Facebook Twitter Google +1     Admin

Interacción funcional en la unidad de entrenamiento.

 

Interacción funcional en la unidad de entrenamiento.

Dr. C Rene J. Romero Esquivel

Cada unidad de entrenamiento presenta algunas particularidades en atención directa a la realización de las tareas y objetivos específicos del Deporte.

El análisis del cumplimiento real de la unidad de entrenamiento, permite al Entrenador  la evaluación individual y colectiva del logro de los objetivos propuestos, y a su vez  ilustrar con conclusiones apropiadas  y concreta,  para la aplicación práctica  de la próxima unidad.  

El Entrenador, como elemento fundamental en la preparación de los deportistas, debe participar de forma activa en la planeación de la unidad de Entrenamiento. Es indispensable  que el mismo domine:

  • los aspectos técnicos táctico del deporte,
  • una sólida base de la ciencia aplicada.
  • asumir la responsabilidad de formar y educar a la joven generación de atletas.

La formación del hombre prima por sobre la del deportista, la enseñanza  de la técnica no puede desvinculase de la acción educativa  mucho menos cuando se trabaja con jóvenes, en esta tarea no cabe la improvisación y la rutina. La progresión durante el proceso de aprendizaje guarda absoluta relación con el desarrollo de las capacidades condicionales y coordinativas, la inteligencia motora, y la disposición  anímica  

El profesor Zimkin N. V. señala que en aquellos casos cuando los ejercicios, de acuerdo a su carácter se semejan unos a otros y en otros casos cuando se diferencia considerablemente, siempre se ponen de manifiesto tres tipo de cambios en el organismo.

1-  Actividad de unos hacia los otros

2-  Neutrales.

3- Contradictorios, que además se molestan entre si.

Si en el conjunto de los cambios aparecen los primeros, esto significa que existe una influencia positiva entre los ejercicios, o sobre el desplazamiento positivo del efecto del entrenamiento, Si en el conjunto de los cambios aparecen los terceros, esto significa que existe una influencia negativa de los ejercicios, y un desplazamiento negativo.

Para los entrenadores, es importante conocer sobre la conductividad de los distintos ejercicios, que desarrollan preferentemente la rapidez, la fuerza y la resistencia en una  unidad, y la influencia en estos ejercicios sobre la efectividad de la técnica deportiva. Con este fin se llevaron a cabo unos experimentos (Korobov A. V.) sus resultados demostraron que es útil dividir los ejercicios en grupos para alcanzar el desarrollo ventajoso de la fuerza, la rapidez, y la resistencia con el fin de definir la selección  de los medios para la solución de las tareas concretas en la  unidad de entrenamiento, y para el logro de mejores resultados en la enseñanza técnica y la preparación de los atletas.

La  unidad más efectiva resulta la combinada, donde se resuelven las tareas del desarrollo de una serie de capacidades y se enseñan la técnica  del deporte.

La efectividad de los ejercicios de velocidad- fuerza realizados después de los ejercicios de velocidad, alcanzan un promedios de 101,4% de magnitud iniciales, después de un descanso durante 10 minutos disminuye hasta 96,42% y en este nivel se estabiliza.

La efectividad de los ejercicios de velocidad -fuerza, realizados después de la carga de fuerza disminuye como promedio hasta 87,56% de magnitudes iniciales y a los 10 minutos de descanso aumenta hasta 93,43%, al final de los 20 minutos de descanso, la capacidad para la Actividad de velocidad- fuerza se recupera hasta los 95,04%.

La efectividad de los ejercicios de velocidad- fuerza ejecutados después del trabajo de resistencia, disminuye en un promedio de 93,2% de magnitudes iniciales a los 10 minutos de descanso llega hasta un 90,92%, los siguientes 10 minutos lleva al organismo a la perdida de la capacidad   para la Actividad de velocidad- fuerza hasta (un 86,76%)

El aprendizaje y el perfeccionamiento de la técnica, deben realizarse al principio de la parte principal de la unidad, después del calentamiento o de los ejercicios  que preferentemente desarrollan la rapidez, mientras tanto el volumen y la intensidad de los mismos no deben llevar al atleta hasta el agotamiento.

Los ejercicios que desarrollan la resistencia, deben realizarse después de los ejercicios que preferentemente desarrollan la rapidez y la fuerza. El volumen de los ejercicios de carácter de fuerza y de velocidad permite el desarrollo de la resistencia, y la recuperación de la capacidad de trabajo del organismo se produce más rápido después  de los ejercicios de velocidad y de  fuerzas.

La mejor efectividad de la enseñanza de la técnica y del desarrollo de las  capacidades condicionales (rapidez- fuerza- resistencia) en una  unidad se  logra, en aquellos casos cuando los ejercicios se emplean en la parte principal  con el siguiente orden.

.Ejercicios que desarrollan preferentemente la rapidez

.Ejercicios que se realizan con  la finalidad de la enseñanza técnica.

.Ejercicios que consecuentemente incrementan la fuerza.

.Ejercicios que perfeccionan la resistencia

Durante la inclusión en la unidad, de dos tipos de ejercicios con diferentes objetivos, se debe mantener la misma consecutividad, es decir ejecutar los ejercicios que aumenten la rapidez, y realizar los ejercicios que fomenten favorablemente la fuerza antes de los ejercicios para las resistencias.

La distribución señalada para los ejercicios, de acuerdo con su dirección no se debe adoptar dogmáticamente, en algunos casos se puede adoptar otra consecutividad, por ejemplo, comenzar la parte principal con ejercicios de fuerzas para crear una excitabilidad necesaria para la ejecución efectiva de los ejercicios para la rapidez.

Al seleccionar los medios de la parte principal de la unidad de acuerdo con las tareas concretas del entrenamiento, es necesario considerar la carga general que reciben los atletas como resultados de la ejecución de todos los ejercicios. La carga general depende de la duración de la unidad, de la cantidad de los ejercicios, de la intensidad de su ejecución, y del nivel de preparación de los atletas, al determinar la carga de la unidad, se debe tener en cuenta la forma en se ejecutan, la duración de dicha ejecución, la cantidad de repeticiones y la intensidad con que se realizan.

La parte principal de la unidad: Es necesario realizada de forma tal que la mayor carga se ejecute en la mitad de la misma. Es importante, durante la realización de la parte principal saber combinar el trabajo y el descanso, teniendo en cuenta que los periodos de descansos en el entrenamiento no son periodos de descanso completos.

En la parte final de la unidad es necesario disminuir sistemáticamente la intensidad de la carga, llevar al organismo a un estado de reposo. Los ejercicios para la respiración, para el relajamiento, el trote, la intensidad disminuida son necesarios debido a que la reestructuración funcional de toda Economía interior del hombre, sigue las modificaciones de la Actividad del sistema nervioso central.

27/10/2007 15:00 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: julio cesar mena cuellar

exelente articulo nos ayuda a no perder el horizonte en cuanto a los pasos a seguir en la unidad de entrenamiento basados en estudios cientificos.

Fecha: 02/11/2008 17:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris