Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuestiones de la psicología del deporte.

Cuestiones de la psicología del deporte.

Voprocy psikholo¢ii sporta. Sbornik nauchnvkh trudov.

Autor: A.J.C. Puni

Leningrado. 1975.

Traductor: Wilma Torres Scull (SETIDEP)

El post requiere una introducción necesaria:

En próximas emisiones estaré divulgando la obra de A. Z. Puni y otros autores. Forman parte de nuestros padres fundamentales de nuestra psicología del deporte. He constatado que algunos personajes echaron en sus guardillas estas enseñanzas y se atribuyen, en ocasiones, metodologías que fueron resultado de estos, nuestros profesores iniciales y se debe respeto a nuestros mayores precursores de nuestro camino.

Capítulo. I El estado de la preparación psicológica y nivel de la preparación psicológica con vistas a las competencias en el deporte

Pág. 3-24

La disposición del hombre para realizar una actividad en las condiciones extremas es un problema actual complejo en nuestros días y en el marco de las perspectivas del desarrollo de la ciencia.

Yo considero la palabra extremo de las condiciones más diversas como: habitar en el cosmos, en los espacios submarino y subterráneo, en la actividad de la superficie de la tierra pero en las situaciones extraordinarias continuas que surgen perfectamente o que intervienen inesperadamente en calidad de un factor que actúa constantemente. La disposición para una actividad en las condiciones de una competencia deportiva es uno de los aspectos concretos de este problema. Su elaboración adquiere una importancia especial en relación con las tendencias que caracterizan el desarrollo futuro del alto rendimiento. Esto resulta vital y todo el nivel de desarrollo de los logros deportivos es peculiar por la tensión de la lucha deportiva entre los distintos adversarios por su fuerza y el valor de prestigio del deporte, lo que se refleja muy especialmente en las competencias tales como los Juegos Olímpicos, los Juegos Universitarios y los campeonatos mundiales.

En el nivel moderno de los conocimientos se puede considerar, que la disposición para las competencias es uno de los estados concretos para prepararse para una actividad. Esta actividad representa en sí una estructura de muchos componentes, la cual incluye una disposición: ideológica, moral, psicológica, funcional y especial (técnica, física, táctica, teórica, todas ellas en una unidad).

E1 estado de la disposición psicológica es un componente imprescindible de la disposición del deportista o del equipo en la actividad competitiva. Tal representación

sobre el estado de la disposición en lo integral y de la disposición psicológica en particular se configuró en el transcurso de un período de diez años y se elaboró dicho problema por el autor y sus colaboradores. Este aspecto se fundamenta no solamente en las consideraciones teóricas, sino en los resultados del estudio acerca del estado de la preparación psicológica con respecto a las competencias de los gimnastas (A. D. Ganyushkin, 1972), los boxeadores (R. M. Zagainov 1971), los corredores de distancias largas (Yu. P. Sycoev, 1970), los luchadores (Yu. Ya. Kiselec, 1969), y sobre esta base se establecieron las relaciones estadísticas entre los signos del estado de la disposición psicológica y los índices del nivel de preparación técnico, táctico y físico de los deportistas, entre el nivel de su maestría deportiva en lo integral, así como también entre la toma de conciencia de la importancia de una intervención en una competencia concreta.

Psicológicamente, estos relaciones o vínculos para los deportistas actúan en forma de "apoyos internos de seguridad en sí mismo", como fue señalado y escrito ampliamente en la monografía pedagógica "Preparación psicológica del esgrimista por los maestros eméritos del deporte M. P. Midler y D. T. Tyshler, y con posterioridad a ellos por R. M. Zagainov en la tesis que dedico al estudio del estado de la disposición psicológica de los boxeadores para una competencia. La representación formulada anteriormente sobre la disposición en lo integral y sobre el estado de la disposición psicológica con respecto a una competencia en lo particular halló su reflejo en una serie de publicaciones y de informes en conferencias de escala diferente tanto en la URSS, como en el extranjero. Lo más exacto con respecto a esta cuestión se presento en el libro "La preparación psicológica con vistas a las competencias en el deporte", editado en 1969; así como también en los informes del IV Congreso Nacional de la asociación de psicólogos de la URSS en 1971 y en el Congreso Olímpico Internacional Científico de Munich de 1972.

E1 estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia es uno de los problemas más complejos e importantes desde el punto de vista teórico y práctico, cuya elaboración exige esfuerzos conjuntos por parte de los representes de las diferentes esferas de la ciencia. En primer término de los psicólogos, por cuanto se habla sobre la penetración en esencia de la disposición psicológica en las competencias, sobre el estudio de la dinámica de su formación, conservación, alteraciones y recuperación, sobre la interacción y posiblemente de la compensación recíproca de sus componentes estructurales, sobre la relación y la interacción del estado de la disposición psicológica con otras características de la disposición integral con respecto a la actividad competitiva.

En la elaboración del problema es imprescindible también la participación de los neuro fisiólogos, por cuanto un valor importante tiene el conocimiento de los mecanismos de la conciencia, la conservación, las alteraciones y la recuperación de este estado. Sin lugar a dudas, se plantea la necesidad de una participación del pedagogo - entrenador, en cuyas manos se concentra la dirección de todo el proceso de la preparación del deportista o del equipo, incluyendo la formación, la conservación y la recuperación del estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia, lo que es el objetivo de la preparación psicológica hacia la competencia, como una parte integrante de la enseñanza y de la educación de los deportistas en el proceso del entrenamiento deportivo. Por último es importante la participac1ón del médico psico higienista, por cuanto, en el plan de la conciencia, la conservación y la recuperación del estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia se plantea la necesidad de prevenir o eliminar los estados pre-neuróticos y a veces neuróticos, que pueden surgir en los deportistas.

La elaboración del problema del estado de disposición psicológica con vistas a las competencias se produce casi en cada una de las direcciones indicadas, sin embargo, esto se da con un grado diferente de actividad. Es necesario tener en cuenta ante todo las variaciones negativas diferentes al plantear y estudiar la interrogante sobre los estados precompetitivos psicológicos. Por esta razón se debe agrupar el material; experimental y empírico.

Los resultados del estudio del problema permiten realizar una ayuda real en la práctica de la preparación de los deportistas y de los equipos con vistas a las competencias. Sin embargo, lo menos elaborado por ahora son las cuestiones teóricas del problema, cuya solución, como regla, abre siempre la vía hacia su estudio ulterior para utilizar los resultados de las investigaciones en la práctica. A pesar de todo esto, en el caso dado se habla sobre un fenómeno parcial, sobre el estado de la disposición psicológica con respecto a la actividad competitiva, siendo importante la explicación de las cuestiones teóricas más importantes. Yo tengo en cuenta la comprensión del "estado", como una categoría filosófica.

En la literatura filosófica de los últimos años la cuestión sobre el "estado" se trata en una serie de trabajos de V. I. Demidov, V. P. Tugarinov, A. K. Uledov, B. I. Stolyarov, V. Ya. Pakhomov y otros.

Se plantea, que la concepción más productiva es la de V. I. Demidov (1969). V.I. Él examina el estado como un estado, "... en el cual se expresa la existencia y el cambio de los fenómenos concretos (material e ideal) de las cosas, objetivos, conciencia, etc. en un momento determinado del tiempo y en los límites de su medida". Partiendo de las deliberaciones V. I. Demidov observa, que el estado se registra a través de un conjunto de signos que caracterizan la existencia de los objetos y de los fenómenos de la realidad en un intervalo determinado de tiempo y a través del cambio, es decir, de la dinámica de estos signos en los límites de la medida. La medida es una expresión concreta de la unidad del aspecto cualitativo y cuantitativo de un objetivo o de un fenómeno, ante el cual este u otro aspecto se corresponde uno con otro y sin embargo, se producen cambios cuantitativos que no alteran la calidad. Durante la transición de los límites de los cambios cualitativos cambia la calidad, ya que en cada caso el concepto de medida se refiere a la categoría de un estado, y por consiguiente, cambia el estado.

Conjuntamente con la posición filosófica general, es importante determinar la posición psicológica en la comprensión de la categoría del estado y de su variedad concreta en el estado de disposición psicológica con vistas a la competencia.

A1 considerar los puntos de vista existentes con respecto a esta cuestión en la psicología soviética de N. D. Levitov, V. N. Myasishev, A. G. Kovalev y otros es necesario ante todo subrayar, que cualquier estado psicológico es una manifestación integra de la personalidad que caracteriza su existencia y cambio en un momento determinado del tiempo y en los límites de la medida específica para cada caso concreto. Esto es precisamente la manifestación de la personalidad y no un estado de cualquiera de su propiedad o proceso. E1 último concepto se puede encontrar, digamos, en la psicología ingeniera, donde el estado del hombre - operador se interpreta, por ejemplo, A.I. Prokhorov, como un estado "... de una forma compleja dinámica de varios componentes"

Analógicamente a esto, pero en el plano psicológico general se caracterizan los estados psicológicos de Yu. E. Sosnovikova. Ella examina el estado como "... una manifestación concreta de los componentes (fenómenos) de la psiquis en un período determinado de tiempo" y señala su interrelación concreta para un estado determinado y una tensión determinada

A1 examinar el estado de la disposición psicológica, como una manifestación de la personalidad, es necesario precisar el concepto "personalidad", ya que aquí en la psicología no existe una opinión única. K. Platonov, por ejemplo, escribe, que se pueden contra más de 50 definiciones que caracterizan la personalidad. Sin embargo, la ausencia de un concepto aceptado generalmente no establece la necesidad de seleccionar una determinada posición teórica o precisamente con esto, se determinarían las vías metodológicas y prácticas de la investigación. Tal posición puede formular de forma breve: "personalidad es una persona concreta. como la esencia socia; como el portador de la conciencia" Precisamente este contenido encierra el mío en la comprensión de la personalidad, cuando se habla, que cualquier estado psicológico, incluyendo el estado de la disposición psicológica es su manifestación integral. Dicho estado representa en sí un sistema funcional con un conjunto móvil de los signos interrelacionados que actúan en un principio jerarquizado.

La interrelación de los signos y su jerarquía fueron establecidas estadísticamente en las investigaciones ya mencionadas de A. D. Ganyushkin y R. M. Zagainov que se realizaron con los gimnastas y boxeadores.

La composición de los signos del estado de la disposición psicológica con vistas a una competencia fue descripta por el autor y sus colaboradores. Sin embargo, la necesidad de repetirlos una vez más con ciertos comentarios que abarcan las medidas por cuyos límites cambia el signo y conjuntamente con esto está el estado de la disposición psicológica con vistas a una competencia. Los signos son:

- Seguridad prudente en sus fuerzas.

- Aspiración activa hasta el mismo final de la lucha por alcanzar el resultado trazado o el resultado deportivo más elevado. Nivel óptimo de la excitabilidad emocional.

Interferencia estable con respecto a las influencias variadas externas e internas.

Capacidad de dirigir libremente sus acciones, pensamientos, sentimientos y conducta y variarlas adecuadamente por las condiciones de la competencia .

Los límites cuantitativos de los cambios de cada signo para los representantes de

los deportes concretos e individualmente para cada deportista exigen un estudio más especializado. Por ahora podemos hablar sobre su expresión cualitativa y solamente en ciertos límites cuantitativos. De esta forma, la seguridad prudente en sus fuerzas de un límite inferior tiene la inseguridad y por el límite superior la seguridad en sí mismo. La excitabilidad emocional puede oscilar desde la insuficiente hasta la excesiva. En la composición de los signos del estado de la disposición psicológica con vistas a una competencia, ella se caracteriza como óptima. Esto significa su adecuación a las exigencias de un deporte concreto, a las condiciones de la competencia (por ejemplo, a los niveles de la competencia, a la composición de los contrarios, etc.) y a las particularidades individuales de la personalidad del deportista. Con respecto al nivel de la excitabilidad emocional su medida óptima puede expresarse en las magnitudes cuantitativas. Según los datos de N. S. Puchkov (1972) para las representantes de la gimnasia rítmica deportiva, por ejemplo, por los índices sensitivos para la sensibilidad emocional del equilibrio, el esfuerzo dosificado en el tiempo y del tremor, los límites óptimos en las unidades relativas que determinan el índice nominal (Yu. Ya. Kiselev, S. N. Belousov, 1970) se encuentran en los marcos de 4-8 unidades. Para los boxeadores (según los datos de Yu. Ya. Kiselev y S. N. Belousov, 1970) por otros signos sensitivos (tremor, presión sistólica sanguínea, pulso y esfuerzo dosificado) pero por los mismo índices nominativos estos límites se caracterizan por los marcos desde 3 hasta 6 unidades.

En lo que respecta a la aspiración activa de conducir la lucha deportiva hasta el final, la interferencia estable, la capacidad para la autorregulación de la actividad motora, los pensamientos, las sensaciones, la conducta, entonces aquí es imprescindible estudiar cuidadosamente los límites que caracterizan la medida. Por ahora se puede hablar solamente sobre el límite inferior por el término expresado cualitativamente

‘‘Insuficiencia’’.

En las investigaciones realizadas por A. D. Ganyushki los estados de la disposición psicológica de los gimnastas con vistas a las competencias establecen sus diferentes niveles según el grado de la expresión. E1 estado de disposición psicológica plena; el estado de disposición psicológica próxima a la plena; estado de la disposición psicológica no plenamente expresada y el estado de no disposición psicológica. E1 aceptar tal división permite también la utilización de la categoría de medida.

En las investigaciones, A. D. Ganyushki parte de las representaciones indicadas arriba sobre los signos estructurales del estado de la disposición psicológica con vistas a las competencias. Existen intentos de otros autores de separar otros índices que lo caracterizan.

E. G. Kozlov y V. M. Melnikov (1972) definieron la disposición como un fenómeno integral de la personalidad del deportista. Ellos denegaron la posibilidad de separar la disposición psicológica, técnica y física; sin embargo, la induce hacia tres factores: orientación hacia un resultado, tensión psicológica y estabilidad emocional, es decir, por esencia, solamente para los signos psicológ1cos y únicamente se expresa parcialmente el estado de la disposición psicológica, por cuanto, la orientación hacia un resultado es una aspiración de conducir la lucha competitiva hasta el final por alcanzar el resultado trazado o el más elevado resultado deportivo y la tensión psicológica y la estabilidad emocional no es otra que, cuando de otra manera los signos denominados son por el nivel óptimo de la excitabilidad emocional y la interferencia estable.

G. O. Dzheroyan y N. A. Khudalov (1971) caracterizaron el estado de la disposición psicológica por los signos de la seguridad en sí, por la aspiración de luchar hasta el final y de la estabilidad psicológica. Evidentemente, aquí están representados tres de los cinco signos presentados anteriormente y que conforman el síndrome de este estado.

A1 desarrollar cierta concepción excelente de la disposición psicológica con vistas a la competencia M. Vanek (1972) separó especialmente en una descripción este estado, dándole una importancia primordial de estabilidad psicológica.

L. D. Gissen (1973) examina el estado de la disposición psicológica del deportista desde la posición de un médico psicohigienista. E1 lo caracteriza como un síndrome, "... en el cual por una importancia primordial de los segmentos centrales integrales del sistema nervioso existe una interacción óptima y compensatoria de las funciones, las cuales garantizan la actividad especial resultante del deportista".

Todas las ideas examinadas sobre el estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia, como otras que son parecidas, se pueden relacionar a la categoría de sus características parciales que están contenidas en el conjunto representado anteriormente de los signos en el síndrome del estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia. Por este motivo las su comprensión por L. D. Gissen es difícil dicha comprensión de expresar en una deliberación determinada, por cuanto, no contiene una información psicológica y por consiguiente no descubre el concepto de disposición psicológica.

Uno de los aspectos fundamentales del problema de los estados psicológicos es aún una interrogante teórica general, la correlación del estado psicológico y de la actividad psicológica. En este caso, existen diferentes enfoques para su solución. En la psicología general N. D. Levitov, por ejemplo, no divide el estado psicológico y la actividad psicológica. E1 estado psicológico en su opinión es "... una característica integral de la actividad psicológica para un segmento determinado del tiempo...".

Yu. E. Sosnovikova, al examinar la correlación del estado psicológico y de la psiquis escribe que, dicho estado se puede comprender " como una interrelación dialéctica entre una parte y lo integral... si por concepto de la psiquis se entiende un sistema complejo de los componentes interrelacionados, entonces el estado psicológico es una correlación concreta y una interacción de estos componentes durante un segmento determinado de tiempo, un estado del tiempo de este sistema. Precisamente en este aspecto de tiempo el estado es un componente de la psiquis". Lo dicho es bastante complejo. Pero por esencia las diferencias entre el punto de vista de N. D. Levitov y Yu. E. Sosnovikova no se registra aquí, ya que si la psiquis es un sistema de los componentes interrelacionados y el estado psicológico es un "estado temporal" de este sistema, entonces sucede que, dicho estado psicológico es una característica integral de la actividad psicológica. En la psicología del deporte la interrogante sobre la correlación de la actividad psicológica y el estado psicológico fue planteada por V. A. Alagorcev. Sus consideraciones en este sentido fueron expresadas en los materiales de la VI Conferencia Nacional de psicología de la educación física y del deporte. Según V. A. Alagorcev la disposición psicológica consiste en "la unidad de la actividad psicológica y el estado psicológico de una capacidad de trabajo elevada y de la estabilidad". Aquí el estado psicológico está incluido en la actividad psicológica. La inconsistencia de tal género de las representaciones en los componentes no es necesaria.

La elaboración teórica del problema y los resultados de las investigaciones concretas del estado de disposición psicológica para una competencia permiten pasar a la comprensión de la correlación de la actividad psicológica y del estado psicológico desde otras posiciones, desde las posiciones de la correlación de tales categorías, como el movimiento y el reposo.

"E1 movimiento escribió Engels es un cambio generalizado, empezando desde un desplazamiento sencillo y terminando con el pensamiento". Un momento parcial del movimiento es el reposo relativo. E1 reposo como el momento del movimiento es un cambio de materia, limitado y vinculado con ella y se expresa por una estabilidad relativa,

una invariabilidad relativa de la materia en el transcurso de cierto segmento del tiempo y en correspondencia con una medida determinada.

Conjuntamente con esto, como una propiedad general de la materia está el movimiento ininterrumpido que se relaciona con los momentos del reposo relativo, así la actividad psicológica está vinculada ininterrumpidamente con los momentos del reposo relativo en el transcurso de uno u de otro segmento del tiempo y en los límites de la medida, es decir, en la forma de los estados psicológicos relativamente estables. Uno de ellos es el estado de la disposición psicológica con vistas a la competencia.

La idea expuesta sobre la correlación del estado psicológico y la actividad psicológica permite comprender también, que cualquier estado psicológico interviene como un fondo en el cual se desarrolla la actividad psicológica y práctica del hombre. Un estado concreto de la disposición psicológica con vistas a la competencia es un fondo, el cual ejerce una influencia no solamente en el proceso sino en el inicio de la actividad, en el caso dado sobre el resultado a alcanzar en una competencia deportiva.

De esta forma, el estado puede representarse como un sistema equilibrado relativamente estable de las características personales del deportista, sobre cuyo fondo se desarrolla la dinámica de los procesos psicológicos que están dirigidos a la orientación del deportista en las situaciones precompetitivas y en las condiciones de la lucha competitiva sobre una autorregulación adecuada por estas condiciones de las acciones propias, los pensamientos, las sensaciones y la conducta en lo integral, sobre la solución de las tareas competitivas parciales que son regentes para alcanzar un objetivo competitivo trazado hasta el final. Aquí se registra la unidad del estado de la disposición psicológica con otros aspectos de la disposición integral de la personalidad con vistas a la competencia, dándose por la disposición ideológica, moral, física, técnico táctica, teórica y funcional. Aquí se descubre o la armonía de todos los eslabones de este sistema policomponente, o su alteración ante todo desde el punto de vista de las lagunas en el nivel de formulación de sus eslabones, a cuya consecuencia la autorregulación psicológica no puede llevarse al efecto necesario posiblemente debido a que, ella misma en virtud de un nivel de preparación psicológico deficiente del deportista es el eslabón más débil de toda esta compleja cadena. Es necesario subrayar la inminencia de tal autorregulación en relación con el hecho, que el estado de la disposición psicológica no es solamente prelaboral. Con ella el deportista interviene en la competencia y es importante conservarla no solamente después de comenzar la lucha deportiva sino preservarla de la acción de los múltiples factores contradictorios que surgen en el transcurso de la competencia. Un ejemplo ilustrativo de esto puede ser el caso acontecido con I. Rodnina y A. Zaicev en el campeonato de Europa de patinaje artístico sobre patines en 1973 celebrado de Bratislava, durante la ejecución del programa opcional la música se interrumpió y ellos no se detuvieron ni un instante, continuaron hasta el final y conquistaron las medallas de oro de campeones.

No es menos importante la necesidad inminente, si así se puede expresar, de la autorregulación recuperativa después de terminar la competencia. Especialmente en aquellos casos, cuando el deportista en un corto segmento de tiempo, a veces en un mismo día, debe intervenir en la competencia varias veces y por consiguiente estar en un estado de disposición psicológica con vista a cada nueva arrancada.

Aquí una vez más es necesario subrayar, que en la creación, conservación y recuperación del estado de la disposición psicológica un papel decisivo desempeña el estado inseparable que se vincula orgánicamente con todos los componentes del estado integral de la disposición del deportista hacia la competencia. En realidad el estado de la disposición psicológica pierde su valor, cuando no existen los vínculos con sus restantes componentes Las apreciaciones expresan la no identificación de las condiciones de la actividad en el proceso del entrenamiento deportivo y de las competencias. Las conclusiones sobre la heterogeneidad de los procesos, las cualidades, las funciones y los estados psicológicos surgen imprescindiblemente en las condiciones del entrenamiento y en las condiciones de la actividad competitiva.

Tal punto de vista es sustentado por el Dr. Zbignev (Chaikovskiy (Polonia), sobresaliente especialista en la esfera de la preparación de los esgrimistas de alto rendimiento.

En la Unión Soviética se expresaron, por ejemplo, los entrenadores de clavados K. Yu. Danilov y A. V. Vendrik en que las condiciones de la actividad durante el proceso de entrenamiento y en las competencias no son idénticas. Sin embargo, esto no es nada nuevo y se repite solamente una de las posiciones iniciales de la estructura de la psicología soviética del deporte, como de la psicología de una rama concreta de la actividad humana, cuyas unidades estructurales principales son el entrenamiento y la competencia.

En la etapa contemporánea del desarrollo de la teoría y de la práctica de la psicología del deporte al subrayar la heterogeneidad de las dos unidades estructurales indicadas de la actividad deportiva, es necesario tener en cuenta, que precisamente en el proceso del entrenamiento se efectúa la preparación multilateral, incluyendo la preparación psicológica para las competencias, creándose la disposición con vistas a una competencia, incluyendo la preparación psicológica.

Evidentemente, al considerar esta circunstancia, es necesaria la forma correspondiente para estructurar el proceso de entrenamiento y combinarlo con las competencias de cualquier tipo, escalas y rangos.

En relación con lo expresado se plantea un caso análogo, I. V. Strakhov, al examinar la cuestión sobre los estados psicológicos y el tacto del maestro escribe, que la creación del estado necesario se relaciona al proceso de preparación de una clase por parte del maestro. Precisamente, en el transcurso de esta preparación se formula el estado que caracteriza la seguridad, el ánimo, la exigencia a sí mismo, la agudeza y la habilidad de dominar su conducta. En este sentido I. V. Strakhov ratifica: "... la disposición psicológica del maestro con respecto a una clase es inseparable de su preparación científica y pedagógica en cada una de sus acciones".

A1 considerar el estado de la disposición psicológica con respecto a las competencias, es necesario con precisión plena decir, que este estado se formula en el proceso de la preparación psicológica, como uno de los aspectos de la enseñanza y de la educación de los deportistas en el transcurso del entrenamiento deportivo, fortaleciéndose y perfeccionándose en la lucha competitiva. En este caso, la preparación psicológica representa en sí el sistema de las influencias pedagógicas orientadas que son estructuradas sobre la base de las representaciones existentes con respecto a los fundamentos psicológicos del entrenamiento deportivo, la psicología de la competencia deportiva y los estados psicológicos competitivos, precompetitivos, poscompetitivos, los estados de la disposición psicológica con vistas a las competencias en una forma particular. En este caso, es importante comprender las diferencias esenciales entre las bases psicológicas del entrenamiento deportivo y de la preparación psicológica con vistas a las competencias.

La elaboración de las bases psicológicas del entrenamiento deportivo es uno de los logros de la psicología soviética del deporte. E1 desarrollo de esta línea de investigaciones continúa actualmente, sin embargo, dicho desarrollo sin ninguna fundamentación empezó a llamarse preparación psicológica general. En los marcos del presente artículo no es posible introducir un debate sobre esta cuestión. Es importante subrayar solamente, que la preparación psicológica en el deporte se debe comprender como la preparación directa a las competencias. En ella se puede separar la preparación general pero también con vistas a la competencia y la preparación con vistas a una competencia concreta, así como también la preparación para cumplimentar una acción deportiva concreta sobre un resultado y como regla lo mismo en las condiciones de una competencia. Tal enfoque se desarrolla en los trabajos de las cátedras del GDIOFK de L. F. Lesgaft, en una serie integral de intervenciones y publicaciones de sus colaboradores y de otros autores (A. D. Zakharov, B. K. Petrovich, A. B. Livman y otros). Los psicólogos búlgaros del deporte tienen un enfoque análogo. Este enfoque plantea la preparación psicológica, como si fuera expresada por un objetivo y esto es importante ante todo en el plano pedagógico, ya que la preparación psicológica con vistas a las competencias es ante todo un proceso pedagógico, el cual se estructura sobre bases psicológicas y lo realiza el pedagogo entrenador con la participación activa del propio deportista. Es extraordinariamente importante la cooperación del entrenador y del deportista con el psicólogo y en casos necesarios con el médico psicohigienista. Es necesario prevenir solamente las posibilidades de inserción de las funciones no propias del entrenador con respecto a las funciones del psicólogo y las funciones no propias del psicólogo en las funciones del entrenador.

En este sentido yo quisiera reprobar con firmeza los intentos por parte de algunos entrenadores y teóricos de rechazar la necesidad de incorporar a los psicólogos en los equipos deportivos, sobre todo de rango superior. La fundamentación para tal relación nihilista es la tesis: el entrenador es un propio psicólogo. Desdichadamente tal punto de vista fue expresado por L. D. Gissen en las paginas del "Sovietskiy sport " y más directamente en su libro "Psicología y psicohigiene en el deporte" (1973). Sería racional examinar la garantía del estado psicológico óptimo del deportista en el período de la competencia como solamente una tarea psicoprofiláctica y psicohigiénica.

De por sí la tesis el entrenador es un psicólogo no expresa una objeción pero solamente en el caso, cuando la idea se corresponde con la exigencia que fue formulada por P. F. Lesgaft: Un pedagogo formado científicamente debe ser invariablemente un psicólogo. Esto significa, que él debe ser un especialista psicológicamente formado para estructurar el proceso de la enseñanza y de la educación sobre bases psicológicas.

Si se comprende así la tesis el entrenador es un psicólogo, entonces dicho enfoque no provoca una objeción pero puede y debe tener cierto apoyo. Si es así como tiene actualmente lugar en una serie de ratificaciones, entonces la tesis suena como una negación a la necesidad del psicólogo en el equipo, por cuanto el entrenador es su sustituto competente y esto suena en el mejor de los casos como una incomprensión a que, la psicología y la pedagogía son ciencias distintas y diferentes y no sustitutas por una clasificación, como tampoco son los especialistas de psicología y pedagogía (en el caso dado los entrenadores).

Un entrenador debe estar en determinados límites de una persona que conoce la medicina deportiva y la fisiología para utilizar estos conocimientos al estructurar el proceso de entrenamiento. Pero a nadie le puede pasar por la cabeza promover la tesis de un entrenador es un médico o un fisiólogo, y que no hace falta un medico en el equipo deportivo.

E1 entrenador tiene un circulo determinado de cuestiones pedagógicas que se relacionan con la preparación psicológica con vistas a las competencias y entran en la esfera de su competencia. Entre otras están las tareas, los medios, los elementos metodológicos, la organización y la planificación de la preparación psicológica con vistas a las competencias. Estas cuestiones se solucionan sobre la base de un fondo de conocimientos psicológicos, en particular de los conocimientos sobre los estados psicológicos, el estado de la disposición psicológica con vistas a las competencias, aspectos estos que deben ser dominados por el entrenador y el deportista ¿Acaso significa esto que partiendo del proceso pedagógico se elimina al psicólogo? De ningún modo. E1 psicólogo, como el médico es un consultante, un ayudante del entrenador, del deportista. Esto se refiere a la solución de las cuestiones para elevar la instrucción psicológica de uno u otro, al estudio de la personalidad del deportista y del colectivo, a la utilización de los medios especiales del psico entrenamiento, a la enseñanza de los elementos de la autorregulación, a la prestación de ayuda psicológica durante la competencia, etc. Pero el psicólogo no resuelve las tareas pedagógicas que se señalaron anteriormente. Estas son competencia del pedagogo. Sobre esta cuestión yo tuve la posibilidad de expresar mi opinión en el III Congreso Europeo de psicología del deporte en la ciudad de Colonia y en las páginas de la revista "Teoría y Práctica de la cultura física". E1 peligro consiste en que el psicólogo, al salir de los límites de la competencia propia podría solucionar calificadamente las cuestiones pedagógicas y al mismo tiempo incorporarse al estudio de los aspectos cardinales y psicológicos complejos de la preparación de los deportistas con vistas a las competencias. Un gran peligro es que desmovilice a los entrenadores y los especialistas de la teoría y la metodología del entrenamiento deportivo no enmarcándolos en su elaboración de los aspectos pedagógicos del problema.

En competencias de los psicólogos entra en un círculo amplio las cuestiones que se refieren a los aspectos psicológicos de la competencia. Comenzando por el estudio de las particularidades psicológicas de la actividad competitiva en deportes concretos con la finalidad de confeccionar los programas psicológicos deportivos, el estudio psico monográfico del estudio de la personalidad del deportista, del estudio psicológico del colectivo deportivo y terminando con las cuestiones psicológicas de la preparación para el cumplimiento de una acción deportiva concreta en el transcurso de la competencia. ¿Acaso significa esto, que ya el entrenador - pedagogo sería eliminado de participar en la solución de los aspectos psicológicos del problema? Claro está que no. Es también de la competencia del entrenador la consulta y la ayuda al psicólogo y sus ayudantes serán los propios deportistas. Precisamente en tal ayuda mutua es necesario ver el trabajo cooperativo del entrenador y del psicólogo con la participación de los mismos deportistas. Es a esto a lo que nos referimos.

En tal cooperación, como se dijo anteriormente es útil la participación del neurofisiológo y del médico psicohigienista. Por cuanto, el estado de la disposición psicológica y la preparación psicológica con vistas a las competencias son solamente una parte de la parte de la disposición y de la preparación de los deportistas y de los equipos con respecto a la competencia en lo integral, sería conveniente hacer de este problema un estudio conjunto con los esfuerzos mancomunados de los representantes de las ciencias sociales, pedagógica, psicológica y médico - biológica

Sin lugar a dudas, este problema merece una atención especial, ya que su elaboración, por una parte debe esta dirigida a solucionar las tareas prácticas más importantes para alcanzar los resultados y las victorias deportivas en los campeonatos mundiales, juegos olímpicos, en la implantación de los récords, por otra parte dicha elaboración tiene una importancia teórica grande que sale de los marcos de la educación física y el deporte y se relaciona como ya dijimos al inicio de este artículo con el estudio de la disposición del hombre para una estancia y actividad en las condiciones extremas de un rango más amplio y multi plano.

30/10/2013 17:12 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris