Facebook Twitter Google +1     Admin

Colaboración del amigo Saúl Ramirez y Verónica Murillo

¿Solo con motivación se gana?

Psic. Verónica Murillo y Psic. Saúl S. Ramírez.

En estos días de ambiente mundialista y de acuerdo con lo visto en los equipos participantes, vale la pena reflexionar en el proceso psicológico que se vive dentro de los equipos, tanto de parte de cada uno de los jugadores, como de parte del entrenador.

El aspecto psicológico, es solo uno de 4 que se involucran en el rendimiento deportivo, podemos usar la comparación de un deportista con un auto de carreras, donde el auto depende de 4 ruedas infladas y balanceadas por igual, así el deportista depende de los aspectos: 1) Físico – atlético, 2) Técnico – táctico, 3) Biomédico y 4) Psicológica.

Este último aspecto (el mental o psicológico) se puede dividir de entrada en dos grandes temas para que el deportista o ele quipo rinda adecuadamente: La motivación y la Auto confianza.

La motivación es la fuerza o el impulso que hace que una persona realice una conducta, y puede haber motivación intrínseca (desde dentro de uno mismo) o extrínseca (promovida por el medio ambiente, ejemplos: becas deportivas, felicitaciones del entrenador o de los padres, etc.) Esta motivación se puede dar de manera individual en un solo  deportista, o bien de manera grupal, en el equipo.

Por otro lado, al auto confianza es un estado interno que implica un conocimiento real de la dificultad de un objetivo y de los recursos propios que uno tiene para conseguir dicho objetivo y en función de todo ello, las posibilidades reales de tener éxito.

Estas dos variables anteriores están en estrecha relación al momento de una competencia o de un entrenamiento, ya que por un lado es importante desarrollar el interés de los deportistas por los retos que el entrenador estime oportunos (motivación). Y por el otro, es importante que los deportistas confíen en que verdaderamente puedan enfrentar esos retos con posibilidades de éxito (Auto confianza),

Cuando un deportista confía en que puede afrontar con éxito un determinado reto que les interesa, su motivación se fortalece todavía más. Sin embargo, cuando su auto confianza es débil, su motivación por el reto disminuye.

Por ejemplo: Un entrenador de fútbol, le plantea a uno de sus medios jugar ahora de centro delantero, a  este jugador el reto le parece interesante porque siempre ha querido esa posición y puede anotar más goles. Si el jugador desarrolla su auto confianza respecto a jugar de centro delantero (es decir confía en que verdaderamente puede hacerlo bien) Su motivación aumentará todavía mas, pero si su auto confianza es débil (percibe que no lo hará bien o tiene muchas dudas), además de sentirse frustrado, perderá el interés por ese reto, es decir se desmotivará.

La auto confianza no es estar convencido “a ciegas” de que se ganará. O no es decir, “vamos en el segundo tiempo remontaremos el marcador, ya que no podemos pensar en perder porque somos unos ganadores”.

La verdadera auto confianza se fortalece cuando el deportista percibe que es eficaz, controlando los estímulos y las demandas que una situación le plantea, y para ello unos tips puede ser: 1) Establecimiento de objetivos de ejecución que controlen conductas que dependan solo del deportista, y 2) La anticipación de las dificultades mas probables que se puedan presentar en los momentos determinados y al elaboración de planes alternativos que permitan superar esas dificultades.

 

Para mas información sobre la realización de estos ejercicios remítase a los artículos de los números 1, 2 y 3 de Sport Play

  
11/07/2006 16:42 ucha #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris