Facebook Twitter Google +1     Admin

Yes, You Can de Unestahl Relajación física

20070303035704-relajacion.png

Relajación Física:
- Aprender para ser como un niño de nuevo.
De repente Ud. está parado ojo a ojo frente a un tigre con los dientes afilados como sables o frente a un oso asesino el cual se precipita hacia Ud. en la oscuridad de un bosque. En la fracción de un segundo su cuerpo se prepara para luchar o huir.
Una serie de diferentes hormonas del estrés se difunden por medio de la sangre, el pulso se incrementa, la respiración es más rápida, la presión arterial aumenta dramáticamente. Precisamente tan dramáticamente que la actividad eléctrica del cuerpo cambia. Los músculos del cuello e ponen rígidos para la alerta, los músculos del estómago se convierten en una armazón dura el órgano sexual y el ano se contraen. La salivación y los procesos digestivos se paralizan, mientras que las glándulas sudoríparas se activan para enfriar el cuerpo en el proceso de lucha o huída para preservar su vida. Los ojos se dilatan, como lo hacen las pupilas, mientras que los orificios nasales se ensanchan para permitir la respiración máxima.
Todos los recursos de su cuerpo los cuales son necesarios para enfrentar la amenaza o se ponen en juego dentro de la más diminuta fracción de segundo. Los mecanismos de defensa se agitan al máximo, los cuales usan enormes cantidades de energía, tanto en los músculos como en los órganos interiores. Es el valor, ya que en corto tiempo Ud. tendrá seleccionada su estrategia - para huir o luchar - y Ud. necesita estar en forma óptima para una u otra alternativa.
Ni la lucha ni tampoco la huída durarán para siempre. La cosa principal es que todos sus recursos estén disponibles para ser usados precisamente en este momento.
¿Ud. reconoce Ud. mismo? No, claro que no. La situación es la que nuestros antecesores podrían haber encontrado hace muchos años atrás.
Los tigres con dientes afilados como sables y los osos asesinos pertenecen al mundo de los cuentos de hadas, en cuanto a que nosotros nos preocupamos en el presente.
Trata de convencer a tu cuerpo de esto, para la próxima este se prepara el mismo para todo lo posible, tanto combatir como huir.
El hecho es que Ud. reacciona exactamente de la misma manera que cuando se acerca a la situación completamente peligrosa como lo hacían las personas quienes poblaron la tierra diez mil años atrás.
Todas las hormonas del cuerpo, músculos y órganos tienen exactamente el mismo patrón de acción hacia el estrés y el miedo los cuales predominan en la vida del hombre moderno.
La diferencia es que el estrés aparece más a menudo, los temores son permanentes y en ningún lugar nosotros encontramos el alivio que la relajación nos trae con esta.
Después de la condición de crisis la cual domina durante el esfuerzo máximo, el cuerpo debe retornar a sus funciones normales, restablecer todas sus rutinas normales a ritmo bajo y permitir a los músculos relajarse. La señal para retornar al descanso es el final de la lucha o la huida, cuando ambos, el cuerpo y las sensaciones se relajan.
Cuando este estado no es experimentado y la señal no aparece, esto significa que muchos de nosotros estamos viviendo dentro de sistemas de defensa constantemente activados los cuales nunca han sido desechados.
Nosotros a menudo logramos con éxito frenar y acelerar al mismo tiempo - un gasto inconsciente de uno de nuestros mejores recursos.
De esta manera nosotros nos dirigimos a avivar tanto el acelerador como el pedal de freno al mismo tiempo. Nosotros inconscientemente abusamos de uno de nuestras mejore recursos, así pavimentando el camino hacia un estado de salud pobre.
Buen estrés o mal estrés.
El estrés no es en sí un término negativo. Existe una cosa tal como un buen estrés y un mal estrés. El tipo d e estrés que nuestros antecesores sintieron mientras se encontraban un tigre o un oso era sin dudas de buen tipo este los ayudó a ellos reunir rápida e inmediatamente todos, sus recursos mentales y físicos. En aquellos días hubo una relación automática y muy bien definida entre la tensión y la relajación, es decir, primero la tensión y, después la relajación para reordenar las funciones del cuerpo a escala normal.
¿Pero cómo funciona para Ud. y para mí? ¿Con cuanta rapidez y cuán totalmente nos relajamos después de tensionarnos? La verdad es que probablemente la mayoría de nosotros nunca hemos tratado el asunto. Nosotros no tenemos una idea clara sobre qué nos estresa, que ocurre con nosotros en situaciones estresantes, o cómo nosotros podríamos ser capaces de retornar a una condición no estresante.
En cambio, nosotros vivimos una vida súper estresada donde raramente alguna vez recobramos la condición normal de la total relajación.
Nosotros nos acostumbramos al estrés, hasta la medida que nosotros paramos de notarlo como único acontecimiento. Cuando nosotros más tarde notamos que estamos con temperamento inusual e irritables, tensionados e impacientes, somos a menudo incapaces de ver como podríamos tomar control de la situación y relajarnos.
Cuando un estado de tensión no está seguido por otro de relajación ni el cuerpo ni el alma pueden mantener su balance físico y psíquico.
Las señales del cuerpo son obvias - aun así, muchos de nosotros crecemos acostumbrados a ignorarlas.
Nosotros tenemos dolores de cabeza, tensiones en nuestro hombro y en las espaldas (los cuales conforman al final casi una armazón muscular impenetrable) y sufrimos de problemas estomacales de diferentes clases extendiéndose desde dificultades de la digestión hasta úlceras sangrantes.
Y aún así, nosotros, refutamos ver la raíz del mal - es más fácil y seguro ir al médico o al hospital y exigir un cuidado adecuado. Preferiblemente nuestras propias intenciones deben ser limitadas a las injerencias de medicinas en un periodo de tiempo recetado en el cual lo significante que nosotros esperamos es ser saludables de nuevo.
La propia vida tiene que enseñarnos que no es justamente tan simple.
- Estar en la búsqueda de las enfermedades relacionadas con el estrés.
Por largo tiempo los investigadores han sido capaces de mostrar la unión indispensable entre el estrés y las enfermedades psíquicas.
Lo más difícil ha sido el tiempo que nos hemos relacionado con los factores del estrés en nuestras vidas, lo que más probablemente nos atrae son tanto los problemas físicos y las enfermedades las cuales se originan en el estrés.
Como si esto no fuera suficiente - mucho estrés nos causa envejecer más rápido. Uno de los pioneros de la investigación en este campo, Hans Selye, expresa lo siguiente:
Lo que nosotros llamamos envejecimiento no es nada menos que la suma total de todas las cicatrices que hemos acumulado del estrés de la vida.
La imagen se convierte aún más complicada cuando los investigadores señalan que nosotros estamos estresados por acontecimientos tanto negativos como positivos en la vida.
El estrés ocurre tanto como una consecuencia de hechos trágicos, como la muerte entre nuestros parientes más cercanos, como también los eventos de celebración como una boda o logros de alzas en el trabajo. El hecho de que algo tenga carácter positivo no nos protege de reacciones de estrés, las cuales son naturales al cuerpo y al alma.
Es suficiente que la situación sea inusual para las hormonas del estrés estar dispersadas por medio de nuestros sistemas...
En suma, nosotros podemos estar estresados tanto como por pequeños estímulos como por muchas cosas.
La persona que experimenta que la vida carece de significado como también aquel que no alcanza la oportunidad de desarrollar la creatividad o de sentirse necesitado o querido, desarrolla en conjunto el mismo estrés relacionado con enfermedades como aquel del cual nosotros normalmente pensamos de ser una persona estresada. Un investigador por ejemplo ha encontrado indicaciones claras que el estado de desempleo contiene un factor de estrés fuerte e inusual, en cual causa a la persona desempleada corre el riesgo de desarrollar cualquier cosa desde los nervios, problemas psicosomáticos hasta serios problemas psicológicos.
"El libre albedrío como un tropezadero"
No importa como nosotros entretejemos y transformamos el problema, el hecho o el asunto aun se mantiene un nivel de normalidad existe donde nos sentimos mejor. Precisamente como este estado ideal de relajación y equilibrio, se ve y varía en algo desde el individuo hasta el individuo.
La interrogante es ¿cómo nosotros aprenderemos a relajarnos rápidamente en los momentos que más lo necesitamos?
El centro del problema reside en el reino de lo que pudiera ser llamado "Tensionar la voluntad. Justamente, ¿cómo alguien se relaja por libre preferencia?
Imagínese Ud. mismo acostado despierto, deseando que el sueño venga hacia Ud. No interesa que Ud. hace, este se lo impide. No interesa sus esfuerzos, todo su logro es el efecto opuesto. Si Ud. aprieta firmemente todos sus dientes de conjunto, y prueba. Que para todo Ud. tiene valor, el resultado no es solo que Ud. no puede dormir, sino además que Ud. se siente molesto o experimenta un terrible sentimiento de impotencia.
La idea de que Ud. debe dormir, ante las exigencias del próximo día, incrementa su tensión y lo encierra en un estado de insomnio. Ud. muerde su almohada y se enreda Ud. mismo en la desesperación.
¡No desespere!. Existen métodos que le enseñan a Ud. como controlar gran parte de tu vida diaria. La palabra "enseñar" debe ser realmente cambiada con esa de "reaprender" ya que guarda mucha relación con esa de "re despertar lo natural", tropezando con el conocimiento del arte de la relajación con el cual todos nosotros nacimos.
Este es un arte el cual puede ser observado en cada niño feliz y saludable, como con los perros, gatos, vacas y caballos. Los caballos tienen el arte de pararse firmes hasta la medida de poder dormir parados.
Como adulto Ud. ha perdido gran parte del regalo dado por Dios si Ud. no pertenece al afortunado grupo de quienes vieron en épocas tempranas la importancia de preservarlo, o quizás dirigido a buscar y a encontrar una de las muchas formas de meditación las cuales han encontrado ahora un nicho aun aquí en el mundo occidental. El problema con muchas técnicas de meditación es que ellas exigen mucho tiempo como también especiales circunstancias.
Desde que la vida ejerce una variedad de exigencias sobre la mayoría de nosotros no existe siempre el tiempo o el lugar para usar la meditación cuando nosotros necesitamos relajarnos.
Lo ideal es entonces una técnica la cual es aplicable en todas las situaciones, no interesa donde podíamos estar. Para lograr esta meta es necesario entrenarse y entrenarse de nuevo, recobrar la manera infantil de ser capaz de relajarnos al momento.
- La vía para la relajación.
El primer paso es estar consciente de los puntos de estrés de la persona. ¿Cómo es que se siente estar perfectamente relajado?
No es estar tranquilo, la misma cosa que estar dormido o en sueño ligero. Por supuesto, uno puede estar relajado aún así, pero el objetivo aquí es enseñar relajación como un medio de dirigir las tensiones físicas e intelectuales.
La relajación es la puerta de entrada a un gran control por encima de la parte inconsciente de nosotros mismos. Si tenemos éxito en establecer este control nosotros podemos entonces usar la relajación tanto para ser capaz de dormir cuando lo deseamos, como para estar alerta y preparado, para lograr la ejecución optima cuando la necesitamos. Nosotros sufrimos tanto de tensiones mentales como físicas. Para tomar control sobre las causas de esto, tenemos que descubrir los obstáculos básicos para ser capaces de relajarnos.
Uno de los problemas más grandes es que no sabemos cómo se siente estar tensos o como se siente estar relajados. Para comenzar con lo más tangible de estos problemas, comenzamos con el cuerpo.
Apriete su mano derecha tan fuerte como Ud. pueda.
Piense sobre cómo se siente tenerla tensa. Experimente la sensación.
Entonces relaje su mano derecha totalmente.
Piense sobre cómo tener su mano totalmente relajada. Experimente la sensación.
Continúe tensando su antebrazo justamente el antebrazo, no la parte de encima del hombro.
Las oportunidades son que Ud. automáticamente tensionará grandes porciones de la parte superior de su brazo al mismo tiempo. Esto demuestra ya, qué molesto es estar tratando de limitar las tensiones en nuestro cuerpo. ¡Pero puede ser hecho!
Compárelo entonces, hacia cómo se siente estar relajado.
¡Tensione sus músculos y relájese!

02/03/2007 15:53 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris