Facebook Twitter Google +1     Admin

Fracturas por estrés: una lesión típica del corredor de largas distancias

20150114212617-tamara-13-de-enero-n.jpg

Correr está en tus venas

El post siguiente, fue enviado gentilmente por la Dra. Tamara Velázquez Colon, perteneciente a su sección en Facebook Correr está en tus venas

Fracturas por estrés: una lesión típica del corredor de largas distancias

Fuente: 2142runners

Entre las lesiones óseas que un corredor puede sufrir, las fracturas por estrés son las más comunes.

Si nunca has padecido una, probablemente te resulte extraño que puedas fracturarte un hueso por estrés, pero es una circunstancia lamentablemente normal.

En las fracturas por estrés no necesitas de un golpe o un accidente, sino que son causadas por una sobrecarga inusual o reiterada de los huesos, y que en corredores suele suceder en piernas o pies.

En una imagen radiológica suelen verse como una astilla muy pequeña o una grieta en el hueso y por lo general ocurre en los huesos que soportan peso, como la tibia (hueso de la pierna) y metatarsianos (huesos del pie).

FRACTURAS POR ESTRÉS – COMO SE PRODUCEN

Nuestro esqueleto es el gran sostén de nuestro cuerpo, proporciona soporte y apoyo a nuestros órganos, además de tener funciones de locomoción.

El esqueleto se encuentra formado por muchos huesos, que se encuentran en un proceso constante de cambio que permite su conservación, conocido como el remodelado óseo.

El remodelado óseo es un proceso continuo que se produce en nuestros huesos, por el cual se reemplaza el hueso viejo por hueso nuevo en su mismo sitio anatómico. Como resultado de este remodelado, un adulto renueva el tejido óseo a un ritmo del 5-10% por año; el remodelado óseo existe toda la vida, pero en líneas generales, sólo hasta la tercera década el balance es positivo.

Aunque no nos demos cuenta, los huesos pueden sufrir daños como consecuencia de los impactos que sufrimos al correr, pero afortunadamente, los huesos son capaces de auto-repararse a través de mecanismos sorprendentes. Sin embargo, cuando sometemos a los huesos a una cantidad de impactos superiores a los que puede manejar, corremos el riesgo de sufrir de fracturas por estrés.

Básicamente, si exiges demasiado a tus huesos sin darle tiempo suficiente o los nutrientes necesarios para repararse, es probable que sufras una fractura por estrés.

Lo peor de este tipo de fracturas es que no requieren un impacto o un suceso específico que las genere y parecieran llegar de imprevisto, quizás en medio de un entrenamiento o una carrera.
Al no existir esta situación específica que las genere, el peligro es no lograr detectarla y tomar conciencia de ella, haciendo que lo que comienza como una molestia o pequeño dolor se agrave por continuar con la actividad.

CONSEJOS PARA EVITARLAS

Si bien ningún corredor está exento lesionarse, podemos tomar precauciones para minimizar los riesgos de sufrir una fractura por estrés

1.- ADAPTACIÓN

Tu cuerpo es una excelente máquina de rendimiento con sorprendentes capacidades de adaptación (aunque necesita tiempo para esto).

Por ello, un factor clave para evitar las fracturas por estrés, es darle a tu cuerpo el tiempo suficiente para adaptarse a las cargas que lo sometes.

Si empiezas a correr, incrementa la exigencia de manera prudente, aumenta gradualmente el kilometraje y la intensidad de los entrenamientos.

Evita superar la capacidad de tu cuerpo para tolerar las cargas; dale tiempo para adaptarse y recuperarse.

2.- NO OLVIDES LA TÉCNICA

Aunque existen excepciones (como esta corredora) una buena técnica de carrera puede ayudarte a rendir más y evitar lesiones.

Evitar cometer errores (como estos) en tu técnica de carrera te ayudará a ser más eficiente, forzar menos tu cuerpo y reducir los efectos negativos de los impactos.

3.- FORTALECE TUS MÚSCULOS

Músculos fortalecidos y poderosos, le dan mucha mayor protección a tus huesos, además de aumentar su capacidad de absorción de impactos. Efectúa ejercicios de fuerza en forma habitual.

4.- LOS NUTRIENTES

Si tomas las anteriores precauciones, pero no le das a tu cuerpo los nutrientes necesarios para tener tus huesos sanos te estarás arriesgando en demasía a sufrir una fractura por estrés.

Por ello, es importante que incluyas en tu dieta alimentos ricos en calcio, fósforo, vitamina D, magnesio; te ayudarán a mantener tu salud general y cuidar tus huesos.

.

14/01/2015 21:26 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris