Facebook Twitter Google +1     Admin

LA COMUNICACIÓN DIDÁCTICA Y EL PNL 2

20080514032348-diego3.png

LA COMUNICACIÓN DIDÁCTICA Y EL PNL

de Diego Polani

psicólogo del deporte - Roma, Italia

md6663@mclink.it

 

En cada persona, además, podemos observar dos tipos de movimientos oculares diferentes: uno sustancialmente intencional, directo hacia el campo visual que la persona quiere privilegiar en aquel entonces, sea en respuesta a estímulos visuales procedentes del entorno, sea por libre elección, a veces también inconsciente; el otro decididamente inconsciente, a veces muy rápido, aparentemente solicitado por estímulos específicos. Este según tipo de movimiento no es usado por las personas para recoger datos sensoriales visuales exteriores, sino es la expresión visible de un proceso de elaboración interior. En PNL se ha hecho allí cuenta que este tipo de movimientos oculares refiere sobre cuál arregla rappresentazionale la persona está buscando informaciones para poder comunicar.

Metafóricamente hablando, el Sistema Conduce es lo que nos permite de acceder al archivo de nuestra mente (fig. 1).

La respuesta ocular en las personas es particularmente veloz e inmediata, y siempre precede la verbalización.

Los gestos con los brazos y con las manos son muy usados en la conversación y también ellos pueden dar indicaciones sobre cual canales rappresentazionali está usando a la persona.

- V: los visuales mueven las manos lejos del cuerpo, con movimientos amplios, vivarachos, que semejan dibujar interiormente las imágenes elaboradas, o que reven en su mente.

- A: los auditivos se tocan el rostro con las manos, asumen la posición específica de quien está al teléfono, a menudo mueven las manos alrededor de la zona auricular.

- K:i cinestesici tienden a mover las manos en dirección del propio cuerpo, con movimientos moderados, toccandolsi o acariciándose la parte central del propio cuerpo.

Los movimientos de la cabeza tienen el mismo sentido de los movimientos oculares. La cabeza a la derecha inclinada (del sujeto) es índice de funcionamiento del hemisferio izquierdo y viceversa.

Hacia arriba La cabeza inclinada es índice de actividad visual, la cabeza en posición central indica una predisposición auditiva, hacia abajo a la derecha la cabeza inclinada nos dice que el sistema conduce usado es aquel cinestesico, si inclinara en bajo a mano izquierda estamos en presencia de diálogo interior.

El sujeto predominantemente visual presenta una respiración alta, individuabile en la parte superior del tórax, breve y rápido; en aquel auditivo la respiración es central, a nivel diaframmatico, y el acto respiratorio resulta más largo con respecto del precedente; el sometido cinestesico tiene una respiración bajo diaframmatica, lenta y profunda.

También el tono y ritmo de voz son característicos en los sujetos que utilizan preferiblemente a uno de los tres canales diferentes. Lo visual tiene una voz bastante aguda, nasal, ala, sin muchas asonancias y un ritmo rápido que reflejan la rapidez con que se suceden las imágenes en su mente; el cinestesico tendrá una voz baja, profunda, ventral con muchas asonancias y un ritmo lento con pausas prolongadas; lo auditivo una voz llena, clara con un habla ligeramente ritmada.

Seguir significa utilizar todas las informaciones que hemos recogido por "hablar la lengua" de la persona con que queremos entrar en rapport. El calco puede ocurrir a muchos niveles: a nivel de los valores de la persona, de las convicciones, o sencillamente del comportamiento, y en este caso se habla de rispecchiamento. El rispecchiamento se puede actuar a nivel verbal, utilizando el sistema rappresentazionale principal de la persona y sus micrometafore; a nivel paraverbale reflejando tono, volumen, ritmo del habla; a nivel no verbal es decir postural, y en este caso puede ser indiferentemente dirigido o especular. Un ejemplo de rispecchiamento muy potente y difícilmente individuabile es aquel de la respiración; mejor ancla si es actuado de modo cruzado y es decir por ejemplo reflejando el ritmo respiratorio con un movimiento de un dedo o una mano. Obviamente el rispecchiamento no tiene que ser evidente, pero resulta más elegante, no individuabile y por tanto más eficaz si ejecutara sólo retomando algunos comportamientos.

Una vez entrados en rapport se puede parar de seguir o hacerlo de vez en cuando y empezar a conducir a la persona hacia el objetivo que nos hemos prefijado.

Todo lo que hemos explicado hasta a ahora, nos da la idea de como un individuo estructuras la misma experiencia subjetiva por la que engendra luego los mismos comportamientos. la experiencia subjetiva también está a la base de nuestras emociones, capacidad, convicciones, valores, identidad.

Bastos recordar, en todo caso, que uno de los grandes secretos de la comunicación está en el entregué de frente a otro individuo con la predisposición de ánimo de querer aprender. ¡cosa que, a exclusión del período infantil, puede resultar extrañamente difícil!

Considerando cuánto dicho hasta a ahora podemos evidenciar la comunicación como un algo que interviene fuertemente sea sobre los aspectos emocionales que sobre la realidad del individuo. El alumno como quienquiera, viven sus éxitos u fracasos, con intensidad emotiva, creándose inconscientemente un diálogo interior que estructurará su mapa del mundo. Es importante saber que el diálogo interior que cada uno se construye puede ser positivo, por lo tanto valutante, o negativo por lo tanto depreciadora. En análisis transaccional se afirma que cada sujeto necesita en sus actividades de caricias, o sea accionas que comporten el reconocimiento de una persona. ¡Sin caricias la espinosa dorsal marchita! La manera en que se habla o se actúa con el alumno será por lo tanto experimentada o constructivamente o destructivamente.

Imaginamos un diálogo entre entrenador y atleta.

Un atleta tiene que ejecutar un ejercicio. El ejercicio resulta haber errado en cuanto ocurre demasiado caóticamente. El técnico le dice al alumno: "¡Eres estúpido! ¿No te das cuenta que equivocas a tener esta actitud tan desordenada"?. El alumno podrá reaccionar en dos modos.

a = (diálogo interior): "no es verdadero, no soy estúpido" (no acepta la caricia negativa en cuanto su diálogo interior no la sustenta). Contestada real: "¡creo de haber hecho bien el ejercicio!"

b = (diálogo interior): "¡Es verdadero soy estúpido, siempre lo he dicho!" (hacha y reacciona emotivamente a la caricia negativa aceptándola). Contestada real: "¡no nos he hecho caso!"

En ambos los casos el alumno vivirá a nivel de visualización el ejercicio de manera errada con el riesgo de recordarlo como correcto.

La misma frase, para no crear confusión motor y depresión emotiva, habría podido ser formulada en esta manera (tratando de utilizar los predicados verbales correctos): "El ejercicio que tienes que ejecutar es este (descripción correcta del ejercicio) estás atento que has hecho estos errores. ¿Cómo te has visto [oído, oído] mentalmente durante la ejecución del ejercicio"?. En esta manera el alumno no acoge el mensaje como negativo (aspecto motor) y es responsabilizado respecto a uno su madurez motor pudiendo discutirle a la igual con el técnico de lo que ha probado y experimentado durante la ejecución del propio ejercicio. El alumno vivirá en este caso una caricia eficaz, constructiva y positiva.

Sería oportuno que sea el educador que el profesional tratara de mejorar, también por los muchas ocasiones expuestas en esta relación, el propio sistema comunicativo para mejorar sus habilidades de relación social y consecuentemente su profesionalidad.

El educador o el profesional, que sabe escuchar adquiere una serie de importantes informaciones y señales útiles a una más correcta comprensión de los sentimientos de las motivaciones y las aspiraciones del alumno mismo.

Estas adquisiciones le permitirán de incrementar el grado de conciencia y por consiguiente de mejorar la transmisión y recepción de los mensajes indispensables en el desarrollo de su actividad.

 

Para acabarse puede afirmar que un TECNICO IDEAL

tiene que sentirse a justo comodidad:

· satisfacción por lo que se hace

· aceptación del trabajo y voluntad de mejorarse

· motivación

· saber que los alumnos son parte integrante del propio trabajo

y tener:

Percepción - autopercezione - eteropercezione

· como me veo y me valoro

· como veo y valoro a mis alumnos.

14/05/2008 03:23 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris