Facebook Twitter Google +1     Admin

Diagnóstico del empleo del ejercicio físico en personas que asisten a círculos de abuelos del municipio Artemisa.

Autores. Lic. Lorena Carrasco Lara.

Lic. Saydenis Fernández Alvarez.

Dr.C. Jorge de Lázaro Coll Costa

Dr.C. Ardy Rafael Rodríguez García

RESUMEN

El envejecimiento de la población es un fenómeno de gran relieve en la sociedad contemporánea, el cual debe ser abordado desde la orientación, prevención e intervención. Ello impone un impostergable reto en la búsqueda de estrategias, en aras de satisfacer sus necesidades y brindarles la posibilidad de vivir sus últimos años con excelente calidad de vida teniendo en cuenta sus especificidades, por ello surge la necesidad de realizar un diagnóstico acerca del empleo del ejercicio físico en personas que asisten a círculos de abuelos del municipio Artemisa. Se realizó un estudio no experimental descriptivo, seleccionando una muestra de 120 adultos mayores, 20 profesores, 1 metodólogo de Cultura Física y un especialista en medicina física y rehabilitación. Los resultados alcanzados se evidencian en el análisis de la encuesta aplicada a los profesores, la entrevista aplicada al médico especialista en medicina física y rehabilitación, la guía de observación realizada a los practicantes y el análisis de los programas de ejercicios físicos diseñados para el trabajo con adultos mayores.

Palabras claves: Ejercicio físico; actividad física; dosificación; equilibrio, coordinación; condición física.

Desarrollo:

El aumento de la esperanza de vida en la sociedad actual ha dado lugar a un aumento de la población en la franja de edad que hemos venido llamando “tercera edad”. El envejecimiento poblacional es uno de los mayores logros que la humanidad ha alcanzado en la contemporaneidad y a su vez un fenómeno complejo que es común en la mayoría de las naciones.

El siglo XXI desde sus inicios enfrenta un mundo con una población que presenta un aumento nunca antes visto en el número y proporción de personas ancianas. Algunos países como Cuba esperan que la cuarta parte de su población tenga más de 60 años en el año 2025.

Según la tipología elaborada por el Centro de Estudios de Población y Desarrollo CEPDE similar a la elaborada por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) de la CEPAL, la cual establece grupos de acuerdo a intervalos que indican el grado de envejecimiento, Cuba ha transitado desde un 11,3 por ciento de personas de 60 años y más en 1985 hasta un 19,4 por ciento en el 2015, lo que indica su ubicación en el Grupo III de Envejecimiento (>15 %). Así, en el término de 31 años el envejecimiento se ha incrementado en 8,1 puntos porcentuales. (5)

En la actualidad, según los datos aportados por la Oficina Nacional de Estadística de la Provincia Artemisa, el índice de envejecimiento a nivel provincial es de un 17,1 %  (503 353) habitantes y de ellos son adultos mayores un total de 86329, a nivel municipal – 17,8 % (84 520 habitantes), siendo adultos mayores 15 113.

Collazo, M. (2010) plantea que este fenómeno a nivel nacional, ha impuesto un nuevo reto para el sistema de salud, ya que hoy, lo más importante no es solamente continuar aumentando la esperanza de vida de la población, sino, mejorar cualitativamente la salud de esta. O sea, no se trata únicamente de prolongar la esperanza de vida que ya se encuentra en los 77 años, sino de incrementar las expectativas de las personas para continuar siendo miembros activos en la vida social y cultural de las comunidades a las que pertenecen; se trata no sólo de añadir años a la vida, sino también de añadir vida a los años. (7)

Es de destacar, que las poblaciones que envejecen aumentan la cantidad de años de vida, pero ello no indica necesariamente que estos sean vividos con la calidad que merecen. Por tanto, además de los aspectos físicos que caracterizan al organismo en la vejez, es necesario conocer los aspectos psíquicos y su relación con la actividad física, para intentar que no pasen en algunos casos a sentirse desorientados, carentes de perspectivas u objetivos, cayendo en mundos muy cerrados, rutinarios, individualizados y depresivos, dejándose vencer por las preocupaciones.  

Por ello, es imprescindible lograr que las personas que integran este grupo etario, desarrollen sus actividades en condiciones saludables, con calidad, y con acciones que tomen en cuenta sus especificidades.

Para la Organización Mundial de la Salud (2015) el envejecimiento activo es el proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez. (20)

Heredia, L. F. (2006) refiere que está demostrado que el ejercicio físico en los adultos mayores  le refleja al que lo practica un aspecto más saludable y estético; permiten conservar mayor fuerza vital y física; ayudan a mantener y recuperar el equilibrio físico y psíquico; atrasan la involución del músculo esquelético, facilitan la actividad articular y previenen la osteoporosis y las fracturas óseas; intervienen en el envejecimiento cardiovascular previniendo la arteriosclerosis, mejorando la función endocrina, fundamentalmente de la suprarrenal (resistencia y adaptación al estrés), favoreciendo el equilibrio neurovegetativo y la actividad psico-intelectual. (14)

Por ello, resulta necesaria la planificación de ejercicios físicos encaminados a mantener en estas edades las capacidades coordinativas, condicionales y la flexibilidad, dígase el equilibrio (estático y dinámico) la coordinación (simple y compleja), la resistencia aeróbica, la velocidad, la fuerza y la flexibilidad.

Moreno, A. (2005) refiere que el envejecimiento conlleva una serie de cambios a nivel cardiovascular, respiratorio, metabólico, músculo esquelético y motriz que reducen la capacidad de esfuerzo y resistencia al estrés físico de los mayores, reduciéndose así mismo su autonomía y calidad de vida, su habilidad y capacidad de aprendizaje motriz. (17)

Debra, J. R. (2005) plantea que los cambios en los sistemas corporales que intervienen en el equilibrio y la movilidad son una consecuencia inevitable del envejecimiento. A nivel de comportamiento esta acumulación de cambios en el sistema nervioso envejecido, parece manifestarse como una reducción en la capacidad para realizar movimientos que requieran velocidad y precisión, equilibrio, fuerza y coordinación. Es de esperar que los cambios debido al envejecimiento en los componentes periféricos y centrales de los sistemas visual, somato sensorial y vestibular afecten el equilibrio y la movilidad de la peor manera posible en virtud de la interdependencia existente entre el procesamiento de la información sensorial aferente, la selección de una respuesta motora apropiada y su posterior control.  (8)

Los cambios debido al envejecimiento en el sistema visual, unido a la falta de equilibrio y movilidad, afectan negativamente la capacidad de los adultos mayores para percibir o anticiparse con precisión a los cambios en las condiciones del suelo o peligros a su alrededor, lo cual trae consigo el aumento del riesgo de caídas en estas edades que con frecuencia dan lugar a lesiones y traumas psicológicos y constituyen la primera causa de muerte en este tipo de población. Una importante labor para nuestra población ha resultado en la práctica, la introducción de ejercicios físicos en los denominados Círculos de Abuelos y los grupos de salud con vista al incremento del régimen motor y la capacidad de trabajo físico e intelectual de las personas de estas edades. Pero no hay que olvidar que el control médico y el autocontrol, unidos a la dosificación estrictamente individual de los ejercicios físicos, constituyen los puntos de partidas más importante e insoslayables de este tipo de actividad.

En la actualidad a los círculos de abuelos del municipio Artemisa en la provincia del mismo nombre asisten un número considerable de adultos mayores para la práctica sistemática de ejercicios físicos, a los mismos se les aplica un programa de ejercicios, sin embargo este resulta insuficiente en relación con los ejercicios físico - terapéuticos para el mejoramiento del equilibrio y la coordinación.

Objetivo general: Realizar un diagnóstico acerca del empleo del ejercicio físico en personas que asisten a círculos de abuelos del municipio Artemisa.

Métodos y procedimientos.

Métodos teóricos: 

Histórico - lógico: Permitió fundamentar la investigación y establecer desde el punto de vista lógico el marco teórico de la misma. Utilizado para analizar la evolución histórica de los índices de envejecimiento a nivel mundial, nacional, provincial y municipal, además de la práctica de ejercicios físicos en los adultos mayores.

Analítico y sintético: Se utilizó para el estudio de los elementos teóricos para analizar y sintetizar los criterios de diferentes autores a partir de la bibliografía consultada sobre la práctica de ejercicios físicos en el Adulto Mayor y asumir la posición del autor.

 

Métodos empíricos:

Observación: Se aplicó en varios círculos de abuelos para obtener información sobre la práctica de ejercicios físicos en el Adulto Mayor.

Encuesta: Se utilizó para diagnosticar el estado actual de la práctica de los ejercicios físicos que realizan los adultos mayores en los círculos de abuelos. 

Entrevista: Se le aplicó al especialista de medicina física y rehabilitación para conocer su criterioacerca del empleo del ejercicio físico en personas que asisten a círculos de abuelos.

Análisis Documental: Se utilizó para analizar cada uno de los documentos consultados.

Método estadístico matemático: Estadística descriptiva: Se utilizó para realizar el análisis cuantitativo de los resultados de los instrumentos aplicados a la muestra y presentar los resultados de los análisis matemáticos en % y tablas.  

 

Resultados de los instrumentos aplicados.

Observación

Se realizaron 24 observacionescon el objetivo de obtener información sobre la práctica de ejercicios físicos en el Adulto Mayor y para ello se planificaron seis aspectos a observar, obteniéndose los siguientes resultados.

De forma general el tiempo de trabajo diario de los adultos mayores en los círculos de abuelos es de 45 minutos. Se considera teniendo en cuenta los tipos de ejercicios, las diferencias individuales de cada practicante y el objetivo a alcanzar, que el tiempo destinado es correcto. Con respecto a la cantidad y tipos de ejercicios que se realizan, los mimos varían en dependencia de las capacidades físicas que se pretenda mejorar. Las actividades realizadas en las secciones observadas en algunos casos son insuficientes en correspondencia con las características individuales de los adultos mayores.

En la mayoría de las actividades se dosifica a través de la repetición, en algunos casos en dependencia de la complejidad de los ejercicios, se realiza mediante tandas además de las repeticiones.

Las capacidades físicas que se trabajan son la coordinación, equilibrio, fuerza (ejercicios con pequeños pesos para la tonificación muscular) y la flexibilidad, pero se pudo  comprobar que son insuficientes los ejercicios que se realizan en relación con el mejoramiento del equilibrio y la coordinación en los adultos mayores.

El control del ejercicio se realiza mediante la toma de pulso, pero solo en 13 observaciones se pudo apreciar que se controla en varios momentos de la clase. La presión arterial no se controla en ninguno de los casos, pues no se contó con la presencia del personal de salud pública en las sesiones observadas. Por tanto podemos plantear que existe deficiencia en cuanto a estos indicadores, siendo los mismos, elementos importantes a tener en cuenta a la hora de dosificar los ejercicios físicos.

La encuesta

La encuesta se le aplicó a los especialistas con el objetivo de registrar sus opiniones acerca del trabajo con los adultos mayores en los círculos de abuelos. Se encuestaron 21 especialistas, de ellos 18 licenciados y 3 técnico medio con un promedio de experiencia de 3 a 9 años.

Referente al conocimiento de algún programa de ejercicios físicos para los adultos mayores, el 100% de los encuestados refieren que sí, 18 para un 86 % refieren que el programa de adulto mayor y 3 para un 14 % refieren que conocen el programa de diabético y el de hipertensión arterial. La autora considera que los especialistas que trabajan con adultos mayores deben conocer también los programas de enfermedades no transmisibles porque la mayoría de estos practicantes padecen muchas de estas enfermedades.

Con relación a si consideran que los programas de ejercicios físicos les brindan una información detallada para poder aplicarlo correctamente, 16 de los encuestados para un 76 % refieren que el programa no brinda la información necesaria y detallada para dosificar los ejercicios, que cuenta con información y orientaciones de forma general, pero no establecen ejercicios ni su dosificación sobre la base de la individualidad del sujeto,  5 para un 24 % refieren que sí, pues consideran que el  programa le facilita una serie de métodos y procedimientos que los ayudan a dosificar los ejercicios correctamente.La autora coincide con la opinión de ese 76 %, pues por los resultados obtenidos mediante las observaciones, el análisis del programa, así como de su experiencia como profesora, considera que aunque de manera general satisface las necesidades de los adultos mayores, se hace necesario contar con un programa que oriente al profesor como dosificar y planificar los ejercicios en función de mejorar las capacidades físicas en los adultos mayores y alcanzar una mayor independencia funcional.

Con respecto a cómo dosifican los ejercicios físicos y que aspectos tienen en cuenta para ello, el 100 % plantea que dosifican los ejercicios mediante repeticiones, 14 para un 67 % refieren que tienen en cuenta la edad, las condiciones físicas de los participantes y las enfermedades asociadas y 7 para un  33 % el tiempo que llevan realizando ejercicios físicos y las pruebas de eficiencia física. Ello muestra que no se conocen todos los indicadores a tener en cuenta para una correcta dosificación. Por tanto se puede plantear que la mayoría desconoce la información necesaria para dosificar los ejercicios físicos atendiendo las características individuales de los adultos mayores, lo que puede incidir negativamente en la condición física de los mismos.

En cuanto a las capacidades físicas más importantes a trabajar con los adultos mayores el 100 % refiere que las capacidades coordinativas, 18 para un 86 % especifican el equilibrio, la coordinación y la orientación espacial. La autora considera que en estas edades aunque resulta necesaria la planificación de ejercicios físicos encaminados a mantener la resistencia aeróbica, velocidad, la fuerza y la flexibilidad, es de vital importancia trabajar en función de mejorar el equilibrio y la coordinación, pues la alteración de estas capacidades provoca movimientos desordenados e imprecisos imposibilitando movimientos rápidos que requieren alternancia y trae consigo el aumento del riesgo de caídas que con frecuencia dan lugar a lesiones y traumas psicológicos.

En relación a si consideran suficiente los ejercicios de equilibrio y coordinación que aparecen en el programa el 100 % plantea que no y añaden  que el programa no cuenta con ejercicios. Esto está relacionado con lo planteado en la pregunta # 2, pues resulta evidente la necesidad de contar con un programa que facilite ejercicios para mejorar el equilibrio y la coordinación en este tipo de población.

Respecto a si consideran importante tener en cuenta la interdisciplinariedad (profesor de cultura física y médico) en el trabajo con el adulto mayor, el 100 % de los encuestados refieren que sí argumentado que debe hacerse un trabajo conjunto ya que mediante el médico se conoce la patología que pueda presentar el adulto mayor y de ello depende el trabajo que debe realizar el profesor de Cultura Física, además plantean que es importante su presencia en la sesión de clase porque deben ser los encargados de medir la presión arterial antes de comenzar los ejercicios y por cualquier situación que se pueda presentar. Por tanto se considera que es fundamental  la labor de ambos en conjunto en cuanto al control sistemático del estado de salud de los abuelos para poder planificar ejercicios con la finalidad de obtener resultados positivos y alcanzar una mejor condición física.

La entrevista

La entrevista aplicada es del tipo estandarizada o estructurada. El objetivo es registrar la opinión del médico especialista en Medicina Física y Rehabilitación que brinda servicios de rehabilitación integral a estos círculos de abuelos acerca del empleo del ejercicio físico en estas personas.

Los resultados de las entrevistas se reflejan a continuación:

El médico plantea que la práctica de ejercicios físicos que realizan los adultos mayores en los círculos de abuelos es muy positiva porque ayuda a disminuir los efectos que causan los cambios provocados por el envejecimiento, como son los trastornos de equilibrio y la movilidad. Además evalúa el desempeño alcanzado por los adultos mayores que asisten a los círculos de abuelos como bueno, ya que se demuestra que la práctica sistemática de ejercicios mejora las capacidades tanto físicas como psíquicas.

Considera importante la ejecución de ejercicios de equilibrio y coordinación en los adultos mayores ya que en estas edades la deficiencia de los sistemas que contribuyen a la estabilidad no solo limitan las actividades en el anciano sino también provocan caídas que conllevan a trastornos psicológicos y mejorar dichas capacidades constituye la base de una vida activa y sana.

Con relación a  la necesidad de un programa de ejercicios físicos terapéuticos que integre ejercicios de equilibrio y coordinación manifiesta que sería muy conveniente la elaboración de un programa cuyo contenido sea ejercicios físicos terapéuticos que permitan mejorar el equilibrio y la coordinación de los adultos mayores y a su vez oriente al profesor cómo trabajar dichas capacidades físicas de forma planificada y dosificada. Considera también que la puesta en práctica de este nuevo programa constituiría una herramienta para todo aquel especialista que trabaje con adultos mayores en círculos de abuelos.

Análisis de documentos

En el análisis documental se consultaron los programas de ejercicios físicos diseñados para el trabajo con adultos mayores.

El análisis reveló que el programa del INDER en cuanto a estructura no cuenta con un objetivo general. Además no se especifican las capacidades físicas que se deben desarrollar atendiendo las especificidades de los adultos mayores, ni se plasman las etapas por las que debe transitar el adulto según su condición física atendiendo los objetivos específicos y ejercicios correspondientes a las mismas.

De manera general su concepción satisface las necesidades de los adultos mayores, pero el mismo resulta insuficiente ya que no detalla o ejemplifica los ejercicios ni su dosificación, en relación con los ejercicios físico - terapéuticos para el mejoramiento del equilibrio y la coordinación.

El programa “El adulto mayor y la actividad física” elaborado por M Sc. Jorge L. Ceballos Díaz no cuenta con una estructura de programa, no comprende un objetivo general, ni específicos. Las orientaciones metodológicas que presenta resultan insuficientes ya que no ofrece diversidad de actividades físicas que orienten a una adecuada planificación y dosificación de las mismas, ni las capacidades más importantes a trabajar para mejorar la independencia funcional de los adultos mayores. Además, está diseñado para trabajar con adultos enfermos con osteoporosis y otros trastornos locomotores.

El programa equilibrio y movilidad con personas mayores elaborado por Debra J Rose (2005) consta de tres partes. En la primera parte se evidencia una fundamentación teórica del tema en la cual se plasma la terminología básica, los distintos sistemas corporales que conforman el equilibrio y la movilidad, así como los cambios que sufren estos sistemas debido al envejecimiento. Además ofrece los múltiples factores que causan caídas en los adultos mayores y el efecto de la medicación sobre el equilibrio y la movilidad. Se considera que todos estos elementos teóricos resultan fundamentales y necesarios para evaluar y elaborar programas para mejorar el equilibrio y la movilidad en adultos mayores.

A continuación se muestra la segunda parte, que nos ofrece seis capítulos. En uno de ellos se aprecian las instrucciones y el sistema de evaluación de varios test que se practican durante la primera semana del programa sobre el rendimiento físico, concebidos para evaluar, la velocidad de la marcha al ritmo preferido o a un ritmo rápido, la capacidad de dividir la atención en tareas múltiples, alteraciones físicas, alteraciones de los sistemas sensoriales, motoras y limitaciones funcionales relacionadas con las actividades diarias que requieren equilibrio.  Ello proporciona al profesor un mayor conocimiento del nivel de discapacidad de los participantes, pues los resultados de dichos test sirven de base para desarrollar actividades de equilibrio y coordinación acorde a las necesidades de cada adulto mayor.

Seguidamente la autora aborda en los restantes capítulos una serie de progresiones de ejercicios atendiendo diferentes componentes tales como; la capacitación del centro de gravedad, la capacitaciones multisensorial, la capacitación de la estrategia ortos tatica, el entrenamiento de la evaluación y mejora del patrón de la marcha, el entrenamiento de la fuerza, la resistencia física y el entrenamiento de la flexibilidad. Fundamenta en cada uno de los capítulos cómo influyen dichos componentes en el equilibrio y establece niveles que dejan claro el aumento del grado de complejidad de los ejercicios a medida de su realización.

Todos los ejercicios orientados van dirigidos al logro de los objetivos que comprende cada capítulo. Se puede apreciar que la autora además de los ejercicios físicos plasmados, orienta actividades culminantes con la finalidad de brindar a los participantes la oportunidad de practicar las distintas progresiones de ejercicios. 

A continuación en la tercera parte, la cual cuenta con 2 capítulos, se muestra el  establecimiento de las etapas de aprendizaje, la planificación del programa y técnicas de tratamiento. Es necesario destacar que no se evidencia claramente la estructura metodológica, ni la forma de control y evaluación a tener en cuenta una vez aplicado el programa.

Otro aspecto organizativo en el programa indica las partes de la clase con la finalidad de orientar el proceso sobre la duración del tiempo por partes, pero en ninguno de los capítulos se establece una adecuada dosificación de las cargas  (tandas, repeticiones, intensidad, frecuencias, tiempo de ejecución), pues el empleo de estos componentes garantiza una mejor comprensión por parte de los profesores y un mayor resultado del trabajo.

De manera general el análisis de los programas de ejercicios físicos evidenció,  que no son detalladas las orientaciones que se brindan para poder aplicarlos correctamente. El programa para el adulto mayor debe contemplar ejercicios que permitan mejorar las capacidades físicas más importantes a trabajar en personas adultas mayores, teniendo en cuenta sus especificidades.

Discusión:

Las poblaciones que envejecen aumentan la cantidad de años de vida, pero ello no indica necesariamente que estos sean vividos con la calidad que merecen. En este sentido, destacamos las actividades físicas sistemáticas como la mejor alternativa para lograr beneficios en la salud, especialmente si se realizan con una dosis adecuada acorde con las necesidades y posibilidades de cada persona.

Sabrina (2008) destaca que si los beneficios de la actividad física son cada vez más aceptados para la población en general, aparecen todavía más evidentes en la tercera edad. Ello coincide con los resultados obtenidos de la entrevista realizada en la cual se evalúa el desempeño alcanzado por los adultos mayores que asisten a los círculos de abuelos como bueno, ya que se demuestra que la práctica sistemática de ejercicios mejora las capacidades tanto físicas como psíquicas.

Teniendo en cuenta lo planteado hay que considerar la importancia de la actividad física en una edad en las que las capacidades y habilidades tienden a declinar y requieren el mantenimiento de la función para conservar activos los sistemas que rigen el organismo.

Autores como Devis (2000) señala que el ejercicio físico se puede realizar en todas las etapas de la vida y cuando no existan lesiones o enfermedades que lo impidan; cuidando ante todo, de armonizar adecuadamente los fines que se buscan a partir de la edad y sexo del individuo, y atendiendo más a su auténtica edad biológica que a la cronológica. Con relación a este planteamiento consideramos necesario aclarar que en el caso que existan lesiones o enfermedades es imprescindible el papel del médico especialista, puesla búsqueda de un ejercicio saludable requiere de un reconocimiento médico personal, que acredite a cada sujeto del tipo de ejercicio que puede realizar, atendiendo a su estado de salud previo.

Otro elemento que aportó la entrevista realizada al médico especialista en medicina física y rehabilitación está dado,en que la práctica de ejercicios físicos que realizan los adultos mayores en los círculos de abuelos es muy positiva porque ayuda a disminuir los efectos que causan los cambios provocados por el envejecimiento, como son los trastornos de equilibrio y la movilidad. Sin embargo en las sesiones observadas se pudo constatar que en algunos casos son insuficientes los tipos de ejercicios que se realizan en relación conel mejoramiento del equilibrio y la coordinación en correspondencia con las características individuales de los adultos mayores.Esto puede estar relacionado con lo expresado en la encuesta por el personal que dirige dichas actividades quienes refieren que el programa no brinda la información necesaria y detallada para dosificar los ejercicios, que cuenta con información y orientaciones de forma general, pero no establecen ejercicios ni su dosificación sobre la base de la individualidad del sujeto.

Conclusiones:

  1. El diagnóstico realizado reveló insuficiencias en la  dosificación de  los ejercicios físicos atendiendo las características individuales de los adultos mayores, lo que puede incidir negativamente en la condición física de este tipo de población, así como también en los tipos de ejercicios que se realizan para  el mejoramiento del equilibrio y la coordinación.
  2. El programa para adultos mayores de manera general satisface las necesidades de los mismos,  pero se hace necesario contar con un programa que oriente al profesor como dosificar y planificar los ejercicios en función de mejorar las capacidades físicas en los adultos mayores y alcanzar una mayor independencia funcional.

 

Bibliografía

1. AgeWatch, (2015) Índice Global de Envejecimiento. HelpAge International.

2. Bernachini S. (2008) Trabajo de Investigación “Incidencia de la Actividad Física en la anatomía física e integración social del Adulto Mayor”. Universidad Abierta Interamericana.

3. Carpio, S., Suarez, A.M., Almanza, M.P., Gómez, L.A., y Quintero, M.V. (2012). Caracterización de las Actividades Básicas de la Vida Diaria ABVD en un grupo de adultos mayores institucionalizados. Revista Salud en Movimiento, 4(1), 4-18.

4. Carreño, A. M. Medina, M. I., y Godoy, C. (2016). “Mejora de la calidad de vida en el anciano atribuible a la actividad física”. En: Pérez, M. C., Molero, M. M., Gázquez, J. J., Barragán A. B., y Pérez, D.Cuidados, aspectos psicológicos y actividad física en relación con la salud. Volumen II. Editorial ASUNIVEP. 

5. Centro de Estudios de Población y Desarrollo CEPDE. (2010). “El envejecimiento de la población. Cuba y sus territorios.

6. CUBAHORA. Primera revista digital de Cuba. (2016). Centro de Información para la Prensa. Dirección: Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba.

7. Collazo, M. I., Rodríguez, A. L., y Calero, J. L. (2010). El envejecimiento poblacional en Cuba, desde la mirada de los directivos del sector salud. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana ICBP, “Victoria de Girón”.

8. Debra J. R. (2005). Equilibrio y movilidad con personas mayores. California StateUniversity, Fullerton. Editorial Paidotribo.

9.  Devís, J. y cols. (2000). Actividad física, deporte y salud. INDE: Barcelona.

10. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, (2014). La situación Demográfica en el mundo,  División de Población ST/ESA/SER.A/354. Nueva York.

11. Domínguez, A. (2012) digital@juvent. udrebelde.cu

12. Estévez Cuellell, M., Arroyo Mendoza, M., González Terry, C. (2006). La          Investigación Científica en la Actividad Física: su Metodología. Editorial deportes.

13. Ginarte, M. (2012). Importancia del ejercicio físico en la salud del adulto mayor.

Policlínico Docente Elpidio Berovides. La Lisa. La Habana.

14. Heredia, L. F. (2006). Ejercicio físico y deporte en los adultos mayores. Centro de Investigación sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud (CITED). http://www.efdeportes.com/ EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 15, Nº 152.

15. Jiménez, Y., Núñez, M., y Coto, E.(2013) La actividad física para el adulto mayor en el medio natural. InterSedes: Revista de las Sedes Regionales,  vol. XIV, núm. 27, pp. 168-181 Universidad de Costa Rica Ciudad

16. Martínez, I. M. (2014). Índice Global del Envejecimiento            https://helpage.box.com/s/st3lmzf521gkkyo1rqu1. HelpAge International  España.

17. Moreno, A. (2005). Incidencia de la Actividad Física en el adulto mayor. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el    Deporte vol. 5 (19) pp.222-237 http://cdeporte.rediris.es/revista/revista20/artvejez16.htm

18. Muñiz, B. O., Calzado, Á. E. (2011). Incidencia de la actividad física en el adulto mayor. Instituto Superior de Cultura Física. Facultad de Camagüey Cuba.   

19.  Naranjo, Y.,  Figueroa, M., y Cañizares, R, (2015). “Envejecimiento poblacional en Cuba”. MarínII.GacMédEspiritvol.17 no.3 Sancti Spíritus.

20. Organización Mundial de la Salud. (2015). 10 datos sobre el envejecimiento y la salud.

21. Ruiz, Ariel. (2007). Teoría y Metodología de la Educación Física y el Deporte Escolar. 3ra edición. Santo Domingo, Editorial Aplusele. 

 

05/11/2017 17:17 webmasterDeUcha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Site Oficial 2019 Visitar: http://psicologiadeldeporte.space/

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris