Facebook Twitter Google +1     Admin

Garcés de los Fayos y el Psicólogo del Deporte

20070228162858-20070121205416-slide0001-image001.png

Polémica sobre el psicólogo

Las notas que aparecen a continuación son fruto del encuentro de uno de nuestros colaboradores con un grupo de entrenadores.
A nuestro juicio, puede resultar de interés ya que nos muestra los problemas que con más urgencia se presentan en la labor de los entrenadores y en las cuales el psicólogo puede contribuir. No hemos dejado de lado la existencia de resistencias y prejuicios empotrada en la concepción del mundo de algunos especialistas que viene a limitar la actuación del psicólogo.
No aparecen los nombres, sin embargo, las situaciones no son resultado de la ficción aunque se ha realizado un cuidadoso trabajo para que sólo aparezca el contenido de lo tratado como elemento de mayor significación.
Las cuestiones que se trataron comenzaron por el planteamiento de un entrenador de deportistas infantiles y juveniles quien considera que el trabajo del psicólogo debe limitarse a más una tarea de apoyo y trabajo con su familia. Según este entrenador el trabajo con los padres resulta el de mayor interés.
Como tendencia otros entrenadores plantearon que era preferible que los chicos evolucionen de forma natural sin la intervención de un psicólogo.
En respuesta a estos planteamientos un entrenador que había utilizado a un psicólogo planteo que su labor le permitió identificar las necesidades básicas de los participantes, en este caso adolescentes. Mediante un diagnostico inicial de las características de personalidad y personales de los adolescentes se pudo desarrollar una mejor comunicación dentro del equipo, incrementar la motivación, un aumento del control de la disciplina y llegar a identificar los objetivos de la preparación y las competencias.
Para otro entrenador el hecho de que el deportista se encuentre en un equipo de alto rendimiento muestra que esta cualificado para hacerlo y si no es así, si es que no posee la motivación y la valentía para ganar debe ser excluido por ello la presencia de un psicólogo resulta un desperdicio de tiempo.
Otro entrenador señalo que prefiere que el psicólogo sea el entrenador.
La respuesta a los diversos planteamientos llevó a un entrenador a señalar:
Un psicólogo podría ser una excelente ayuda para trabajar con los padres y en definitiva, un psicólogo podrá ayudar al técnico a plantear un mejor trabajo, a guiarlo con su conocimiento de las conductas y el trato a los niños y adolescentes tanto del técnico a los jugadores como de parte de los jugadores.
Un psicólogo no sólo debe verse como una herramienta para fines competitivos, es una herramienta que puede ayudar en muchos aspectos, claro que eso dependerá de las necesidades que se tengan, pero en definitiva yo pienso que para los aspectos motivacionales es excelente y seguro que en el caso de los técnicos de categorías menores, al menos en mi país, un psicólogo ayudaría mucho a los técnicos para que se desempeñen de mejor manera con los niños y adolescentes.
Una posición de contrapartida a este planteamiento llego cuando un entrenador plantea que el comportamiento no es predecible ni cambiable. Para este entrenador la psicología puede aportar generalidades y además no es su tendencia darle espacio a quienes influyen y manipulan la mente de los demás.
Otro entrenador y bajo al concepción de la necesidad de la formación del equipo de trabajo interdisciplinario reacciono señalando que la figura del psicólogo deba estar
incluida. El tuvo la oportunidad de contar en su staff con psicólogos que idóneamente han dado aportes muy importantes, no solo a nivel profesional, si no además con los jugadores de primera división, lo que quiere decir niños y adolescentes.
Con este entrenador coincidió otro que ya había explicado su aceptación del trabajo de los psicólogos y puntualizo:
1. En ocasiones los entrenadores no sienten confianza con la intervención de otros especialistas en su trabajo, sin percatarse que la ayuda puede ser necesaria ya que no todos poseen el monopolio de la excelencia y a la maestría como entrenadores. La posibilidad de ver los fenómenos que ocurren en el deportista de diferentes ópticas enriquece el trabajo mas que debilitarlo.
2. Los chicos requieren desde mi punto de vista de la mayor atención y de un trabajo que este guiado por la motivación al logro. El trabajo multidisciplinario constituye una herramienta invaluable en garantizar el desarrollo adecuado del chico y de su formación moral y personalidad.
3. El trabajo del psicólogo puede ayudar mucho siempre y cuando se planifique de conjunto con el entrenador.
Siguiendo esta línea de idea otro entrenador señalo: Aquí donde laboró con un equipo femenino una psicóloga, ayudó y continúa colaborando a que el equipo a asegurar que
continué ganando títulos. En relación a la versión masculina de nuestro deporte la introducción hace unos años de psicólogos esta cooperando muchísimo a que la selección continué mejorando sus actuaciones.
En las participaciones resulto que un entrenador planteo que un psicólogo había expuesto como podría ayudar a los jugadores a manejar sus propios impulsos, es decir, no dejarse llevar ni por la euforia ni por la decadencia.
Otro entrenador dio la sorpresa de tener una compañera en la vida que es psicóloga y que le permitió no solo el amor si no a la vez compartir sus conocimientos lo que lo ayudo mucho saber hasta donde uno puede llegar es necesario trabajar inter-disciplinariamente y que cada
uno aporte lo suyo.
Los temores y prejuicios acerca del trabajo del psicólogo es un aporte muy interesante e importante para el trabajo del equipo deportivo tanto en el rendimiento con jóvenes adultos como en el ámbito infante-juvenil, entre otras cuestiones porque el desarrollo evolutivo desde el punto de vista psicológico no tiene una relación isomórfica con el desarrollo cronológico del niño.
En este punto alguien con cierta cordura señaló que era importante preguntarle a los que están comprometidos con la actividad. A los propios psicólogos.

Hay un excelente comentario de la Lic. Carmen Pulgarin, respecto al tema.
Amiga: Me alegran tus palabras, tu acendrado optimismo, me enseñan.
Aún así, veámoslo en un ámbito mucho más amplio que aquello que puede estar ocurriendo en el entorno más próximo.
Hay regiones dentro de este, nuestro mundo Iberoamericano, donde la Psicología del Deporte recién se inicia, o vuelve como ave fénix a resurgir o incluso donde fue olvidada y duerme como una semilla latente en espera del sol de su primavera.
Todavía hay mucho espacio donde darle a esta obra, cuerpo y alma.
Son realidades para ser penetradas y exploradas. Permiten a la vez ensayarse en todo aquello que puede convenir a nuestros propósitos profesionales.
Y, muchos son los problemas relativos al tema, por ejemplo el tema de la formación profesional del psicólogo del deporte. Los diseños curriculares actuales. Sus deficiencias y virtudes.
Aquí elegí alguna de las fuentes bibliográficas donde este tema de la práctica del psicólogo del deporte se acomete.
De la literatura reciente resalto la obra de Enrique Garcés de los Fayos. Ruiz. Más tarde me voy a referir a los trabajos del Prof. José Vasconcelos Raposo.
Me siento en libertad de elegir los autores y la bibliografía que estime, aunque hay mucho y mucho escrito por excelentes profesionales, psicólogos o no, en todos los idiomas y de todas las procedencias.
Referencias del tema:
Cantón, E. (1996). La profesión del psicólogo de la actividad física y el deporte.
Información Psicológica, 62, 4-8.
Danish, S. J. y Hale, B. D. (1981). Toward an understanding of the practice of sport psychology.
Journal of Sport Psychology, 3, 90-99.
Garcés de Los Fayos, E. J. -Ponencia: "El rol profesional del psicólogo del deporte y perspectivas de futuro de esta disciplina". II Seminario de Psicología del Deporte. Murcia, 1996.
Garcés de Los Fayos, E. J. -Symposium: "La orientación clínica del psicólogo del deporte". II Congreso Iberoamericano de Psicología. Madrid, 1998. Publicado resumen y Texto completo en CD-ROM.
Jiménez, J. y Garcés de Los Fayos, E. J. (1997). El papel profesional del Psicólogo del deporte. En E. J. Garcés de Los Fayos (Coord.), Manual de Psicología del deporte. Conceptos y aplicaciones (pp. 55-84). Murcia: Capítulo tres Editores.
Martínez, L. (1995). Perfil, rol y formación del psicólogo de la actividad Física y del deporte. Papeles del Psicólogo, 63, 61-64.
Vives Benedicto, L. y Garcés de Los Fayos, E. J. Intervención psicológica en un club de fútbol base: propuesta de un sistema de actuación psicológica desde sus diversas áreas Cuadernos de Psicología del Deporte, 2003. Vol. 3, núm. 2 pp. 50-55
Garcés de Los Fayos, E. J. Jara Vera, P. y Gómez Amor, J. Evolución histórica y perspectivas de futuro de la psicología del deporte en Murcia. Cuadernos de Psicología del Deporte, 2001. Vol. 1, núm. pp. 10-16
De los clásicos es imperdible leer:
Ogilvie, B. C. The sport psychologist and his professional credibility.
In P. Klarova and J. Daniel. "Coach, athlete and the sport psychologist. Human Kinetics Publishers. Canada 1979. p. 44 55.
Rushall, B. S. Observations of psychological support services for Elite Sport Teams. In P. Klarova and J. Daniel. "Coach, athlete and the sport psychologist.
Human Kinetics Publishers. Canada 1979. p. 63 73.  

28/02/2007 16:28 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris