Facebook Twitter Google +1     Admin

Habilidad para superar la acción del factor peligro en los gimnastas jóvenes.

 Habilidad para superar la acción del factor peligro en los gimnastas jóvenes.

Cap. VII Investigación de la habilidad para superar la acción del factor peligro en los gimnastas jóvenes.

B. N. Smirnov. En: Cuestiones de la psicología del deporte, editor A. Z. Puni Leningrado. 1975.

Con las investigaciones realizadas (1) anteriormente se determino la composición de los elementos de la autorregulación psicológica de la actividad motora, al ser utilizados dichos elementos por los gimnastas mayores de las categorías superiores, formulando con ellos la base de una habilidad para superar la influencia del factor peligro. Quedo claro, que unos elementos están dirigidos a la movilización y otros a la organización de los esfuerzos volitivos. Más adelante quedo establecido, que en el momento de una vivencia más clara del miedo durante la situación de riesgo con una intensidad máxima se utilizan los elementos de la auto movilización de los esfuerzos volitivos, la auto persuasión, la auto-animación, y el auto-orden (2). En la medida en que disminuye el grado del peligro consciente, el papel de los esfuerzos volitivos se reduce en la autorregulación de la actividad motora de los gimnastas pero al mismo tiempo se eleva la intensidad de utilizar los elementos de la auto-organización de dicho esfuerzos sobre la concentración de la atención en la técnica de la acción motora.

El objetivo del presenta trabajo fue:

El estudio de las particularidades de los elementos de la auto movilización y la auto-organización de los esfuerzos volitivos que son utilizados por los gimnastas jóvenes en las condiciones de peligro, así como también la aclaración de las tendencias principales de su formación en el proceso del entrenamiento deportivo.

Metodología.

El trabajo se organizo en forma de experimento natural, en el cual participaron los alumnos de la sesión de gimnasia y los gimnastas adultos de calificación superior de las EIJD, DSO, "Trud" de Leningrado. El grupo principal de sujetos fue de 10 gimnastas de 11 años, los cuales alcanzaron la II categoría deportiva de mayores y que entrenaban para la I categoría. En las clases con ellos, la entrenadora L. S. Shurygina lleva a cabo actividades especiales para el aprendizaje de los elementos de la autorregulación. Con este objetivo durante el ajuste para ejecutar los ejercicios ella les enseñó a utilizar los argumentos lógicamente fundamentados a favor de la seguridad propia y la disposición para la acción pronunciando para sí mismo palabras tranquilizadoras y animadoras, impartiéndose indicaciones categóricas, consiguiendo su ejecución, concentrando la atención en los elementos inminentes y con posterioridad ejecutar los movimientos y las acciones.

La marcha del dominio de los elementos de la autorregulación se sigue durante la ejecución de las normativas de control de los ejercicios gimnásticos que se relacionan con el riesgo y el peligro. Algunos ejercicios son desconocidos para los gimnastas, otros son ejecutados en condiciones nuevas extraordinarias sin ayuda o apoyo, etc. Después de un intento es ejecutado el ejercicio de control por cada gimnasta, con posterioridad se llevan a cabo conversaciones breves que están dirigidas a esclarecer las particularidades cualitativas de los elementos utilizados de la auto movilización y la auto-organización de los esfuerzos volitivos. Los resultados de la conversación se registran en el diario.

En calidad de normativa de control se utilizó también el test con caída del gimnasta desde una altura diferente partiendo de la posición principal de espalda al piso con las manos en apoyo. Después de una caída singular en el protocolo especial se inscriben los índices siguientes:

Autovaloración de las vivencias:

5 puntos muy terribles.

4 puntos cuando la acción es terrible.

3 puntos algo terribles.

2 puntos no terribles.

1 punto nada terrible.

La autovaloración de la intensidad para utilizar cada uno de los cinco elementos de la autorregulación fue:

5 puntos muy fuerte.

4 puntos fuerte.

3 puntos, cuando la acción es un grado medio

2 puntos por debajo de la media.

1 punto débil.

0 punto no perceptible.

La valoración de la técnica de la caída fue de una escala de 10 puntos.

Antes de comenzar el experimento se obtuvieron los datos iniciales de la ejecución de las siguientes tareas de control:

Salto con voltereta de frente, con extensión, salto a través del caballo por el ancho a la fosa de espuma de goma, después sobre el colchón.

Desde la posición de apoyo sobre el listón inferior, salida con las piernas separadas a la fosa de espuma de goma.

Desde una carrera de impulso mortal al frente a posición de agrupación, desde un puente con resorte a través del caballo por la parte ancha, a la fosa de espuma de goma.

Caída desde una altura de 130 cm sobre las manos como apoyo.

Al cabo de tres meses en calidad de tareas de control se ejecutan los ejercicios:

Voltereta lenta de espalda sobre una viga con una altura de 35, 90 y 125 cm.

Mortal al frente desde una carrera de impulso a la posición de agrupación desde un puente con resorte a través de un listón con una altura de 85, 95, 104, 108, 114, 124, 134, 138 y 154 cm.

Caída desde una altura de 195 cm sobre apoyo en las manos.

Para obtener datos comparativos con vistas a la investigación fueron incorporados 12 gimnastas de 13 años de edad, principalmente candidatos a maestros del deporte y 12 gimnastas adultos maestros del deporte. Con los primeros se realizaron conversaciones episódicas en la sala deportiva sobre la utilización de los elementos de la autorregulación después de ejecutar los ejercicios de riesgo.

Con los otros gimnastas, es decir los maestros del deporte se realizaron conversaciones profundas en una situación tranquila con respecto a los motivos de utilización de estos elementos.

Resultados de la investigación.

Para los gimnastas de 11 años antes de comenzar el experimento quedo establecida la presencia adecuada, aunque muy tenue de las habilidades formadoras para superar la acción de peligro. En su composición entraron aquellos elementos de la automovilización y de la auto-organización de los esfuerzos volitivos, que fueron estudiados anteriormente por los gimnastas adultos. Sin embargo, al ser utilizados dichos elementos por los gimnastas juveniles y adultos de calificación se presentaron diferencias determinadas.

Particularidades cualitativas para la utilización de los elementos.

La característica comparativa de utilización de los elementos de la autorregulación por los gimnastas juveniles y adultos de calificación está representada en la tabla 1.

Tabla 1.

Utilización de los elementos de la autorregulación de los elementos por los gimnastas juveniles y adultos de calificación.

Elementos.

Gimnastas juveniles.

Gimnastas adultos calificados.

Auto persuasión.

Argumentos a favor de la seguridad propia.

Apreciación sobre lo permisible de los ejercicios con una referencia sobre la representación de la ejecución técnica.

Actualización de las sensaciones escénicas, principalmente del amor propio.

Argumentación más elevada de las conclusiones sobre la seguridad.

Valoración de sus posibilidades sobre la base no solamente de una representación, sino sobre la comprensión de la técnica de los ejercicios.

Actualización de los motivos personales y sociales con el apoyo de las sensaciones escénicas.

Auto-animación

Palabras y llamamientos de animación para la tranquilidad y lograr el éxito.

Las mismas palabras y llamamientos pero con un efecto de sugestión.

Auto-orden.

Auto-ordenes para las acciones con elementos de la auto persuasión y la autosugestión.

Laconismo y categorismo de las Auto-ordenes verbales, a veces para el cambio de sus acciones asimilables externas.

Cambio.

Auto-ordenes verbales para las acciones con elementos de la auto persuasión y de la autosugestión

Forma lacónica y categórica de las auto-ordenes verbales a veces perceptibles por las acciones asimilables externas.

Concentración.

Concentración deficiente, plena y estable sobre el modelo del ejercicio inminente y su ejecución.

Concentración completa sobre la percepción del modelo-programa y sobre el proceso de su ejecución.

El elemento de la autosugestión se utilizó para los gimnastas de 11 años y mediante la ejecución de motivaciones diferentes, las cuales tenían una relación con su seguridad, valoración de sus posibilidades y actualización de las sensaciones escénicas. Los motivos para la seguridad se incluyeron en la auto persuasión. Por una parte, existía una dominación de la idea sobre la confiabilidad del apoyo y de la seguridad de la ejecución del ejercicio: "Me están apoyando por la espalda y la altura no es grande ", "No me pasara nada, si se produce una caída, esta será en la fosa de espuma de goma"; por otra parte, se apela a sus sensaciones, tales como: "Esto no es tan terrible y yo debo realizar el elemento", "No tengo miedo y debe saltar bien", "Incluso si es terrible, entonces es necesario vencer el miedo". Sin embargo, es más frecuente, que las motivaciones de los gimnastas puedan ser otras, "Esto no es tan terrible, de todas formas me están apoyando y no me caeré". Una valoración de sus posibilidades es realizada por los gimnastas de acuerdo con las dificultades y lo accesible del ejercicio: "Este salto extraordinario, si yo quiero, entonces yo puedo hacer obligatorio su ejecución" y apoyarme en los conocimientos perceptibles sobre la técnica de los ejercicios "Yo se como se ejecuta la rotación y por eso puedo realizar este elemento".

La actualización de las sensaciones escénicas se fundamenta en el auto-amor deportivo: "Todas las muchachas saltan y yo debo obligatoriamente saltar", "Las muchachas pueden pensar, que yo tengo miedo", "Yo no soy peor que los demás".

Existen las particularidades siguientes en la utilización de la auto persuasión con los gimnastas adultos calificados: acentuación de la argumentación y de la categorización de las apreciaciones con respecto a su seguridad, consolidación de los recursos con respecto a sus emociones "Cuando yo ejecute el movimiento, ahí estará el entrenador, él me apoyará", "Si lo he realizado con apoyo y más de una vez, entonces me saldrá sin apoyo", "Esto no es tan terrible, el entrenador me sostiene, si voy incorrectamente. Debo hacerlo".

La intensificación de los motivos como en un deber en la valoración de sus posibilidades, está dada no solamente por la referencia sobre el conocimiento de las sensaciones sino por la compresión de la técnica de los ejercicios "Es necesario y obligatorio hacerlo y yo lo puedo hacer, por cuanto, comprendo lo que se quiere, tengo una representación, de cómo es necesario hacer la dislocación y no es tan terrible, se habla de un doble mortal de espalda a posición de agrupado desde un puente. Es lo mismo que en la propia viga, solamente que a una altura mayor. Lo fundamental es la colocación de las manos". "Este elemento se parece a otro, que yo he realizado ya. La diferencia está solamente en la segunda mitad. Por debe hacerlo".

El aumento del peso de los motivos sociales importantes para actualizar las sensaciones escénicas: "Esta competencia es necesaria y no puede suceder nada", como gimnasta, yo estoy ajustado para ejecutar por primera vez y sin apoyo la voltereta de espalda en una combinación en la barra de equilibrio.

El elemento de auto-animación se utilizó para los gimnastas de 11 años en forma verbal de una o varias palabras, las cuales estaban dirigidas directamente a la regulación de las emociones y con frecuencia para la acentuación sobre una salida exitosa al ejecutar una acción: "Tranquilo". "Tranquilo". "Sin preocupación". "No es terrible". "Por que te preocupas". "No es terrible". "Hazlo todo normal". "Como lo has realizado, ejecútalo". "No temas ir al frente". "No es tan terrible, entonces hazlo".

La utilización de la auto-animación para los gimnastas adultos calificados no se diferenció por la forma sino que se caracterizó por una fuerza mayor de la influencia de autosugestión. La utilización del elemento de "auto-orden" para los gimnastas de 11 años consistió en una indicación para sí mismo con una categorización menor o mayor al comenzar la ejecución del ejercicio. Con una categorización menor se pronunció "en um"; por ejemplo, tales palabras de auto-orden como: "Es necesario hacer". " Y va y va". "Para hacerlo". "Hacerlo, al ir hacia atrás". "Una idea: despegue desde el puente". En estas frases aparecen los elementos de la auto persuasión y la autosugestión "debe" "para que", "una idea", sin embargo, se conserva el motivo para renunciar a la ejecución. Las auto-ordenes con una categorización mayor son más lacónicas: "Hacer". "Vamos". "Dale". "Al frente". Estas frases no hacen cambiar el motivo de una ejecución.

Las auto-ordenes de los gimnastas calificados se caracterizan por una categorización mayor, por el laconismo y la acción. Muchos gimnastas utilizan este elemento sin pronunciar verbalmente las palabras. Sus cambios se asocian con una orden y auto-orden de forma externa y anticipada: adoptando una pose determinada, una inspiración, etc. Por ejemplo, "Parado en la posición de atención, esto significa que yo estoy preparado para ejecutar el elemento y debe hacerlo". Esto es lo correcto. Si no me alcanza la decisión, entonces me doy el auto-orden "Hacer". "Adelante", etc. " A veces tenga la señal para la acción de realizar una inspiración profunda en la posición de atención". "Inspiración y adelante, como si esto diera seguridad en mis fuerzas".

El elemento de cambio desde una vivencia del peligro a suponer para la preparación y ejecución del ejercicio se utilizó con los gimnastas de 11 años en forma de una percepción en la conciencia de la acción inminente de cualquier otra acción. "Mentalmente ejecuto un movimiento pendular por el arco con giro, surge la representación del movimiento pero (en seco)". "Me represento la elevación al frente con las dos piernas pero no la veo con precisión". "Antes de la salida de la barra pienso solamente en el giro de 360 grados". Por no poder inhibir las vivencias del miedo a los gimnastas les resulta difícil hacer un cambio integral para pensar en la acción inminente, aunque ellos aspiran a esto.

Los gimnastas adultos de calificación tienen las habilidades más formadas para cambiar la preparación y ejecutar el ejercicio mediante la actualización en la conciencia el programa más eficiente y completo con respecto a una acción. "Antes de hacer el salto se repasa mentalmente sus fases". Como si se tuviera ante los ojos una filmación en tempo lento. "Pensar como arribar al puente e impulsar muy bien hacia arriba". "Ver como se va en el vuelo, como se pasa del mismo". Todo esto permite ir dejando a tras el "miedo".

No todos los gimnastas juveniles de 11 años pueden percibir el elemento de la concentración antes y durante la ejecución de una acción de riesgo. Ellos tratan de pensar acerca de la ejecución de determinados movimientos, e inclusive hablan mentalmente de las partes más importantes. Por ejemplo, "correr y decir: salto, salto". "Péndulo arriba", "Impulso con los brazos". "No separar las piernas", etc. Al mismo tiempo en las acciones de los gimnastas se observaron errores, entre los cuales se detectaron solamente los graves. A veces los errores menos significativos son menos perceptibles en el campo de la conciencia. Las gimnastas adultas de una calificación elevada llevan a dominar el elemento de la concentración muy bien. Una característica típica en la utilización de este elemento se expresa en el ejemplo siguiente: "Como ajustarme para la ejecución, o bien no existe nada, o bien estoy solamente, y claro está el aparato". En este caso, ellos se concentran solamente en el modelo motor de la acción futura. Es muy probable, que el modelo-programa se refleje de una manera más confiable desde sus manifestaciones escénicas. Por esta razón, durante la ejecución del ejercicio los gimnastas pueden dirigir conscientemente sus acciones. Veamos una ilustración típica de esto: "Durante la ejecución no hay palabras, actúo por el programa confeccionado; siento como me desplazo, sujetándome con las manos; comprendo lo que estoy haciendo, es evidente para mí la concentración de la atención como una cosa común.

Características cuantitativas de la ejecución de los elementos.

En la tabla 2 están representados los datos con cifras que se obtuvieron al ejecutar el test con una caída desde una altura de 130 y 195 cm para los gimnastas de 11 años. Estos datos reflejan la frecuencia y la intensidad de la ejecución de los elementos de la autorregulación, así como también la valoración del grado de expresión del miedo y el nivel técnico de la ejecución de las acciones.

Tabla 2.

Elementos, valoración de la expresión del miedo y del nivel técnico de la ejecución.

ALTURA.

 

130 cm.

195 cm.

 

Frecuencia.

Intensidad.

Frecuencia.

Intensidad.

Autopersuación

6

3,6

9

4,4

Auto-animación.

3

3,0

8

3,7

Auto-orden

9

3,8

10

4,7

Cambio.

10

4,3

10

4,0

Concentración.

8

3,7

10

4,2

Miedo.

2,8

3,0

Nivel técnico.

8,5

9,0

Como vemos, partiendo de la tabla, durante la caída de espalda al frente y desde una altura de 195 cm., cuando los gimnastas superan un obstáculo de un grado grande y significativo de dificultad (la altura de la caída se eleva a 65 cm.), ellos tienen tal expresión de miedo, como durante la caída inicia; desde una altura de 130 cm. (3 contra 2,8 puntos). Es muy probable, que los índices elevados de la actividad motora sean alcanzados, gracias a una frecuencia e intensidad mayores al utilizar los elementos especiales de la autorregulación. Según la frecuencia e intensidad crece evidentemente la utilización de la auto persuasión, la auto-animación, el auto-orden y la concentración. Se puede pensar, que el aumento de la frecuencia e intensidad al utilizar los elementos de la autorregulación se produjo bajo la influencia de un aprendizaje especial y refleja el resultado del proceso de su formación. Demostrativamente, fue la concentración mejor de los gimnastas sobre una acción ejecutada, dicha concentración fue a consecuencia de una utilización mayor del volumen y de la intensidad de los elementos de la autorregulación sobre los esfuerzos volitivos, al crear las premisas más favorables para organizar la actividad motora.

Conclusiones.

Los gimnastas juveniles de 11 años, que entrenan por el programa de la primera categoría deportiva de mayores, en las condiciones de peligro utilizan todos los elementos básicos de la auto-movilización y de la auto-organización de los esfuerzos volitivos pero con una efectividad menor en comparación con los gimnastas de más calificación.

Bajo la influencia de un aprendizaje especial crecen la frecuencia de los usos e intensidad de utilización de los elementos de la auto-movilización y de la auto-organización de los esfuerzos volitivos.

Las tendencias principales en la formación de los elementos de la autorregulación psicológica consisten en:

En la aceleración de la argumentación y en la fundamentación de los motivos durante la auto persuasión

En el incremento del potencial incentivo hacia las acciones decisivas durante la auto-animación.

En el desarrollo del nivel de la categoría y de la actividad de las auto-ordenes, su reducción y utilización no solamente en la forma verbal.

En la intensificación de la concentración sobre la representación de la técnica de las acciones inminentes y con posterioridad de las acciones ejecutadas.

03/11/2013 09:11 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris