Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2019.

Modelo Integrado de Atención al Adulto Mayor Jacaleapa Honduras 2019

   Modelo Integrado de Atención al Adulto Mayor Jacaleapa Honduras 2019

Autores:                                                                                                                Doris Judith López Rodríguez 1

Abraham A. Salinas- Miranda  2

Raúl   Gaitan 3 

Resumen

El objetivo del presente trabajo es comprender la importancia de la atención integral de los adultos mayores en el centro de cuidados Diurnos del municipio de Jacaleapa  en el año 2019 la población de 60 años o más representaba , lo cual significaba el 6 % de la población total del municipio . En la actualidad los problemas socio-económicos y políticos traen como consecuencias la pérdida de responsabilidades y valores familiares y comunitarios en cuanto a la atención de los adultos mayores .Este aumento gradual exige atención inmediata en cuanto a mantener una longevidad saludable de los adultos mayores. La importancia de la atención integral que está conformado por la atención físico-recreativo, terapéutico, socio-cultural, psico-educativo brinda una función en cuanto a mejorar el estado fisiológico, psicológico, mental y espiritual de los adultos mayores lo cual permite mejorar la calidad de vida de ellos. Justificando la situación antes planteada, diferentes organizaciones internacionales desde la década del ochenta han mencionado esta necesidad de una atención integral, lo cual comienza a ejercer a través de acciones programadas por algunos países del mundo desde la mitad del siglo XX que sigue cobrando la importancia en el contexto internacional y nacional.

Palabras clave: Atención integral. Adulto mayor. Longevidad saludable. Calidad de vida.

Introducción

El envejecimiento de la población es un fenómeno universal por lo que ya desde la segunda mitad del siglo XX, desde diferentes ámbitos de las ciencias, particularmente en las ciencias médicas, instituciones religiosas, organizaciones no gubernamentales, políticos y personalidades de los más variados campos del saber y filiación ideológica, coinciden en la necesidad de prestar mayor atención al proceso de ancianidad que está viviendo la humanidad.

    El incremento poblacional de personas de 60 años de edad y más, caracteriza a un número significativo de países y regiones del planeta, que incluye a países desarrollados como en vías de desarrollo; aunque en los primeros este acontecimiento tiene manifestaciones menos traumáticas en lo individual y social con relación a la situación calamitosa que se observa en una parte importante de los países que luchan por alcanzar niveles de desarrollo económico y social sostenible.

    Expresión del aumento de la preocupación reinante son las acciones que viene acometiendo las Naciones Unidas desde la década de los años ochenta del pasado siglo, encaminadas a la sensibilización de pueblos y gobiernos del mundo, sobre la necesidad de erradicar cualquier tipo de discriminación etaria y reconocer la importancia que tiene garantizar el máximo de bienestar posible a los adultos mayores.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS) en el año 2000 en el mundo vivían 600 millones de personas mayores de 60 años de edad, lo que representaba en aquel entonces el 10 por ciento aproximado de la población total del planeta. Según los especialistas si el ritmo de crecimiento de este segmento poblacional continúa aumentando, para el año 2050 una de cada cuatro personas tendrá 60 años de edad o más.

En el caso del centro de cuidados diurnos del adulto mayor, país ubicado en el municipio de Jacaleapa  con una rica cultura en la cual se ha privilegiado el papel de los ancianos en la sociedad, presenta hoy un escenario diferente como consecuencia de los efectos en la vida espiritual de la crisis económica que sacude al mundo. Esta realidad propia de las sociedades modernas, no es uniforme en todo el municipio  pues en algunas regiones está más acentuado que en otras la desatención familiar, comunitaria y estatal, con sus nocivas consecuencias en la consideración del rol social de los adultos mayores.

Según los datos que aporta el Departamento Nacional de Estadísticas En 2017 la esperanza de vida en Honduras subió hasta llegar a 73,77 años. Ese año la esperanza de vida de las mujeres fue de 76,34 años, mayor que la de los hombres que fue de 71,22 años.

Honduras ha empeorado su situación respecto a los 192 países de los que publicamos la Esperanza de vida y ha pasado de ocupar el puesto 95 en 2016 al 96 en 2017. Esto quiere decir que se sitúa aproximadamente en la parte media del ranking de países por esperanza de vida.

Si miramos la evolución de la Esperanza de Vida en Honduras en los últimos años, vemos que ha subido respecto a 2016 en el que fue de 73,58 años, al igual de lo que ocurre respecto a 2007, en el que estaba en 71,91 años

El incremento poblacional en estas edades tiene una seria repercusión en lo que respecta a las carencias materiales y de otra índole que exige la atención integral de los adultos mayores con el objetivo de garantizar un mejoramiento en la calidad de vida de este importante segmento de la población.

La situación demanda una atención integral de estas personas que incorpore a los cuidados médicos, actividades de tipo socio-cultural, físico-terapéutico y Psico-educativa, que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de este segmento poblacional, pero la ausencia de políticas públicas con esta finalidad en un número importante de países en “vías de desarrollo” debido a problemas de orden económico está teniendo un impacto negativo en los indicadores de desarrollo humano relacionados con la longevidad saludable en esas sociedades.

Desarrollo

La población de adultos mayores se presenta hoy en día en una proporción mucho mayor a la que ha caracterizado a todas las etapas precedentes de la historia de la humanidad.

Se destaca que el envejecimiento “es un fenómeno biológico general que se manifiesta en todos los niveles de integración de organismos a escala molecular, al nivel de la personalidad y se puede añadir también al nivel de los grupos humano”. (Avances Médicos de Cuba, 2001) la vejez es, la última etapa de la vida que otorga la obligación necesaria para concluir satisfactoriamente el proyecto de vida

Este aumento continuo de los adultos mayores envuelve tres fenómenos: el aumento de la población mayor en el mundo, una mayor expectativa en la vida de las personas y una feminización del envejecimiento.

El envejecimiento plantea una serie de desafíos en todos los aspectos de la sociedad, la familia y el individuo. Una de las posibles causas de esta segregación es que la vejez comúnmente se asocia a cambios negativos para las personas. Varios investigadores han identificado que los ancianos frecuentemente sufren depresión psicológica, se suicidan, viven apartados de la sociedad y su relación con las demás personas se ve limitada por el lugar que van ocupando dentro de su grupo social, situación agravada por la disminución de responsabilidades y preocupaciones directas, de oportunidades y de vínculo con quienes llevan una vida activa; de manera que ocurre una declinación de su curiosidad intelectual, aparecen sentimientos de minusvalía y ocurren pérdidas de roles sociales.

En relación a la vejez, existe la percepción de que estos constituyen un freno para adaptarse a los cambios y progresos tecnológicos del país y del mundo, a la pérdida de capacidades mentales y físicas que no les permiten competir en un ámbito que puede resultarles inhumano, solitario y despersonalizado.

En el municipio de Jacaleapa  existen una serie de preocupaciones que enfrentan tanto la familia como el adulto mayor a diario. Ante las necesidades económicas ya las familias no tienen suficiente tiempo en cuanto a la atención de los adultos mayores, esto puede ser a causa de la pérdida de valores o responsabilidades familiares. Actualmente en el municipio  existe la atención médica en el centro de cuidados diurnos  que se requiere para mantener la salud del adulto mayor.

Bajo este contexto internacional y debido a las características y cambios asociados al proceso de envejecer, es importante conocer la calidad de vida con la que se vive esta etapa. Este conocimiento es de interés principal en el área de la salud, ya que ésta es la más importante en la percepción del bienestar en los ancianos. Sin embargo, la calidad de vida no sólo está enfocada a evaluar este aspecto, sino que también se incluyen los factores de tipo socio-cultural, físico-terapéutico y psico-educativa. La elevada esperanza de vida, a pesar de ser una de las conquistas del desarrollo social actual, es considerada frecuentemente, como una de las mayores cargas de la contemporaneidad por los elevados gastos económicos que ésta situación demanda.

Por otro lado, no todas las personas viven la vejez de la misma manera, pues su funcionamiento durante ésta se encuentra relacionado con las acciones y omisiones que cada persona realiza durante el transcurso de su vida; es decir, la vejez se construye desde la juventud. Así, a pesar de que el proceso de envejecimiento es normal, natural e inevitable, puede tener distintos resultados, generalmente reflejo de los cuidados o descuidos tenidos a lo largo de la vida.

La calidad de vida de las personas adultas mayores se determina en gran medida por su capacidad para mantener su propia autonomía y su funcionalidad. De los municipios  en vía de desarrollo incluyendo Jacaleapa la mayoría de las acciones se dirigen más a atender que a promover la salud, esta situación se puede ver desde el punto de vista de falencia de los recursos humanos, aun así para mejorar la calidad de vida de estos adultos mayores es importante que se preste la atención integral que abarca lo socio-cultural, físico-recreativo, lo terapéutico y lo psico-educativo.

La atención integral debe entenderse entonces como la síntesis armónica y coherente de múltiples variables, no como sumatoria de servicios si no como estrategia integral donde se articulen todos los factores. (Diccionario Latinoamericano de Educación, p. 238).

En este caso el concepto se ve desde el contexto que lo utiliza, la atención integra que propone una atención partiendo de las necesidades básicas que se exige para la longevidad saludable de la población anciana.

La atención integral es un proceso importante su carácter funcional, no obstante abarca el punto de vista físico, estado psicológico, emocional y espiritual lo cual lleva a cabo una educación básica que les permite reconocer su valor como individuo-colectivo y el valor de la atención brindada para su bienestar. Compartir gustos creando un entorno motivacional, revivir los tiempos pasados de su cultura y tradición, así como reintegrar a la sociedad a la que ellos pertenecen, cada una de las partes de un todo posibilita mejorar la calidad de vida de los adultos mayores lo cual sigue siendo un reto desde la mitad del siglo XX.

Los ancianos son parte integrante e indivisible de la sociedad moderna. Las personas de edad deben desarrollar su vida activamente, recibiendo y aportando de y a la sociedad, de manera que contribuyan al desarrollo armonioso de la misma. Del trabajo de todos los que de una manera que relaciona con el tema, depende desarrollar iniciativas capaces de permitir que los adultos mayores tengan una vejez decorosa. La atención en el área socio-cultural se sostiene sobre los siguientes presupuestos:

  • Satisfacción de las necesidades socio-culturales (incluyendo las relacionadas con la economía, la salud, la satisfacción espiritual) de los ancianos con el objetivo de mantenerse independientes y funcionales.
  • Transformación del adulto mayor en agente desarrollador y difusor de la cultura para el envejecimiento a las otras generaciones, estando abierto al cambio constante y modificando los mitos y actitudes sociales negativas en relación con esta etapa de la vida.
  • Redimensionamiento de la participación social de los ancianos hasta alcanzar un papel de orientador.
  • Lucha por la conquista de un mundo de paz, equilibrio ecológico ambiental, valores morales, imprescindibles para el desarrollo de la especie humana.

En el proceso de envejecimiento es básico superar lo físico, adaptarse al deterioro biológico, a las canas, a las arrugas, a los cambios y entonces, a partir de allí, fomentar el desarrollo social y espiritual con la experiencia acumulada. Es lo cual encamina a estos adultos mayores sobre pasar dificultades empezando por el obstáculo principal que impide alcanzar y realizar una vida plena y feliz, o si se quiere, la condición necesaria para lograr una vida deteriorada, enferma o pésima, consiste en adoptar la actitud negativa de decirle no a la vida, de odiarla, temerla o destruirla, lo que se hace a veces sin darse cuenta, inconscientemente, cuando no se cumplen los principios y orientaciones expuestos, para mantenerse en óptima forma y en pleno funcionamiento.

Al igual que la atención terapéutica que está dirigida a aquellos adultos mayores haciéndole realizar las acciones y necesidades empleadas en diversas enfermedades somáticas y psíquicas que contiene movimientos de la vida diaria con fin de rehabilitar a ellos lo cual eleva el estado de ánimo de esas persona, la motivación de vivir y hacer diversas actividades que a corto y largo plazo les da una cierta nivel de educación con que se puede guiar y seguir aprendiendo para su uso frecuente en su vida cotidiana.

A pesar de atención en estas aéreas ante mencionadas aspecto psicológico en el adulto mayor se enfrenta a nuevas condiciones de la vida por la pérdida de roles familiares, sociales y una disminución de sus capacidades de adaptación. Resultan frecuentes los problemas de autoestima, depresión, distracción, relaciones sociales. Es muy importante tener en cuenta que los cambios corporales son el resultado de un modo de vida caracterizado por el desuso, la inercia, la pasividad y el descuido. (Méndez, 2003, pp. 21-34)

Una vez que el adulto mayor tenga la atención psico-educativo es más capaz de soportar las pérdidas de amigos, conocidos o familias, tan comunes en esta edad, pudiendo enfrentar exitosamente los procesos de duelo. Esto le permite enfrentar el envejecimiento no como una desgracia o un estigma, sino como otra etapa buena de la vida, donde ocurren una serie de cambios tan normales como los de las otras edades.

El adulto mayor ha de tomar una actitud positiva en la vida, aprender a saber vivir consigo mismo, a conocerse tal y como es, con sus dimensiones. El bienestar en esta etapa de la vida depende, en gran parte de la significación social conferida al anciano, y del grado de satisfacción de sus necesidades y de la aceptación, amor, respeto, comprensión, participación, seguridad, autonomía y recreación. (López, 1996)

 Lo cual permite una longevidad saludable que paso a paso mejora la calidad de vida de esta población. Todos estos planteados parten de un desarrollo endógeno. Para lograr esta atención integral al adulto mayor es un proceso que debe ser dirigida a través de personas preparadas del área de salud, terapéutica, educación física, psicología sociología dándole paso al auto cuidado, las oportunidades de trabajo, la consejería individual y familiar etc.

Esta atención integral permite más bien para mantenerlos beneficios en el área local para contribuir a esfuerzos futuros que incrementen el mismo…”. (Tapia, 2008, p. 27)

Conclusiones

La preservación del hombre como especie ha sido un desafío, por un lado el crecimiento progresivo de la población mundial con un aumento constante de la población anciana, y por otro lado, los enormes obstáculos que entorpecen la supervivencia humana.

Según las estadísticas de la organización mundial de salud en el 2050 uno de cada cuatro personas serán adultos mayores.

Aunque los países desarrollados viene planteando políticas, programas y actividades para los adultos mayores. En el siglo XX este aumento poblacional ha enfrentado por una necesidad de atención para su longevidad satisfactoria en el mundo. Sri Lanka siendo país en vía de desarrollo no se escapa de esta situación planteada.

La atención integral que requieren los adultos mayores desde punto de vista fisiológico, socio-cultural, psico-educativo les permite llevar su viejez de manera activa y saludable por su carácter funcional desde diferentes puntos de vista, ya que mayoría de ellos están enfrentando por condiciones preocupantes por no acceder a pensiones de vejez, no tiene una cobertura de salud adecuada y atención en otras áreas que les brindan beneficios , en muchos casos, sufre discriminaciones en el mercado laboral, en los servicios y en el trato cotidiano en sus comunidades y en sus familias que directamente perjudica el mejoramiento de calidad de vida de ellos.

Bibliografía

Avances Médicos de Cuba (2001). La sexualidad nos acompaña toda la vida: tercera edad. P. 3240.

Diccionario Latinoamericano de Educación. Atención Integral. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Editorial Fundación Gran mariscal de Ayacucho. P. 238.

González, C.R. (2002). Efectos de Intervención de un Programa de promoción a la salud sobre la calidad de vida en ancianos. Tesis de doctorado. México: Facultad de Psicología, UNAM.

Kindelpitiya, S. (2004). Metodología Práctica para los Adultos Mayores en función del Desarrollo Humano. Sara editorial. Ottawa. Sri Lanka. p.10.

López, M.P. (1996). La Familia y el Anciano. Ed. Científico-Técnica. La Habana.

Méndez, J. (2003). Características Biopsicosociales en la tercera edad. Revista cubana de enfermería. p. 21-34.

Tapia, N. (2008). Aprendiendo el Desarrollo Endógeno Sostenible Construyendo la Diversidad Bio-cultural. Plural editores. Bolivia. p. 27.

UNESCO (1985). Informe Final. Cuarta Conferencia final sobre Educación de Adultos.

13/12/2019 14:41 webmasterDeUcha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Evaluación del Programa Integrado de Atención al Adulto Mayor, Jacaleapa, Honduras 2019

 Evaluación  del  Programa Integrado de Atención al Adulto Mayor, Jacaleapa, Honduras 2019

                                                                                                                  Doris Judith López Rodríguez 1

                                                                                                                       Abraham A. Salinas- Miranda 2

                                                                                                                            Raúl  Antonio  Gaitan 3 

INTRODUCCIÓN

El envejecimiento poblacional ha impuesto un nuevo reto para los sistemas de salud de los distintos países. El creciente aumento de la esperanza de vida, el descenso sin precedentes históricos de la tasa de natalidad, los cambios en la estructura, en el tamaño, en las formas en la familia, los cambios en el status de las mujeres, la reducción creciente de las tasas de actividad laboral entre las personas de cincuenta y cinco y más años, han convertido el envejecimiento de la sociedad en una cuestión de máximo interés.

El reto consiste en no sólo continuar aumentando la longevidad de las poblaciones, sino mejorar cualitativamente la salud y el bienestar de estas. En la actualidad son muchas las personas en el mundo que dedican su esfuerzo y estudio a lo que podría denominarse como la nueva cultura de la longevidad, la cual es producto del avance social orientado hacia vivir más y en mejores condiciones físicas, sociales y mentales. Con tal fin, se ha desarrollado en las últimas décadas el término calidad de vida, que ha sido ampliamente utilizado por especialistas de las más diversas disciplinas, como filósofos, economistas, sociólogos, psicólogos y médicos (Rubio, Rivera, & Borges, 2015).

La calidad de vida en la vejez tiene que ver con la seguridad económica y con la inclusión social que se asegura por medio de infraestructuras de apoyo y redes sociales. El concepto de la calidad de vida en la vejez se basa en un modelo de envejecimiento competente en un sentido útil y productivo, en el cual las personas y los sistemas de servicios de salud comunitarios con capaces de fortalecer la calidad de vida relacionada a la salud en la vejez. Por tanto, considerando el abordaje actual al envejecimiento saludable y las prioridades de mejorar la calidad de vida del adulto mayor, se hace necesario contar con información sobre intervenciones basadas en evidencias para mejorar la calidad de vida relacionada a la salud del adulto mayor. Sin embargo, se carece de dichos estudios evaluativos en nuestro contexto centroamericano.

Por tanto el objetivo del presente estudio es evaluar el impacto de un modelo nuevo de intervención para mejorar la calidad de vida relacionada a la salud específicamente diseñado para adultos mayores en Honduras, que se implementa en la comunidad de Jacaleapa, Honduras.

Desarrollo

 La evaluación de impacto  en  el Programa integrado al adulto mayor  en el que  tal efecto, se analizaron utilizando  la metodología y  considerando como instrumentos,  entrevistas , cuestionarios  dirigidos  y los empleados familiares y adultos que están adscritos al centro.

En ambos instrumentos se fijaron los aspectos a ser medidos a partir de temas de interés para esta evaluación y que correspondían a los objetivos trazados por el programa de la tercera edad del centro diurno de Jacaleapa. Teniendo en cuenta que en el campo de la investigación social existen pautas propias, en la que no solamente se les confiere valor a los resultados significativos estadísticos, metodológicamente se realizara  una investigación de corte transversal a partir de valoraciones cuantitativas y cualitativas de la información emanada de los instrumentos aplicados.

Para la aplicación de los cuestionarios, el diseño muestral se estratificó en tres  niveles de grupos de observación:

Adultos Mayores

Familiares

Personal que Labora en el Centro

Los temas abordados no difieren de los antes expuestos en los cuestionarios, pero con la singularidad de profundizar en cómo y por qué de las actitudes y creencias sobre los temas examinados tanto a escala individual como grupal. En todos los instrumentos las preguntas fueron elaboradas de forma abierta y no estructuradas.

Los cuestionarios  centraron la atención en las experiencias vividas durante la participación en el Programa y sus efectos. Las respuestas  recogidas a partir de la transcripción del discurso de cada uno de los entrevistados.

 El análisis de contenido se realizó  a partir de categorías elaboradas luego de revisar los discursos de cada pregunta, se consideraron palabras claves, temas de interés, afirmaciones representativas, significado gerontológico en función de los objetivos que mueven esta evaluación de impacto.

 Las categorías de preguntas que se reiteraban en los diferentes niveles se cualificaron bajo las mismas formas. En los análisis temáticos se consideraron tanto las opiniones verticales (centrado en todos los temas abordados por el entrevistado) como las horizontales (centrado en un mismo tema visto por diferentes entrevistados) y donde fue posible se interceptaron ésos. Los resultados serán  tabulados o graficados convenientemente para facilitar su discusión.

Los ancianos Hondureños  actuales, generalmente no han sido dotados de una formación profesional específica y en su mayoría han sido obreros y campesinos, que como consecuencia de problemas económicos, no obtuvieron una preparación adecuada; de manera que disponen de un nivel promedio de educación .

En términos generales hay una tendencia a enfrentar el envejecimiento de forma negativa bajo una óptica de productividad, incluso por los propios adultos mayores que no han sido preparados para un buen envejecer; todo lo cual favorece además una cierta auto marginación con una menor participación en actividades que pudieran promover su vida y de esta forma se encierran en una situación que se auto perpetua. Influyen, por supuesto, en esta situación, numerosos factores de índole sociocultural y económica que contribuyen al deterioro de la calidad de vida, como son la tendencia a estilos de vida no favorables para lograr un envejecimiento exitoso.

Resulta imprescindible hacer un aparte para aquellos casos, desafortunadamente nada raros, en los que, los Adultos  Mayores se ven convertidos en cuidadores de su pareja con todas las consecuencias que de ello se derivan no sólo para el cuidador, sino el mayor sentimiento de carga en los más frágiles.

Por otra parte, la familia Hondureña , que todavía conserva la modalidad de familia extendida, sufre a menudo de la agudización de los conflictos intergeneracionales derivados de la poca disponibilidad de vivienda que obliga a la convivencia de hasta tres generaciones en un espacio reducido lo cual limita frecuentemente a los mayores de su privacidad.

 Mientras ellos conservan cierto grado de autonomía, la mayoría se siente en la obligación de colaborar en las tareas del hogar y en la realización de actividades que no siempre resultan de su interés; pero una vez que se instalan las discapacidades la situación se hace muchas veces crítica y con frecuencia termina en la institucionalización.

 Este fenómeno también ha experimentado un incremento notable en nuestro país; avalado por la gran cantidad de ancianos que viven solos o en situación de necesidad y, en estos momentos, el estado ha tenido que implementar un mayor número de plazas en instituciones del tipo de los Hogares de Ancianos, tanto en régimen de seminternado como de internamiento, de acuerdo con las particularidades de cada caso y, aun cuando no es política de salud la institucionalización como solución de los problemas de la ancianidad en los lugares que hay ancilos.

Conclusiones 

En términos generales, podemos resumir en que nuestros Adultos Mayores están sometidos a una serie de problemas económicos, en ocasiones extremos, asociados a una pérdida de valores en la sociedad que agudiza su sentimiento de minusvalía muchas veces, y en los peores casos sometidos a una soledad y abandono social del que no son capaces de salir por sí mismos y que conduce tarde o temprano a la institucionalización inevitable.

Hasta el momento las medidas adoptadas por el estado no han sido del todo suficientes para mejorar esta  esta situación por lo que se hace necesario diseñar acciones de intervención social para poder complementar la ayuda a este grupo poblacional tan vulnerable con el objetivo primordial de preservar su calidad de vida, prevenir y retrasar la aparición de las discapacidades y promover la vida de nuestros Adultos Mayores al ayudarles a mantener su dignidad integrados en el seno de la sociedad.

Bibliografía

Argeñal, J. A. (10 de mayo de 2019). Centro de Cuidados Diurnos Jacaleapa. (D. J. Lopez, Entrevistador)

Bohorquez Cuevas, S. P. (5 de Mayo de 2019). Universidad De La Salle. Obtenido de http://repository.lasalle.edu.co/bitstream/handle/10185/13028/T62.09%20C894a.pdf?sequence=1

Daniel, L. A. (2012). Aspectos Biopsicosociales que Inciden en la Salud del Adulto Mayor . Scielo, 2.

Envejecimiento. Un reto adicional. Apuntes para su estudio en América Latina. Alfonso, J. y Mena, M. (1999).

R.A.E. (21 de Mayo de 2019). Real Academia Española. Obtenido de http://www.rae.es/

Roca, B. N. (16 de abril de 2019). Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Obtenido de http://cybertesis.unmsm.edu.pe/bitstream/handle/cybertesis/6561/Mazacon_rb.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Rubio, D. Y., Rivera, L., & Borges, L. (2015). Calidad de Vida en el Adulto Mayor. Varona, revista cientifico-metodologia, 3.

Modelos de atención gerontológico. Morales, P., Rodríguez, R. y Morales, J. (2000).

Organizacion Mundial de la Salud. (6 de junio de 2019). OMS. Obtenido de https://www.who.int/es

Organizacion Mundial de la Salud. (6 de junio de 2019). OMS. Obtenido de https://www.who.int/es

Política Nacional de Atención a la Persona Adulta Mayor, 2001.

 

13/12/2019 14:52 webmasterDeUcha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Bienestar Psicológico y Deporte.

20191219032701-bienestar.jpg

Bienestar psicológico y Deporte.

Dr. C. Francisco Enrique García Ucha

El tema de la felicidad abarca un lugar impresionantemente intenso en la actualidad. Sin embargo, la felicidad ha sido durante mucho tiempo un asunto recurrente de todos, desde filósofos, psicólogos, sociólogos, pedagogos y cuanto posible pensador se encuentre enfrascado en lo humano, de lo que no escapa los que se han comprometido con el arte, así Marcel Proust redacto su propia encuesta sobre la Felicidad para ayudar a construir una concepción sobre ella.

En realidad la concepción acerca de la felicidad transita por las diferencias individuales, resultado del sentido subjetivo que le otorga cada persona.

Para algunos es más importante que lograr estudiar los factores que la provocan la felicidad, conocer las conductas que no la propician, por ejemplo: "Hemos dejado de darle importancia al descanso, a la recuperación y no basta con el sueño".

Algunos de los estudiosos del tema se preguntan:

“¿Existe un sistema inmune psicológico? ¿Hay personas que tienen mayor tendencia a la tristeza?

La respuesta de uno de expertos señala: “La genética marca la diferencia, por ejemplo, yo no nací con una genética ligada a las emociones positivas. De niño sentía ansiedad, igual que mis padres y abuelos; la hemos padecido generación tras generación. El hecho de ser infeliz hizo que me interesara por este campo: la ciencia de la felicidad. En los años setenta, en Estados Unidos, se hizo una serie de investigaciones sobre gemelos con idénticos genes. Se les separó al nacer, fueron criados en países distintos, con economías diferentes. Pasados los años se observó que había muchas similitudes en cuanto a sus niveles de bienestar, su comportamiento e incluso sus pasiones. De media la felicidad depende en un 50% de la genética, en un 40% de las elecciones personales y en un 10% del entorno. Esos porcentajes pueden cambiar en situaciones extremas, como una guerra”.

Existe un reconocimiento por los especialistas que “No es posible estar siempre feliz. Las emociones negativas, como la rabia, el miedo, o la ansiedad, nos hacen falta. Solo los psicópatas están a salvo de eso. El problema es que, por falta de educación emocional, cuando las sentimos, las rechazamos, y eso hace que se intensifiquen y que nos domine el pánico. Si bloqueamos una emoción negativa, igualmente lo hacemos con las positivas. Hay que sentir el miedo y ser conscientes de que tiramos hacia adelante con él. No es resignación, sino una aceptación activa”.

En el impulso de las ideas sobre la naturaleza de la felicidad, la psicología positiva desplegada por Seligman, la felicidad adquirió un desarrollo dinámico que permitió convertirla en un problema central de la psicología.

Seligman elaboró intervenciones para facilitar el establecimiento de la felicidad, y contabilizó junto a las suyas 150 intervenciones para estimular la felicidad.

Puntualizó las ventajas de ser feliz para la asertividad, la estabilidad emocional, el funcionamiento intelectual, la mejora de la percepción, el aumento de la popularidad, alcanzar una imagen corporal más positiva y un mayor autocontrol.

La tendencia a establecer de forma rigurosa todo lo concerniente a la felicidad dio lugar a que se desplegara la categoría bienestar y se provinieran diferentes perspectivas sobre la misma.

Por una parte, lo concerniente al bienestar hedónico, de este modo se desarrolló la tradición sobre el bienestar subjetivo que muestra un especial interés en el estudio de los afectos y la satisfacción con la vida.

Desde otra perspectiva se estableció bienestar eudaimónico, implicado en el adelanto del potencial humano. El bienestar psicológico se concentró en el desarrollo de las capacidades y el crecimiento personal, concebidas ambas como los principales indicadores del funcionamiento positivo. Ryan & Deci (2001)

Se caracterizó el bienestar psicológico, como los sentimientos de “expresividad personal”. Este tipo de estados reflejan las vivencias de gran implicación con las actividades que la persona efectúa, de sentirse vivo y realizado. La sensación de poder alcanzar el desarrollo personal. (Keyes, Ryff & Shmotkin, 2002)

Ryff (1989a, 1989b) fue una pionera en el estudio del funcionamiento positivo del ser humano y del bienestar psicológico desde la perspectiva eudemonista. Carol Ryff desde la Universidad de Wisconsin-Madison, acometió numerosas investigaciones sobre el tema del bienestar psicológico hasta nuestros días.

Ryff (1989) realizó la propuesta de un modelo multidimensional de bienestar psicológico al que denominó: “Modelo Integrado de Desarrollo Personal”. El modelo está compuesto según Ryff por seis dimensiones: auto aceptación, relaciones positivas con otras personas, autonomía, dominio del entorno, propósito en la vida, y crecimiento personal. Concebido de esta manera el bienestar psicológico se inserta en dimensiones subjetivas, sociales, y psicológicas así como comportamientos relativos a la salud.

Ryff (1989) comenta que “una caracterización más exacta del bienestar psicológico es definirlo con que la vida adquiera significado para uno mismo, con los desafíos y conseguir metas valiosas, centrando su interés en el desarrollo personal, en el estilo y manera de afrontar los retos vitales, en el esfuerzo y el afán por conseguir nuestros objetivos.

En este sentido, después de algunos años de investigaciones Ryff y Keyes (1995), plantean que el bienestar psicológico es una dimensión fundamentalmente evaluativa que tiene que ver con la valoración del resultado logrado con determinada forma de haber vivido.

El bienestar psicológico es un mediador y modulador de la personalidad fruto de la historia y la cultura de cada persona.

Todo esto se hace evidente precisamente por las variaciones importantes que presenta según el género, la edad y la cultura.

Para Alicia Romero (2014), el bienestar colinda con una serie de categorías psico-sociológicas y sociológicas, siendo su delimitación conceptual y metodológica uno de los retos más grandes que tienen ante sí la psicología. Con el propósito de realizar un análisis de la categoría bienestar psicológico desde un ángulo psicológico, se propuso examinar el concepto con algunos correlatos psicológicos, que aparecen a continuación: autodeterminación, afrontamiento, afecto positivo y autoeficacia.

Autodeterminación

Uno de los conceptos fundamentales de la Teoría de la Autodeterminación es el de las necesidades psicológicas básicas definidas como algo innato, universal, y esencial para la salud y el bienestar (Decy & Ryan, 2002; Ryan &Deci, 2000).

Afrontamiento,

Está demostrado que aquellas personas con alto bienestar psicológico utilizan estrategias de afrontamiento orientadas hacia el problema y la emoción.

Afecto positivo,

Logran la construcción de entorno social más amplio en el que compartir emociones, pensamientos y sensaciones

Autoeficacia,

Creencias en la propia capacidad para organizar y ejecutar las acciones requeridas y para manejar las situaciones futuras. Si creemos que podemos llegar a un objetivo, encontraremos los recursos para lograrlo.

Las investigaciones en este campo han resultado de interés para los psicólogos del deporte, basta con señalar que:

Las relaciones entre el bienestar psicológico y el afrontamiento, son de gran valor ya que los sistemas de afrontamiento resultan fortalezas significativas para el sostenimiento y desarrollo del bienestar psicológico.

Se entiende por afrontamiento el conjunto de respuestas (pensamientos, sentimientos, acciones) que por ejemplo, un deportista utiliza para resolver situaciones deportivas problemáticas y reducir las tensiones que ellas generan. Las estrategias de afrontamiento al estrés son una parte importante de los recursos que los jóvenes deportistas deben desarrollar a medida que avanzan en la competición.

El bienestar psicológico facilita la actualización del potencial del deportista y acrecienta el compromiso por alcanzar las metas, la disposición a esforzarse y dar lo mejor de sí mismo.

El concepto de bienestar psicológico ha llegado a recibir una atención especial en la Psicología del Deporte y la Actividad Física. Si bien los psicólogos se han centrado por mucho tiempo en la categoría rendimiento; trabajos recientes llaman la atención de la necesaria labor del psicólogo dirigida a la salud del deportista; ahora resulta necesario valorar la urgencia por garantizar y apoyar el sostenimiento de la salud, la calidad de la vida y el bienestar del deportista y se impone redefinir el rol de psicólogo como asesor dentro de un club o una federación, y ofrecer servicios psicológicos de apoyo a entrenadores, deportistas, padres o directivos para optimizar el rendimiento y bienestar de los miembros del equipo, y para prevenir problemas psicológicos derivados del entorno deportivo”.

Entre las aplicaciones prácticas del bienestar psicológico en la actividad física y el deporte se encuentra considerar características que puedan resultar predictores de la actuación de los niños y jóvenes.

Las dimensiones del bienestar psicológico relacionadas con auto-aceptación, relaciones positivas con otras personas, la autonomía, el tener seguridad en sí mismo, y experimentar emociones positivas, se ha demostrado que predicen positivamente tanto en chicos como en chicas, la práctica del deporte y la práctica del ejercicio físico intenso.

No obstante, estas consideraciones sobre el rol que desempeñan la actividad física y el deporte y sus relaciones con él bienestar psicológico se encuentran resultados contradictorios cuando el tema se desenvuelve en el ámbito del deporte de alto rendimiento.

Los deportistas pueden presentar estrés como consecuencia de la práctica del deporte, las diferentes presiones que deben enfrentar para alcanzar las metas en condiciones de competencia, los riesgos físicos como las lesiones y molestias musculares y la presión social que se ejerce sobre ellos son algunas de las circunstancias que ocasionan respuestas emocionales negativas.

Sin embargo, para algunos especialistas del deporte la detección temprana de los síntomas y síndromes pueden tener un buen pronóstico gracias a la asistencia de personal calificado.

Por ello comprender la naturaleza del bienestar psicológico en los deportistas va a permitir facilitar las acciones más adecuadas para que se lleven a cabo las tareas que lo potencialicen y desarrollen.

Y finalmente por medio de competencias en un rol clínico se podría detectar con anticipación ciertas patologías y conflictos por medio de la evaluación del bienestar psicológico, compatible con la salud y el funcionamiento positivo de los deportistas.

Desde esta posición resulta necesario para los psicólogos del deporte trabajar en la forma de establecer cómo llegamos y desde que conceptos objetivos y en el contexto del deporte, a desarrollar y/o fomentar el bienestar psicológico del deportista por medio, por ejemplo, de agentes de apoyo relevantes para el atleta.

Etiquetas: ,

18/12/2019 22:27 webmasterDeUcha #. sin tema No hay comentarios. Comentar.



La Bitácora del Dr. Ucha

Site Oficial 2019 Visitar: http://psicologiadeldeporte.space/

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris