Facebook Twitter Google +1     Admin

Régimen de trabajo psicológico previa a la competencia III

20061007231247-slide0001-image002a.jpg

Una de las cuestiones que requiere más atención por parte del psicólogo en los momentos previos a las competencias están referidas al estado psicológico del deportista. Este estado puede estar caracterizado por la presencia de reacciones emocionales a veces de carácter muy intenso que se suelen denominar por algunos autores del antiguo campo socialista estado de pre arranque.

 

Los estados de pre arranque se definen como:

 

Vivencias  y  estados  emocionales  que  se  producen ante la proximidad de las  competencias,  cuya  intensidad,  duración  y  características dependen de la  personalidad,  la  importancia  del  evento,  la  experiencia  y el nivel de preparación que tenga el deportista.

 

Estos estados psicológicos fueron clasificados por A. Z. Puni teniendo en cuenta las características de la actividad nerviosa superior, partiendo de los descubrimientos realizados por Pavlov, lo que nos remite a una literatura de más de 90 años.

De acuerdo con lo planeado por Puni los estados psicológicos de pre arranque son:

Tipos de pre arranque:

 ·      Disposición combativa.

·       Fiebre de pre arranque.

·       Apatía de pre arranque.

·       Autocomplacencia.

Estos estados psicológicos previos han sido analizados por otros psicólogos, entre ellos, Martens y un grupo amplio de autores en los años 70 al 80 y para algunos se emplearon categorías como ansiedad pre competitiva, con el propósito de distinguir ciertas manifestaciones emocionales de marcada expresión antes de la competencia.

               ·       Ansiedad pre competitiva.

·       Cada deportista rinde mejor cuando su ansiedad pre competitiva está dentro de un rango estrecho. Además, este rango o zona de óptimos resultados puede ser bajo, moderado o alto, dependiendo de cada deportista en particular. Cuando la ansiedad pre competitiva se sitúa fuera de este rango, el rendimiento se deteriora.

 Por el momento sólo nos ocupáremos de exponer el tema de los estados de pre arranque, que de hecho pueden incluir la ansiedad pre competitiva.

Es cierto y la práctica profesional con deportistas nos advierten de una constelación de factores psicológicos que adquiere una determinada cualidad sistémica en las manifestaciones subjetivas del deportista previo a las competencias.

 

Es resultado de una respuesta subjetiva anticipatorio a la condición de la competencia que es una manifestación de la personalidad del deportista al enfrentar la proximidad de la competencia.

 

La reflexión y la gama de contradicciones que pueden aparecer en la esfera afectiva y cognitiva de los deportistas dan lugar a un ordenamiento de las formaciones de la personalidad que traen como consecuencia la conformación de un estado psicológico de marcada tonalidad afectiva.

 

Estos fenómenos psicológicos nos on exclusivo de la participación en el deporte, estos estados están presentes en los combatientes, en los soldados y hasta en las personas que van a resultar sometidas a operaciones quirúrgicas  o circunstancias de la vida que pueden originar una vivencia temprana de carácter desagradable o amenazante para la persona.

 

A menudo, estos estado de pre arranque desaparecen al comienzo de la competencia dando lugar a que ocurra un reordenamiento de las configuraciones psicológicas de la personalidad y enfrentando adecuadamente los retos de la competencia, las cuales pueden ser modificadas entre otras cuestiones por el desenvolvimiento de la competencia.

 

De igual forma, los estado de pre arranque pueden desbordar la capacidad regulativa de la personalidad al comenzar la competencia y afectar el estado psicológicos que tiene lugar durante la competencia, estando caracterizado por reacciones emocionales adversas de elevado carácter negativo ocasionando deterioro de la conducta motora, de los procesos cognitivos , de la disposición a rendir, el grado de aspiración en la competencia y otras formaciones importantes de la personalidad lo que va ocasionar el descenso en los resultados. También suelen dar lugar al “Choque” psicológico con una caída brusca del potencial de rendimiento del deportista.

 

Esto va afectar a toda la persona, incluyendo sus respuestas psico fisiológicas, fisiológicas y el funcionamiento del sistema endocrino e inmunológico.

 

El impactó emocional puede hasta trascender la duración de la competencia y tener repercusiones en las vivencias del deportistas dando lugar a las frustración. Existe todo un marco teórico en la obra de Lazarus y otros autores dedicados al estudio del estrés, la ansiedad y la frustración que pueden brindar un esquema referenciar para explicar lo que ocurre en la esfera subjetiva del deportista.

 

Por todas estas razones, los estado de pre arranque deben ser motivo de evaluación y cuando lo requieran de la intervención psicológica para la modificación de los mismos con el propósito de que no afecten el potencia psíquico y físico del deportista.

 De ninguna manera, quiere decir que con ello se garantiza la actuación del deportista en la competencia. Lo que ocurra durante la misma puede no tener relación con el estado de pre arranque.

Sin embargo, un estado de pre arranque fuera de lo común puede alertarnos de que las manifestaciones emocionales del deportista pueden afectar su capacidad para movilizar sus recursos deportivos.

07/10/2006 23:12 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris