Facebook Twitter Google +1     Admin

Psico diagnóstico del deportista

20091025065716-slide0001-image002.gif

 

En estos días, de intensa actividad académica. En Maracay, Puerto Viejo y Quito, permitieron actualizar pensamientos derivados del conocimiento vivencial, que en muchas horas, cuando no, años de práctica profesional con deportistas de muy alto rendimiento o incluso con aquellos que se inician en el deporte y por tanto son niños o jóvenes, dejan señales que deben ser consideradas para poder acometer el trabajo como consejero psicológico con calidad.

Aquí leyendo en un libro veo la recomendación de que las evaluaciones y las intervenciones psicológicas deben de ser específicas a una modalidad deportiva dada. El autor se detiene en esa afirmación.

Realmente, esta aseveración se queda corta en el camino de nuestra labor de, por más compleja.

No sólo, se trata de la necesidad de considerar la diferencia de un deporte a otro. Debemos reflexionar dentro del mismo marco del deporte la naturaleza de la tarea en que nos encontramos, y lo más importante agudizar la atención acerca de que nuestras acciones de diagnostico e intervención sean o no validas para todos los deportista de una modalidad y en todas las situaciones.

En su clásico artículo de 1967, P. Gordon ayudó a colocarnos fuera de la búsqueda demasiado simplificada para las intervenciones eficaces mediante unas preguntas más difícil y significante: "¿Qué intervención para quién? ¿Es muy eficaz para este deportista con un problema específico? y bajo ¿cuál juego de circunstancias?"

Debemos de valorar las características psicológicas individuales de cada deportista para poder responder que tipo de intervención es más eficaz y las circunstancias donde corre mayor riesgo de no encontrarse en disposición psicológica de afrontar una tarea del deporte.

Lo anterior nos lleva a la necesidad del conocimiento de quién es la persona del deportista.

Al seleccionar los instrumentos de valoración del deportista, se debe de considerar preguntas como: tienen estas pruebas psicológicas la fiabilidad suficiente y validez. Nos brindarán la información requerida a nuestros propósitos. Como señalan algunos estudiosos: Es importante observar como la población, tareas o cambio de las circunstancias, las medidas de validez, fiabilidad, sensibilidad, pueden también tender a cambiar por diversos factores.

Ha resultado relevante la necesidad de una sensible capacitación y experiencia en psico diagnóstico para no caer en el sesgo de nuestras propias preferencias por un instrumento u otro.

Incluyendo las creencias referidas a predecir por medio de exclusivas variables psicológicas los posibles rendimientos del deportista.

En el trabajo, no nos referimos a la postura teórica, que puede de hecho introducir otros problemas tan graves como los que trataremos aquí.

Existe un llamado prejuicio de confirmación que se expresa en la tendencia de buscar información que sea consistente a nuestra actitudes, creencias, y expectativas. Si formamos una impresión inicial, podemos favorecer los resultados que apoye nuestra impresión y descuente, ignore o interprete equivocadamente datos que no encajan.

Esta tendencia que a veces surge de hechos cercanos, de las preferencias del psicólogo, pueden llevar a conclusiones y generalizaciones que no sean totalmente validas. Por tanto, es necesario corroborar mediante la búsqueda de informaciones que puedan resultar diferentes a nuestras expectativas y para probar interpretaciones variadas de los datos disponibles.

Únicamente un psicólogo con experiencia avanzada en psico diagnóstico puede saltar los obstáculos. Son ellos quienes saben identificar sus preferencias y modificarlas a las coyunturas de la labor a realizar.

La supervisión necesaria de un experto puede resultar también muy útil.

¿Cuál es la probabilidad de que un deportista que brindo los datos requeridos, estos sean validos para la evaluación que se realiza? ¿Si con ellos podemos predecir las hipótesis de trabajo que nos planteamos e incluso su generalización?

Más allá de las normas, validez, fiabilidad, especificidad, sensibilidad y las medidas similares que emergen de una base información obtenida del deportista y de las muestras seleccionadas es veras. Entre muchas cuestiones se requiere, asimismo la estandarización de la forma en que se aplican dichos instrumentos. Cuando cambiamos los modos en que se administran los resultados pueden ser cuestionados.

Hay otras condiciones en que la estandarización puede perjudicarse. Los deportistas pueden presentarse para una sesión de valoración con los efectos o no de las actividades de entrenamiento, en estado de fatiga o cansancio, u otro factor que afecte su grado de concentración en la tarea que presentamos. Para lo cual debemos estar alerta a estos factores circunstanciales, cómo pueden amenazar la validez de la valoración, y cómo evitarlos eficazmente.

Esto debe incluir al propio evaluador. Las circunstancias en las que se encuentre y como se siente alrededor de ella va a contribuir o no a una estandarización de la aplicación de los instrumentos. Experiencias desarrolladas muestran que hasta cambiar un evaluador por otro sobre una misma muestra puede introducir determinadas influencias en las respuestas de los evaluados.

Es nuestra responsabilidad reconocer los límites de competencia y asegurarnos de que cualquier valoración es basada en competencia adecuada del psicólogo en el psico diagnóstico, y que a la vez son considerados los problemas metodológicos, así como los instrumentos pertinentes.

Es oportuno, considerar los aspectos que puedan no coincidir con lo esperado en nuestras hipótesis iníciales. Las informaciones de otras fuentes que resulten alternativas diferentes a lo encontrado, deben ser consideradas con detenimiento. Estos datos y señales pueden ser muy importantes para confirmar la validez o conocer que factores están introduciendo "ruido" en nuestra información y por tanto nos pueden llevar a conclusiones no veraces.

Resulta pertinente señalar que el diagnóstico es el paso más importante para la selección posterior de las estrategias, y con ellas los cursos de acción en la obtención de los objetivos trazados.

Las intervenciones dependen de la representación que nos brinda la evaluación, si esta no es correcta y exacta puede llevarnos por una dirección no adecuada.

Resulta claro para todo experto que uno o varios instrumentos no permiten llegar a conclusiones en una labor de diagnóstico sino se integran a ellos una variedad de informaciones, por ejemplo la historia del deportista, los criterios que en calidad de jueces pueden hacer los entrenadores y compañeros de equipo o del deporte.

Durante años desarrollamos una metodología que se denominó la "Valoración Inicial del deportista". Por su carácter empleada al iniciarse el trabajo de especialista con el deportista. La caracterización del deportista por medio de un conjunto de métodos permite su conocimiento y a partir del mismo tomar las acciones a realizar en determinadas etapas de la preparación deportiva. Estos métodos incluyen el psicométrico, experimental, la observacional y el análisis de los frutos de las actividades del deportista en las tareas que se encomiendan en entrenamiento y competencias.

Es raro pensar que encuentre refrendado en un libro recién editado que las valoraciones de un tipo u otro, sean psicométricas, cualitativas o experimentales puedan estar fuera de un contexto cuando los principios del mismo psico diagnostico evitan estos errores como se puede analizar en algunas de las recomendaciones de este trabajo y otros artículos, publicados por diversos autores, incluyendo mi producción acerca de este tema.

No se debe dejar, además de razonar las implicaciones éticas en la valoración de un deportista, tanto desde el manejo de la información que proporcionó hasta la veracidad de las conclusiones realizadas.

En este sentido, resulta importante la elaboración correcta de un encuadre de la tarea, al cual nos hemos referido en incontables conferencias y artículos para el cual trabajaron y aun lo hacen muchos psicólogos. El encuadre debe contemplar el consentimiento informado por escrito del deportista.

Un manejo superficial de los datos obtenidos en las mediciones puede resultar tan desastroso como la propia validez de los procesos desarrollados para llegar a la valoración.

Teniendo un alto sentido de responsabilidad y un correcto encuadre de la tarea frente a estas circunstancias mientras se lleva a cabo la valoración del deportista, permite una labor confiable y éticamente permitida.

Si el psicólogo no los entiende claramente, es imposible de comunicar la información eficazmente como parte del proceso de consentimiento informado por el deportista.

De modo que es la responsabilidad del psicólogo permanecer consciente de la necesaria calidad de su labor como evaluador y de los aspectos legales, éticos y prácticos que involucran la información obtenida.

Quizás estas líneas puedan permitir para algunos que no lo tengan un análisis que destaca la responsabilidad que del psicólogo del deporte y alcanzar a percibir la complejidad del trabajo que se realiza y que demanda altas competencias profesionales.

Lo expuesto no niega que en alguna parte de este proceso seamos infalibles, se pueden cometer errores y fallos. Minimizar los mismos sólo es comprensible sobre la base, que siempre se lleve a cabo por psicólogos con las suficientes competencias y experiencia profesional.

Los posibles problemas señalados aquí pueden llegar a rebasar todos los limites cuando se realizan por quien no tenga conocimientos expertos en psicología del deporte

En suma, la psicología del deporte es un área de actuación de psicólogos en la cual no deben introducirse otros especialistas.

 

García Ucha

25/10/2009 01:57 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: DRA.JENNY GARZÓN LUNA

MIS SALUDOS AL DR. FRANCISCO UCHA POR SU APORTE VALIOSO EN EL ÁREA DE PSICOLOGÍA DEL DEPORTE. Y LOS PROFESIONALES EN ESTA ÁREA TENEMOS QUE ESTAR CLAROS EN QUE SOMOS PARTE FUNDAMENTAL EN UN EQUIPO MULTIDISCIPLINARIO, EN UN DETERMINADO DEPORTE, Y SABER REALIZAR NUESTRO,CONOCIMIENTO CON SEGURIDAD, Y MUCHA FORTALEZA MENTAL, PARA LLEGAR A UNA APLICACIÓN EFICAZ Y EFICIENTE DE NESTRAS TENCNICAS PSICOTERAPUTICAS, Y DE EVALUACIÓN. GRACIAS MI DISTINGUIDO DR. UCHA GARCIA POR TOMARNOS EN CUENTA EN SU ÚLTIMA VICITA. ATENTAMETE
DRA.JENNY GARZÓN LUNA
MCS EN PSICOLOGÍA DEL DEPORTE UN ABRAZO FUERTE

Fecha: 06/11/2009 03:19.


gravatar.comAutor: shubert carrera

saludos maestro si es posible recomendarme una bateria de tests para realizr psicodiagnostico en un equipo de fuytbol y en categorias formativas para jovenes entre 14 y 20 años, de antemano le agradezco.

Fecha: 30/01/2010 12:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris