Facebook Twitter Google +1     Admin

Actividad motora en las condiciones de peligro y de agotamiento creciente.

Cap. VI Autorregulación psicológica de la actividad motora en las condiciones de peligro y de agotamiento creciente. B. N. Smirnov, G. A. Chashina En: Cuestiones de la psicología del deporte, editor A. Z. Puni Leningrado. 1975. Pag.48-51

Este informe fue presentado en la VII Conferencia Nacional de psicología de la cultura física y deporte los días 14-17 de marzo de 1973.

La autorregulación psicológica de la actividad motora del deportista es uno de los aspectos de la preparación volitiva en el deporte. Una manifestación concreta de la autorregulación psicológica es utilizada por los deportistas en el proceso de la superación de los obstáculos de elementos especiales: distracción y cambio de la atención, auto animación y auto persuasión, y otros. Como los fenómenos psicológicos, estos elementos representan en sí los pensamientos del deportista que se expresan en una parte mayor de su lenguaje interno, así como también las imágenes de la representación y las fantasías de determinadas situaciones y acciones en las condiciones del entrenamiento y de las competencias. Por esta razón en muchas investigaciones sobre los elementos de la autorregulación se separa el papel que se vincula con la ejecución de los esfuerzos volitivos y fundamentalmente las estimulaciones de los esfuerzos volitivos [I V. Selivanov, 1954; A. I. Vysockii, 1969], de su "técnica" original de los esfuerzos volitivos [A. S. Egorov, 1957], de la técnica de auto-dirección [A. C. Puni, 1969], de la movilización de la voluntad [K. P. Zharov, 1962], de la autorregulación libre de los estados emocionales [O. A. Chernikova, 1964] y otros.

Se puede pensar, que los elementos de la autorregulación psicológica son una parte obligatoria de los esfuerzos volitivos y por sus particularidades diferentes en una medida conocida sirven para juzgar el carácter y el grado de los esfuerzos.

En el artículo se examinan las interrogantes sobre la composición de los elementos de la autorregulación psicológica y de tales particularidades, como la efectividad, el volumen y la intensidad de utilización en la actividad deportiva. Estas interrogantes se estudiaron en el proceso de las investigaciones experimentales sobre las habilidades para superar una acción en los factores de peligro para los gimnastas y de agotamiento creciente en los patinadores.

Los elementos de la autorregulación psicológica pueden condicionalmente dividirse en dos grupos. En el primer grupo entran los aspectos diferentes de la orientación voluntaria de la atención, incluyendo la distracción por ajenos pero con objetivos atractivos emocionalmente; el cambio sobre las acciones auxiliares, los movimientos, los movimientos inminentes y otros; la preparación ideo motora, la concentración sobre la técnica de los movimientos, sobre el control para la relajación de los músculos, la regulación de la respiración, etc. Estos movimientos están dirigidos a la actualización del estado laboral, al ajuste y la regulación de los movimientos y las acciones, a la economía de las fuerzas del deportista, es decir, a todo lo que ayuda una organización mejor de la actividad motora. Por esta razón ellos se denominan elementos de la auto-organización de los esfuerzos volitivos.

El segundo grupo incluye los elementos verbales. La denominación de cada uno de ellos comienza con el prefijo auto, auto persuasión, la auto animación, el auto convencimiento, la auto-obligación, la auto-advertencia, el auto motivo, el auto-orden la auto-aprobación, la auto-reprobación, el auto-incentivo, el auto-castigo, etc. Los elementos del segundo grupo elevan el "incentivo combativo"[B. M. Teplov], la "disposición combativa"[A. C. Puni] y la actividad en el proceso de una acción. Dichos elementos ingresan en calidad de motivos de una acción urgente y movilizan las reservas energéticas y psicológicas de las fuerzas del deportista y por eso son denominados elementos de la auto movilización de los esfuerzos volitivos.

La efectividad de la influencia de los elementos de la autorregulación de la actividad motora se estudió por los métodos de las conversaciones o coloquios con los gimnastas durante el trabajo experimental en el veloergometro y durante las imitaciones de la carrera con los patinadores. Los resultados de las investigaciones realizadas permiten separar los elementos principales y auxiliares, tanto en el grupo de la auto-organización, como en el grupo de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos [tabla 1].

Tabla 1.

Elementos principales y auxiliares de la autorregulación

Grupos de los elementos.

Principales.

Auxiliares.

Factores

Elementos de la auto-organización.

Concentración en la técnica.

Regulación de la respiración.

Auto sosiego

Control para el relajamiento de los músculos.

Distracción.

Agotamiento [para los patinadores].

Concentración en la técnica. Preparación ideo motora.

Cambio sobre las acciones auxiliares.

Distracción.

Peligro [para los gimnastas]

 

 

 

Elementos de la auto-movilización.

Auto-orden.

Cambio de la atención sobre el adversario.

Auto-persuasión.

Auto-incentivo.

Agotamiento [para los patinadores].

 

Auto-orden.

Auto-persuasión.

Auto-animación.

Auto-animación.

Auto-castigo.

Auto-incentivo.

Peligro [para los gimnastas].

 

.

Como vemos partiendo de la tabla, los elementos principales y auxiliares no siempre coinciden en los patinadores y en los gimnastas en virtud de una diferencia con respecto a las condiciones de la actividad, los impedimentos que surgen y las posibilidades de superar los mismos. Sin embargo, los elementos principales son más esenciales que los auxiliares por su aporte a la actividad motora de los gimnastas y los patinadores. Esto se puede explicar en el modelo del estudio de la efectividad de influencia para los elementos de la autorregulación psicológica en virtud del despegue que se produce en el proceso de la imitación de la carrera en patines.

En el experimento participaron 12 patinadores. Previamente, en 11 clases de entrenamiento ellos fueron adiestrados para utilizar los nuevos elementos de la distracción, el cambio de la atención sobre la técnica, el control para relajar los músculos, la regulación de la respiración y el auto sosiego [elementos de la auto-organización de los esfuerzos volitivos], la Auto-animación, la Auto-persuasión, el cambio de la atención sobre el adversario y el Auto-orden [elementos de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos]. Durante el experimento, cada sujeto imitó tres veces la carrera en patines en 4 metros y 30 segundos. La magnitud de los esfuerzos musculares durante el despegue se registró por un aparato especial confeccionado en el Instituto politécnico M. I. Kalinin de Leningrado. Al imitar la carrera en patines, el sujeto utilizó cada uno de los 9 elementos en una sucesión individual y cómoda para él. Al cabo de 30 segundos el sujeto informó al experimentador, cual elemento utilizaría. Los resultados del experimento están presentados en el dibujo 1. Ellos reflejan los datos totales sobre la magnitud de los esfuerzos musculares en kilogramos [eje de las ordenas], en las tres partes del trabajo [eje de las abscisas]. Las líneas ininterrumpidas designan los elementos de  la auto movilización y las líneas punteadas la auto-organización de los esfuerzos volitivos gruesas los elementos principales y finos los elementos auxiliares.

Los elementos principales ocupan la posición superior:

Las auto-ordenes 9 y el cambio de la atención sobre el adversario 8.

Los cambios de la atención sobre la técnica 2 y la regulación de la respiración 4.

Más abajo se distribuyen los elementos auxiliares:

Los auto-motivos 7 y las auto-animaciones 6.

El control sobre el relajamiento de los músculos 3.

Los auto-sosiegos 5 y las distracciones 1.

Los cálculos demuestran, que la utilización de los elementos principales ayuda al incremento de la fuerza del despegue en una expresión total sobre el 10% en comparación con los elementos auxiliares.

En el dibujo 1 se expresa claramente la dirección variada de las líneas:

Las líneas gruesas se elevan y las líneas finas disminuyen de la primera a la tercera parte del trabajo.

Esta situación indica que, según la medida de desarrollo del agotamiento se incrementa la efectividad de utilización de los elementos principales de la autorregulación, en particular de los elementos que se relacionan con el grupo de auto-movilización; al mismo tiempo se reduce la influencia positiva de los elementos auxiliares, especialmente del grupo de auto-organización de los esfuerzos volitivos.

El volumen de la utilización de los elementos de la autorregulación psicológica refleja la frecuencia del uso de un elemento con respecto a la cantidad de sujetos. Dicho volumen se estudió mediante la encuesta realizada a los patinadores de una calificación distinta, e inmediatamente después de recorrer una distancia competitiva de 5000 metros, así como también en el proceso del experimento de laboratorio con los gimnastas de las categorías superiores.

En la tabla 2 están los datos generales sobre el volumen de la utilización de los elementos de auto-organización y de auto-movilización de los esfuerzos volitivos; estos datos se obtuvieron de 25 patinadores maestros del de deporte.

Tabla 2.

Volumen utilizado por los patinadores para los elementos de la autorregulación psicológica en el proceso de la carrera de 5000 metros

Elementos.

Segmentos de la distancia.

Primero.

Segundo.

Tercero.

Auto-organización.

39,2

41,2

30,4

Auto-movilización.

31,5

59,5

63,8

Partiendo de la tabla es evidente, que el volumen de la utilización de los elementos de la auto-organización de los esfuerzos volitivos desde el comienzo hacia mediados de la distancia se mantiene aproximadamente en un nivel de 39-41%. De la segunda a la última tercera parte de la distancia, cuando el agotamiento se incrementa significativamente, existe una reducción del 11%. Al mismo tiempo desde el comienzo hacia mediados de la distancia se incrementa bruscamente el volumen de utilización de los elementos de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos en lo integral desde 31,5 hasta 63,8%, es decir, en un 32%.

De esta forma, los patinadores de calificación superior regulan su actividad en el proceso de agotamiento creciente y utilizan los elementos organizativos y los movilizativos en volúmenes distintos. El volumen de utilización de los elementos movilizativos aumenta ininterrumpidamente y él de los elementos organizativos disminuye. Esto se relaciona con el incremento del agotamiento, en virtud de que, el deportista tiene necesidad de una estimulación mayor para continuar y terminar la carrera.

Es oportuno señalar, que en este segmento más difícil de la distancia, los patinadores de las categorías II y III tienden a reducir no solamente el volumen de utilización de los elementos organizativos, sino también de los elementos movilizativos. Como resultado de esto existe una detección mayor que en los maestros del deporte, decir, la caída de la velocidad hacia el final de la distancia.

El estudio del volumen de utilización de los elementos de la autorregulación sobre 30 gimnastas de categorías superiores y durante el proceso para superar la acción del factor de peligro permitió obtener los datos análogos, con los cuales se esclareció esta situación en los patinadores maestros del deporte. La intensidad de utilización de los elementos de la autorregulación psicológica caracteriza el grado de tensión psicológica del deportista y la manifestación de su esfuerzo volitivo al superar los obstáculos.

La intensidad se estudio en 30 gimnasta en el proceso de superación de una acción para el factor de peligro. La situación de riesgo se creo en el laboratorio con la ejecución de una tarea con una caída quíntuple hacia atrás desde una altura de 155 cm desde la posición principal de parada de manos con apoyo [el experimento se realizó conjuntamente con el maestro del deporte emérito V.I. Kiselev]. En el momento de la caída se registro la rapidez de la reacción motora sencilla sobre un estímulo sonoro. El estímulo neutraliza la inclinación del cuerpo del gimnasta en 30-40 grados de la vertical. La acción de respuesta sirvió para quitar el dedo pulgar del botón de la clave reactiva que el sujeto sujeta con la mano derecha. Después de cada caída se valoro la calidad de la ejecución de la tarea sobre una escala de 10 puntos y en protocolo especial el sujeto escribió la autovaloración de las vivencias en una escala de cinco puntos:

5 puntos muy terrible.

4 puntos terrible.

3 puntos, es la vivencia terrible.

2 puntos algo terrible.

1 punto nada terrible.

Lo mismo se hizo con la intensidad de la utilización de los elementos de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos [tabla 1]:

5 puntos muy fuerte.

4 puntos fuerte.

3 puntos medio.

2 puntos por debajo del medio.

1 punto débil.

0 no se utilizo para nada.

Los resultados del estudio de la intensidad de los elementos de la autorregulación están presentados en la tabla 3. Las cifras evidencian, que la intensidad de utilización de los elementos de la auto-movilización tiene un grado muy alto en el primer intento [2,9 puntos]. Esto se relaciona con el hecho de que, en el primer momento los gimnastas experimentan un grado mayor de miedo, por cuanto, la tarea para ellos es nueva e inesperada.

Tabla 3

Intensidad de utilización de los elementos de la autorregulación psicológica por parte de los gimnastas.

Elementos e índices.

Intentos.

PRIMERA.

SEGUNDA.

TERCERA.

CUARTA.

QUINTA.

Auto-movilización.

2,9

2,2

1,7

1,3

0,7

Auto-organización

2,5

3,6

3,6

3,4

3,5

Calidad de la caída.

7,25

8,03

8,45

8,80

8,95

Autovaloración de las vivencias.

29,5

1,77

1,22

0,86

0,76

Rapidez de la reacción.

168

151

138

122

118

Nota. Los cambios de la rapidez de la reacción se calcularon en % con respecto a los datos en la situación de sosiego.

Para disminuir la idea sobre el peligro, los gimnastas ante todo recurren a la auto-persuasión, realizan los razonamientos fundamentales y lógicos a favor de una seguridad propia y de la necesidad de ejecutar obligatoriamente la acción propuesta, por ejemplo: "Conmigo no sucederá nada, Yo no soy el primero y me apoyan mis profesores". Argumentos parecidos ayudan a valorar la acción inminente como no muchos riesgos y por esa razón se establece una relación positiva hacia ella. Esto último se expresa en forma de auto-animación: "La tarea no es difícil, no es fácil". " Vale la pena tener miedo". "Tranquilo, no preocuparme", etc. Las palabras tranquilizadoras y animadas, como las palabras motivos son portadoras de una carga emotiva conocida, dan un impulso a la acción con las vivencias escénicas que adornan la seguridad [P. K. Anokhin] y las vivencias no escénicas de la inseguridad.

Bajo la influencia de la auto-persuasión y la auto-animación se crea una base psicológica favorable para adoptar una solución positiva. Sin embargo, todos los gimnastas experimentan el peso de las emociones negativas, ya que ellos utilizan intensivamente las auto-ordenes: "Es todo", "Adelante", "No flexionar". Con esto ellos resuelven la interrogante "hacer- no hacer", siempre a favor de lo primero "hacer".

Después de una ejecución exitosa de la tarea, por primera vez, el gimnasta varia las ideas sobre el peligro a costa de eliminar los factores de lo nuevo e inesperado y conjuntamente con esto disminuye la intensidad de la utilización de los elementos movilizativos.

Sin embargo, los elementos de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos no solucionan de forma exitosa esta cuestión. Ellos crean solamente crean las premisas favorables para cumplir la solución adoptada. Para su materialización práctica se exige adicionar los esfuerzos volitivos complementarios de una carácter organizativo. En la investigación con una expresión concreta de tales esfuerzos se utilizo la concentración de la atención en la técnica de la acción y de la reacción motora. Los gimnastas actualizan premeditadamente en su conciencia la conservación de la posición correcta del cuerpo, los brazos, las piernas y la cabeza, la percepción mejor de la señal sonora y la reacción rápida a ella. Por una parte, esto ayuda descartar a un segundo plano cualquier género de imágenes y palabras no deseadas [sobre la posibilidad de una caída al piso, sobre un golpe en la cabeza etc.], lo que a su vez da la posibilidad de apartarse del miedo; por otra parte es la toma de conciencia mejor de los signos espacio-tiempo de los movimientos y la orientación en sí para ejecutar una tarea de peligro.

Partiendo de la tabla 3 vemos, que en el primer intento los gimnastas manifiestan una intensidad comparativamente no grande para utilizar los elementos de la auto-organización de los esfuerzos volitivos [2,5 puntos], esta intensidad corresponde a la auto-valoración "media", y a consecuencia de lo cual ellos no pueden hacer una comparación plena de su miedo. Por eso la calidad de la caída y la reacción resultan apenas más bajas que en los último intentos. Además, al comenzar desde el segundo intento los gimnastas incrementan significativamente la intensidad de los esfuerzos organizativos [3,6; 3,6; 3,4; 3,5 puntos], y se ubican en el nivel de la auto-valoración "fuerte". Sin embargo, al considerar, que las vivencias del miedo todas las conservan, los gimnastas solamente mejoran gradualmente la calidad de la caída y la reacción. En realidad, aquí tienen lugar las diferencias esenciales e individuales que condicionan las particularidades en el desarrollo de la decisión y valentía, la firmeza y el auto-dominio.

Conclusiones.

Los gimnastas y los patinadores utilizan los elementos de la auto-organización y la auto-movilización de los esfuerzos volitivos en la lucha contra el peligro y el agotamiento creciente. En la actividad motora estos grupos de elementos están dirigidos a solucionar diferentes tareas: los primeros actúan para coordinar mejor los movimientos y economizar los gastos de las fuerzas del deportista, los segundos para estimular las emociones escénicas y la energetización complementaria de la actividad motora.

Los elementos internos de uno u otro grupo se subdividen por su efectividad en principales y auxiliares. Como quedo establecido en la investigación con los patinadores, según la medida de desarrollo del agotamiento se incrementa la influencia positiva sobre la actividad motora al utilizar los elementos principales y se reduce el papel de los elementos auxiliares.

El volumen y la intensidad de utilización de los elementos de la autorregulación psicológica se hallan en una dependencia inversa del grado de dificultad de los obstáculos a superar: ante su desarrollo en una medida acrecentada y con una tensión grande se utilizan los elementos de la auto-movilización de los esfuerzos volitivos, y ante la disminución del grado de dificultad de los obstáculos se elevan el volumen y la intensidad de los elementos de la auto-organización de los esfuerzos volitivos.

02/11/2013 05:57 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris