Facebook Twitter Google +1     Admin

Notas sobre la Conferencia sobre Visualización en la Univ. de Sevilla3

La imaginación en una habilidad; como todas las habilidades puede mejorarse con la práctica.
Cuál es la forma más efectiva de usar la imaginación.
Nadie lo sabe con certeza; pero la investigación actual sugiere los lineamientos siguientes:
1. Para obtener buenos resultados empléese una combinación de práctica de imaginación con prácticas verdaderas.

2. Los tipos de imaginación más efectivos probablemente dependen del nivel de habilidad. Los deportistas principiantes y los de nivel medio desearan centrarse en habilidades básicas, en tanto que los atletas más avanzados trabajaran sobre los controles psicológicos, solución de problemas, o escenarios de competencias.

3. Los programas grabados en casetes pueden ser útiles para mejorar las habilidades de imaginación. Las cintas producidas comercialmente u otras hechas para un grupo, son probablemente menos efectivas que las destinadas para deportistas por separado.

4. Escoja un lugar tranquilo donde probablemente no sea molestado para practicar la imaginación. El empleo de un de las técnicas de trance que se discutirán más adelante también posibilitara la efectividad de vuestra imaginación.

Imaginación con relajación, meditación o hipnosis.
La práctica de la imaginación generalmente será más efectiva cuando se hace conjuntamente con una técnica de "trance" tal como la auto hipnosis, relajación, meditación o hipnosis.

Primero, las técnicas de "trance" son métodos para centrar la atención o mejorar la concentración. Y el empleo de cualquiera de estos métodos garantiza que se aumente vuestra percepción de las imágenes.
Segundo, el empleo de una de estas técnicas es probable de mejorar la calidad o claridad de vuestra imagen.

Finalmente, "Trance" plantea tener una calidad no evaluativo que aparta el pensamiento racional, cotidiano, de la critica de las imágenes que Ud crea, por ejemplo, si Ud. opta por imaginar que sus pies y piernas están hechos de plástico, y que puede saltar más que los demás jugadores sobre la cancha de baloncesto, vuestro pensamiento lógico podría rechazar estas imágenes como irracionales; pero en el trance cualquier cosa que Ud imaginé es posible y puede creerse. No hay limites para Ud en la imaginación.

LA HABILIDAD PARA IMAGINAR
Las dos dimensiones básicas de la habilidad para imaginar son:
•La viveza: Indica la claridad y detalle de la imagen representada.
•El control: Habilidad de los sujetos para manipular tanto el contenido como el dinamismo de las imágenes.

Se acometen algunos pasos para estructurar estas cualidades.
1.Educar al deportista en cuanto al procedimiento.
2.El deportista debe evaluar la claridad y calidad de su visualización por medio de una escala del 0 al 5. Donde 0 es que no lo construye y 5 lo hace muy bien. Sólo debe aceptarse a los que evaluan su calidad entre 4 y 5.
3.Para representaciones novedosas se debe de evaluar la claridad, satisfacción y como se involucra el deportista en la experiencia.
4.No se deben exceder 10 escenas por día y una sola técnica de imaginaría. (Modelando, aprendiendo o preparándose).
5.La imaginaría es más efectiva si están involucrados todos los sentidos.

No obstante, un Programa de Visualización debe llevar diferentes fases:
Disponer de una buena programación en cuanto a los objetivos y en lo referente al tiempo de aplicabilidad.
1. Motivar a los deportistas en cuanto al convencimiento de que la práctica imaginada es muy útil en el deporte.
2. Evaluar los niveles de habilidad de los deportistas en referencia a su capacidad de imaginación y visualización.

3. Entrenar a nuestros deportistas siguiendo los siguientes procesos
3.1. Aprendizaje de relajación.
3.2. Secuencia de la habilidad motora.
3.3. Entrenamiento de visualización: objeto estético - objeto en lento movimiento individuo en desplazamiento

3.4 Práctica imaginada dirigida por un especialista.
3.5 Práctica imaginada acompañada de verbalizaciones de sensaciones por parte del deportista.
3.6 Práctica imaginada en situación de preejecución motora específica.
4. Repetición sistemática de la práctica imaginada en entrenamientos y competición.
5. Control de los progresos individuales en el programa de práctica imaginada que se haya desarrollado. Recomendamos aquí responder dos o tres veces al cuestionario utilizado para la evaluación de los niveles de habilidad iniciales, a fin de comparar los resultados del principio, dentro de programa, y al final de temporada de enfrentamiento, con lo que podrá observarse la evolución y las dificultades del deportista.

Indicaciones prácticas
El individuo ha de tener conocimiento de la finalidad de estas técnicas.
El deportista debe conocer el gesto técnico a imaginar.
Se utilizará relajación muscular que tener en cuenta las cinco fases antes de la práctica imaginada.
Se seleccionará, ante todo inicialmente el escenario adecuado.

Practicar con expectativas de éxito realistas (equilibrio entre expectativas de logro y posibilidades del deportista en el deporte).
Utilizar pequeños bloques de unos cinco minutos para la práctica imaginada dentro de la misma sesión.
Utilizar inicialmente imágenes visuales lentas, que facilitan el aprendizaje.
Imaginar con todos los sentidos posibles.
Imaginar con mucha intensidad, con mucha viveza.

Imaginar ejecuciones motoras y sus resultados.
A las imágenes de ejecuciones incorrectas seguirán imágenes correctas, con corrección de error.
Imaginar situaciones que afectan el estado de ánimo del deportista. Buscar aquellas situaciones comprometidas y entrenarlo para que se imagine estados de ánimo adecuados.
Paciencia y constancia.

Imaginación en aras de objetivos: los deportistas pueden "programar" sus objetivos mediante el empleo de la imaginación para "verse" "oírse" o "sentirse" logrando el objetivo.
La imaginación puede ser muy realista (un clavadista imagina sus rutinas fuera de la plataforma; se prepara, ejecutando el salto perfectamente.

Cada deportista tiene su propio "proceso" de imágenes adecuadas que guían el rendimiento manteniendo la mente focalizada y "dentro" de la competencia.

¿Debe la imaginación ser realista o exagerada?
La respuesta en ambos casos depende en gran medida del carácter psicológico del atleta. Las imágenes u objetivos irreales son probables de ser un problema para los atletas que se ven frustrados o desestimulados cuando no logran estos objetivos. Para otros atletas, el plantearse objetivos extremadamente altos - e incluso inalcanzable - actúa como un incentivo o motivador para dar la mejor de sí.
08/07/2004 09:12 #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris