Facebook Twitter Google +1     Admin

Características de la Preparación Físico - Técnica en la Gimnasia Rítmica.

20090111025959-slide0001-image002.jpg

Características de la Preparación Físico - Técnica en la Gimnasia  Rítmica.

Dra. C Siomara Ameller Reyes.

Muchos clasifican este deporte como arte competitivo, porque en él convergen elementos del arte y una gran riqueza de movimientos extraídos de las diferentes manifestaciones danzarías, con las especificidades de la reglamentación competitiva en función  de los resultados.

Existen  en este deporte dos especialidades competitivas diferentes, una es la especialidad individual y la otra de conjunto, ambas  están sujetas a criterios similares de evaluación con respecto a la ejecución de los elementos de dificultad. Por eso las exigencias en el plano de la preparación de las gimnastas de una y otra especialidad son similares en algunos aspectos, ya que en otros existen particularidades físico-técnico- psicológicas muy diferentes.

Las acciones técnicas en la Gimnasia Rítmica son complejas, en ellas se integran la coordinación de las acciones motrices de las diferentes partes del cuerpo de la gimnasta con el trabajo que se debe realizar con los instrumentos, en armónicos movimientos que a su vez establecen estrecha relación con el acompañamiento musical expresados a través de la composición de los ejercicios competitivos.

Las tendencias actuales de la Gimnasia Rítmica reclaman una profunda preparación de las gimnastas, pues sus ejecuciones se acercan cada día a la perfección, consagrándose este deporte como un bello espectáculo artístico deportivo, donde la gimnasta muestra un alto nivel de desarrollo físico -técnico y expresivo.

Es preciso señalar que un aspecto vital en la preparación de la gimnasta es el desarrollo de las capacidades motrices, que garantiza la base y perfeccionamiento de las ejecuciones dentro de la composición coreográfica de los ejercicios competitivos lo que trae como consecuencia la coordinación de dos tareas motoras de manera simultánea: la preparación técnica corporal y del manejo de los instrumentos.

Para la Gimnasia Rítmica autores como Fernández del Valle, A (1991) considera que dentro de las capacidades condicionales y coordinativas, denominadas por ella como facultades específicas, se encuentran la flexibilidad especial, la resistencia especial, la fuerza, la habilidad manual, la coordinación, la rapidez, el equilibrio y las cualidades combinadas.

Esta definición se considera acertada porque en ella se contempla de forma general una caracterización de las capacidades manifiestas en la Gimnasia Rítmica, aunque no compartimos el término de habilidad manual ya que los instrumentos en este deporte se manipulan con diferentes partes del cuerpo, en su lugar debemos hablar de habilidad motriz.

Lisitskaya T. (1995) hace referencia al criterio de especialistas rusos para colocar según su orden de importancia las cualidades rectoras indispensables para el logro de un buen rendimiento en la G. R. considerando en orden de prioridad las siguientes: Flexibilidad activa, capacidad de salto, cualidades de fuerza rápida, resistencia especial, agilidad general y función de equilibrio.

Este orden responde fundamentalmente al éxito de las acciones técnicas que se manifiestan en los programas competitivos pero en cuanto a las condiciones básicas para lograrlo tendríamos que contemplar otras capacidades motrices como son la flexibilidad pasiva, fuerza especial en los músculos de las piernas, tronco, brazos y la resistencia básica (aerobia) necesaria para posteriormente lograr una resistencia anaerobia lactácida.

El carácter integral de la preparación de las gimnastas responde a las variadas acciones que realiza durante sus ejecuciones las cuales están regidas por un buen desarrollo de las capacidades coordinativas a las cuales se le tiene que prestar atención en las etapas de preparación básica en este deporte, siendo una necesidad el desarrollo armónico de estas capacidades en función de los objetivos y dirección de la preparación de la gimnasta.

Otro elemento a considerar, en la preparación de la gimnasta; es la utilización adecuada de medios y métodos que garanticen el mantenimiento de los patrones estéticos en que se enmarca la figura corporal de la gimnasta de manera tal que sean mantenidas la linealidad y esbeltez en el somato tipo de la misma lo que puede ser alterado a través de una inadecuada preparación.

Se reconoce en la bibliografía que existen componentes básicos que constituyen premisas para la realización de la técnica de este deporte, reconocido por Ilisástigui (1999) como la cualidad integradora de condición motriz, entre los que se encuentran integradas las capacidades de flexibilidad, fuerza y capacidades coordinativas.

La formación de una gimnasta, hasta el logro de los más altos niveles competitivos, se desarrolla durante 8 a 10 años. El dominio de los elementos básicos del deporte debe ocurrir antes de los 12 años de edad, cuando la gimnasta tiene su mayor posibilidad de desarrollar las capacidades coordinativas; esto constituye una de las condiciones para la asimilación de las acciones de este deporte. (O´ Farrill A.; 1991).

El inicio de la práctica deportiva se realiza alrededor de los 5 a 6 años de edad  y durante este proceso la gimnasta recibe los conocimientos necesarios a través de los cuales podrán realizar posteriormente elementos de alta complejidad de ejecución.

Es preciso señalar que en la medida que se logre un mayor perfeccionamiento de  la técnica corporal se garantizará una mejor estabilidad en la ejecución de la técnica con los instrumentos.

Los instrumentos oficiales a utilizar por las gimnastas en este deporte son: cuerda, aro, pelota, clavas y cinta.

La técnica de ejecución de los diferentes grupos técnicos de cada instrumento exige a su vez de la gimnasta una adecuación de sus acciones debido a sus propias características y formas de manejos específicas de cada instrumento, en las que están presentes determinadas leyes físicas y biomecánicas, estando condicionadas la trayectoria del cuerpo como del instrumento por estas leyes.

Los grupos fundamentales de técnica corporal son los equilibrios, giros, saltos y elementos de flexibilidad, ellos son los únicos grupos técnicos que pueden ser utilizados para la realización de las  dificultades técnicas de diferente nivel teniendo  cada uno de ellos características muy particulares en cuanto a las exigencias de su ejecución.

Jastrjembskaia, N (1999). Plantea que un aspecto importante para el aprendizaje técnico consiste en las características temporales de los movimientos por el tiempo de trabajo del cuerpo y del instrumento, sujeto al peso de cada uno, ya que existen diferencias en la rapidez del movimiento de los segmentos corporales, así como los  instrumento por su forma y tamaño.

Es característica del trabajo corporal que la esencia rítmica del movimiento se produzca en alternancia entre la tensión muscular con la relajación de las diferentes partes del cuerpo.

Detrás de cada ejecución hay largas horas de trabajo, pues también esto es algo que distingue la preparación de una gimnasta y responde principalmente a la cantidad de contenidos a vencer que son la base de la creación de los hábitos motores que garantizan  la asimilación técnica gimnástica.

Desde los inicios de la vida deportiva, el desarrollo de las capacidades motrices permite  la asimilación de las exigencias técnicas del deporte, debe ser responsabilidad de la especialista que está al frente de la  dirección de la preparación, abordar cada insuficiencia de desarrollo de estas, para lograr la mayor eficiencia del proceso, aprovechando los períodos hábiles de desarrollo de cada capacidad.

Una gimnasta en su más alto nivel, para poder dominar el sinnúmero de acciones técnicas del deporte, debe tener un alto grado de desarrollo de las capacidades motrices (preparación física general- especial) entre las que deben destacarse las capacidades coordinativas (de orientación, equilibrio, capacidad de aprendizaje, agilidad, diferenciación, ritmo y otras), como base para la asimilación de los extensos programas de enseñanza y el trabajo con los instrumentos; la flexibilidad en cualquiera de sus manifestaciones, lo que garantizará la plasticidad y amplitudes requeridas del movimiento, la fuerza relativa de los diferentes segmentos corporales, especialmente de las piernas; la fuerza rápida, lo que garantizará la elevación en los saltos, las grandes elevaciones y mantenciones de piernas y los cambios rápidos de las posiciones del cuerpo o segmentos aislados del mismo durante el vuelo de un salto, así como la altura y la distancia de los lanzamientos de instrumentos.

El desarrollo de la rapidez de reacción y de movimiento, contribuirá a la realización de los lanzamientos y capturas del propio instrumento o el de la compañera  (en el caso de los ejercicios de conjunto) en coordinación con elementos dinámicos, elementos acrobáticos u otros, lo que dará gran espectacularidad y riesgo a la composición - ejecución evitando con ello penalidades por concepto de "estatismo" de la gimnasta.

Por otra parte la necesidad de que cada selección de ejercicio sea realizada de principio a fin con la mayor calidad, una vez dominado cada uno de sus elementos técnicamente, debe estar fundamentado sobre un alto nivel de resistencia específica o lo que es lo mismo un alto grado de desarrollo de la capacidad anaerobia lactácida, sobre la base también del desarrollo de los otros sistemas energéticos, lo que dará mayor aseguramiento al funcionamiento del organismo ante las exigencias de gasto energético de la actividad.

Con esto se quiere expresar que el enfoque de la preparación va de lo general a lo particular teniendo en cuenta el nivel deportivo de la gimnasta y sus principales deficiencias para asimilar los objetivos.

Para lograr altos resultados competitivos es necesario realizar un proceso dirigido al desarrollo de capacidades motrices, diseñado a partir de las potencialidades iniciales de la gimnasta, como base indispensable de asimilación de hábitos motores que definen la técnica específica de la Gimnasia Rítmica.

A partir de la planificación y ejecución de tareas generales y especiales dentro de la preparación física, se facilita la adaptación del organismo al trabajo físico que garantice la elevación progresiva de la capacidad de trabajo de la deportista.

En el caso de las gimnastas no es diferente, solo que existe una marcada tendencia a la utilización de la preparación especial, fundamentalmente en las etapas de maestría deportiva.

Para realizar cualquier investigación acerca del perfeccionamiento de los sistemas de preparación es imprescindible referirse al problema  de la dirección del entrenamiento; en el caso que se trata, la preparación especial se sitúa en un lugar preferente sin dejar de considerar las bases generales de la preparación con respecto al desarrollo de capacidades que se extrapolan a objetivos específicos de la técnica.

La relación en por cientos de trabajo entre la Preparación Física General y Especial, está determinada por  las características del deporte, la edad y  nivel  de preparación de la gimnasta, la etapa de preparación a largo plazo donde se encuentre y la etapa de entrenamiento dentro del ciclo de trabajo, interrelacionándose los niveles alcanzados en una y otra.

La Preparación Física General está orientada al desarrollo de capacidades del organismo humano en forma integral y con una dirección determinada. Además, sirve de base para la Preparación Física Especial, la cual, a su vez, permite solucionar debidamente las tareas de la Preparación Técnica.

La Preparación Física Especial es el proceso dirigido al perfeccionamiento de las capacidades motrices indispensables para el dominio de los ejercicios de la Gimnasia Rítmica, teniendo en cuenta el desarrollo de la resistencia, la rapidez, la flexibilidad, fuerza y las capacidades coordinativas a partir de la utilización de  los medios y métodos particulares de estas capacidades para este deporte y donde también se hace utilización de elementos técnicos básicos ya aprendidos.

Dentro de la preparación física especial existe una dirección general que crea la base para el cumplimiento de las características técnicas generales del deporte y una dirección específica que va dirigida a garantizar la preparación física necesaria para la asimilación de una estructura técnica en particular, trabajándose los  ejercicios en esta dirección del proceso, en condiciones muy similares de ejecución a las desarrolladas en el elemento técnico hacia el que se dirige la preparación.

Para  dirigir adecuadamente esta dirección de la preparación es necesario conocer la estructura del movimiento y analizar los diferentes factores que intervienen en el mismo de forma directa e indirecta, ajustado a las características particulares del sujeto que ejecuta la técnica.

Los complejos de ejercicios de la preparación especial-física se pueden utilizar como matriz para las gimnastas de calificación diferente, partiendo de los objetivos, las tareas y el tipo de meso ciclo.

Precisamente, tales direcciones modernas, como la disminución de la especialización por edades, los tempos adelantados del crecimiento de la maestría deportiva.

Según Matveeev, N. G. Azolin y V. Yu. Verjoshanski: la preparación física es una parte de la preparación que está dirigida a consolidar los órganos y los sistemas que incrementar las posibilidades funcionales y el desarrollo de las cualidades motoras (fuerza, rapidez, resistencia, flexibilidad, habilidad y otras) con el mejoramiento simultáneo de la capacidad de coordinación del movimiento, manifestando las cualidades volitivas y perfeccionando la técnica de ejecución de los actos específicos motores.

La maestría pedagógica del entrenador consiste en que, partiendo de un conjunto grande de medios para la planificación de la PF, él debe seleccionar los más óptimos, los que puedan garantizar la influencia más efectiva sobre el organismo del deportista en cada etapa de la preparación organizando dentro de la clase las clases los componentes principales del entrenamiento deportivo, el orden de prioridad para cada capacidad según los objetivos de trabajo y las insuficiencias de cada sujeto, así como también las particularidades del organismo.

Para consolidar el fundamento especial también es imprescindible la ejecución de los ejercicios que son próximos por la estructura biomecánica a los ejercicios especiales.

Potenciando estos ejercicios a condiciones de mayor exigencia que las empleadas durante la ejecución de la técnica.

 

 

10/01/2009 21:59 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: emilia

kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkknnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Fecha: 23/05/2009 12:06.


gravatar.comAutor: meada

WTF?

Fecha: 27/11/2010 10:34.


Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris