Facebook Twitter Google +1     Admin

Acerca de la investigación de la agresividad en deportistas I

Este es un tema de primera línea de investigación en diferentes ámbitos del deporte e incluso dado el grado de rendimiento y en diversos países donde no se han realizado estos estudios.
El estudio de la agresividad no recibe la misma atención que la ansiedad, el stress y otras manifestaciones emocionales en la literatura científica de Psicología del Deporte, a pesar de que no podemos decir tampoco que no es estudiado.
Las reacciones emocionales previas, durante y al final de las competencias son muy diversas y dependen de factores personales. Cuando el deportista se siente amenazado, en peligro, atacado por su contrario, injustamente calificado, influenciado por el público o frustrado en sus propósitos tiende a reaccionar o bien con ansiedad o agresividad o ambas emociones a la vez. Estas pueden jugar un papel activador estimulándolo a conseguir los rendimientos o pueden inmovilizarlo o llevarlo a cometer graves errores en la ejecución o en su comportamiento.
El estudio de las respuestas agresivas en el deportista esta vinculado a la definición de cólera (enojo), agresión, hostilidad y violencia.
El tema de la agresión, cólera, hostilidad y violencia es estudiado y muchas de las alternativas planteadas no están resueltas por deficiencias metodológicas o estrechez teórica de los autores, lo que hace aun complejo y polémico lo alcanzado.
Entre los problemas que presentan las investigaciones se encuentran los instrumentos o test psicológico que deben evaluar las categorías relacionadas con la agresividad. De ellos, optamos por el test de estado rasgo de enojo o cólera de C. D. Spielberger, y establecer relaciones con características de temperamento, intensidad de los motivos deportivos, grado de rendimiento y factores situacionales de la competencia. Existe otro test desarrollado por Bredemeier, 1994, especifico al deporte.
Los resultados tendrán un valor diagnóstico para identificar los mediadores que afectan el control emocional.
En las últimas décadas se realizaron un gran número de estudios acerca de la expresión de la ansiedad, la cólera y hostilidad. M. S. Mocoso (1998).
En el tema relacionado con la cólera, hostilidad y agresión se hace necesario esclarecer y delimitar estos conceptos.
Cólera: Sentimientos que varían en su intensidad desde la irritación a rabia.
Hostilidad: Lleva la connotación de un conjunto de actitudes, lo cual motiva conductas agresivas dirigidas hacia la destrucción de objetos o de daño físico hacia otros.
Agresión: Por lo general, implica una conducta punitiva o destrucción hacia otros.
Otros problemas teóricos con estos conceptos son relacionados, por ejemplo, en lo referente a la cólera o ira, no se debe confundir los sentimientos de cólera con la expresión de la misma. En este sentido, se debe de establecer que la expresión y la experiencia de la cólera son dos conceptos diferentes. Un problema común es que los instrumentos de medición por medio de escalas confunden la experiencia y la expresión de la cólera con sus determinantes situacionales.
Violencia: cuando se coartan los derechos de una persona, mientras que considera que hay agresión, cuando deliberadamente se pretende causar daño físico o moral.
A pesar de la aparente precisión de estas definiciones cada uno de los conceptos requiere una delimitación exacta de acuerdo a sus atributos, así tenemos una delimitación de las diferencias entre la experiencia y la expresión de Cólera, podemos describirla de la forma siguiente: la cólera como estado emocional es una reacción transitoria a una transacción entre el individuo y el medio ambiente. En este caso, dicho estado emocional sugiere que un individuo siente o reacciona coléricamente en un determinado tiempo y lugar. La cólera como estado emocional incluye sentimientos subjetivos negativos que varían en intensidad desde una pequeña irritación o molestia hasta furia o rabia intensa. Este estado de cólera fluctúa en un periodo de tiempo como función de frustraciones, percepciones de afrontamiento, injusticia, o provocación.
La cólera como rasgo de personalidad, se refiere a las características de una persona en términos de una disposición o tendencia a reaccionar como un individuo hostil. Cuando nos referimos a un individuo hostil, estamos describiendo un rasgo y no un estado emocional. M. S. Moscoso (1999).
Las personas con niveles elevados de hostilidad logran percibir un mayor número de situaciones que provocan cólera, por ejemplo, molestias, irritación, enfado, rabia y furia, que aquellos sujetos con niveles bajos de hostilidad. Los primeros son propensos a experimentar elevaciones en estados de cólera con mayor frecuencia e intensidad bajo situaciones de dificultad, o frustración.
Acerca de la expresión de la cólera tenemos que los investigadores plantean que el grupo de personas que abiertamente expresa un cierto grado de cólera hacia los demás o las situaciones fuera clasificado como grupo de cólera manifiesta. El grupo de sujetos que logra suprimir dicha cólera ( dirigiendo esta cólera hacia ellos mismos) fue clasificado como el grupo de cólera contenida. En resumen estas son las dos maneras de expresar la cólera.
Esclarecen los investigadores que este concepto de cólera contenida permite en gran medida, distinguirla de la concepción psicoanalítica de que la “cólera introyectada” o dirigida hacia sí mismo la cual resulta frecuentemente en sentimientos de culpa y depresión.
Mientras que los pensamientos y reacciones relacionadas con situaciones que provocan cólera pueden suprimirse, y no experimentar esta emoción de manera directa: la cólera manifiesta, por lo general. Incluye la expresión de alguna forma de conducta agresiva. Así mismo, la colara manifiesta puede expresarse por medio de actos físicos o en forma verbal caracterizada por criticas hacia otros, amenazas, e insultos.
Sobre la base, de los estudios anteriores y teniendo como fundamento teórico los conceptos de cólera manifiesta y contenida de D. H. Funkenstein, S. H. King, y M. E. Drolete, (1954), C. D. Spielberger, G. Jacobs, S. Russell, y R. Crane (1983) elaboraron un instrumento psicométrico para la evaluación de la experiencia, expresión y control de la cólera.
El inventario de estado rasgo de expresión de la cólera (Staxi) brinda medidas concisas de la experiencia y de la expresión de la cólera.
La experiencia de la cólera, como es medida por el Staxi se le da categoría como teniendo dos componentes principales: estado y rasgo de cólera. La expresión de la cólera tiene tres componentes principales. El primero incluye la expresión de cólera hacia otras personas u objetos en el medio (cólera hacia afuera), el segundo es la cólera dirigida hacia adentro, hacia si, lo cual significa cólera mantenida o reprimida (cólera hacia adentro). Las diferencias individuales en la extensión en la cual una persona intenta controlar la expresión de ira (control de cólera) constituyen el tercer componente de la expresión de la cólera.
Los estudios de la cólera, la hostilidad y agresividad en el deporte resultan extensos en el ámbito internacional, L. Isberg (1999); A. Afonso Machado y C. A. Calabresi (2001).
continua...
15/05/2004 14:51 #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Añadir un comentario



No será mostrado.





La Bitácora del Dr. Ucha

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris