Facebook Twitter Google +1     Admin

Algunos aspectos psicopedagógicos en la dirección del proceso de enseñanza aprendizaje.

20100608005143-slide0001-image002.gif

Silvia García           

 Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. "Manuel Fajardo"

Para promover situaciones significativas de aprendizaje, debe existir claridad en relación a los diferentes elementos que intervienen en el proceso, lo cual facilitará la selección y organización de las actividades de aprendizaje y en consecuencia conducirá a una adecuada sistematización de la enseñanza.

En una situación de aprendizaje no es suficiente contar con objetivos bien seleccionados y elaborados en función del producto final que va a lograr el alumno, es necesario pensar en las actividades acordes con esos objetivos y para esa situación específica.

Ofelia Eusse, entiende por actividades de aprendizaje las formas y medios sistematizados para lograr el desarrollo del aprendizaje en un grupo e implica la acción o las acciones en un grupo. La utilidad de estas actividades de aprendizaje se relaciona con la pertenencia del grupo a la tarea y al logro del aprendizaje que puede conseguirse a corto, mediano o a largo plazo, criterios esenciales en una docencia participativa. Esta autora refuerza el criterio de actividad de aprendizaje como el medio por el cual se cumple la tarea y se alcanza la finalidad grupal, en síntesis sirven para mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje.

Tradicionalmente es el maestro quien selecciona las actividades de aprendizaje, pero si el grupo es de maestros y alumnos con el objetivo de lograr entre todos el aprendizaje como una aventura colectiva, corresponde tanto al maestro como a los alumnos programar las diferentes actividades. Sucede que cuando los alumnos no están acostumbrados a semejante modo de trabajar el profesor debe ir introduciéndolos  poco a poco en este, mediante acciones que impliquen una toma de decisiones al respecto, como por ejemplo: selección de variantes del juego, proponer nuevas reglas al juego, seleccionar los integrantes etc. Aquí resulta de gran importancia metodológica el concepto de Zona de Desarrollo Próximo planteado por Vigotsky en su enfoque histórico cultural, pues este se entiende como niveles ajustados de ayuda que ofrece el maestro o un compañero mas aventajado para hacer que los alumnos transiten gradualmente de fases de acción compartida hacia la acción independiente.

En la selección de las diversas situaciones de aprendizaje interviene notablemente la creatividad del maestro, así como su flexibilidad de pensamiento y acción para modificar sobre la marcha aquella que ya tenía planeada si el grupo así lo requiere, pues no debe olvidarse que desde una posición participativa la planeación docente es un modelo muy general para la acción, que se derivará incuestionablemente de la dinámica grupal que se establezca.

Funciones del profesor como organizador de la clase: La escuela le otorga la responsabilidad de atender el programa relacionado con la asignatura que imparte; así como de su conocimiento y pueda llevarlo a la práctica, el profesor no debe ser solamente conocedor de la materia sino que debe tener presente los elementos  en toda situación de aprendizaje, para lo cual debe tener claro lo que pretende lograr y cómo lo va a lograr. Para ello debe promover la interacción en el grupo, debe establecer relaciones entre el contenido e intereses del grupo, conocer los factores que entorpecen o facilitan el aprendizaje, promover la participación de todos los alumnos en las actividades planificadas, aceptar las limitaciones  del grupo y trazar estrategias para solucionarlas. El profesor no debe olvidar que el también vive un proceso de aprendizaje y que en la clase se aportan elementos por los alumnos que lo van a enriquecer, aprenden a comunicarse.

En el proceso de enseñanza-aprendizaje todos somos sujetos activos y comprometidos en la ejecución de las actividades, por lo que el profesor debe tener en cuenta la relación dialéctica entre enseñanza y aprendizaje y en este proceso: maestros y alumnos redescubren, aprenden o se enseñan.

El aprendizaje es un proceso dinámico en el cual participan alumnos y profesores, desde el punto de vista cognitivo y afectivo. Este proceso debe ser planificado, organizado dirigido sobre la base de los objetivos del programa para lo cual debemos planificar un sistema de actividades.

El aprendizaje en la clase constituye un reto por lo que es necesario seleccionar nuevas actividades, para ello el profesor debe tener en cuenta sus limitaciones, buscando soluciones nuevas a dichos problemas.

En el proceso enseñanza aprendizaje el profesor debe tener en cuenta las relaciones que se establecen entre el alumno y el profesor, pues ambos participan en la búsqueda de solución a los problemas.

El alumno: Es importante  que el profesor conozca sus experiencias previas, sus intereses valores  su educación familiar, pues estas están presentes en su forma de actuar y pensar, pues cada grupo está formado por alumnos de diferentes edades, sexo, preparación, intereses, nivel cultural y social. El programa que vamos a impartir es único  y debemos lograr el cumplimiento de los objetivos.

El profesor debe lograr la motivación en los alumnos, así como satisfacer sus necesidades, aspecto importante en la actividad física y el deporte.

El grupo: Este debe caracterizarse por un ambiente de cooperación, cohesión, de comunicación, de intereses centrados en la tarea y de compromiso con los objetivos.

Aspectos a tener en cuenta en la selección de las actividades de aprendizaje.

-Conocimiento por parte del profesor: Experiencia, creatividad, imaginación, flexibilidad, dominio del contenido, habilidades pedagógicas.

-Características del grupo, grado de madurez, preparación, nivel, tamaño del  grupo, tiempo que llevan juntos.

No debe olvidarse que el profesor también vivencia una situación de aprendizaje, que el grupo puede aportarle elementos enriquecedores, así maestros y alumnos deben aprender a participar, a comunicarse, para facilitar el desarrollo.

Características de las tareas.

Las tareas deben ser lo mas individualizadas posible, pues deben suponer un reto personal para el alumno. Deben ser también de conocimientos teóricos-prácticos que faciliten información al alumno del por qué de las actividades que realiza estableciendo así un aprendizaje de carácter significativo. Por ejemplo: tomar pulsaciones y determinar la propia zona de actividad o contestara la siguiente pregunta ¿Qué importancia tienen los estiramientos durante el calentamiento en la fase inicial de sesión de actividad física? Realiza algunos ejercicios de esta naturaleza .Otra característica de las tareas es que deben ser diversificadas de tal manera que todo alumno pudiera encontrarse con alguna que le motive. Por ejemplo realizar fichas individuales con actividades alternativas, o el trabajo de resistencia aeróbica a través de cualquiera de estas actividades: andar, correr, nadar, bicicleta, en cuyo caso los alumnos podrán seleccionar entre ellas y organizar su plan de trabajo.

El aprendizaje antes que considerarse una transmisión del profesor, supone una construcción propia del alumno. Siendo importante la relación entre el alumno y lo que ha de aprender. La enseñanza tradicional en la Educación Física ha operado mediante la demostración y la repetición de ejercicios, lo que sin duda producía rutinas motoras que se manifestaban en esquemas de, acción rígidos y estereotipados. En consecuencia es preciso cambiar el modelo de aprendizaje que ha de basarse en:

  • Que el aprendizaje sea significativo, o lo que es lo mismo que tenga sentido personal para los alumnos y no constituya simplemente un aprendizaje repetitivo. Ello supone desde el punto de vista práctico que ha de estar relacionado con los intereses, capacidades, y ritmos de asimilación.

La desconexión entre actividades e intereses de los alumnos ha sido palmaria en la educación física sobre todo en el trabajo de condición física que ha ignorado en muchos casos su relación con la salud y los intereses derivados de ella, un ejemplo lo constituye el típico castigo de dar vueltas al terreno en la clase de educación física lo que convierte el trabajo de resistencia justamente una sanción.

  • Que exista una relación entre lo que sabe y lo que ha de aprender, pues si la distancia es excesiva surgirá una incapacidad en el alumno para la asimilación de los nuevos aprendizajes mientras que si la relación es escasa se operará una desmotivación ante la carencia de significado del aprendizaje, para ello es necesario tener en cuenta la zona de desarrollo próximo.

En muchos casos el aprendizaje de los juegos deportivos ha incurrido en este error al intentar que los alumnos reprodujeran gestos técnicos sin ningún tipo de preparación previa en cuanto al conocimiento del deporte, lo que producía un fracaso escolar.

Por último la seguridad es otra de las características que debemos tener en cuenta al seleccionar las tareas, tanto desde el punto de vista del contenido pues el objetivo de las mismas es en beneficio de la salud, por lo que debemos tomar las precauciones necesarias para evitar todo tipo de accidente.

Aspectos psicopedagógicos en la clase para el desarrollo de la motivación.

Contreras O. (1998) Es importante el establecimiento de un entorno psicológico y social positivo, es preciso la creación de situaciones, donde se perciba seguridad por parte de alumnos, sobre todo de aquellos con dificultades en el aprendizaje evitando situaciones de ridículo para ellos a la vez que se les debe proporcionar oportunidades de éxito.

Los niños deben controlar la intensidad de su propio trabajo, para ello se precisa de una buena comunicación entre profesor y alumno. La atención, el afecto, el refuerzo y la retroalimentación son esenciales para la formación y el cambio de actitudes del alumno.

Debemos estimular la auto responsabilidad del alumno mediante la toma de decisiones del mismo sobre diferentes elementos del proceso de enseñanza aprendizaje como pueden ser el establecimiento de objetivos o la autoevaluación.

Se debe destacar la influencia que el profesor ejerce como modelo, en la activación del proceso, pues sin duda, aquellos que evidencian su vitalidad, que animan a sus alumnos con sus actitudes y que se mantienen físicamente activos y en buena condición física influyen positivamente en ellos. De igual forma ejercen esta influencia positiva otros modelos próximos como los familiares y amigos o algún deportista élite.

Por último es preciso cambiar la anterior tendencia de búsqueda del producto final como elemento configurador de la calificación, para hacer énfasis en el esfuerzo individual y conducta positiva, de tal modo que la participación y superación personal sean la clave de la evaluación. De lo que se trata es de orientar el desarrollo de la condición física desde el proceso y no desde el producto como se ha venido trabajando tradicionalmente.

Peiró, C. (1995) En investigaciones recientes en el ámbito de la psicología educativa se ha puesto de manifiesto la importancia de la perspectiva de metas de logro para establecer una motivación mas adecuada en los alumnos con independencia de su grado de capacidad. El elemento principal de dicha teoría es demostrar éxito a través de la propia competencia de los alumnos.

Contreras, O. (1998) El éxito mencionado puede estar determinado por comparación con sus compañeros, orientación al ego, que pone de manifiesto si se es peor o mejor que los compañeros en la ejecución de una actividad, o bien puede estar referido a la propia mejora individual o progreso en una habilidad, en cuyo caso se denomina orientación a la tarea en donde la competencia se valora por la mejora personal obtenida comparándola tan solo con el progreso efectuado por uno mismo sin comparación con los demás.

La orientación a la tarea facilita una mayor motivación, por cuanto es mas probable que el alumno considere una actividad valiosa en sí misma si dirige su atención a su propia mejora individual en lugar de desviarla hacia el juicio que pueden realizar otros agentes como compañeros padres, profesores etc. La orientación a la tarea se relaciona positivamente con el disfrute e interés de la  actividad física mientras que la orientación al ego se relaciona de manera negativa. A estos efectos, podemos concluir que un programa de Educación Física debería estar alejado del rendimiento y orientado a los aspectos cualitativos del movimiento en relación a la participación, autoestima o disfrute de la actividad física. El trabajo debería estar orientado a fomentar la responsabilidad y autonomía para lo que se podría permitir que el alumno eligiera entre diferentes opciones de trabajo, estableciendo sus propias prioridades en cuanto a las tareas o el ritmo de trabajo, de tal forma que pudiera realizar una auténtica planificación y gestión de su propia práctica, siempre bajo la guía del profesor.

Aspectos a considerar en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las tareas motrices.

El maestro para facilitar al alumno el aprendizaje de las tareas motrices debe tener en cuenta algunos aspectos: Contreras O. (1998)

La transferencia

Esta está referida a la manera en que el aprendizaje de una habilidad influye en la adquisición de otras habilidades, de tal manera que lo que se aprende no es algo estrictamente nuevo sino que es una combinación novedosa de habilidades y estrategias ya adquiridas. De cara a un aprendizaje más eficaz el profesor debe seleccionar tareas con un alto valor de transferencia a fin de facilitar la actuación de los alumnos. De cara a dicho objetivo sería conveniente observar las recomendaciones siguientes referidas por una parte al aumento de las similitudes entre las tareas aprendidas y las que vamos a aprender, dar suficiente experiencia a los alumnos en la tarea inicial; ampliar la variedad de ejemplos, asegurarse que los principios de las tareas son comprendidos por los alumnos y favorecer que ellos se impliquen cognitivamente en su aprendizaje.

La motivación

La motivación como mecanismo que estimula la acción de los sujetos es muy importante para aprender, si bien en el caso del aprendizaje motor tales motivos pueden ser variados dominando en muchos casos los de carácter deportivo y en relación a ello el logro o no de la tarea deportiva practicada. En este sentido hay quienes consideran que pueden dominar la tarea superando todos los errores para lo que despliegan un mayor esfuerzo y concentración, mientras que hay otros que tienen una percepción negativa de sus propias acciones, considerándose incapaces de controlar sus errores y abandonando su práctica.

En relación a la importancia de la influencia de la motivación en el aprendizaje se han ideado algunas estrategias para mejorar aquella tales como la estructuración de la práctica en relación al valor incitador que ciertos materiales, objetos y situaciones poseen, por lo que su estructuración de acuerdo a situaciones y materiales novedosos y significación de las tareas, así como la percepción de poseer la capacidad para realizar la tarea son aspectos de primer orden para lograr la motivación.

Otro aspecto es la valoración del esfuerzo mas que el resultado dado el efecto positivo que tiene en la conducta del alumno, también resulta importante el nivel de aspiraciones del alumno pues este influye en su deseo de aprender, dicho nivel está basado en la interacción entre el auto concepto del alumno y su experiencia de fracaso o éxito en el aprendizaje motor.

Siendo importante de cara a la motivación favorecer la participación de los alumnos en el establecimiento de objetivos pues la identificación de aquellos con estos tiene un efecto motivador intrínseco. Asimismo, la consecución de los objetivos programados tiene un importante efecto de refuerzo. En este sentido, son importantes también los incentivos o estímulos que activan al alumno hacia el objetivo perseguido, o en su caso le separan de él, actúan como refuerzos los premios o castigos y en el ámbito de la motricidad también la competición. Especial importancia tiene en este sentido la creación de expectativas (efecto Pigmalión) esto es manifestar a los alumnos lo que se espera de ellos a fin de mejorar su capacidad de aprender. 

Feedback y conocimiento de resultados

El alumno al practicar recibe múltiples informaciones sobre las acciones que realiza, operación que se conoce con la denominación de feedback, si bien al que ahora nos vamos a referir es al de carácter externo, es decir al proporcionado por un agente exterior al propio alumno, generalmente el profesor, en contraposición a aquel otro de carácter sensorial que es interno. Para una adecuada diferenciación de ambos tipos de feedback llamaremos al externo conocimiento de resultados.

El conocimiento de resultados es un elemento de extraordinaria importancia de cara al aprendizaje de la tarea por parte del alumno pues mediante él se informa al alumno de lo que está haciendo y cómo lo hace, por lo que sirve para la corrección de errores y como incentivo al aprendiz reforzando sus respuestas. Para lograr su eficacia debe cumplir algunos requisitos como son los relativos a ser comunicado con precisión que variará en función de la fase de aprendizaje en que el alumno se encuentre, destacando  en este sentido, que en la fase inicial no debe ser demasiado detallado. Por otra parte, también en este estadio es más importante la corrección sobre la dirección del error que la cantidad del mismo.

Respecto a la cantidad de información debe realizarse a través de pocas palabras sobre unos pocos aspectos relevantes, cuidando que la información no sea demasiado escasa. Por su parte el momento idóneo para proporcionar conocimiento de resultados requiere cierta inmediatez a fin de que la huella de memoria esté fresca. Asimismo la frecuencia debe ser la correspondiente a la acumulación de información de tres o varios ensayos.

El acto de aprender supone un proceso de cambio en el individuo que aprende, no siempre se requieren las mismas aptitudes del aprendiz, sino que en cada uno de los momentos del citado proceso se ponen en juego diferentes aptitudes (Famose, J. P. y Durand, M.1998). Así, podemos distinguir de acuerdo con Ruiz M. (1994) tres momentos fundamentales en el proceso de enseñanza-aprendizaje: la fase inicial, intermedia y la final.

La fase inicial reclama aptitudes de tipo cognitivo pues el alumno debe comprender que debe hacer a la vista de las explicaciones o demostraciones recibidas y en consecuencia como debe hacerlo. Durante esta fase el aprendiz va elaborando la imagen de acción a realizar que paulatinamente irá refinando por medio de la práctica, por lo que en este momento las acciones son poco coordinadas pese a la gran atención prestada.

La fase intermedia los alumnos aún no dominan la tarea aunque tienen un buen número de experiencias por lo que paulatinamente se produce un acercamiento entre lo requerido y las realizaciones de aquellos de ahí que algunos autores la han denominado la fase asociativa. La ejecución tiene muchas características de la habilidad bien realizada pues el alumno ha superado los errores mas graves, a la vez que la repetición produce una mayor automatización y control quinestésico.

La fase final se caracteriza porque la tarea ya ha sido automatizada totalmente lo que supone que puede llevarse a cabo con un mínimo de esfuerzo cognitivo, esta etapa se distingue por la economía operacional dado que el gesto se lleva a cabo de forma eficaz y precisa menores esfuerzos cognitivos y energéticos. El dominio de la tarea es casi total y si persiste algún error es específico o concreto.

07/06/2010 19:51 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris