportista instauran uno de los procedimientos más eficaces para el desarrollo de la auto confianza.

Aquí hay que distinguir que en el ámbito del deporte infantil y juvenil el refuerzo positivo relacionado con el esfuerzo realizado en la competencia o el entrenamiento tiene un valor superior al refuerzo positivo relacionado con las acciones positivas en las tareas deportivas y sus resultados. Y aun más superior a las posibles criticas sobre las tareas no alanzadas de manera eficaz y eficiente.

Este último tipo de interacción, puede perjudicar en determinados estadios del desarrollo infantil y juvenil, el correcto desarrollo de la autoestima, repercutiendo en la pérdida de eficacia del comportamiento social deportivo.

Dr. Francisco García Ucha

mailto:ucha@infomed.sld.cu

Etiquetas: , , , ,

28/02/2007 04:37 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Acerca de Prof. Dr. Bruce Ogilvie.

20070228050304-ogilvie.png

El Prof. Dr. Ogilvie esta considerado como uno de los padres de la Psicología del Deporte no sólo en Estado Unidos de Norteamérica sino en el ámbito Internacional.

Su contribución científica a la Psicología del Deporte y el apoyo y colaboración personal a numerosos especialistas de esta área quienes agradecen su esfuerzo y dedicación con respeto y admiración.

Citado como uno de los 10 psicólogos del deporte más leídos por Straub y Hinman, en un articulo titulado, Profiles and professional perspectives of 10 leading sport psychologists publicado en la revista Sport-psychologist (Champaign,-Ill.); 6(3), Sept 1992

El Prof. Dr. Ogilvie recibió honores especiales en el 10th World Congress of Sport Psychology de la ISSP.

Algunos de sus trabajos publicados contemplan:

What are they talking about? Ogilvie, B. Source: Professional skater - PS magazine (Rochester, Minn.); Sept/Oct 2000: 31 (5). p. 8-11;14-15

Comprehending role conflicts in the coaching of children, adolescents, and young adults: transference, countertransference, and achievement by Proxy Distortion Paradigms. Ogilvie, B.C.; Child and adolescent psychiatric clinics of North America (Philadelphia), Oct 1998: 7 (4). p. 879-890;

Treatment modalities for soft tissue injuries of the ankle: a critical review. Ogilvie-Harris, D. J.; Clinical journal of sport medicine (New York), July 1995: 5 (3). p. 175-186
The foot in ballet dancers: the importance of second toe length. Ogilvie-Harris, D. J.; Foot & ankle international (Baltimore, Md.), Mar 1995: 16 (3). p. 144-147;

Increasing participation opportunities for persons with a disability. One approach used by the Fitness Directorate of Health Canada. Ogilvie, S.; Journal of leisurability (Concord, Ont.), Summer 1994: 21 (3). p. 12-15
Transference phenomena in coaching & teaching. Ogilvie, B.C.; In Proceedings: VIII World Congress of Sport Psychology. Sport psychology: integrated approach, Lisbon, International Society of Sport Psychology, 1993, p.262-266.
Applications of psychometrics in sport consulting. Author(s): Ogilvie, B.C. Conference: World Congress of Sport Psychology (VIIIth : 1993 : Lisbon).

Mental skills training for healing and rehabilitation. Ogilvie, B.; J.O.S.M. : Journal of osteopathic sports medicine (Middleton, Wis.), Apr 1992: 6 (1). p. 127-141

Performance crisis in track and field. Ogilvie, B.; Track and field quarterly review (Kalamazoo, Mich.), Spring 1992: 92 (1). p. 6-11
Performance crisis in track and field. Ogilvie, B.; Track and field quarterly review (Kalamazoo, Mich.), Spring 1992: 92 (1). p. 6-11

Repeat championships: why so rare?. Ogilvie, B. Physician-and-sportsmedicine-(Minneapolis); 18(12), Dec 1990, 102-104;106-108 

Applications of sport psychology for the athlete with cerebral palsy.  Ogilvie, B. Palaestra (Macomb, Ill.) 6 (5), Fall 1990, 42-46; 48 

The trauma of termination from athletics. Ogilvie, B.C. In, Williams, J.M. (ed.), Applied sport psychology: personal growth to peak performance, Palo Alto, Calif., Mayfield, c1986, p. 365-382.

Psychology: looking past the finish line. Ogilvie, B.; Women's sports (Palo Alto, Calif.) 6(1), Jan 1984, 51.
Mastering mental moves. (mental training) Ogilvie, B.; Women's sports & fitness (Boulder, Colo.), June 1984: 6 (6). p. 56-57
L'entraineur face aux hyper-anxieux. Ogilvie, B.; Macolin 40(8), aout 1983, 7.

Unconscious fear of success. Ogilvie, B. In Suinn, R. M. (ed.), Psychology in sports: methods and applications, Minneapolis, Minn., Burgess Pub. Co., 1980, p. 86-89

Importance of Training in Human Psychopathology in Sport. Ogilvie, B. International Seminar on the Art and Science of Coaching. Wingate, Israel. (December 18-23, 1979)

Is Competition Unfeminine? Ogilvie, B.C.; AQUATIC WORLD, 1974: 2 p. 14-16;

The Sweet Psychic Jolt of Danger. Ogilvie, B.C.; PSYCHOLOGY TODAY, 1974: 8 (5October). p. 88-94

Stimulus addicts. What kind of person craves high-risk activities? Normal or abnormal? Ogilvie, B.C.; Physician and sportsmedicine 1(3), Nov 1973, 61-65.
Sport: if you want to build character, try something else. Ogilvie, B.C.; Psychology today (New York), Oct 1971: 5 (5). p. 61-63;

The Unconscious Fear of Success. Ogilvie, B.C.; QUEST, 1968: 10 (May). p. 35-39;

What is an athlete? Ogilvie, B.C.; Journal of health, physical education and recreation 38, Jun 1967, 48

Problem athletes and how to handle them. Author(s): Ogilvie, B.C. Tutko, T. A. Publisher: London : Pelham Publication Year: 1966

Este último libro es una de sus obras magistrales, escrito junto como T. Tutko puede ser considerado un clásico de la Psicología del Deporte. En el mismo se reflejan sus investigaciones de varios años como consultante de deportistas.

Etiquetas: , , , ,

28/02/2007 05:03 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Calidad de Vida y Ejercitación Física

20070228051150-slide0001-image001.png<p><p>En esta oportunidad el post se relaciona con la intervención de los psicólogos en la determinación de la calidad de vida y la promoción de la salud por medio de la ejercitación física. Se exponen algunos de los hallazgos y las posibilidades del psicólogo para intervenir en esta área.<br />Las Ciencias del Deporte están avanzadas a pasos agigantados. <br />En la actualidad, las inversiones en investigación y desarrollo en el deporte ocupan un cuarto lugar en relación con otras ciencias.<br />La Psicología de la Actividad Física y el Deporte se encuentran, también, en plena ebullición, a pesar de que en muchos casos sólo un número reducido de especialistas se halla brindando su atención a deportistas que pertenecen al rango de Campeones Olímpicos o Equipos Elites. <br />Con todo, las investigaciones en Psicología de la Actividad Física y el Deporte se abren campo en áreas diversas.<br />En este sentido, una de las líneas de indagación de mayor perspectiva para la intervención de psicólogos del deporte esta en el estudio de las relaciones entre la participación en actividades físicas, el deporte, la promoción de la salud y la calidad de la vida.<br />En suma: Los descubrimientos muestran el papel mediático de la actividad física en la promoción de la salud y en el mejoramiento de la calidad de la vida.<br />Así, en la década pasada las investigaciones sobre las relaciones entre la actividad física y la salud se orientaron en destacar la importancia del ejercicio para la salud. <br />Los resultados indican que los programas sistemáticos de ejercicio tienen éxito en el tratamiento de diferentes condiciones médicas, tales como la hipertensión arterial, el colesterol elevado, la diabetes, la obesidad y otras enfermedades crónicas no trasmisibles.<br />Más recientemente se hace énfasis en las relaciones entre la actividad física y la salud mental. <br />Diferentes hallazgos exponen que quienes practican ejercicio físico tienen un elevado estado de animo, se destacan por su auto estima y auto eficacia, incrementando la calidad de vida y disminuyendo la ansiedad y la depresión.<br />En síntesis, son más independientes, tienen mejor sentido del humor, son más pacientes y optimistas, poseen mas confianza en sí mismos, mayor estabilidad emocional. Mayor extroversión y sociabilidad y un menor neuroticismo.<br />La Actividad Física es positiva para las personas que presentan:<br />Niveles moderados de ansiedad.<br />Niveles moderados de depresión.<br />Baja auto confianza.<br />Problemas fóbicos.<br />Exceso de tensión y estrés.<br />Problemas de sueño.<br />Niveles elevados de agresividad.<br />Problemas de sociabilidad.<br />Problemas de introversión.<br />Exceso de pasividad y pesimismo.<br />Personalidad Tipo A.<br />El ejercicio y el deporte promueven una reducción significativa de la ansiedad-estado y sus medidas fisiológicas correlacionadas. <br />De acuerdo con el meta-análisis de Petruzzello (1991), examinando la ansiedad-estado, la ansiedad-rasgo y los correlatos fisiológicos de la ansiedad, no importa COMO  la ansiedad sea considerada, no hay duda que el ejercicio está asociado con una reducción de esas tres medidas, de acuerdo con la edad, sexo y modelo de salud mental.  <br />Sin embargo, las investigaciones presentan dificultades metodológicas que se reflejan en la posibilidad de generalizar los resultados alcanzados.<br />Con todo, se hace necesario resolver un conjunto de problemas que aun tienen un carácter polémico y están relacionados con:<br />Identificar los procedimientos y medios que permitan que las personas se incorporen a los programas de actividad física y el deporte y se mantengan en los mismos.<br />Qué tipos de actividades físicas y deportes son más beneficiosos en función de las características personales, psicológicas, sexo y edad.<br />Qué tipos de actividades físicas y deportes son más beneficiosos en función de la promoción de la salud en las personas de acuerdo con la enfermedad que padecen. Y esto mismo, en el plano de las enfermedades mentales.<br />Algunos programas de ejercicio no reducen la ansiedad porque no respetan un mínimo de tiempo necesario. <br />La reacción de ansiedad es algo individual y suponer que el ejercicio o el deporte puedan alterar este patrón es algo irreal. <br />Es necesario un tiempo de práctica de entre 4 a 20 semanas. Así también, para trastornos de pánico y agorafobia los resultados han sido controvertibles.  <br />Consideraciones y características que debe poseer el ejercicio físico para que procure bienestar psicológico.<br />El ejercicio debe ser practicado regular y sistemáticamente.<br />Deben ser aeróbico. Intensidad moderada a fuerte. Durante al menos 20 minutos.<br />Frecuencia diaria o tres veces a la semana.<br />Deberán afectar grandes masas musculares, con movimientos rítmicos y continuos.<br />El programa debe procurar el disfrute para establecer la adherencia.<br />Las actividades deben desarrollarse progresivamente.<br />El programa debe ser personalizado, adaptado al estado general y las habilidades.<br />Encontrar las respuestas más terminadas acerca de esta alternativa y otras como lo es la regulación de la adherencia al ejercicio, ocupa la atención de centros de investigación y universidades.<br />De esta manera, el “X Congreso de Psicología del Deporte de la Sociedad Internacional de Psicología del Deporte” celebrado en Skiahos. Grecia, del 28 de mayo al 2 de junio de 2001, tuvo varias sesiones de trabajos relacionados con los temas anteriores.<br />Desde luego, el tema no es novedoso sólo que se acelera su desarrollo por momentos. <br />Al respecto, se puede consultar la bibliografía siguiente:<br />Exercise and Psychological Well Being International Journal of Sport Psychology No. 2 Vol. 24,  de abril junio de 1993.<br />Becker, B. (1998). El efecto del ejercicio y el deporte en el área emocional. Revista Digital Lecturas: Educación Física y Deporte, http://www.sirc.ca/revista/ Año 3. Nº 12. Buenos Aires, Diciembre.<br />Biddle, S. and N. Mutrie (1991) Psychology of Physical Activity A Health and Exercise Related Perspective. Springer-Verlag London Limited.<br />Biddle, S., Fox, K. R., & S. H. Boutcher (Eds.) (2000) Physical Activity and Psychological Well-being. London: Rout ledge.<br />Biddle, S. and N. Mutrie(2001).Psychology of Physical Activity: Determinants, Well-being and Interventions. London: Rout ledge. <br />Biddle, S. J. H.; Markland, D.; Gilbourne, D. and N. L. D. Chatzisarantis, Research methods in sport and exercise psychology: quantitative and qualitative issues. Journal of sports sciences (London); Oct 2001; vol. 19 iss 10 pp. 777-809.<br />Morgan, W.P.; Prescription of physical activity: a paradigm shift. Quest (Champaign, Ill.); Aug 2001; vol. 53; iss. 3; pp. 366-387.<br />Morgan, W.P.; Adherence to exercise and physical activity (Preface) Quest (Champaign, Ill.); Aug 2001; vol. 53; iss. 3; pp. 277-278<br />Petruzzello, S.J.; (1991) A meta-analysis on the anxiety-reducing effects of acute and chronic exercise: outcomes and mechanisms. Sports medicine (Auckland); Mar; vol. 11; iss. 3 pp. 143-182;<br />Petruzzello, S. J.; (1991) A meta-analysis on the anxiety-reducing effects of acute and chronic exercise Outcomes et mechanisms. Sports medicine NOUVELLE-ZELANDE, t 11, n 3, pp 143-182, 40 p. <br />Shephard, R.J. (2001) Absolute versus relative intensity of physical activity in a dose-response context. Medicine and science in sports and exercise (Hagerstown, Md.); June; vol. 33; iss. 6 Suppl; pp. S400-S418.<br />Tremblay, M. S. (2001) Physical activity assessment options within the context of the Canadian Physical Activity, Fitness, and Lifestyle Appraisal. Canadian journal of applied physiology/Revue canadienne de physiologie appliquee (Champaign, Ill.); Aug/aout; vol. 26; iss 4; pp. 388-407<br />Van de Vliet, P; (1999) Physical measures, perceived physical ability, and body acceptance of adult psychiatric patients Adapted physical activity quarterly (Champaign, Ill.); Apr; vol. 16; iss 2; pp. 113-125;<br />Como se puede apreciar muchos trabajos son de S. Biddle, en la actualidad Presidente de la Federación Europea de Psicología del Deporte. Aun que no es el único investigador dedicado a este tema, hay un gran número de estudiosos de diferentes países. <br />En América Latina se destaca entre otros el Dr. B. Bécquer, quien ha realizado investigaciones y artículos sobre esta temática.<br />En España el tema ha sido tratado de igual modo por investigadores como E. Cantón Chirivella.<br />Los conocimientos relacionados con el tema pueden resultar de gran utilidad para la eficacia y eficiencia de las instituciones, de salud, recreación y deporte donde se pretende ayudar a las personas a promover su salud y la calidad de vida. <br />Los psicólogos pueden diseñar los procedimientos para reconocer las respuestas psicológicas a los programas de actividad física, clarificar que tipo de ejercicios o deportes tiene un mayor impacto en cada participante.<br />Entre las personas que pueden necesitar la ayuda del psicólogo se incluyen los que desearían hacer más ejercicios pero nunca se deciden, los que han sido advertidos de mejorar su salud por razones médicas, los que acostumbrados a estar activos desearían recuperar el hábito y los que su motivación para el ejercicio sólo les dura pocas semanas.<br />Entre las estrategias de intervención psicológica para promover la adhesión a programas de ejercicio se encuentran:<br />Estrategias cognitivo-conductuales empleadas para la modificación del comportamiento.<br />El refuerzo positivo.<br />Auto refuerzo.<br />Establecimiento de metas.<br />Visualización.<br />Otra tarea que puede acometer el psicólogo en esta área consiste en la preparación de los entrenadores personales de quienes participan en estos programas.<br />Las actividades que lleva a cabo el entrenador personal transitan por la trama de las relaciones interpersonales con  gran intensidad. <br />El cliente no cae de un pino sobre la maquina de remar o la estera rodante; ni tan siquiera continua en ellas sino existe una relación interpersonal adecuada con el entrenador personal.<br />El éxito del entrenador personal depende de una intensa actividad social, la cual se inicia y desarrolla sobre la base de sus habilidades para evaluar al cliente y su capacidad para comunicarse e influir sobre él.<br />Las demandas que se realizan a la calidad de las relaciones interpersonales del entrenador personal y su cliente van a ser muy diferente de un cliente a otro y resultaran más complejas de acuerdo con la magnitud de los cambios que deben operarse en el cliente por medio del ejercicio o el deporte. <br />Por ejemplo, puede no resultar similar el grado de esfuerzo y el costo emocional y físico para un cliente que no ha practicado casi nunca ejercicios físico y otro que los realizó durante algún período de su vida.<br />En cada caso estarán a prueba la capacidad del entrenador personal para motivar a su cliente, sostenerlo en los momentos difíciles que implican la modificación de su estilo de vida y la introducción a la actividad física y el deporte.<br />Muchos entrenadores están solicitando su capacitación en el mejoramiento de sus estrategias para establecer las relaciones interpersonales con sus clientes.<br />Por tanto, existen diferentes aspectos de este tema donde se demanda de la actuación del psicólogo del deporte.</p></p>

Etiquetas: , , , , , ,

28/02/2007 05:11 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Richard Stanley Lazarus

Richard Stanley Lazarus, un psicólogo cuyas teorías e investigaciones tienen un impacto importante en la Psicología del Deporte.
Murió el 24 de Nov. 2002 en Walnut Creek, California, a la edad de 80 años. Su muerte es una perdida significativa para la Universidad de California en Berkeley, donde él laboró durante más de cuatro décadas.
Richard Stanley Lazarus nació el 3 de marzo de 1922, en New York. El se graduó en City College en 1942 y realizó su doctorado en la Universidad de Pittsburg.
Escribió 13 libros, cinco después de retirarse en 1991. Uno de sus libros, "Passion and Reason: Making Sense of Our Emotions," fue escrito con su esposa de 57 años, Bernice Lazarus.
Lazarus comenzó una actividad notable después de los años 60 en que se dedicó al área de las emociones humanas, de forma patente a los procedimientos de afrontamiento del estrés.
Afrontamiento, para R. S. Lazarus, (1966), son aquellos esfuerzos cognoscitivos y conductuales constantemente cambiantes que se desarrollan para manejar las demandas específicas externas e internas que son evaluadas como excedentes o desbordantes de los recursos del individuo.
R. S. Lazarus, (1966) argumenta que en la literatura psicológica se distinguen dos tipos de procesos de afrontamiento; por norma, aquellos en los que el individuo intenta modificar directamente de modo activo las condiciones amenazadoras mismas y aquellos en los que intenta modificar sólo su apreciación de ellas, de manera que no necesite sentirse negativamente emocionado.

Los primeros se suelen denominar conducta adaptativa o mecanismos de afrontamiento, en tanto que a los últimos suele dársele el nombre de mecanismos de defensas.
Mediante los mecanismos de defensas, el individuo puede llegar a sentirse más cómodo, aunque sigue siendo vulnerable al peligro percibido.
Una dificultad persistente respecto a este problema reside en determinar qué es y qué no es saludable.
Se da por supuesto en general que los mecanismos de afrontamiento son más saludables, ya que ofrecen ciertos medios de dominar o de modificar de un modo real la situación.
Algunos teóricos marcan el hecho de que los procesos defensivos pueden ser adaptativos, al menos para prevenir la desorganización psicológica en los casos en que no sea posible la solución adaptativa.
Otros consideran los procesos de afrontamiento como saludables, y las defensas, como patológicas.
El problema del criterio que existe para distinguir los procesos saludables o eficaces de los patológicos continúa siendo un punto importante y discutido dentro de la teoría y la investigación del estrés psicológico, y hay escaso acuerdo entre los expertos acerca de este punto.
Las estrategias de afrontamiento, R. S. Lazarus y S. Folkman, (1986) señalan son actividades que podemos desarrollar, bien de tipo cognitivo o de tipo conductual, que pueden ir encaminadas a modificar la situación que provoca la emoción o a reducir la intensidad de la reacción emocional.
La autorregulación en el deportista tiene dos finalidades: por una parte, crear las premisas psicológicas más favorables para cumplir exitosamente las tareas competitivas y de entrenamiento, y por otra, facilitar el descanso y la recuperación.
El efecto de ésta podrá lograrse sólo mediante las intervenciones psicológicas y de manera especial una de ellas, en este caso el entrenamiento mental.
Se trata de las formas de entrenamiento, cuyo objetivo, según las posibilidades, es controlar de forma científica y sistemática los procesos regulativos de la adaptación psicológica del deportista.
Una colaboradora suya fue la Dra. Susan Folkman de la Universidad de California en San Francisco. Ella dijo acerca de Lazarus: "Él fue un opositor del enfoque reducionista del conocimiento del comportamiento humano".
Folkman, fue co-autor con Lazarus de un libro en 1984, "Stress, Appraisal and Coping." El libro fue editado en español en 1986.
Entre los muchos aspectos significativos de la obra de Lazarus y Folkman (1986), encontramos que la percepción de ineficacia iba acompañada de un grado importante de miedo anticipatorio, pero cuando la intensidad de la eficacia percibida aumentaba, el miedo disminuía. Cuestión de suma importancia en las situaciones de ejecución en entrenamientos y competencias.
En suma, cuando las expectativas de éxito aumentan y el deportista juzga sus recursos más adecuados para satisfacer las demandas que le presenta la situación, su relación pasa a ser evaluada como más controlable y, por consiguiente, como menos amenazante. Como consecuencia de ello, el grado de miedo disminuye y se establecen las conductas de afrontamiento.
En otras palabras, estas conductas no aparecen porque disminuyan las expectativas de éxito sino por el efecto de tales expectativas sobre la evaluación del deportista en su relación con el entorno.
Además, en la medida en que el deportista puede responder a las demandas del deporte se fortalecerá su valoración de sí mismo.
Un sistema de medidas para elevar la confianza en sí mismo por parte de los deportistas debe tomar en consideración la orientación constante por el entrenador y el psicólogo del conocimiento y la valoración real de las potencialidades del deportista, de sí mismo y de los contrarios, así como animar al deportista a confiar en sus propias fuerzas. Para ello es de interés mostrar mediante un registro previo las circunstancias donde alcanzó mejores resultados.
El centro de la obra de Lazarus fue su teoría que el denomino "evaluación cognitiva".
Antes de que ocurra una emoción, él argumenta, las personas hacen de forma automática, frecuentemente inconsciente una valoración de que ocurre y esto permite significar para ellos que grado de distres le puede ocasionar.
En suma, ante cada alternativa o circunstancia aparecerán pensamientos que pueden dar origen a una gama de emociones tanto positivas como negativas.
El foco central de la teoría coloca el pensamiento como un mediador entre la circunstancia y las reacciones emocionales de la persona.
En este sentido, Lazarus, le confiere un grado de independencia elevado a los proceso de cognitivos.
En realidad, este grado de independencia no esta totalmente justificado ya que los proceso cognitivos forman una unidad indisoluble con los procesos afectivos y tanto las emociones dan lugar a determinadas vivencias y reflexiones como el pensamiento ocasiona visibles huellas en las emociones.
Lazarus obtuvo un conocimiento extraordinario sobre los procesos de afrontamiento, llamo al atención acerca de que los pacientes que tomaban en serio su situación y eran mas "realistas" lograban mejores resultados en los tratamientos. Él encontró que las personas que con frecuencia están bajas en estrés son quienes perciben la fuerza de sus recursos y potencialidades.
Lazarus y Folkman argumentan que cuando los problemas surgen, hay dos vías de afrontarlos. Una es tratando el problema directamente. La otra es tratar de reducir la ansiedad que causa el problema. Ambos vías son beneficiosos.
Lazarus reconoce que el pensamiento positivo tiene sus limites y algunas personas que no logran ser optimistas o ratificar sus esperanzas requieren de la ayuda y los cuidados del psicoterapeuta.
Lazarus incursionó en el área de la psicología del deporte uno de sus trabajos más recientes aparece es: How Emotions Influence Performance in Competitive Sports, The Sport Psychologist, 14 (3). 2000. Allí señala el efecto deletéreo que pueden tener las emociones sobre los rendimientos.
Otro de sus aportes puede encontrarse en el libro editado por Yuri Hanin "Emotions in Sport". El libro recopila trabajos de destacados psicólogos del deporte y tiene por propósito hacer un amplio tratamiento de cómo las emociones individuales o del equipo de deportistas afecta el rendimiento.
En el mismo hallamos que el capítulo 2 Cognitive-Motivational-Relational Theory of Emotion, esta desarrollado por Lazarus.
La obra de Lazarus ha recibido criticas y señalamientos pero no cabe duda que constituye un hito en la Psicología como uno de los iniciadores del paradigma interactivo. Su trabajo mostró en un momento determinado un sentido totalmente nuevo de las relaciones causales, un deslumbrante juego de apariencias que transformó la percepción de los fenómenos emocionales de un modo radical.
Para los que nos adscribimos a la vertiente socio cultural en psicología. El enfoque de Lazarus y sus colaboradores está presente el sujeto, y no la personalidad como condición y soporte subjetivo de la expresión intencional del sujeto.
En la obra citada de Lazarus y Folkman (1986) se hace explicito que "diferentes tipos de enfrentamientos están más asociados a demandas situacionales que a características de personalidad".
En síntesis, para nosotros es necesario trascender las dimensiones psicológicas examinadas considerando el marco de la personalidad y sus principios funcionales. Ella desempeña un papel mediático fundamental en la regulación del comportamiento y las expectativas y reflexiones del individuo.
Esto no niega el profundo legado que dejo Lazarus al colocar una reseña sobre el papel del pensamiento en el desencadenamiento de las emociones y su aporte sobre los procesos de afrontamiento que han dado lugar a variados tipos de intervención psicológica frecuentemente empleada en Psicología del Deporte, entre los que podemos destaca desarrollo del pensamiento positivo, la visualización, las autoafirmaciones, la inoculación del stress, los programas de pensamientos previos y durante la competencia como las medidas para refocalizar el pensamiento ante alternativas inesperadas, la confrontación, la planificación, la búsqueda de información, el establecimiento de prioridades, estrategias de evitación, la atención selectiva, el distanciamiento, la búsqueda de apoyo social, la negación y otras.
Al respecto puede verse una amplia bibliografía en la que se aplican sus investigaciones y que abarca desde la obra de Orlick, Anshel y otros.
Bibliografía
Anshel, M. H. Toward validation of a model for coping with acute stress in sport. Int. J. Sport Psychology, 21:58-83. 1990
Folkman, S. Y Lazarus, R. S. (1985.). If it changes it must be a process: A study of emotion and coping during three stages of a college examination. Journal of Personality and Social Psychology, 48, 150-170.
Folkman, S., Lazarus, R. S., Cruen, H. J., Delongis, A. Appraisal, coping, health status and psychological symptoms. Journal of personality and social psychology, 50 p. 571-579. 1986

Lazarus, R. S. (1966.). Psychological stress and the coping process, Mc Graw Hill, New York.
Lazarus, R. S. (1982.). Thoughts on the relations between emotion and cognition. American Psychologist, 37, 1019-1024.
Lazarus, R. S. (1984.). On the primacy of cognition. American Psychologist, 39, 124-129.
Lazarus, R. S. (1991.). Emotion and adaptation. New York: Oxford University Press.
Lazarus, R. S. (2000.). How Emotions Influence Performance in Competitive Sports. The Sport Psychologist, 14 (3).
Lazarus, R. S. (2000) Chapter 2. Cognitive-Motivational-Relational Theory of Emotion. In Yuri Hanin. Editor Emotions in sport. Human Kinetics. USA. P. 39-63.
Lazarus, R., y Folkman, S. (1986.). Estrés y Proceso Cognitivos. Ed. Martínez Roca, Barcelona.

 

 

Etiquetas: , , , , ,

28/02/2007 05:16 ucha #. sin tema Hay 3 comentarios.

Técnicas de intervención en Equipos Deportivos

20070228123610-slide0001-image001.png

Técnicas de Equipo

Como elegir las técnicas de Equipo adecuadas

  • Las diversas técnicas de Equipo poseen características variables que las hacen aptas para determinados Equipos en distintas circunstancias. La elección de la técnica en acá caso se corresponde al conductor del Equipo, salvo cuando el Equipo es tan maduro para decidir por si al respecto.

Factores a tener para seleccionar una técnica de Equipo

  • Según:
  • Los objetivos que se persigan.
  • La madurez y entrenamiento del Equipo.
  • Tamaño del Equipo.
  • Ambiente físico.
  • Característica del medio externo.
  • Características de los miembros.
  • Capacitación del conductor.

Normas generales a las técnicas de Equipo.

  • El conductor debe conocer previamente los fundamentos teóricos de la dinámica de Equipo, y utilizarlas con criterio científico.
  • Conocer suficientemente su estructura, dinámica, posibilidades y riesgos.
  • Seguir en todo lo posible el procedimiento indicado en cada caso.
  • Deben aplicarse con un objetivo claro y bien definido.
  • Requieren de una atmósfera cordial y democrática.
  • En todo momento debe existir una actitud cooperante.
  • Debe incrementarse en todo lo posible la participación activa de lso miembros.
  • Los miembros deben adquirir consciencia de que el Equipo existe en y por ellos mismos, y sentir que están trabajando en "su" Equipo.
  • Todas las técnicas de Equipo se basan en el trabajo voluntario, la buena intención y el "juego limpio".

Finalidad implícitas de todas las técnicas de Equipo.

  • Desarrollar el sentimiento del "nosotros".
  • Enseñar a pensar activamente.
  • Enseñar a escuchar de modo comprensivo.
  • Desarrollar capacidades de cooperación, intercambio, responsabilidad, autonomía y creación.
  • Vencer temores e inhibiciones, superar tensiones y crear sentimientos de seguridad.
  • Crear una actitud positiva ante los problemas de als relaciones humanas, favorables a la adaptación social del individuo.

Las Técnicas

  • Con expertos:
  • Simposio. Un equipo de experto desarrolla diferentes aspectos de un tema o problemas en formas sucesivas ante el Equipo.
  • Mesa redonda: Expertos sostienen puntos de vistas divergentes o contradictorios sobre un mismo tema, exponen ante el Equipo en forma sucesiva.
  • Panel: Un equipo de E discute un tema en forma de dialogo o convergencia ante el Equipo.
  • Dialogo o debate público: Dos personas capacitadas o especialmente invitadas a conversan ante un auditorio sobre un tópico siguiendo un esquema previsto.
  • Entrevista o consulta pública: Un E es interrogado por un miembro del Equipo ante el auditorio, sobre un tema prefijado.
  • Entrevista colectiva: Un equipo de miembros elegidos por el Equipo interroga a un experto ante el auditorio sobre un tema de interés previamente establecido.

Técnicas en que interviene todo el Equipo.

  • Debate dirigido o discusión guiada: Un E reducido trata un tema en discusión informal con la ayuda activa y estimulante de un conductor.
  • Pequeño Equipo de discusión: Un Equipo reducido trata un tema o problema en discusión libre e informal, conducido por un coordinador.
  • Phillips 66. Un G se divide en subEquipos de seis personas, para discutir durante seis minutos un tema y llegar a una conclusión. De los informes de todos los subEquipos se extrae luego la conclusión general.
  • Cuchicheo: (diálogos simultáneos): En un E los miembros dialogan simultáneamente de a dos para discutir un tema o problema del momento.
  • Foro: El E en su totalidad discute informalmente un tema, hecho o problema conducido por un coordinador.
  • Clínica del rumor: Es una experiencia de Equipo mediante la cual se demuestra como se crea los rumores y se distorsionan la realidad por medio de testimonios sucesivos.
  • Comisión: Un E reducido discute un tema o problema especifico para presentar luego las conclusiones a un Equipo mayor al cual representan.
  • Seminario: Un E reducido investiga o estudia intensivamente un tema en sesiones planificadas recurriendo a fuentes originales de información.
  • Discusión de gabinete: Un E reducido de miembros capacitados discute un problema hasta llegar a la mayor solución o acuerdo para una discusión.
  • Servicio de estado mayor: Un pequeño Equipo asesora a uno de los miembros, el cual como responsable debe tomar una decisión final.
  • Técnicas de riesgo: Un E expresa los eventuales riesgos que podrían derivarse de una situación, y discute la realidad de los mismos.
  • Torbellino de ideas: Un E reducido, los miembros exponen con la mayor libertad sobre un tema o problema, con el objeto de producir ideas originales o soluciones nuevas.
  • Proyector de visión futura: Los miembros de un pequeño E deben ingeniarse para elaborar un proyecto referido a una hipotética o fantasiosa situación del futuro.
  • Proceso incidente: El E analiza a fondo un problema o incidente real o supuesto, y trata de llegar a la mejor conclusión con respecto al mismo.
  • Estudio de casos: El E estudia analítica y exhaustivamente un "Caso" dado con todos los detalles, para extraer conclusiones ilustrativas.
  • Role playing: (Desempeño de roles): Dos o mas personas representan una situación de la vida real, asumiendo los roles del caso, con el objetivo de que pueda ser mejor comprendida y tratada por el Equipo.

Etiquetas: , , , ,

28/02/2007 12:36 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La Autovaloración y su significado para el Rendimiento Deportivo

La Autovaloración y su significado para el Rendimiento Deportivo

Dr. Francisco García Ucha; y Lic. Marta Domínguez González

Instituto de Medicina Deportiva

RESUMEN

El trabajo resalta la importancia de la autovaloración como sistema de gran relevancia, para conocer la personalidad y la influencia que tiene en la regulación del comportamiento.

Los autores concluyen que la autovaloración del comportamiento competitivo tiene un papel director en la transformación de los resultados deportivos.

El deportista plantea un grado de realización personal correspondiente con el nivel que considera suficiente y posible para él, basado en una representación de sí mismo, de sus posibilidades y limitaciones.

La autovaloración permite al deportista correlacionar su grado de aspiración con sus potencialidades reales de rendimiento, por lo cual cumple un papel importante en la regulación y control del comportamiento deportivo. La autovaloración del comportamiento deportivo, por estar referida a una actividad específica, posee características propias y desarrollo peculiar.

INTRODUCCIÓN   

Los conceptos de autoconciencia y autovaloración están sujetos a constante reelaboración, entre los investigadores se han dedicado al tema dentro de la psicología de la personalidad están: J. L. Rubinstein (1935), L. Bozhovich (1976) y E. Savenko (1978).

Por otra parte, desde que las teorías científico-generales, tales como las de Sistema, Información y Cibernética, aparecieron, de forma total o parcial en el campo de la Psicología, para introducir ideas como sistemas autorregulados, regulación, control y retroalimentación, etc., los conceptos de autovaloración y autoconciencia vinieron a llenar un vacío en el conjunto de las teorías psicológicas, que se inclinan a enfocar el estudio de la personalidad como sistema regulador del comportamiento del sujeto.

De manera que, estos conocimientos van adquiriendo, dentro del sistema de conceptos de la Psicología, un significado determinado, y que van a colaborar en el futuro, al establecimiento de la vinculación entre todas las ideas que la Psicología viene elaborando, lo cual permitirá establecer las regularidades, leyes y principios descriptivos de su objeto de estudio.

Todo SISTEMA DE CONCEPTOS le imprime a cada pensamiento integrante un valor específico; esto es, cada uno de ellos tiene valor y significado dentro del régimen de las nociones componentes de una ciencia determinada. Tomamos de manera aislada, la utilización de esos juicios se hace difícil y rigurosa. Por ello veíamos con cierto dramatismo como la separación tan profunda, subsistente todavía dentro del SISTEMA DE CONCEPTOS, referidos a la Psicología, aun en las corrientes representativas más avanzadas y de la importancia que reviste para la elaboración correcta de la idea de autovaloración, se hace más apremiante la realización de concepciones, sistemáticamente, de sus elementos y estructuras.

Un importante ejemplo de lo significativo de este proceso de síntesis, dentro del esquema conceptual de la Psicología, lo podemos ver en la separación mantenida, durante décadas, de los conocimientos sobre lo afectivo y lo cognoscitivo, y cómo repercute negativamente en el estudio del desarrollo de la personalidad.

Después de referirnos a la importancia de concepto y a la necesidad de su ubicación, así como de las relaciones dentro de los pensamientos elaborados por la Psicología, podemos decir que en la actualidad, a pesar del avance logrado en la definición de la autovaloración, su determinación estricta aún no ha sido alcanzada, pues reúne determinados atributos o propiedades, y de ella se van desprendiendo ciertas particularidades que se le atribuían con anterioridad. Es bueno señalar que las ideas siempre representan la historia del saber humano en el proceso de desarrollo del conocimiento.

Una definición bastante precisa, a nuestro juicio, es la brindada por E. Savonko (1978); "La capacidad del hombre para tomar conciencia de sí mismo, de sus fuerzas y aptitudes mentales, de las acciones motrices y de los objetivos de su comportamiento, de su actitud ante lo que le rodea, hacia otras personas y hacia sí mismo. La autovaloración está presente en cada acto de la conducta, es el componente principal de la autoconciencia y, al mismo tiempo, un registro de sí mismo, un motivo para la actividad y la formación de la personalidad".

No obstante, esta definición exige, desde nuestro punto de vista, una elaboración más amplia.

Si representamos en un cuadro la esfera psíquica del sujeto, al colocar, desde luego, todos sus elementos integrantes, sus atributos, patrones de conducta, capacidades tanto efectivas como potenciales, la esfera de sus motivaciones, sus vivencias afectivas, convicciones, etc.,es decir, todos los componentes y propiedades de su personalidad, entonces, nosotros planteamos que ese cuadro se ordena, para el sujeto, en torno a un eje que cumple un papel sintetizador y organizador dentro del sistema de la personalidad, y que, con relación a éste, los atributos antes señalados cumplen o cobran determinados significados que dan lugar a la representación que tiene el sujeto de si, lo cual origina un tipo de comportamiento; es decir, ordenamiento que permite el control y regulación del sujeto.

Este sistema organizador del cuadro de la personalidad del sujeto, y que no es más que la capacidad de autovaloración, se construye a partir de los procesos afectivos y cognoscitivos y, a su vez, cumple la función de armonizar el cuadro de la personalidad del sujeto.

La autovaloración ínter vincula los atributos del cuadro de la personalidad del sujeto: sus intereses, motivos, nivel de capacidad tanto intelectual como física, etc., y constituye una de las funciones más importante, al permitir al sujeto considerar como favorables algunos de los componentes de su personalidad, y a otros no, o bien que los represente como poco propicios, no desarrollados o carentes de ellos, o con ciertas posibilidades potenciales.

El grado de objetividad con que el sujeto llegue a valorarse planteará si esa autovaloración resulta adecuada o inadecuada; si este último aspecto es fruto de sobre valoración o subvaloración y, además, si la movilidad entre éstas es estable o inestable. Cada uno de estos aspectos va a estar determinado por la comprensión de los mecanismos cognoscitivos y afectivos que rigen la autovaloración, así como por la propia dinámica de estos procesos y del estado del sujeto, definido este último como la relación entre las propiedades de la personalidad y los procesos antes mencionados.

Este enfoque ayuda a comprender la personalidad coma un sistema, que tiene como fin la regulación del comportamiento del sujeto, de sus estructuras internas.

Un papel fundamental en estos mecanismos la puede ejercer, en determinado momento, la esfera motivacional del sujeto, sin restar importancia a los componentes cognoscitivos, y en otro momento, el mecanismo puede estar determinado por regulaciones superiores, como son las cognoscitivas, sin que estén ausentes la motivación y las aspiraciones personales del individuo; ambos procesos estarán siempre presentes con uno u otro matiz.

Pero de igual forma, la autovaloración controla, regula y pone en juego, dentro de la dinámica del comportamiento, determinados aspectos de la cognición, y selecciona, por ejemplo, dentro del arsenal de experiencias del sujeto, las más acordes con los fines que persigue en una situación específica. Algo similar ocurre con la esfera de motivación del sujeto, que elabora y reordena el cuadro de la personalidad, de acuerdo, entre otras cosas, con las exigencias tare polifacéticas del medio y del estado en que se encuentra el individuo.

Ello plantea que las relaciones de la autovaloración con el cuadro de la personalidad del sujeto tiene un carácter, de ínter vinculación; en otras palabras, los cambios en una influyen en la otra, y los cambios en el cuadro de la personalidad alterar„ a su vez, a la autovaloración.

Es así que la autovaloración revisa, valora el estado del sistema de la personalidad y al sujeto, y llega al ordenamiento de él al ejercer sus funciones de regulación y control, lo cual permite que pueda enfrentar los requerimientos de las diversas actividades impuestas por el medio.

Gracias al reconocimiento de sí mismo, de su estado, puede el hombre prepararse, de manera activa, para las funciones transformadoras de su medio.

En resumen, la autovaloración, vista en este plano, cumple dos funciones: brinda una representación al sujeto de lo que él es y, a la vez, a partir de aquí, regula y controla sus actividades.

Estudio de la autovaloración en la actividad deportiva

Diversos autores, de diferentes tendencias psicológicas, han abordado el estudio de la autovaloración en la esfera deportiva. Se ha concluido que mediante la autovaloración se reflejan la cualidades físicas y psíquicas del deportista, se conocen sus niveles tanto de preparación física como técnico-táctica, y, asimismo, la capacidad para la atención, el pensamiento, la emotividad, y, también, cuáles sor, los motivos que dirigen la actividad, e incluso la forma en que logra alcanzar el resultado deseado.

El funcionamiento de la autovaloración se manifiesta de diversas maneras, por tal motivo, alguno psicólogos del deporte, como N. Judadov (1979), F. García Ucha (1989), establecen tres grupos principales de aspectos en la autovaloración.

1. En la esfera de los conocimientos la autovaloración comprende la percepción y las sensaciones propias, observación y representación de sí, el auto análisis y la autocrítica.

2. En la esfera de la actividad. la disposición y el sentido del deber.

3. En la esfera volitiva, el dominio de sí, la independencia y la autodisciplina. Los aspectos enumerados poseen un carácter educativo y, como toda particu­laridad de la personalidad del deportista, pueden, ser sometidos a un proceso de formación, de desarrollo y de transformación.

En el deporte, el estudio de la autovaloración está relacionado con dos aspectos que dan lugar a diferentes líneas de investigación y a varios esbozos teóricos. De estos últimos, uno de ellos surge por la necesidad de aplicar un método o procedimiento capaz de reflejar, en la actividad del entrenamiento y competencia, la influencia que sobre el sistema psicofísico del deportista tiene la carga externa.

Los investigadores no tienen la posibilidad de aplicar métodos objetivos que permitan conocer, con claridad, las características del estado del organismo del deportista de manera global, sobre todo aquéllas indispensables para dirigir el entrenamiento: grado de agotamiento o cansancio, capacidad de trabajo especial, etc.; o sea, conocer la repercusión que la carga deportiva tiene sobre el sistema psico-físico del deportista.

D. Arosiev (1981) es uno de los investigadores del campo socialista que señala las principales ventajas de la autovaloración, basado en los resultados de sus experiencias, tales como:

1. Obtuve, una valoración del deportista sin sobrecargar el organismo, por lo cual puede emplearse todas las veces que quiera en cualquier fase de agotamiento recuperación.

2. Observó que mediante esta técnica se pueden, medir con, gran exactitud los problemas surgidos durante la regulación del entrenamiento: cansancio, grado de recuperación y capacidad de trabajo, etc.

Este autor y N. Ozolin, (1972) ampliaron el campo de utilización de la autovaloración mediante ella se dieron a conocer: el estado de ánimo; el deseo de entrenar y participar en competencias; el cansancio general y localizado antes y después del entrenamiento: grado de recuperación durante el sueño; apetito, etc.

Otro aspecto estudiado dentro de la actividad deportiva fue la relación de la autovaloración y su calidad con el resultado deportivo, sobre todo en el Deporte de Alto Rendimiento.

Desde nuestro punto de vista, en el Deporte de Alto Rendimiento la autovaloración juega un papel relevante; cuando analizamos al deportista como SISTEMA, podemos aplicar, entonces, una vez más, la idea de que ellos no son equipotenciales, lo cual quiere decir, en cada caso que, dentro de su desarrollo, los SUBSISTEMAS integrantes van a tener un significado especial, una cierta preponderancia en relación con los otros, por lo cual se puede considerar como cierto ordenamiento, dependiente de las características del nivel deportivo.

En el caso de los deportistas de alto rendimiento. nosotros pensamos que constituye una condición indispensable el alto dominio de los aspectos técnico-tácticos, así como arribar a este nivel con determinado desarrollo de la personalidad, con un adecuado grado de motivación, con posesión de cierta jerarquía de motivos, indispensable en este nivel, por cuanto ella constituye la fuente energética que ha compulsado al deportista a sostener los agotadores esfuerzos volitivos que se realizan en entrenamientos y competencias: atributo morales, cualidades tanto volitivas e intelectuales como motrices, etc., esenciales para llegar a la formación deportiva. Entonces cobran mayor importancia el control y regulación de la conducta en el refinamiento de las acciones del deportista, para lograr el perfeccionamiento y el alto nivel deportivo, aspectos garantizado por una autovaloración apropiada.

Todo el proceso de alto rendimiento está marcado por la necesidad del empleo máximo, idóneo, y casi óptimo, de todos los recursos del organismo y de la personalidad en la obtención del resultado deportivo, de esa manera vemos que los problemas presentes en los deportistas de alto rendimiento son relacionados, fundamentalmente, con la forma que integran sus capacidades en la consecución del fin deportivo. Así, dos deportistas pueden llegar a una competición en igualdad de las condiciones antes mencionadas, pero sólo logrará el triunfo aquél que logre la ejecución más perfecta de la acción en su extensión cualitativa y cuantitativa, por-que haya sido capaz de lograr un alto control y regulación de su conducta.

Por otra parte, dada la gran importancia de controlar v regular las acciones del deportista, los psicólogos, al inicio, pretendían, con técnicas tales como la sugestión y la hipnosis, controlar el comportamiento del deportista; pero la necesidad de una actuación altamente consciente, considerando lo complejo de la actividad y de las demandas que en ellas aparecen, determinó el establecimiento por el propio deportista, de los procesos de regulación, y control del comportamiento. Se llegó a la conclusión que lo más efectivo era la autorregulación.

Un ejemplo que nos ilustra la importan­cia de la perfección, de la acción en el éxito deportivo, el cual se logra a medida que los deportistas alcanzan un mayor nivel de preparación psicológica. es el siguiente:

El 20 de junio de t 978, en Sacramento, EE.UU., Jim Hines, Ray Smith y Charlie Greene, cronometraron un tiempo de 9,9 segundos; además, otro corredor, Lennox; Miller, 10,0, y otro competidor registro 10.1 segundos, todo ello en una sola carrera, en la cual cruzaron la meta cuatro corredores en el intervalo de 0,1 segundo. En la Olimpiada de México, en 1968, en el transcurso de 0,2 segundo cruzaron la meta seis corredores.

Se pudieran citar otras ocurrencias, pero no deseamos hacer, extenso nuestro trabajo con, repeticiones de casos, aunque cualquier observador, de eventos deportivos lo puede verificar, como, por ejemplo, sucedió en las magnificas Olimpiadas celebradas en, Moscú, en 1980.

Dentro de la línea de pensamiento que venimos siguiendo, R. Mathesius (1976) señalaba que la autovaloración es una condición, para el rendimiento deportivo, independientemente de que las condiciones internas del deportista queden, reflejadas en sus formas reales o parcialmente deformadas, la cual debe ser atendida, estudiada y transformada. Si el deportista no valora adecuadamente sus capacidades de rendimiento, subestima determinados obstáculos, ello influirá positiva o negativamente sobre su capacidad de rendimiento. En sus estudios, ese autor encontró que la autovaloración, se torna específica y que el deportista, al valorar las capacidades típicas involucradas en la modalidad deportiva, se basa en ella para llegar, a un juicio de su actuación. Así. el corredor puede reflejar con mayor objetividad el curso de sus capacidades físicas tales coma velocidad, fuerza, resistencia; el gimnasta, la coordinación de los movimientos; el boxeador sus rendimientos en relación con el contrincante.

N. G. Ozolin (1970) encontró que la coherencia entre la autovaloración del deseo de entrenar, la capacidad de trabajo y el pronóstico de los resultados, de una parte, y de otra el logro deportivo, resulta tan estrecha que puede utilizarse para el control de la preparación especial del deportista. Los datos obtenidos en deportistas de dos disciplinas deportivas diferentes demostraron que cuanto mayor, experiencia tenga el deportista más exacta será la autovaloración.

D. A. Arosiev, R. 1. Spector y V. A. Galkov (1977), encontraron diferencias en la habilidad de los deportistas para auto valorarse de acuerdo con su nivel deportivo. También, hallaron la existencia de diferentes niveles de autovaloración en el período de preparación física, acordes con las exigencias planteadas al deportista acerca de sus rendimientos teniendo en cuenta la influencia externa (instalaciones de entrenamiento, competencia, estado atmosférico. etc.).

N. Judadov e I. Nekrasov (1978) estudiaron y desarrollaron métodos de autovaloración de las reacciones emocionales ante el estrés competitivo y las formas de autorregulación, a partir de las vivencias afectivas previamente auto valoradas por los deportistas.

El estudio de la autovaloración en el deporte recién comienza en nuestro país para lo cual no contamos con muchos trabajos sobre el terna.

F. García Ucha (1979), al realizar estudios sobre la autovaloración comparó un grupo de deportistas corredores de alto rendimiento-con éxitos y otro grupo que no los tenía. Halló que los deportistas que no triunfan subvaloran sus capacidades deportivas, presentan sentimientos de minusvalía y se inhiben ante los factores externos de la competencia que pueden constituir un obstáculo para lograr el éxito

En 1988 este autor realizó un estudio de la autovaloración en deportistas velocistas de alto rendimiento, así como de su capacidad física de trabajo. y encontró una alta correlación entre su autodefinición v las pruebas empleadas.

F. García Ucha y A. Fernández (1980) estudiaron la autovaloración tanto del estado general de los deportistas de un equipo de Polo Acuático, de alto nivel, como la de los pronósticos de los resultados, y hallaron, que tienen, relación con el grado de experiencia del deportista con su nivel de preparación, y con el estado de su forma deportiva.

Además, F. García Ucha y A. Fernández (1988) investigaron el comportamiento competitivo de un equipo de Polo Acuático de alto rendimiento mediante la autovaloración, y concluyeron que el deportista puede tener una autovaloración adecuada de sus capacidades, pero esta tendencia no llega ¡ser un motivo para la transformación de sus deficiencias y, por tanto, es necesario insistir en el deportista para que movilice sus recursos. Para ello se recomiendan programas de actividades que aseguren la transformación de las capacidades de los deportistas.

F. García Ucha y colaboradores (1988) comprobaron que la autovaloración adquiere un carácter más nítido cuando se relaciona con la actividad específica del deportista, en dependencia de la disciplina deportiva que practique.

En la actualidad, la actividad deportiva no puede concebirse sin la participación directa del deportista en su propio perfeccionamiento. La actitud consciente hacia si mismo en la preparación se traduce en una mejor organización y conducción de su propia educación.

F. García Ucha y R. León (1988) estudiaron las relaciones entre la autovaloración, el nivel de aspiración y el grado deportivo de gimnastas juveniles, y encontraron una tendencia general a sobre valorarse en relación con el nivel de formación atlética alcanzado par ellos. Este trabajo inició el estudio del desarrollo de la autovaloración de las acciones deportivas, que reviste particularidades específicas y guarda estrecha correspondencia con el desarrollo de la capacidad de autovaloración general del sujeto.

Estudios recientes de F. García Ucha (1981) y P. Posada Leal (1981), acerca de la autovaloración de las acciones tácticas en jugadores de Tenis de Campo, han permitido establecer con, más precisión las cargas afectiva y cognoscitiva que integran la autovaloración del deportista. En un grupo de jugadores de este deporte, altamente motivados, se encontró que ellos compensaban su falta de conocimientos tácticos con una sobre valoración de sus capacidades para la acción táctica de juego.

F. García Ucha y R. León encontraron, en un grupo de judokas juveniles, que llegaban, a subvalorarse como consecuencia de un programa de instrucciones que no establecía la posibilidad de alcanzar altos logros deportivos.

CONCLUSIONES

1. La autovaloración del comportamiento deportivo tiene un papel directo en la transformación de los rendimientos competitivos de alto nivel.

2. El deportista se plantea un grado de realización personal que se expresa por una continua calidad, o cantidad, y en correspondencia con el valor, que considera suficiente y posible para él, basado en una representación de sí mismo, de sus posibilidades y limitaciones.

3. La autovaloración del comportamiento competitivo, por estar referida a la actividad específica, posee características propias y desarrollo peculiar, que en cierto sentido se puede corresponder con el progreso de la autovaloración en general del sujeto.

4. La autovaloración es un subsistema ordenador dentro del sistema más amplio de la personalidad del deportista, y permite correlacionar su grado de aspiración con sus posibilidades reales, esto es, su nivel de rendimiento.

BIBLIOGRAFIA

1. AROSIEV, D. Métodos de Autovaloración. Lukaia. Atletika. 16, 2, 1971.92. p.29-21.

2. AROSIEV, U.; V. A. GALKOV and R. 1. SPECTOR. The role of subjetive estimate in the psychological endurarce of sports activity. Suplement to Sumaries IV Congress ISSP. Praha 1977.

3. BOZHOVICH, L. Estudio de la motiva­ción de la conducta de los niños y adolescentes. Editorial Proceso. Moscú 1978. p. 9-109

4. FERNANDEZ, A. Y F. GARCIA UCHA. La autovaloración de deportistas de alto rendimiento. Trabajo de Diploma. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana. 1980.

5. GARCIA UCHA, F. Factores Psicológicos en el rendimiento deportivo. III Jornada Técnico Metodológica de la ESPA Nacional. La Habana. 1980.

6. GARCIA UCHA, F. y A. FERNANDEZ. Autovaloración del comportamiento com­petitivo de polistas. Il Jornada Científica IMD. La Habana. 1980.

7. JUDADOV, N. Comunicaciones personales. 1978.

8. MATHESIUS, R. Personalidad y Actividad Deportiva. En aportes a la Psicología Deportiva. P. Kunath y Col. Editorial Orbe. La Habana. 1976, p. 23-50.

10. OZOLIN, N. G. Autocontrol del deportista en dirección al proceso de entrenamiento. Teoria Pract. de la Cult. Fís. Moscú, 32, 1970, 9. p. 5-E.

11. PÉREZ, R. y GARCIA UCHA. La autovaloración de la técnica en el judoka. Trabajo de Diploma. Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. 1981.

12. POSADA, P. y F. GARCIA UCHA. Autovaloración de la táctica en Tenis de Campo. Trabajo de Diploma. ISCF "Manuel Fajardo". La Habana. 1981.

13. RUBINSTEIN, J. L. Principios de Psicología General. Ediciones R. La Habana. 1977. p. 622-665.

14. RICHARD, R. y F. GARCIA UCHA. Estudio de la autovaloración y el nivel de aspiración en grupos de gimnastas jóvenes. Trabajo de Diploma. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana. 1980.

15. SAVONKO, E. Correlación entre la orientación de los niños a la autovaloración y orientación de la valoración hecha por otras personas. En Estudio de la Motivación, de la conducta de los niños y los adolescentes. L. Bozhovich. Editorial Progreso. 1978, p.79-100.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

28/02/2007 12:42 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El encuadre de la Tarea del Psicólogo del Deporte

El material que presento a continuación viene del Capítulo. 1. La psicología del deporte: definición y evolución. Expuesto en mi libro Psicología del Deporte: Enfoque Cubano. Editado por la Editorial Lyoc y la Empresa Cubadeportes S. A. en 1996.A nuestro modo de ver, uno de los problemas más agudos y complejos que se presentan en el ámbito de la Psicología del Deporte se relaciona con la estrategia general que debe asumir el psicólogo en su actuación y relaciones cuando labora. Se trata de conocer mediante qué normas y acciones se pueden evitar los conflictos y problemas que en ocasiones aparecen como consecuencia de la práctica como especialistas. ¿Cómo evitar que surjan contradicciones entre las tareas del psicólogo y las del entrenador? ¿Cómo interactuar con los especialistas de otras ramas sin llegar a que se susciten problemas? En general, gran parte de lo que el psicólogo puede llegar a realizar con los deportistas, entrenadores, grupos y organizaciones deportivas depende de lo que creen y esperan acerca de la Psicología y de lo que la propia actuación del psicólogo provoque; por esto, desde hace algunos años se viene analizando por parte de un grupo de investigadores, el modo de operar frente a las tareas más allá del uso propio de los métodos, técnicas y procedimientos que requieren la ejecución de las tareas del psicólogo en el deporte. El propósito de atraer la atención de los psicólogos hacia estos problemas y coadyuvar al desempeño más eficiente de la labor profesional, contribuiría a fortalecer el desarrollo de la Psicología del Deporte. Es evidente que el trabajo del psicólogo, al tener como objetivo la formación y desarrollo de determinadas pautas de conducta del deportista y establecer las bases para la transformación de las acciones del entrenador y las organizaciones deportivas, enfrenta dificultades y resistencias que van a obstaculizar su labor. El problema que tratamos aquí es estudiado por los psicólogos en distintas ramas de la Psicología. Específicamente en el campo de la Psicología del Deporte, este problema es tratado por B. Ogilvie., L. Rushall., y F. García Ucha. La estrategia general seguida por los psicólogos con vistas a garantizar la efectividad de sus funciones, se denomina encuadre de la tarea y se define como la forma en que se debe estructurar su trabajo, de manera que la propia actuación o la de otros vinculados a ella no dificulten los objetivos que se persiguen. Este concepto fue descrito por J. Bleger. El encuadre de la tarea posee su técnica, esta es, el conjunto de operaciones y condiciones que conducen a establecer el encuadre y que forman parte del mismo, y abarca el conjunto de problemas que se tratan a continuación: No es difícil constatar que en cada una de las esferas de aplicación de la psicología las expectativas acerca de las funciones del psicólogo o las dificultades que emanan de su acción alcanzan un grado diferente de complejidad, sobre todo de acuerdo con la significación de la trascendencia del trabajo, lo que plantea que si bien existen una serie de normas o pautas para afrontar este problema de manera general, también hay particularidades específicas en cada una de las ramas de aplicación de la psicología demandando desarrollar determinadas variantes. Un punto de partida del trabajo del psicólogo pudiera ser el señalado por B. Ogilvie., que consiste en establecer su credibilidad y la credibilidad de la Psicología. Para nosotros resulta de importancia esta concepción, dado que la irrupción de la Psicología del Deporte en algunos países es relativamente reciente y de esta forma, tiene consecuencias metodológicas concretas para el encuadre de la tarea, ya que implica que el psicólogo puede tener un carácter muy ambiguo. Cuando los deportistas y entrenadores son entrevistados acerca de qué esperan u opinan acerca del psicólogo en el deporte, en muchos casos sus criterios se alejan de lo que el psicólogo considera debe ser su campo de acción. Por ejemplo, hace años había que explicarles a los deportistas que el psicólogo no se encontraba en el equipo deportivo porque ellos presentaran alguna patología nerviosa. Es por esto que el problema de las creencias acerca de la psicología constituyen un aspecto importante que permite conocer de antemano al psicólogo; qué se espera de sus acciones, qué debe esclarecer, qué debe enfrentar y a qué atenerse en cada circunstancia. El problema de las expectativas acerca de la Psicología está a veces vinculado con aspectos relativos a la posición ante la vida del sujeto; al respecto H. S. Sullivan., señala que hay personas a quienes se les enseña erróneamente que no deberían necesitar ayuda para resolver sus problemas, por lo cual se avergüenzan cada vez que la necesitan o experimentan la sensación de que son unos tontos al buscarla o esperar que alguien se las dé. Esta necesidad obstaculiza las posibilidades del sujeto para enriquecer su experiencia y solicitar cooperación para sus problemas o conflictos. Si bien el psicólogo debe cuidar las opiniones adversas o los prejuicios acerca de sus funciones, las creencias excesivamente favorables también deben recibir una profunda atención, ya que pueden resultar muy dañinas a su trabajo. Por ejemplo, algunos pueden ver al psicólogo como un personaje que posee una "varita mágica" mediante la cual puede resolver todos los problemas que se le presentan al equipo u organización deportiva; esto puede llegar a comprometer al psicólogo con las fantasías del entrenador u otros participantes y tener consecuencias sobre sus funciones de trabajo, las expectativas del entrenador, o los deportistas van a tener una formulación idealista e inalcanzable. Otra de las dificultades está relacionada más con la Psicología que con el psicólogo mismo: se trata de aquélla que presenta la Psicología para ofrecer soluciones a los problemas de forma inmediata, rápida y precisa. En muchos casos, esto no es posible, dado que la Psicología posee pocas soluciones preparadas de antemano y esto se debe a la complejidad de su objeto de estudio, por lo que es importante estar alerta para no cometer el error de brindar esperanzas que sobrepasen lo posible o hacer pronósticos que no lleguen a materializarse, por lo que resulta recomendable plantear de forma clara las limitaciones con que cuenta el psicólogo, cuando tienen que modelar la conducta de otros. Dado que las tareas resultan casi siempre mucho más complejas que lo previsto, se hace necesario hablar desde el principio con una proyección de trabajo que ocupe un tiempo prudente. El planificar una tarea en un plazo corto puede ser una de las causas que condicionan el fracaso. El psicólogo debe tener presente que la aceptación como profesional se ofrece tentativamente y puede ser retirada, sobre todo cuando después de haber mostrado lo que pueden esperar de él no se cumple. De los planteamientos anteriores se deriva prácticamente la necesidad del esclarecimiento del carácter de la tarea, eludiendo totalmente el verse comprometido con las exigencias que no pueden cumplirse o que se encuentran fuera de sus funciones. La tarea de, esclarecimiento del perfil de las funciones del psicólogo, debe efectuarse a todos los niveles en el deporte donde se ejecute, tanto con los entrenadores y deportistas, como los directores. Es en este proceso cuando el psicólogo debe solicitar la aceptación explícita de su persona y de sus tareas; desde luego, esta aceptación debe ser producto del propio esclarecimiento y no de la coerción. En este sentido, el psicólogo debe elaborar un plan de trabajo lo más concreto posible, este debe ser sometido a la meditación y aceptación de los entrenadores y directivos. En el mismo deben definirse cuales son los objetivos de la actividad, los diferentes procedimientos para alcanzar el propósito de actuación del psicólogo y la parte de responsabilidad que le compete a cada uno de los integrantes del deporte en la ejecución del mismo. En el transcurso de su labor el psicólogo debe suministrar información veraz, útil y exacta tanto al entrenador como a los deportistas. El problema de la información que se entrega acerca de los deportistas o el equipo es uno de los más importantes por el número de consideraciones y efectos que puede conllevar. Desde el ángulo del contenido hasta las personas que van a recepcionar la información se constituye en un proceso que el psicólogo debe de cuidar y realizar con la mayor ética y profesionalidad. Finalizando esta parte del tema uno de los aspectos más importantes del encuadre de la tarea lo constituyen las relaciones entre el psicólogo y el entrenador. En la persona del entrenador radica la responsabilidad máxima de la preparación deportiva y de los rendimientos en competencias y el psicólogo debe considerar que su acción no se convierta en una fuerza paralela o en un sustituto del entrenador. El psicólogo debe limitarse a sus funciones de trabajo, a su rol de asesor, consejero o consultante y no asumir papeles directivos ni ejecutar tareas que competen al entrenador. Los entrenadores son muy sensibles a la ascendencia que ejercen sobre sus deportistas y el psicólogo no debe brindar la ocasión para que el entrenador pueda sentir en peligro su autoridad e influencia sobre los deportistas.

Etiquetas: , , ,

28/02/2007 12:56 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Consecuencias de abandonar el encuadre de la tarea

20070303042953-polemicadelpsicologo.jpgAlgunos psicólogos del deporte no llegan al final.Efectivamente, después del articulo anterior, que expone el problema del encuadre de la tarea del psicólogo del deporte y que junto a materiales de Orlick, Rushall, Rotella, Ogilvie y Tutko, Vadin, Judadov y tantos otros. Impartí conferencias y cursos en la formación de los psicólogos en este tema. Me encontré en la sorpresa de salir un año de un curso y al regresar al otro faltaban cuatro especialistas que había dejado en equipos de fútbol.Tiene el deporte el encanto de emocionarnos a todos, implicarnos en las tareas que no pertenecen al rol del psicólogo del deporte, abandonar el encuadre. Por más que se diga puede pasar.Uno de los psicólogos represento al equipo con el objetivo de mediar en un conflicto económico y fue despedido. Otro hablo a uno de los jugadores acerca de sus opiniones personales sobre el entrenador. Fue despedido. Otro pidió tiempo en un partido para intervenir en la orientación del juego. Fue despedido. Otro iba todos los días con un termo, o como decimos en Cuba, con traje, cuello y corbata y le llamaron la atención de que con esa ropa los jugadores lo veían como un ente extraño. Al otro día en ropa deportiva entro al terreno a jugar con los deportistas. Fue…Eran malos psicólogos, eran buenos psicólogos.
¿Qué eran? Eran especialistas que abandonaron el encuadre. Destrozaron la credibilidad acerca de ellos.
Hay más situaciones. Pudiéramos hacer estudio de casos. Para orientar a los que se inician y a los que están.Este es un campo de la actuación profesional extremadamente compleja.
Lo que espera el entrenador y el deportista es la actuación del psicólogo del deporte es la de un experto, cuando esta expectativa no es satisfecha entonces ellos consideran que los expertos son ellos mismos.

Etiquetas: , , , ,

28/02/2007 13:02 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Garcés de los Fayos y el Psicólogo del Deporte

20070228162858-20070121205416-slide0001-image001.png

Polémica sobre el psicólogo

Las notas que aparecen a continuación son fruto del encuentro de uno de nuestros colaboradores con un grupo de entrenadores.
A nuestro juicio, puede resultar de interés ya que nos muestra los problemas que con más urgencia se presentan en la labor de los entrenadores y en las cuales el psicólogo puede contribuir. No hemos dejado de lado la existencia de resistencias y prejuicios empotrada en la concepción del mundo de algunos especialistas que viene a limitar la actuación del psicólogo.
No aparecen los nombres, sin embargo, las situaciones no son resultado de la ficción aunque se ha realizado un cuidadoso trabajo para que sólo aparezca el contenido de lo tratado como elemento de mayor significación.
Las cuestiones que se trataron comenzaron por el planteamiento de un entrenador de deportistas infantiles y juveniles quien considera que el trabajo del psicólogo debe limitarse a más una tarea de apoyo y trabajo con su familia. Según este entrenador el trabajo con los padres resulta el de mayor interés.
Como tendencia otros entrenadores plantearon que era preferible que los chicos evolucionen de forma natural sin la intervención de un psicólogo.
En respuesta a estos planteamientos un entrenador que había utilizado a un psicólogo planteo que su labor le permitió identificar las necesidades básicas de los participantes, en este caso adolescentes. Mediante un diagnostico inicial de las características de personalidad y personales de los adolescentes se pudo desarrollar una mejor comunicación dentro del equipo, incrementar la motivación, un aumento del control de la disciplina y llegar a identificar los objetivos de la preparación y las competencias.
Para otro entrenador el hecho de que el deportista se encuentre en un equipo de alto rendimiento muestra que esta cualificado para hacerlo y si no es así, si es que no posee la motivación y la valentía para ganar debe ser excluido por ello la presencia de un psicólogo resulta un desperdicio de tiempo.
Otro entrenador señalo que prefiere que el psicólogo sea el entrenador.
La respuesta a los diversos planteamientos llevó a un entrenador a señalar:
Un psicólogo podría ser una excelente ayuda para trabajar con los padres y en definitiva, un psicólogo podrá ayudar al técnico a plantear un mejor trabajo, a guiarlo con su conocimiento de las conductas y el trato a los niños y adolescentes tanto del técnico a los jugadores como de parte de los jugadores.
Un psicólogo no sólo debe verse como una herramienta para fines competitivos, es una herramienta que puede ayudar en muchos aspectos, claro que eso dependerá de las necesidades que se tengan, pero en definitiva yo pienso que para los aspectos motivacionales es excelente y seguro que en el caso de los técnicos de categorías menores, al menos en mi país, un psicólogo ayudaría mucho a los técnicos para que se desempeñen de mejor manera con los niños y adolescentes.
Una posición de contrapartida a este planteamiento llego cuando un entrenador plantea que el comportamiento no es predecible ni cambiable. Para este entrenador la psicología puede aportar generalidades y además no es su tendencia darle espacio a quienes influyen y manipulan la mente de los demás.
Otro entrenador y bajo al concepción de la necesidad de la formación del equipo de trabajo interdisciplinario reacciono señalando que la figura del psicólogo deba estar
incluida. El tuvo la oportunidad de contar en su staff con psicólogos que idóneamente han dado aportes muy importantes, no solo a nivel profesional, si no además con los jugadores de primera división, lo que quiere decir niños y adolescentes.
Con este entrenador coincidió otro que ya había explicado su aceptación del trabajo de los psicólogos y puntualizo:
1. En ocasiones los entrenadores no sienten confianza con la intervención de otros especialistas en su trabajo, sin percatarse que la ayuda puede ser necesaria ya que no todos poseen el monopolio de la excelencia y a la maestría como entrenadores. La posibilidad de ver los fenómenos que ocurren en el deportista de diferentes ópticas enriquece el trabajo mas que debilitarlo.
2. Los chicos requieren desde mi punto de vista de la mayor atención y de un trabajo que este guiado por la motivación al logro. El trabajo multidisciplinario constituye una herramienta invaluable en garantizar el desarrollo adecuado del chico y de su formación moral y personalidad.
3. El trabajo del psicólogo puede ayudar mucho siempre y cuando se planifique de conjunto con el entrenador.
Siguiendo esta línea de idea otro entrenador señalo: Aquí donde laboró con un equipo femenino una psicóloga, ayudó y continúa colaborando a que el equipo a asegurar que
continué ganando títulos. En relación a la versión masculina de nuestro deporte la introducción hace unos años de psicólogos esta cooperando muchísimo a que la selección continué mejorando sus actuaciones.
En las participaciones resulto que un entrenador planteo que un psicólogo había expuesto como podría ayudar a los jugadores a manejar sus propios impulsos, es decir, no dejarse llevar ni por la euforia ni por la decadencia.
Otro entrenador dio la sorpresa de tener una compañera en la vida que es psicóloga y que le permitió no solo el amor si no a la vez compartir sus conocimientos lo que lo ayudo mucho saber hasta donde uno puede llegar es necesario trabajar inter-disciplinariamente y que cada
uno aporte lo suyo.
Los temores y prejuicios acerca del trabajo del psicólogo es un aporte muy interesante e importante para el trabajo del equipo deportivo tanto en el rendimiento con jóvenes adultos como en el ámbito infante-juvenil, entre otras cuestiones porque el desarrollo evolutivo desde el punto de vista psicológico no tiene una relación isomórfica con el desarrollo cronológico del niño.
En este punto alguien con cierta cordura señaló que era importante preguntarle a los que están comprometidos con la actividad. A los propios psicólogos.

Hay un excelente comentario de la Lic. Carmen Pulgarin, respecto al tema.
Amiga: Me alegran tus palabras, tu acendrado optimismo, me enseñan.
Aún así, veámoslo en un ámbito mucho más amplio que aquello que puede estar ocurriendo en el entorno más próximo.
Hay regiones dentro de este, nuestro mundo Iberoamericano, donde la Psicología del Deporte recién se inicia, o vuelve como ave fénix a resurgir o incluso donde fue olvidada y duerme como una semilla latente en espera del sol de su primavera.
Todavía hay mucho espacio donde darle a esta obra, cuerpo y alma.
Son realidades para ser penetradas y exploradas. Permiten a la vez ensayarse en todo aquello que puede convenir a nuestros propósitos profesionales.
Y, muchos son los problemas relativos al tema, por ejemplo el tema de la formación profesional del psicólogo del deporte. Los diseños curriculares actuales. Sus deficiencias y virtudes.
Aquí elegí alguna de las fuentes bibliográficas donde este tema de la práctica del psicólogo del deporte se acomete.
De la literatura reciente resalto la obra de Enrique Garcés de los Fayos. Ruiz. Más tarde me voy a referir a los trabajos del Prof. José Vasconcelos Raposo.
Me siento en libertad de elegir los autores y la bibliografía que estime, aunque hay mucho y mucho escrito por excelentes profesionales, psicólogos o no, en todos los idiomas y de todas las procedencias.
Referencias del tema:
Cantón, E. (1996). La profesión del psicólogo de la actividad física y el deporte.
Información Psicológica, 62, 4-8.
Danish, S. J. y Hale, B. D. (1981). Toward an understanding of the practice of sport psychology.
Journal of Sport Psychology, 3, 90-99.
Garcés de Los Fayos, E. J. -Ponencia: "El rol profesional del psicólogo del deporte y perspectivas de futuro de esta disciplina". II Seminario de Psicología del Deporte. Murcia, 1996.
Garcés de Los Fayos, E. J. -Symposium: "La orientación clínica del psicólogo del deporte". II Congreso Iberoamericano de Psicología. Madrid, 1998. Publicado resumen y Texto completo en CD-ROM.
Jiménez, J. y Garcés de Los Fayos, E. J. (1997). El papel profesional del Psicólogo del deporte. En E. J. Garcés de Los Fayos (Coord.), Manual de Psicología del deporte. Conceptos y aplicaciones (pp. 55-84). Murcia: Capítulo tres Editores.
Martínez, L. (1995). Perfil, rol y formación del psicólogo de la actividad Física y del deporte. Papeles del Psicólogo, 63, 61-64.
Vives Benedicto, L. y Garcés de Los Fayos, E. J. Intervención psicológica en un club de fútbol base: propuesta de un sistema de actuación psicológica desde sus diversas áreas Cuadernos de Psicología del Deporte, 2003. Vol. 3, núm. 2 pp. 50-55
Garcés de Los Fayos, E. J. Jara Vera, P. y Gómez Amor, J. Evolución histórica y perspectivas de futuro de la psicología del deporte en Murcia. Cuadernos de Psicología del Deporte, 2001. Vol. 1, núm. pp. 10-16
De los clásicos es imperdible leer:
Ogilvie, B. C. The sport psychologist and his professional credibility.
In P. Klarova and J. Daniel. "Coach, athlete and the sport psychologist. Human Kinetics Publishers. Canada 1979. p. 44 55.
Rushall, B. S. Observations of psychological support services for Elite Sport Teams. In P. Klarova and J. Daniel. "Coach, athlete and the sport psychologist.
Human Kinetics Publishers. Canada 1979. p. 63 73.  

Etiquetas: , , , , , ,

28/02/2007 16:28 ucha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.



La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris