Facebook Twitter Google +1     Admin

La actividad física grupal en pacientes con enfermedad de Parkinson

Autores: Ariel Lombillo Herrera y Barbara Noa Pelier

Introducción

La enfermedad de Parkinson (EP), fue descrita por primera vez 1817 por James Parkinson en su “ENSAYO SOBRE LA PARALISIS AGITANTE”. La definió como una enfermedad evolutiva que afecta sobre todo al movimiento. Se caracteriza por tres síntomas principales: temblor (estremecimiento), rigidez (falta de flexibilidad de los músculos)y bradicinesia (dificultad para iniciar el movimiento, con lentitud y torpeza de los movimientos voluntarios). Cada uno de estos síntomas puede aparecer sólo o en combinaciones con los otros en las primeras etapas de la enfermedad. Pueden presentarse además otros síntomas, como salivación excesiva, trastornos en la escritura, trastornos en el equilibrio al ponerse de pie y al caminar, presencia de grasa excesiva en la piel, etcétera.

    La enfermedad de Parkinson suele comenzar entre los 50 y 65 años de edad; pero en forma ocasional se le puede ver en pacientes de menor o mayor edad, puede aparecer tanto en hombres como en mujeres y en todas las razas. No es hereditaria en la gran mayoría de los casos, no es contagiosa, y generalmente no afecta a la inteligencia del paciente. Si bien puede dificultar el movimiento, no causa parálisis, el paciente se mantiene activo, y aunque la enfermedad es  un padecimiento crónico, puede ser tratada y controlada eficazmente con la rehabilitación física y un adecuado ajuste farmacológico.

La rehabilitación también debe ser considerada como un procedimiento para optimizar la respuesta terapéutica a la terapia farmacológica y a la cirugía. Debido a la considerable variabilidad sintomática entre pacientes y a su inestabilidad a lo largo del día, la rehabilitación deberá adaptarse con programas individualizados que se ajusten a los que padecen la enfermedad y a los cambios que en ellos se produzcan.

Desarrollo

La enfermedad de Parkinson, es un trastorno neurodegenerativo etario crónico de curso progresivo, incurable y sólo se puede aliviar hoy día, de causa o causas aún no bien conocidas, no prevenible y tendente a la lenta invalidez. Se produce básicamente por la muerte o degeneración de las neuronas específicas cerebrales de los ganglios basales (sustancia negra y otros núcleos mesencefálicos) lo que produce un déficit de un neurotransmisor específico, la dopamina, que es fundamental para la regulación del movimiento, los reflejos y el equilibrio [2].

Aunque la sintomatología nuclear de la enfermedad de Parkinson son los trastornos motores (bradicinesia, rigidez, temblor, etc.) cada vez se constata más la alta frecuencia de los síntomas psicopatológicos que acompañan a este mal [20,46].

Se estima que casi un 80% de los pacientes de Parkinson sufren en algún momento de su enfermedad problemas emocionales de cierta seriedad [4] y que el 40% requerirían atención psiquiátrica o psicológica [7]. Los trastornos afectivos pueden deteriorar la calidad de vida del afectado y su familia de una forma más incapacitante que los problemas motores principales propios de la E.P [11, 30,33].

La enfermedad de Parkinson (EP) es la segunda de las llamadas degenerativa más común, afecta el 2% de las personas mayores de 65 años. Se estima que en todo el mundo alrededor de 10 millones de personas mayores la padecen. La misma ocasiona, alteraciones motoras como temblor y rigidez muscular (reducción de la amplitud de los movimientos).  Referente a labradicinesia (o lentificación), alteraciones de la postura y del equilibrio: el cuerpo tiende a inclinarse hacia adelante, con flexión de rodillas, caderas y brazos. La combinación de estos síntomas va a afectar al movimiento automático, como por ejemplo al braceo al caminar. Se alterarán las características de los movimientos simples, repetitivos, simultáneos y secuenciales.

El deterioro funcional en la EP es secundario a la suma de los déficit motores primarios, o sea, los síntomas cardinales y aquellos que aparecen como consecuencia del padecimiento crónico de los déficits motores primarios, llamados déficit motores secundarios, como son el acortamiento de los músculos y ligamentos, alteraciones articulares, disfunciones pulmonares, etc. A esto se suman los síntomas no motores que ensombrecen el pronóstico como son las alteraciones cognitivas, afectivas, del sueño, etcétera.

Este complejo cuadro de síntomas cambiantes entre pacientes, de un momento evolutivo a otro y de un estado motor a otro refiriéndonos con esto al estado motor libre de dopa u off y bajo el efecto de la levodopa on requieren de una planificación por medio de evaluación biomecánicas adecuadas(28) estableciéndose estrategias de aprendizaje motor diferentes para cada caso. (28)

Las causas generales de los trastornos emocionales en la E.P. pueden ser plurales:

1-            Como reacción psicológica al hecho de padecer una enfermedad incurable, progresiva, con molestos y humillantes síntomas secundarios (dolores, disquinesias y temblores, incontinencia urinaria, caídas, impotencia sexual, saliveo, disartria...) [13]. Se conocen como trastornos reactivos o vivenciales.

 2- Como producto de la degeneración de estructuras cerebrales varias (estriado, hipotálamo, lóbulo frontal) [8] y de déficits o desbalances de neurotransmisores (dopamina, serotonina, noradrenalina, GABA, acetilcolina). Se conocen como trastornos endógenos o somatógenos.

 3- Como efecto secundario de la toma de L-dopa crónica o a altas dosis o de otros medicamentos anti parkinsonianos [41].

Se conocen como trastornos iatrogénicos o fármaco-dependientes.(según revista española de psiquiatría: Trastornos mentales en la enfermedad de Parkinson (parte II): Aspectos clínicos y tratamientos diferenciales.).

(Mental disorders in Parkinson’s disease (part II): Clinical questions and essential treatments.).

Rehabilitación: Es un proceso global y continuo de duración limitada y con objetivos definidos, encaminados a promover y lograr niveles óptimos de independencia física y las habilidades funcionales de las personas con discapacidades, como así también su ajuste psicológico, social, vocacional y económico que le permitan llevar de forma libre e independiente su propia vida.  Es un proceso complejo que resulta de la aplicación integrada de muchos procedimientos para lograr que el individuo recupere su estado funcional óptimo, tanto en el hogar como en la comunidad en la medida que lo permita la utilización apropiada de todas sus capacidades residuales.

Para la rehabilitación del paciente con enfermedad de Parkinson, es importante incidir en aspectos generales como, el bienestar, la motivación y los estados depresivos que se pueden presentar a menudo, y en aspectos específicos, dirigidos al entrenamiento físico de sus articulaciones y músculos, permitir una mejor deambulación independiente, apoyar el tratamiento medicamentoso y contrarrestar otras enfermedades que pueden estar asociadas.

En el ámbito de las neurociencias, la literatura internacional hace referencia a la rehabilitación física, entre las medidas terapéuticas que influyen en la disminución de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. Sobre esta base, se  lleva a cabo un tratamiento de rehabilitación integral , acorde con los principios cardinales de la neuro rehabilitación y con los elementos fundamentales de la neuroplasticidad, que brindan posibilidades mucho más amplias que la Gimnasia general, la que sólo mantiene en movimiento las articulaciones al acompañar al tratamiento medicamentoso.

El proceso de rehabilitación física se basará en la: sistematicidad, accesibilidad, individualización y aumento gradual de las exigencias. Estará dirigida a cuestiones específicas, para intentar activar los diferentes órganos y sistemas del organismo. Esto permite  explotar sus recursos morfofuncionales  a través del ejercicio  físico y  los  factores  ambientales, naturales o artificiales,  que  en muchos  tratamientos generan potentes efectos sobre el  organismo humano, superiores, en algunos casos, a determinados fármacos. Para restituir la capacidad de trabajo, las cargas físicas aumentadas gradualmente, garantizan el entrenamiento del organismo y contribuyen a la normalización y perfeccionamiento de sus funciones. Este aumento gradual de las cargas se realiza basándose en fórmulas que nos dan una idea de la adaptabilidad del paciente a éstas.

Con la aplicación de este tratamiento fisioterapéutico, se intentará influir positivamente en la disminución de la sintomatología propia de los pacientes con la enfermedad de Parkinson y apoyar al tratamiento general, para mantener, en el nivel adecuado, las dosis de medicamentos. También va dirigido, a mejorar la capacidad general de trabajo y el autovalidismo de los pacientes, para que puedan lograr una mejor funcionabilidad e independencia.

El papel de la rehabilitación es facilitar la adaptación funcional enseñándoles estrategias que les permitan hacer frente a los deterioros e incapacidad que los afectan. Las mismas permiten minimizar la ineficacia motora y mantener la independencia de los pacientes para las actividades de la vida diaria.

Efectos en el organismo.

Para restituir la capacidad de trabajo las cargas aumentadas gradualmente garantizan la normalización y mejoramiento de las funciones del organismo, tales como: aumento del gasto cardiaco, variaciones en la frecuencia cardiaca, redistribución del flujo sanguíneo, además aumenta el volumen sistólico y ocurren variaciones del consumo máximo de oxígeno, lo que significa que existe un mayor transporte de sustancias a las células y por consiguiente variaciones en la frecuencia respiratoria, lo que provoca una mejoría en las capacidades condicionales que supone el incremento de las reservas de ATP y las posibilidades de su re síntesis, que se obtienen por tres vías diferentes  Anaerobia alactacida (re síntesis de ATP a partir de CP), Anaerobia lactacida (re síntesis de ATP por la glucolisis) y Aerobia(re síntesis del ATP por vía aerobia), también se ven favorecidas las capacidades coordinativas que no son más que capacidades sensomotrices que se aplican conscientemente en la dirección de los movimientos componentes de una acción motriz con una finalidad determinada, estas interaccionan con habilidades motrices y solo se hacen efectivas por medio de la unidad con las capacidades condicionales como por ejemplo: capacidades de regulación del movimiento, coordinativas, de orientación, de equilibrio, de ritmo, de diferenciación, agilidad, entre otras.

Teniendo en cuenta lo antes expuesto en el Centro Internacional de Restauración Neurológica existe un programa diseñado para pacientes con enfermedad de párkinson con objetivos bien definidos y actividades encaminadas a su recuperación parcial con efectividad comprobada.

Conjuntamente se viene desarrollando una actividad física grupal, como antesala del programa, con ejercicios específicos adaptados a pacientes con dicha patología la cual persigue los siguientes objetivos:

1- Preparar o acondicionar al organismo desde el punto de vista motor para las restantes actividades del día

2-Preparar o acondicionar desde el punto de vista psicológico para las restantes actividades del día

Además se deben cumplir las siguientes pautas metodológicas:

Emplear a los pacientes que se encuentren en los tres primeros estadios de la enfermedad.

Realizar los ejercicios a baja intensidad

Mantener una motivación alta durante toda la actividad

Utilizar ejercicios para mejorar la amplitud articular

Emplear ejercicios de influencia combinada

Emplear ejercicios para mejorar el equilibrio

Utilizar juegos pre deportivo

Utilizar ejercicios para estimular todos los segmentos del cuerpo

Emplear ejercicios encaminados a la corrección postural

Realizar ejercicios de respiración

La actividad la dirige un solo especialista de la clínica de trastorno de movimiento de la institución

Realizar la actividad preferiblemente al aire libre

Utilizar alternativamente. Bastones, pelotas medicinales, bastones, etc.

Esta manifestación de terapia de grupo tiene su antecedente en psicología y uno de los precursores en utilizarla fue el francés Gustave Le Bon en su libro Psicologie des Foules en 1890, otros autores como el alemán Durkheim en 1893 la denomino: ´´ dinámica de grupo´´.

También  el alemán Brocher, Doichmann en 1972  la nombro: ´´Laboratorio de Organización´´  y su objetivo general estaba referido a; Desarrollar una iniciativa que influyera en la aclaración de los motivos de los participantes  y de esta forma poder influir de manera positiva en sí mismo y ayudar  a que los demás también lo  hagan.

Estos autores tenían como denominador común la referencia del carácter curativo del grupo y por su puesto la finalidad, la curación de sus miembros.

Podemos definir que: La terapia de grupo es una forma especial de rehabilitación en la cual un grupo pequeño de personas se reúne, guiados por un terapeuta profesional, para ayudarse de  forma individual y colectiva en situaciones como: dificultades  en las relaciones interpersonales, impacto  de enfermedades crónicas  o graves. Situaciones de depresión o ansiedad

(Pio Sbandi)

Bibliografía

1-Cano de la cuerda y Collazo vazques.CC C.V.(2012).Métodos específicos de valoración y tratamiento. Neuro rehabilitación (editorial panamericana)(2240)97

2-Farmalia,   C.  2009, Farmalia Comunicación, S.L. Deposito legal. M.16246-2009

3-Ministerio de salud. Guía clínica .AUGE. Enfermedad de párkinson, tratamiento no farmacológico, Santiago: Minsal 2016.ISBN 1era edición. marzo 2016

4-Marsden C.D. Parkinson Disease. J Neuro Neurosurg Psychiatry 1994 57:672681

5-Hughes .A.J.,Daniel. S. E., kilfordl , Less AJ Acuracy of clinical diagnosis 0f ideopatic. Parkinson desease; a clinico-patological 1992.55; 181-184

6-Versión castellana de Pio Sbandi, grupo psicologie, Verlog J Pteiff(Editorial Herber Proenza 3888, Barcelona ,(España)1976.

7-López Chicharro J, Fernández Vaquero L.C F.V. Fisiología del ejercicio.3ª ed.   Madrid: Panamericana; 2006.

8- Mc Ardle Wd et A.L, Fundamentos de Fisiología del ejercicio. 2ª ed. Madrid: McGraw-Hill. Interamericana; 2004.

9- Volght, Hoogenboom, Preetice, M. L B.J W. E, (2007) Musculoeskeletal Interventions. Techniques for Therapeutic Exercise, USA, Ed. Mc Graw Hill, 2007.

10-Chung CLH, Thilarajah S, Tan D. Effectiveness of resistance training on muscle strength and physical function in people with Parkinson’s disease: A systematic review and meta-analysis. Clin Rehabil. 17-de febrero de 2015.

11-Dibble LE, Addison O, Papa E. The effects of exercise on balance in persons with Parkinson’s disease: a systematic review across the disability spectrum. J Neurol Phys Ther JNPT. marzo de 2009;33(1):14–26

12-Dixon L, Duncan DC, Johnson P, Kirkby L, O’Connell H, Taylor HJ, et al. Occupational therapy for patients with Parkinson’s disease. En: Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. John Wiley & Sons, Ltd; 2007 [citado 23 de junio de 2015]. Recuperado a partir de: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD002813.pub2/abstract  

 

 

04/11/2017 23:26 webmasterDeUcha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris